Foto cabecera

LouisConfortTiffany Sorolla Louis Comfort Tiffany, artista plástico creador de joyas y de las famosas lámparas Tiffany. Joaquín Sorolla. Hispanic Society.





CUBA. UN PAÍS CON MAGIA Y CALOR



Pocos turistas de los que visiten Cuba van a conectar tan bien con sus naturales como los españoles. No es sólo el idioma, es también la complicidad de unos tics reconocibles para los que hemos vivido largos años bajo una “democracia orgánica”, y que florecen tanto bajo dictadores ateos como con devotos del brazo incorrupto de Santa Teresa.


EN LA BODEGUITA DEL MEDIO
 
Publicado en Sant Andreu Express en octubre de 1986
                              

              Las seis enfermeras zaragozanas con camisero Rodier y rebequita Escorpión, modosas lectoras de Telva en el avión, no es que desvaríe mi mente maligna, no. Es que son las mismas que tres días más tarde, adornadas con flores rojas sus cabellos, pasean al oscurecer por los jardines del Hotel Versalles en Santiago de Cuba, abrazadas a hombres magníficos pigmentados de ámbar y carey, dejándose empapar por el salvaje rocío caribeño que humedece principios, reblandeciendo esquemas.
           
              Damas calcadas a las nórdicas, que venían en manada respondiendo a los folletos turísticos editados por Fraga en los sesenta bajo el enunciado de "Venid a España, la tierra del Sol y de los Hombres Valientes”, pues poco se diferencia esta frase de la que sirve de eslogan a la capital del Oriente cubano, “Santiago de Cuba, la tierra caliente donde tiembla el suelo, nunca sus hombres”
               
             Hay tanto que contar sobre nuestra última colonia americana que nunca como en esta ocasión se queda corto un folio. Un país del que me extraña el alto índice de lectura, porque su magia invita a cerrar cualquier libro y echarse a la calle a conversar y compartir el cucurucho de papel relleno de hielo picado rociado de granadina, refresco de moda superbarato y efectivo contra un termómetro que juega a disolverte el cerebro.

              La frase del conductor santiaguero, -Cuidado con el ascensor, "guaiti” (*), la excusa del camarero, - No sabe como lo lamentamos, se nos acabó la "butifarra (**), el mismo paisaje de Sierra Maestra, de tan gran parecido en alguno de sus recorridos a nuestra sierra del Montseny, en el que sólo las palmeras que se mezclan con los pinos te devuelven al lugar exacto de tu viaje. Viaje bastante desvariado ya por tanto nombre de prócer con fonética catalana, mezclado a menús atrevidos para el gourmet, de los que son una muestra tanto el fricasé de cocodrilo como el steak de tortuga, cocinados con sabroso aceite de cacahuete.

              Por los márgenes del artículo se me escapan imágenes impactantes, ¿O no lo es la del casi jubilado que ha encontrado su digno acomodo en los lavabos de un restaurante, tras una hilera de perfumes artesanales, y que por unas diez pesetas rocía a tu acompañante con una colonia de la que no olvidareis ni el aroma, ni el nombre: “BRUTAL”?.

              Pero ojo, si hasta ahora el turismo básicamente de Canadá o de países socialistas lo que aportaba eran tan sólo beneficios, no va a seguir la misma tónica el proveniente de España. Los guías –unos profesionales de quienes todos quedan encantados–, van sabiendo de discusiones con quienes no quieren ver un escaparate, sino un pueblo con toda su carga de alegrías y miserias, gentes raritas que declinamos un minibús japonés climatizado a favor del autobús colectivo, para ir a apretujarnos codo a codo con ciudadanos que ensayan un ceremonioso ligue con esta fórmula singular:

              - Perdone una pregunta, ¿Es usted búlgara o soviética?.

(*) "Güaiti" en catalán. En castellano: "Tenga cuidado"     
Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario