Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





SUSANA EGEA. PRIMERA VEDETTE DE "EL MOLINO"


  No se la considera una vedette al uso, y ella tampoco lo desmiente. Susana Egea es nieta de diplomático, practica el tiro al arco, disfruta con los ordenadores y aspira a ser productora en el campo del diseño o del teatro. Por el momento su vida transcurre entre las dos funciones diarias de El Molino, y afirma que este ritmo no le asusta


Susana Egea es -según un crítico- "Hierática, Fría y Glacial"

SUSANA EGEA, UNA BURGUESA QUE VIVE LA BOHEMIA




Publicado en Sant Andreu Expréss. Octubre 1988
                                             

                -Dicen que usted no es una vedette al uso.
 
               - Sí, hay un crítico que cuando se refiere a mí siempre escribe: -La hierática, la glacial, la fría. Si se molestara en verme más vería que sí conecto con el público, lo que pasa es que cada artista tiene su estilo, y siempre habrá Jane Mandsfields y Greta Garbo.

                  - ¿Y Garbo hubiera triunfado en El Molino?

               - No, claro que no, pero ella conquistó la universalidad.

                
               ¿Será la universalidad lo que persigue Susana Egea? De momento, lo que sí puede escribirse de ella es que contesta a las entrevistas de espaldas, mientras atiende a la redactora de éste periódico por medio de tres espejos, frontal y laterales, posición que abandona a petición mía ya avanzada la conversación.

              - Las dos y tres funciones diarias suelen provocar stress, ¿cómo lo combate?.

              - Cada mañana voy a entrenarme en el tiro al arco y paseo con mis dos perros, un caniche y un pastor alemán. ¿Las próximas Olimpiadas? Para eso me entreno desde hace años, claro, ese es uno de mis proyectos. En general me gustan todos los deportes que me permitan un contacto con la naturaleza, los caballos, la vela... Suelo ir a navegar al Club Náutico de Lloret, que es uno de mis lugares preferidos.


EL ORDENADOR

               - Tengo entendido que también el ordenador le interesa...

               - Sí, sí, el ordenador es algo que me apasiona. Puedo pasarme horas y horas jugando al ajedrez, aunque siempre me gana, ¡Ah! Pero en los juegos soy superior, al de Rambo le he descubierto las claves del código para que en vez de darme tres vidas me dé infinito. Mis amigos alucinan, porque le hago cada faena a la máquina que la vuelvo loca.

                  - Vive usted en el Paralelo. ¿Ha hecho muchos amigos en el barrio?.

               - Vivo en este barrio, sí, pero mis amigos no son de aquí gracias a Dios.

                   - ¿Por qué «gracias a Dios»?.

               - Porque éste no es un buen barrio, esto es decir que en Marsella vives en el puerto. Esta es una zona junto al barrio Chino, fatal, con mucha delincuencia. Sí, me atracaron en el portal de mi casa y sólo se me llevaron la documentación, pero pasé un gran susto.


                     En el programa televisivo «3 x 4» se la ve con un dominio mayor de la cámara. Sobre todo comparando con la entrevista que le hicieron juntas a Regina Do Santos y a ella hace un tiempo, en el programa «Angel Casas Show». Fue algo digno de observarse, dos personalidades tan dispares, la alegre desvergüenza prococativa de Regina, con el atrezzo que suele llevar, en el que oculta poca cosa de su anatomía y una Susana recién incorporada a El Molino desde su Madrid natal, con tan sólo la experiencia en público de refinadas revistas tipo pariesién. Una criatura, pasando una situación de gran violencia, mordiéndose los labios y retorciéndose las manos.

                - ¿Recuerda aquella entrevista?.

                - Aquello fue tan terrible que, ¿cómo podría olvidarlo?. La tengo grabada y es que no puedo ni mirarla. Cuando mi familia la vio me dijeron: -¿Cómo has podido aguantar algo tan terrible? Vuelve a casa, hija. Mira, para mí las buenas maneras están por encima de todo. Hoy tengo veinticuatro años, otra experiencia, y lo más fácil sería criticar a Regina. Pero la verdad es que pienso que ella es una mujer muy válida, que lucha y lucha por conseguir una meta, y por sus condiciones físicas y también por su extracción social creo que es lo que debe hacer exactamente, mostrarse así. Pero en mi caso, disto mucho de eso. Yo quería defender mi puesto como supervedette que llevaba el peso de la representación en un teatro tradicional y queridísimo en Barcelona, y no dar la imagen de un cabaret del puerto al que los hombres van a volverse locos con las tías, a alternar con ellas, a tomar copas. Y como en un programa de televisión, uno no puede decir - Oiga, esto es una ordinariez y me voy...


 DIÁLOGO CON EL PÚBLICO

                  - Por la relación público-artista que se da en El Molino, ¿qué podrían decirle a usted para que se cortara?.

                  - Quizás alguien piense que es un exceso de soberbia, pero soy perfectamente capaz de quedarme con cara de paisaje si alguien me dirije una inconveniencia y pasar al siguiente espectador tan tranquila. Aunque después de tres años, el diálogo con el público me parece dificilísimo. Por eso cuando alguien piensa que las vedettes son bobas, está muy equivocado. El hacerse la tonta ante los hombres es un arte muy antiguo. Se podrá ser más o menos cultivado, con preparación para hablar del teatro de Strindberg o de a cuánto está el metro de tela, pero lista, la vedette ha de ser listísima.

                    Buenas maneras, educación, clase, cultura, son palabras repetidas a lo largo de la conversación, pronunciadas con una dicción digna de un catedrático de lengua. Estudiante de un COU abandonado que volvió a retomar los libros hace unos días en la Escuela de Diseño de Barcelona. Sí, Susana Egea como ella misma reconoce, no es una vedette al uso. Nieta de diplomático, hija de empresario teatral y actriz. Ascendientes alemanes y franceses. Un hermano ingeniero. Buena crianza que acaba con la tradición de rompe y rasga de El Molino. - Bueno, sí, a veces echo de menos otro ambiente de trabajo. No es que mi nivel cultural sea un gran cosa, pero para este medio sí lo es, porque, aunque el nivel humano sea alto, lamentablemente aquí hay mucha gente que jamás ha pisado un colegio.

                  - En resumen, una burguesa que vive la bohemia.

               - Una bohemia un poco falsa porque siempre tienes un respaldo al que podrías volver. En realidad soy bastante tradicional, tengo una relación sentimental de bastante tiempo, sosegada, y en un futuro me veo formando una familia y todo eso. Pero ahora que soy joven es divertida esta vida tan estresada.
 
                  -  Aunque no desee hablar de los proyectos que tiene, ¿cómo se ve en un futuro?. ¿Dedicándose a qué?

               - Nunca me he marcado metas, y por eso creo que las cosas van saliéndome bien. De niña soñaba con ser bailarina de ballet y ya con siete años estaba en la Escuela Nacional de Danza. Luego se juntaron varias circunstancias, que era demasiado alta, que empecé a los catorce a trabajar como modelo... Más tarde ves los tremendos sacrificios que comporta la danza, horas y horas ensayando. La gente desconoce la dureza que significa alcanzar el estrellato en ese camino. Así que ya he sido bailarina, modelo, también he hecho mis pinitos como actriz en cine y televisión, vedette de music-hall. En un futuro me veo en el mundo de la producción, sea en diseño o escenografía. En realidad son varios caminos que se integran en el campo de la moda.

                    - Cuando usted se compara a Venus Afrodita en unas declaraciones, ¿qué quería expresar?

                  - No quería decir que me encontrara la más bella entre las bellas, era algo más humilde. Los artistas, en el fondo, siempre estamos desesperados. Somos muy raros, capaces de aguantar muchísimo sólo esperando el calor de un aplauso. A mí me ha ocurrido llegar al final de la semana, rota, supercansada, reñida con todo. Y de repente, sales al final en el apoteosis del número, te quedas arriba de la escalera, la gente estalla en aplausos y ¡FLASH!, te cargas de nuevo de energía y te sientes recompesada. A eso me refería cuando dije que me sentía como una reina, como Venus Afrodita.

 
Ana Mª Ferrin
                           

6 comentarios:

  1. Maravillosa como siempre Susana Egea... en este país de horteras

    ResponderEliminar
  2. Inicié esta búsqueda por casualidad, al ver un vídeo de Faemino, Jurdao y Blanco me llamó poderosamente la atención una escultural virgen María me detuve en leer los créditos y comprobé que se trataba de Susana Egea, buscando documentación en la red he dado con este blog de diez años antes que el corto del que hablo y me ha cautivado poderosamente su personalidad, pero creo que ésta bella mujer se ha ganado algo más que mi admiración, se ha ganado mi más absoluto respeto.

    ResponderEliminar
  3. Hola S etc.
    Gracias por visitar el blog, que sólo tiene 9 meses de vida aunque incluya trabajos anteriores como esta entrevista de hace 23 años a Susana Egea.
    Siempre me ha gustado la variedad, y tanto entonces como ahora siempre he buscado para mis trabajos personajes que dentro de su ámbito marcasen una diferencia del tipo que fuese. En esa época ahí estaba esta vedette, ciertamente bella, preparada e inteligente, a la que (por buscar un pero) encontré escasa de empatía y sentido del humor, tanto con parte del público -al que consulté tras el espectáculo- como con la periodista. Para entendernos, su actitud ausente y correcta daba la sensación de estar haciéndole un favor a ambos. Ignoro si esa postura era fruto de la timidez o de la arrogancia, nunca volví a saber de ella ni tengo idea de cómo le ha ido en la vida. Como a todo el mundo, le deseo que le haya ido muy bien y haya conseguido sus metas.
    Hasta pronto. Ana Mª Ferrin

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana!

    Gracias por la entrevista!
    Un poco niñata si me veo, la verdad!!
    Buscame en FB!! Sería genial volver a charlar!!

    Saludos
    susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana. Gracias por visitarnos y no le des importancia al pasado, todos más o menos hemos cumplido nuestra cuota de juventud niñata. Siempre hay que mirar hacia delante, ya sabes que esto es una carrera de fondo y El Que Resiste Gana. Saludos y suerte con tu trabajo.

      Eliminar
  5. La Egea del CICI.........

    ResponderEliminar