Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





PARQUE DE LA PEGASO. PROFUNDIZAMOS EN LA VIDA DE LOS ARQUITECTOS QUE LO DISEÑARON. (CATALÁN Y CASTELLANO)


Enrique Batlle y Juan Roig plasman, en su obra, la teoría del Yin y el Yan. Son los arquitectos que han hecho posible la realización del proyecto urbanístico del Parque de la Pegaso. A través de esta entrevista analizamos el perfil biográfico de ambos, dando un repaso a su joven trayectoria profesional.
 


El Parque de la Pegaso, Barcelona



Publicado en Sant Andreu Expréss. Julio/Agosto 1986.
                   

                      Ellos mismos, los arquitectos Enrique Batlle y Juan Roig, nos han presentado el propósito y realidad de su obra, el Parque de la Pegaso. Para conocer algo más de estos hombres cuyas ideas van a acompañar desde ahora los pasos de nuestro ocio, traemos a estas páginas un ligero perfil que nos ayudará a conocerlos mejor.

                     Al hacer un repaso de sus actividades desde 1980 en que acabó su carrera, Enrique Batlle cae en la cuenta de las pocas cosas a que se ha dedicado a parte de proyectar. Doce horas diarias en el estudio, más sábados, domingos, impartir clases de Arquitectura del Paisaje en la Universidad...

                     - ¿Otras cosas? Un poco de tenis y viajar. Viajar para conocer parques y jardines de todo el mundo, y preparar mi tesis.

                    Yo diría que han dado bastante de sí los 29 años de este arquitecto nacido en el Ensanche, hijo de un propietario de viveros que también realizaba jardines. Su proyecto fin de carrera consistió en un Jardín Botánico para Montjuic y aunque no se ha realizado, una primera aproximación podrían ser los Viveros Municipales que se están construyendo actualmente bajo proyecto de su equipo.

                     - En construcción seguimos las teorías de Rafael Moneo, el maestro español Decano de la Universidad de Harward, buscando materiales tradicionales que se integren en el paisaje y formas actuales. Sí, una tendencia contrapuesta a Bofill, que prefiere las formas clásicas, construidas con nuevas materias.

                    Los viajes de Enrique Batlle quedan plasmados en los tomos alineados de la librería clásica de la sala en que nos encontramos. Jardines de Moscú, Nepal, Granada y Japón, mucho japón, de cuya realidad ha surgido la parte acuática del Parque Pegaso, revelada por ellos en la presentación al Concurso Municipal:

                   - Hemos querido recordar la teoría oriental de que el Universo consta de dos partes, el reposo (Yin), y la acción (Yan).

                   - Observo que estáis volcados prioritariamente en el Urbanismo. Personalmente, ¿qué tipos de jardines prefieres: versallesco, japonés, romántico, etc...?

                   - El problema principal del jardín público es que la gente desea usarlo de formas muy variadas y eso te aparta de etiquetarlos rígidamente como francés, inglés, etc. Nuestra respuesta a esa demanda consiste en que, si las personas desean darles diferentes usos, hacemos un diseño con áreas diferentes para que los disfruten según su estado de ánimo, de una u otra manera.

                   - En cuanto al parque, ¿qué fecha está prevista su inauguración?

                  - En principio está pensada para Julio. Todavía existe algún problema con las expropiaciones, pero aunque no sea toda la obra, una primera fase ya se podrá inaugurar para esas fechas. Otra cosa que no será en su lugar son las dos estructuras del americano Ellsworth Kelly, que irán situadas a un lado del Parque.


  
 A touch of class

                    Seguimos conversando, ahora con Juan Roig, en esta sala decorada con lo que los ingleses denominarían A touch of class, que yo definiría, al igual que el resto del estudio, como el estilo de la claridad. La simplificada mezcla de materiales y formas: cristal, rejilla, talla en madera... Blanco en paredes y techos, gris en las moquetas, el verde de las plantas en número justo, todo avisa de que el diseño se palpa en cada rincón.

                    Roig ha llegado a su profesión después de un rodeo a través de las letras, que hoy ejercita en la Revista de Arquitectura A 30, fundada por él y Batlle, una publicación de original formato realizado a partir de un único pliego, doblado y vuelto a doblar hasta conseguir dieciseis páginas.

                    Desde antes de su primer éxito profesional -accésit en el concurso sobre ideas para el Parque de L' Escorxador-, comparte con su compañero el estudio, en el que prácticamente todos los trabajos son proyectos ornadores: Edificio de la Plaza Mayor de Alcañiz, Parque de Alella, Cementerio Rocas Blancas en Papiol, restauración de la Iglesia de Santo Domingo de Silos, restauración del Palacio Fontes en Murcia, Parque de Cataluña en Sabadell, Parque del Monasterio en Sant Cugat, y un puente en Sant Joan Despí que le hace brillar los ojos al explicar cómo se produce la creación.

                     - Ésta es una profesión en la que se puede disfrutar mucho proyectando, con el momento maravilloso de la inspiración. Es como una amante que te absorbe pero de la que no puedes prescindir... Un puente ¿Qué puede sugerirnos? Un ojo, un brazo, dos manos entrelazadas... Y eso que yo he llegado un poco de rebote, porque lo que me atraía eran las letras. Pero en casa me empujaban hacia la ingeniería y yo, intentando escapar a eso, estudié Bellas Artes y acabé en Arquitectura.

                    La suya no es una tradición familiar. Hijo de un albañil, nacido en Sants, un barrio en el que tiene muchas raíces, aficionado a la ópera. - La ópera es como un apostolado. Tenemos un palco en el Liceo alquilado entre un grupo y es algo curioso, pero provoca casi una dependencia. Para corroborarle, sujeta con chinchetas al panel de corcho, María Callas preside nuestra conversación con sugerente mirada.

                       - ¿Sois tan brillantes como cabría asegurar, después de una carrera tan rápida a vuestra edad? ¿O es que hay mucho trabajo?

                  - Hay mucho trabajo, precisamente en el campo urbanístico de realizaciones del Estado. Y -ahora sonríe- dentro de esta cantidad de trabajo, muchos concursos que son, de hecho, una tabla rasa en la que no importa de quien seas hijo, que sirven para demostrar las ideas que uno lleva dentro y si son o no las mejores.

 El arte minimalista de Ellsworth Kelly

                    Un inciso para nombrar a Ellsworth Kelly y sus esculturas de arte minimalista adquiridas por el Ayuntamiento que van a instalarse en este Parque y otros espacios, en un lote de seis obras de este autor y de Beverly Peter y Richard Serra, entre otros. No éste un momento óptimo para estilos relacionados con el arte Povera, bastante superado desde su aparición en los años 50-60, aunque bien es verdad que una escultura de un autor como Kelly, que figura en todas las enciclopedias, siempre prestigia una zona.

                    La objeción es con referencia a la oportunidad de ubicación, en este caso, de dos piezas: un obelisco de acero rojizo de 21 metros y una doble vela marinera de hormigón de más de catorce (el Conjunto Unitario Pegasus), en esta bucólica arboleda unida a un canal y un jardín románticos. ¿No estarían mejor en una autopista? Como el mejor crítico suele ser el paso del tiempo, dejaremos que sean los propios paseantes quienes aporten su legítima opinión.

Doble vela marinera de hormigón.
Escultura de Ellsworth Kelly / foto de J.BARDAJIL

Los arquitectos nos presentaron así su proyecto:

                 "Hem volgut resoldre l'entrega entre parc i ciutat, amb la certesa que aquesta era la clau per aconseguir un parc que sense oblidar la seva qualitat d'urbà, pogués desplegar els seus recursos sense impediments.

                     S'ha acumulat en un dels extrems, el confrontat amb el carrer de la Sagrera, on s'assenta l'antic edifici-porta de la Pegaso, aquelles funcions de les requerides, que comporten més moviment, necessitat de paviments ressistents, impossibilitat de plantació, etc...Així doncs, s'ha ocupat amb una zona d'activitats a l'aire lliure apte per revetlles, representacions escèniques, esports, etc.

                     Organitzant els accessos al parc, hem anat resolent els lliuraments conflictius, protegint el parc amb recursos diversos segons el problema, murs pèrgoles, grades, etc.

                     Una vegada limitat, l'hem dividit en dues parts. Mig parc és un jardí, tancat en si mateix, intimista i recollit, clos entre murs que l'allunyen del trànsit dels carrers del voltants.

                     L'altre mig és una arbreda, una alegre devesa formada per una plantació regular de plàtans sota la qual, en un extrem, s'agrupen algunes pistes d'esports, i que pot absorbir totes les activitats que s'hi vulguin desenvolupar.

                     Un fil d'aigua corre sinuós entre el jardí i l'arbreda, unint-los i separant-los.

                     Canal i riu, camí i mur"  (*).


(*) En castellano:

Los arquitectos nos presentaron así su proyecto:

                 "Hemos querido resolver la entrega entre parque y ciudad, con la certeza que ésta era la clave para conseguir un parque que, sin olvidar su calidad de urbano, pudiera desplegar sus recursos sin impedimentos. Se han acumulado en uno de los extremos -el confrontado con la calle de la Sagrera donde se asienta el antiguo edificio-puerta de la Pegaso-, aquellas funciones  que comportan más movimiento, necesidad de pavimentos resistentes, imposibilidad de plantación, etc... Así pues, se ha ocupado con una zona de actividades al aire libre apto para verbenas, representaciones escénicas, deportes, etc.
              Organizando los accesos al parque hemos ido resolviendo las entregas conflictivas, protegiendo el parque con recursos diversos según el problema; muros, cenadores, gradas, etc. Una vez limitado, lo hemos dividido en dos partes. Medio parque es un jardín cerrado en sí mismo, intimista y recogido, cerrado entre muros que lo alejan del tránsito de las calles de los alrededores. El otro medio es una arboleda, una alegre dehesa formada por una plantación regular de plátanos bajo la cual, en un extremo, se agrupan algunas pistas de deportes y que además puede absorber todas las actividades que se quieran desarrollar. Un hilo de agua corre sinuoso entre el jardín y la arboleda, uniéndolos y separándolos.
                       
                       Canal y río, camino y muro".

Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada