Foto cabecera

IMGP4946 Músicos y bailarina del Institut del Teatre de Barcelona, actuando en un bus de la ciudad durante unas jornadas musicales. (A.Mª.F.)





PALENCIA. EN "LOS OJOS DEL PARAÍSO" SE CITA A UN PESCADOR DE AGUILAR DE CAMPÓO


ESTE LIBRO HA SIDO ESCRITO POR LA PERIODISTA BARCELONESA ANA FERRIN.



Reseña del libro LOS OJOS DEL PARAÍSO
Periódico CARRIÓN. 1ª quincena 1998.



                                       Con su segundo libro de relatos, Los Ojos del Paraíso, (Huerga & Fierro), la autora barcelonesa Ana Mª Ferrín nos pasea por una serie de paisajes y personajes entre los que destaca por mérito propio la referencia a un palentino legendario en el mundo de la pesca a mosca, Teodoro Fernández Cagigal, el famoso manco de Aguilar.       


Teodoro Fernández Cagigal con un compañero de pesca. (Fotos fam. Fernández-Alba)


                      EL AUTÉNTICO REY DEL RÍO



Publicado en CARRIÓN. 1ª quincena Septiembre 1998


                               De Aguilar de Campoo, naturalmente. En ese capítulo, el relato de cómo un ejecutivo sedentario se ve inmerso en unas jornadas de pesca descubriendo las caricias del agua en toda su plenitud, al mismo tiempo que la sensación de poder experimentada cuando logra sentirse el verdadero rey del río... la sensualidad... el paisaje, todo ello está descrito desde dentro de la aventura con una minuciosidad observadora tal que transmite una mirada impactante.


Teodoro en el centro, con dos compañeros (F.F-A) 
 
Teodoro, siempre con su sonrisa. (F.F-C)
                           
                       A lo largo de sus casi 400 páginas, es precisamente esa característica de Ana Mª Ferrín la que se va apoderando del lector. La mirada.

  Porque... ¿qué tienen en común, una filósofa italiana haciendo Striptease en Hamburgo con un vasco jugador de petanca? ¿El jazz y el terrorismo? Nada y todo. Como la delirante narración del encuentro erótico entre Galicia y Dunquerque.
 
 Pero el lector descubrirá con deleite sus propios Ojos del Paraíso, acompañando los paisajes rurales y urbanos de un periplo viajero explorados con sensibilidad y cinismo, intentando comprender sin dogmas las reacciones más íntimas del hombre, siguiendo una pluma cómplice que no retrocede ante situaciones "políticamente incorrectas”.
 
 O como diría al sabio, se valdrá de una herramienta inestimable y profunda para la descripción del conocimiento. La mirada.

Periódico CARRIÓN. 1998

                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario