Foto cabecera

copia ¡VACACIONES! (M.M.Freitas)





Exiliados iraníes en Catalunya: marginados de los marginados


Cerca de setecientos iraníes viven actualmente en Catalunya y buena parte de ellos en el distrito de Horta-Guinardó. No poseen documentación, tampoco son apátridas y no reciben ayuda de la Cruz Roja. Los opositores a Jomeini han fundado en Barcelona una asociación de refugiados que ha sacado a la luz una revista llamada Poga (Amanecer)


Portada de la revista "Pogha"

CRITICAN EL ESTADO DE INDEFENSIÓN EN QUE LES DEJA NUESTRO GOBIERNO


Publicado en Sant Andreu Expréss. Septiembre,1988.


                     La pequeña Saghi tambalea su año y medio entre los reunidos, acaparando los besos y caricias del grupo. Una futura mujer a quien sus padres preservan de vivir en la Edad Media de un país donde en la actualidad a las jóvenes políticas condenadas a muerte, como su virginidad las llevaría directamente al Paraíso según el Corán, se les niega ese último consuelo religioso, a ellas y a sus familiares, solucionando sus carceleros ese trámite la noche anterior a la sentencia.

                    Un certificado matrimonial de trámite aportará la exquisita legalidad a la violación. Saghi es una de los pocos iraníes nacidos de padres exiliados en Catalunya, grupo que se acerca a los setecientos con un asentamiento importante en el distrito de Horta-Guinardó. La cita tiene lugar en un domicilio de Horta. Son unos vecinos que luchan con los mismos problemas que los demás ciudadanos, añadiendo a ellos una indefensión legal que es preciso sacar a la luz.

                    - Es humillante y vergonzoso lo que hace con nosotros el Gobierno. Nos abren las puertas para acogernos y después nos dejan tirados sin que podamos tener una documentación que nos permita acceder a un trabajo o para alquilar un piso.

                    - ¿Cuánto puede durar esa provisionalidad?.

                    - Puede durar hasta cinco años, en los que al final es muy posible que no se te acepte la residencia y te quedes colgado sin ningún documento. Entonces, empieza otra vez la rueda y puedes presentar recurso o pedir que se te considere apátrida. Pero esto último para nosotros es imposible, porque el Gobierno de Jomeini es muy listo y no nos da esa facilidad.

                        En lugar de rechazar nuestra nacionalidad ante los organismos internacionales, nos la acepta y así nos tiene bloqueados sin poder tampoco tirar por ese camino. Por otra parte, lo que más nos duele es que estas dificultades las tengamos con el gobierno de aquí, que sabe lo que es exilio y han olvidado que cuando llegaron a Argentina después de la Guerra civil, a la semana ya tenían concedida la nacionalidad.

                   - Cruz Roja proporciona a los refugiados polacos una media de 50.000 pesetas por familia y mes, agilizando los trámites al máximo. ¿Por qué esa diferencia?.
                
                   - ¡Ah!. Los polacos o cubanos son otra cosa. En general, a los refugiados de los países del Este, no sé si por prestigio occidental o por qué, reciben un trato que nada tiene que ver con nosotros. Como el régimen de Jomeini está solo contra el mundo, parece ser que a pocos les interesa romper una lanza a nuestro favor.

                  ACSAR (Asociación Catalana de Solidaridad y Ayuda a los Refugiados) es una de esas pocas ayudas a las que se refiere el entrevistado, Bijan. Fundada hace unos cinco años por un abogado y sólo existente en Catalunya, ha sido con frecuencia la única tabla salvadora a la que han podido acudir los refugiados y, en muchas ocasiones la alternativa a una documentación oficial, sus credenciales, atesoradas en el fondo de tantos bolsillos.

                   Se financia con una pequeña aportación de la Generalitat y del Ayuntamiento, amén de aportaciones particulares, una labor discreta y efectiva ahogada últimamente por sus propias necesidades. En el mes de julio, la penuria era tal que las arcas no llegaban ni para distribuir tarjetas de transporte entre sus beneficiarios.


CRUZ ROJA

                  - Cruz Roja, en España, es una vergüenza. Hace poco salió en Madrid un reportaje sobre un responsable que desviaba fondos. Para no hablar de su poca atención y simpatía. A un hombre que ha rodado de país en país sin dinero, sin casa, ni trabajo, por favor, lo menos que puede ofrecérsele es una sonrisa -, añade Bijan.

                   España firmó el convenio sobre Refugiados en Ginebra en 1978. En Diciembre de 1987 habían solicitado acogerse a esta posibilidad 3.703 iraníes y consiguieron su objetivo 270. Otra figura legal distinta es la de asilado, desde el 26 de marzo de 1984 hasta el 31 de diciembre de 1987 la habían solicitado 947 personas de Irán y sólo 246 la habían obtenido. Cifras computadas en pequeño alcance si las comparamos con los 400.000 extranjeros que, según Cáritas residen ilegalmente en el país.

                  Esta cifra, por elevada que nos parezca, es sensiblemente menor a las de otros vecinos europeos, pues si nosotros tenemos un extranjero por cada 54 naturales, Francia cuenta con uno por cada 13 y Suiza un emigrante por cada 6 suizos.

                  En la misma sede de ACSAR, sita en la plaza España, se puede contactar con la Asociación de Refugiados Iraníes en Catalunya, ARIC, sociedad que acaba de ver aprobados sus Estatutos a la vez que sacaba a la luz el primer número de la revista Pogah (Amanecer) con colaboraciones y respuestas a los problemas que pueden ir presentándoseles a los usuarios de la Ley de Extranjería, un intento de agrupar a todos sus compatriotas exiliados sin distinción de credo político.
                  Una prueba de ello se hace patente en este reportaje. Junto a Bijan, ex-estudiante de Medicina que se declara comunista, se encuentra  Masoori, un centrista ingeniero nuclear, un cerebro investigador del átomo que un día dejó el Irán del Sha, volvió años después ya con Jomeini y encontró lo que antes era un absolutismo del siglo XX convertido en una dictadura medieval. Él es el que ve con mejores ojos una vuelta del heredero del Sha al Irán como posible solución de concordia para el país.

                 - Sí, yo estaría a favor de un rey moderno que sirviese para dar unión y estabilidad al país. Según lo veo, no se trata de Monarquía ni República, sino de asegurar la Democracia. Quizás es más un deseo que una realidad. Yo soy un hombre de ciencia, no un político, pero con la debilidad internacional que demostramos, los rusos están sacando petróleo del Mar del Norte y pescan en nuestras aguas sin que nadie pueda frenarlos.

                    Shamsi es una profesora de inglés, estudiosa de la filología persa. Está casada con el químico Pirush y ambos regentan un pequeño establecimiento instalado con la ayuda que el Gobierno español concede en casos muy especiales. Son los padres de la pequeña Saghi, y cuentan que de no haber podido salir de su país esta pequeña no habría nacido. Para una mujer moderna que a los dieciocho años ya poseía su propio apartamento, el haber traído hijos a una tierra gobernada por una mezcla de Blas Piñar, Papa Clemente y Obispo Lefevre elevados al cubo, siempre fue algo a lo que se negó.

                  - Nos interesa muchísimo que se publique en vuestro periódico que venimos de una cultura rica y milenaria y que no nos confundáis con los moros, por favor, porque con todos nuestros respetos no tenemos nada que ver con ellos. Nuestra cultura se basa en la tolerancia. La gente de fuera, como tenemos la desgracia de tener ahora este Gobierno, cree que todos somos unos musulmanes exaltados y no es así. Es como vosotros, que os dominaron muchos siglos, pero no tenéis nada que ver con ellos. Nosotros somos Farsis, escribimos con caracteres árabes pero tenemos otra lengua. Y la lengua de una tierra es la raíz de su cultura, lo entendéis ¿verdad?.

                    Comentando que - Aquí siempre encuentras una respuesta a tus pensamientos-, Shamsi abre una página de las obras completas del poeta Hafez, "el poeta del vino", el libro que se ha convertido en una Biblia de la resistencia política y que hoy es difícil conseguir en su país, y traduce el título del poema salido al azar,  

                                  La casa de la esperanza:

La casa de la esperanza está construida sobre arena
y los cimientos de la vida se hunden en el aire.

 Ven, escancia vino en el hueco de mi mano,
y demos fin a los errores.


                        Escuchando a Shamsi se aprecia mejor la tragedia de quienes se están viendo oprimidos por el fanatismo religioso, que hoy puede leerse en el libro editado en Francia por Jomeini durante su exilio. Dirigiendo hasta la forma de lavarse ciertas partes del cuerpo o indicando como aparejarse a una camella sin pecar. El siguiente pensamiento filosófico publicado por quien rige omnipotente los destinos de Irán, es significativo: - No se viene a este mundo a gozar, sino a sufrir martirio, para así ganar el paraíso después de la muerte.

                        Bigotes en la mayoría de los presentes, signo de protesta hacia un régimen místico que sólo contempla como varoniles las barbas. Quienes no siguen estas líneas generales son, por deducción lógica, comunistas enemigos de Alá. Recién llegados nos informan de que la gente va perdiéndole el miedo al miedo en una situación de terror tan continuada, y así el alcohol, cuya ingestión de un solo vaso está penalizada con sesenta latigazos, se fabrica en la mayoría de los hogares disidentes: vino a partir de uvas pasas, cerveza con cebada fermentada y hasta un aceptable vodka.
Los entrevistados ocultan sus rostros por motivos
de seguridad

Un país marcado por la religión

-¿Cómo ve el comunista Bijan la vuelta a la normalidad?

- Yo no soy partidario de reyes ni reinas. Mi país ya sabe lo que son las armas y no creo que vaya a querer una vuelta atrás. Eso no quiere decir que yo no aceptara el deseo del pueblo, si fuera ese. Personalmente no es que tenga un mal recuerdo del Sha, yo era estudiante con un sueldo de unas 10.000 pesetas, comida por 42 pesetas y descuento en trenes y aviones de hasta el 80 por ciento. En los colegios, hasta en el más pequeño, se paraban las clases a las diez de la mañana para que los niños tomaran un vaso de leche y una fruta, porque el Sha quería avanzar, según él, hasta las puertas de Europa. Su error fue no tener en cuanta la sensibilidad religiosa de los más sencillos, dejando a la policía controlar todo, lo que llevó a una gran corrupción. Fue demasiado deprisa.
                     Shamsi añade:

                     - Hoy pienso que fue un dictador para con la religión, pero no para el bienestar del pueblo.

                     Bijan apostilla:

                    - La religión siempre ha servido para explotar a nuestro país. Ya en 1915 los religiosos nos decían: “Esta sangre sucia debe salir del vientre de nuestra tierra y debemos arrojarla fuera para purificarnos”. Esa sangre sucia era nuestro petróleo y salía camino de los bancos ingleses y norteamericanos. Eso de bueno va a tener la guerra tan horrible que destroza a nuestra juventud. Después de ahora, la religión ha muerta para siempre en Persia. Yo soy ateo, pero mi abuela por ejemplo, que todos los días de su vida había ido a rezar a la mezquita, ahora ha dejado de ir.

                    El adjunto a Dirección del semanario El independiente, Jaime Peñafiel,  ha seguidos durante más de veinte años como profesional el devenir sociopolítico de Irán. Entrevistas con el Sha, la emperatriz Farah, el heredero Reza Ciro, lo convierten en espectador de primera fila. Su opinión sobre un posible retorno de la monarquía al poder resulta de un gran valor para este reportaje. ¿Es sólo la visión pragmática de una gente politizada, la que contempla esta posibilidad?. Los campesinos, la gente menos preparada, ¿cree usted que apoyaría el regreso?.
                  - El deseo de todo exiliado es volver a su tierra. El hijo del Sha no es una excepción y también desea el regreso. Pero es muy distinta la visión de la élite política -que no nos engañemos, siempre es la que emigra-, de la que pueden tener las gentes humildes de Persia. El reinado del Sha, con la gran corrupción de la policía política Savah, quedó completamente desprestigiado en su país y con él la dinastia Palhevi.

                      Yo he hablado recientemente en Egipto con el heredero y la paradoja es que se trata de un hombre joven muy preparado e inteligente, que podría ser una alternativa interesante al régimen de Jomeini. A mí me sorprendió haciendo un análisis político muy lúcido de los errores del pasado y las dificultades del futuro, con talante democrático. Pero hoy por hoy no creo en la posibilidad de esa vuelta, aunque tengo la suficiente experiencia para no ser tajante en política, cosas más difíciles se han visto, claro.
 
ACOGIDA EN CATALUNYA

                      Por último, los residentes iraníes, cuentan cómo se han sentido acogidos entre nosotros:

                   - Yo -responde Bijan-, siempre digo que esta tierra es mi paraíso y mi tumba. Mi paraíso porque la sociedad es muy parecida a la nuestra, es cálida y familiar y yo he decidido dedicarme a la política y no formar una familia. Pero si tú tienes un hijo de dos años que se chupa el dedo de hambre y no tienes ni cincuenta pesetas para comprarle leche, como yo he visto con mis propios ojos, entonces sales huyendo hacia Suecia, donde yo no podría vivir una hora por la falta de comunicación, pero sabes que tus hijos tendrán todas las necesidades cubiertas.

                          Si este país vuestro tiene puertas abiertas al refugio político y el Jefe del Estado recoge medallas internacionales por ello, debería caérsele la cara de vergüenza al Gobierno por dejarnos indocumentados y obligando con eso a que nuestra gente duerma en la calle o albergues municipales, rodeados de mendigos y delincuentes, convirtiéndonos en los marginados de los marginados.

El presidente Jordi Pujol, en su reciente viaje a Uruguay, declaraba en Montevideo: -Hoy tengo la satisfacción de trasmitirles el agradecimiento de mi país, Catalunya, por la hospitalidad y el cariño con que fueron acogidos nuestros compatriotas que se vieron obligados a huir de país por la persecución política. Reciban el reconocimiento más sincero de nuestro pueblo».

                      Si dentro de una década, el político Bijan o cualquiera de sus compañeros hoy residentes en España, viajaran de nuevo hasta aquí con la libertad recobrada, ¿tendremos razones válidas para esperar un parlamento semejante?.

Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario