Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





INMIGRACIÓN CASTELLANO-LEONESA EN BARCELONA. (4/5)



La filóloga P. Salceda me deslumbra con sus conocimientos sobre las antiguas hablas leonesas. Se aprecia en ella que es más que una asignatura olvidada. Es un idioma lleno de matices. Uno curioso, el de que en ocasiones, para agrandar se usa el femenino y para descalificar el masculino. Por un furaco (agujero) puede pasar un ratón, pero si lo que ha de caber es un buey, habrá de ser una furaca. Una buena patata será una pataca, pero si la patata es una birria, la llamaremos pataco.

Publicado en EL NORTE DE CASTILLA. 16 de Junio de 1986

                   Barcelona-. El I Congreso de Leoneses en Cataluña está anunciado por la Casa de León para este año de 1986. El vocal de la Junta, De Prado, me comunica que cuando salgan estas líneas ya tendrán el local que buscan para acoger los 75/100 interesados que hasta ahora se iban reuniendo en diferentes lugares. (Interesados escribir al Ap. de Correos número 2.294 de Barcelona).

                 - Preferiría que esta charla la mantuviera usted con la Junta en pleno, porque si no se tiende a personalizar demasiado, pero en fin… Hemos ido despacio en la creación de la Casa de León. Queremos que sea una especie de Ateneo Cultural, alejados de politiqueos, aunque cada uno tenga su opción. ¿Jordi Pujol? Personalmente no tengo nada contra él, creo que es honesto, pero yo preferiría ver en la Generalitat a otro responsable. Sí, parlo català, no a tota hora, però bastant, si fa falta. Yo vivo en Cataluña, y en España. Suscribo totalmente las opiniones de Caro Baroja cuando afirma que hay que lograr una pluralidad interregional respetuosa. Pero hoy por hoy no lo conseguimos. Aunque espero que estos momentos de transición acaben pronto en un entendimiento total.

                 - ¿Qué cambiaría de León?

                 - Todo lo que se puede hacer por León, ha de hacerse desde dentro. La gran modernización global que precisa León la han de hacer sus hombres desde allí. Los leoneses no se van por amor a la aventura, se van casi siempre en busca de trabajo.

                
                     De Prado es un funcionario de treinta y pocos años, nacido en la zona de Riaño, como a él le gusta definirse. Se expresa con una mezcla de idealismo y pragmatismo que hace difícil a tramos la entrevista por su celo en no significarse, pero que va abriéndose cuando comprende que el sentido de mis preguntas no va camino del sensacionalismo, sino de una información lo más amplia posible, en la que tengan cabida todas las tendencias representadas en Barcelona.

                      - No llegué a ser socio del Centro Castellano-Leonés, aunque lo frecuenté en una época difícil. Yo creo que la unión de centros nos favorecería, aunque sería preciso despojarse de las desconfianzas por las actitudes del pasado. No me interesan los problemas que hubo antes. Si se sientan los mecanismos de unos cauces democráticos, no debe haber problemas que no tengan solución.

                        Acabamos conversando de un modo distendido, coincidiendo en que, de conseguirse una mayor permeabilidad por ambas partes, los llegados de nuevo buscarían sus amistades donde más a mano les pillase y no precisarían de los centros regionales para acomodarse al lugar receptor.

                       De Prado, una opción competente para León.

El Centro Castellano-Leonés en
Barcelona. En los bajos,
 el Bingo "El Cid"
                   Por razón de antigüedad, he dejado expresamente al Centro Castellano-Leonés como colofón de los consultados. Resulta curioso que el mismo haya soportado en veinticinco años seis cambios domiciliarios, que lo deslizaron desde el Paseo de Gracia, al barrio de San Andrés, en una imaginaria búsqueda del mar. De 1.000 socios se ha bajado a menos de 400, producto de la fragmentación en pequeños círculos (excepto los casos de Soria y Consejo Comunero), que difuminan la fuerza representativa con que una autonomía como la que nos ocupa debiera contar en Barcelona.

                        Desde hace unos tres años lo preside una economista de Burgos, Rita Prieto. Se trata de una profesora auxiliar universitaria, joven, bella, preparada e inteligente, quien no ha conseguido remontar la insistente desbandada de asociados, pese a los diversos actos de resonancia periodística llevados a término por ella últimamente, como el nombramiento de alcaldesa de honor del Centro dado a Pitita Ridruejo. Habituales de la entidad me informan de que falta esa conexión abierta presidente-socio, que tan imprescindible resulta en este tipo de agrupaciones.

                        Y algo debe haber de cierto, cuando a nuestras solicitudes de entrevistas, tanto la amable secretaria como ella, exigen el envío de un estricto cuestionario por escrito, anticipadamente, al que se dará contestación también por escrito. Algo inhabitual a todas luces y que invita a recomendar humildad, al no tratarse sus posibles respuestas de datos vitales para la seguridad de la nación. Por ello, por no habernos podido conocer, no incluyo las informaciones recogidas sobre su presidencia, quedan a la espera de  mejor ocasión. Sin embargo, no voy a resistirme a añadir unas palabras de John F. Kennedy que sirven perfectamente para el caso: -Para llegar en política me han ayudado dos constantes. Ni gafas oscuras, ni cuestionarios.

                         Rita Prieto. Una posibilidad interesante, matizada.

ANA Mª FERRIN
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada