Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





INMIGRACIÓN CASTELLANO-LEONESA EN BARCELONA. (1/5)



Confieso que una vez iniciado el presente reportaje y ver la diferencia entre la representación de Castilla y León en Barcelona, atomizada en seis grupos, y la de otras autonomías con una única “embajada” ubicada en algunos casos más de cincuenta años en el mismo local, la pregunta que me surgía a cada paso que avanzaba, era: ¿Por qué no intentan unirse, con los beneficios que recibirían en cuanto a subvenciones, actividades y peso en la vida social barcelonesa?

 
Casa de Soria en Barcelona


  ATOMIZACIÓN DE CASTILLA-LEÓN EN BARCELONA

Publicado en EL NORTE DE CASTILLA. 6 de Junio de 1986
                         
                         
                          Barcelona. He pasado mes y medio entrevistando a gentes, asiduas y no, a los centros regionalesde Castilla y León. En las primeras, he visto cómo cada una de ellas buscaba su lugar colaborando según sus medios intelectuales y económicos en un único afán: el de mantener vivo el interés por unos orígenes, que en otros casos se han ido difuminando por ósmosis con la realidad catalana.

                     Cada entidad se ha convertido en un compartimento más o menos estanco, difícil de integrarse totalmente con otra entidad. Hasta el momento, un primer germen de unión podría resultar de la Coordinadora de Centros Castellano Leoneses. Sin sede, pero con frecuentes reuniones concordantes que puedan canalizar las inquietudes del colectivo residente en Cataluña.

                      La fórmula no es frecuente, pero tampoco las provincias de los antiguos reinos son lineales en sus proyectos. Mejor podría deducirse que, quizá debido a sus fuertes historias individuales y a las diferentes tendencias de cada una de ellas, precisan de una solución diferenciadora.


¿Seis representaciones castellano-leonesas?

                       No escondo que el enfoque del trabajo que nos ocupa busca un camino diferente, lejos de enfrentamientos. Pero es que así discurre la realidad diaria en Barcelona, no para el sociólogo, antropólogo, o micro estudiólogo, sino para el ciudadano de a pie. No se vive el clima áspero que algunos medios se empeñan en presentar. Los puntos de opinión expuestos podrían resumirse en dos, como los mandamientos:

                       1. Todos los entrevistados castellanos han coincidido en la corrección del pueblo catalán en su conjunto.

                       2. Los desajustes actuales son los propios de la ciudadanía que busca encajar sentimientos con leyes, algo siempre espinoso y además, entorpecidos de vez en vez por los fanáticos de turno que siempre van más allá de la realidad. Las diferencias las basan todos en lo cultural, nadie en lo étnico.

                      (Fernando Sánchez Dragó ¿Recuerdas un trayecto desde El Prat a Barcelona camino de Editorial Planeta, con tu manuscrito de Eldorado dentro de la bolsa de deportes? Me contaste cosas de tu vida en Japón , en Arabia. Hablamos de Edén Pastora y de Sandino. Te sinceraste sobre Sédar Sénghor y tu europeísmo. Te ibas a China, creo recordar. Y de pronto, te sacudiste el polvo de tantos caminos y confesaste: - Puedo correr el mundo, pero nada como Soria. Yo soy soriano). 
                     
                      No conozco Soria, vaya esto por delante. Ni a sus hijos hasta este momento, a excepción del arriba citado, quien además no lo es de carnet, sino de corazón. Pero si el ambiente de concordia de sus gentes tiene una semejanza con el conseguido en su Casa de Soria en Barcelona, no me importa señalar que los admiro.

Fernando Sánchez Dragó


He llegado a la sede en días previos al traslado a la nueva dirección de Avda. Meridiana 211, pero aún encuentro animadas mesas con hombres jugando a las cartas, y jóvenes y mujeres y ancianos. Se descolgaban los cuadros resultado de unas clases colectivas de pintura. En el Salón, una mesa de ping-pong encontraba acomodo en un ángulo para dejar sitio a unas sillas espectadoras, mientras los tomos de un diccionario enciclopédico y otro de la Enciclopedia Catalana esperaban el momento de ser embalados.
              
                     Hará unos años, un grupo de sorianos habituales del Centro Castellano-Leonés propusieron al Presidente celebrar allí unas jornadas dedicadas a un tema que les preocupaba, el nuclear, próximo a ser una realidad en los campos del Duero. Aquella Junta se negó. Ellos, lejos de amilanarse, buscaron apoyo en el Centro Aragonés.

                     Empezaron sus actividades como actos puramente coyunturales conectados al problema, pero pronto se dieron cuenta de que sus intereses, el ideal de convivencia que perseguían, surgía con naturalidad al alejarse del Centro Castellano-Leonés y decidieron escindirse en una Casa de Soria que fué creciendo hasta hoy, próximos a lograrse los 700 socios. Jose Luis Benito, su presidente, piensa que en Barcelona se ha perdido el buen ambiente interregional que se vivía, por ejemplo, en la calle de la Merced, todos mezclados, tomando vinos en Casa Marcos.

                    - Castilla y Andalucía son las regiones españolas con más futuro. En cuanto a nosotros, las casas regionales, tienen futuro según como se planteen. Aquí damos mucha importancia a la calidad de vida, a tratarnos, a hablar, a jugar una partida de mus... Tenemos nuestra propia orquesta y hacemos intercambios con otros centros. Traemos bailes regionales, etc. Yo estoy a gusto aquí, pero yo soy de Soria, ya vine hecho un hombre, con mi pasado y mis raíces, y una cosa es asimilar unas formas y otra muy distinta, que te las impongan. El 12 de Octubre en las Ramblas, unos chavales nos agredieron cuando íbamos todos los centros a celebrar la Fiesta de la Raza. Gracias a Dios no fue nada sangriento, aunque nos tiraron clavos y diversos objetos, pero fue algo triste.

                        Ya ni hicimos el festival que teníamos preparado en la Plaza Cataluña, con las Reinas... Sí, hicimos una nota de protesta ante las autoridades y nos contestaron lamentando lo sucedido, pero... ¿Quién nos quita el disgusto? Lástima, porque hay que separar a la gente normal de estos salvajes, que seguro son también los que rectifican los letreros, los indicativos de las calles...


JOSÉ L. BENITO. EFICACIA EN LA GESTIÓN

                    Un repaso a los Boletines de la Casa de Valladolid (Caballero, 29, 3º A), te proporciona información histórica de ayer y hoy. Proverbios, cantares, arqueología y gastronomía, etc., etc. Por todas las rendijas culturales del Valle de Olid anda el presidente de la Casa, Primitivo de Castro, buceando en números venerables de El Norte de Castilla, verdadera biblia en sus manos, rescatando datos de viejos documentos que poder ofrecer a los socios. Archivando, en fin, la Historia viva de su tierra para Barcelona. Si no llega para imprimir mejor, se ciclostila y punto. No hay que dejarse vencer por las dificultades de financiación. Lo importante es colaborar.

                   - Ponga que yo soy partidario de la unión de Centros en una misma ubicación. Juntos, pero no revueltos. Cuando estuvimos en la plaza San José Oriol dejamos escapar una buena oportunidad. Nos vendían la finca entera baratísima, en pleno centro de la ciudad y mire usted, no nos pusimos de acuerdo entre nosotros, tal y como acaban de hacer los de la Casa de Soria. Por cierto, que entonces se hizo un estudio para traer aquí una Caja de Valladolid, y al final tampoco se llegó a nada. Eramos muchos los interesados en ello.

                   (El poder ingresar ahorros en una Caja castellana, es idea fija de muchos entrevistados, y consejo prioritario de Silvio Martínez en el libro Castilla, manifiesto para su supervivencia).

                  El presidente de la Casa de Valladolid hace un alto para mostrarme el pequeño bar donde los paisanos suelen tomarse un vino de Rueda o Peñafiel. También me comenta el suceso del día de la Hispanidad y tiene una opinión generosa para el pueblo de Cataluña.

                   - Si hablo con mis amigos catalanes se avergüenzan de que puedan pasar cosas así. Yo no hablo catalán, aunque sí mis hijos. Pero hace ya treinta años, cuando me hablaban los clientes en castellano (trabajé años con un procurador) yo les decía: - Parli, parli, que me gusta que me hablen en catalán. Yo pienso que los alborotadores son cuatro críos y seria interesante saber de donde sacan esas ideas. Lo que tienen que hacer las autoridades ante casos así, es escarmentarlos.

                     Primitivo de Castro o la fiel memoria.

Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada