Foto cabecera

copia ¡VACACIONES! (M.M.Freitas)





SITGES. LA BLANCA SUBUR


César González Ruano en su novela “Huésped del Mar” describía así a Sitges en los años cincuenta: “Sitges limita al Este con las Indias de los Virreyes, al Oeste con las costas romanas y las islas griegas, al Sur con Andalucía y Marruecos, y al Norte con la Mairie de Montmartre”.


La cálida y recortada bahía de Sitges

PEQUEÑA Y BONITA

Publicado en Sant Andreu Expréss. 1986


               Le faltó sin embargo otra punta imaginaria de la brújula, apuntando hacia Sierra Morena: el chiringuito de los jardines nominados como el escritor, en el que por tres refrescos acaban de cobrarle a esta cronista 640 ptas.
  
                Pequeña, recoleta y bonita, esta villa de Sitges. Raro ejemplo litoral de respeto a una armonía paisajística al que no es ajeno el grupo de artistas plásticos que la sacó del anonimato a finales del siglo pasado. Nada menos que Santiago Rusiñol, Ramón Casas, Miguel Utrillo y el norteamericano Deering hicieron de ella su hogar ocupando mansiones con nombres tan evocadores como Maricel o Cau Ferrat (1). De esa estancia quedó una impronta creadora que sigue en la forma de numerosos Nius d’Art (2), galerías de pintura o simples aficionados apostados en las esquinas plasmando en sus lienzos la gracia de arcos y celosías.

               La actividad cultural y festiva de Sitges ha colocado el listón a una altura envidiable para cualquier ciudad que oscile su población verano/invierno entre 12.000/90.000 habitantes. La gama es tan amplia que yo pido disculpas al Jefe de Protocolo local por sintetizar tan sólo de su documentación para este mes de Marzo los Carnavales y el Rallye de Coches de Época. En Abril, Festival de Danza de Ana Maleras, Festival de Teatro y el Congreso de Jóvenes Filósofos, y el plato fuerte del Corpus Christi en junio con la exposición de claveles y esas alfombras de flores que convierten las calles en palaciegos salones.

               También, para hacer una semblanza sincera de Sitges no puede ocultarse su altísimo porcentaje de un turismo especial que ha encontrado en la tolerante sociedad suburense un marco tan idóneo que la ha llevado a ser considerada el paraíso gay internacional, desbancando así a la tradicional isla griega de Mikonos. Pionera en tantos ámbitos, Sitges no le da más importancia al tema y comenta por boca de un hijo de la villa que una altra cosa són els que escantalitzen, però amb respecte als altres hi ha lloc per a tothom. Els homes passen, però aquests murs blancs aguanten el que l’hi llencin (3), desde los romanos que la nombraron Subur, hasta los comerciantes de los siglos XVI – XVII que habilitaron sus playas como puerto para el comercio de su dulce vino malvasía.
  

EL XATÓ

                 A punto de entrar en la primavera ya comienzan a verse en las tiendas esas escarolas tiernas idóneas para preparar un xató, ensalada a la que se le añade bacalao desmigado, aceitunas y anchoas, aliñando el conjunto con salsa romesco (4). Sirve para acompañar con tipismo un plato combinado de tortilla de patatas, botifarra i mongetes. El amigo que me hizo probar la vianda anterior añadió con el café un licor casero que sabe a gloria, a continuación va la receta, última de la sección De Sant Andreu a… que se despide en este número:

                 En un tarro de cristal de cuello ancho, a un litro de coñac se le añadirán una docena de ciruelas pasas, dos cucharadas de café torrefacto en grano, dos varas de canela y ¼ de azúcar. Se invertirá alternativamente la posición del frasco, un mes sobre la base y otro sobre la tapa durante un año para conseguir su punto óptimo de concentración. Será un buen momento para brindar con la primera cata. A su salud.

(1) "Mar y cielo". "Madriguera de hierro", nombre de la casa-estudio de Rusiñol, puesto en alusión a la colección de objetos de forja que guardaba en ella.
(2) Nidos de Arte
(3) "Otra cosa son los que escandalizan. Pero con respeto a los demás hay lugar para todos. Los hombres pasan, pero estos muros blancos aguantan lo que les echen" 
(4) Almendras, avellanas, (15 unidades de cada), una ñora, pimentón rojo, 3 ajos medianos, 3 tomates asados, aceite de oliva virgen extra, vinagre, sal y pimienta. Preparación: En un mortero con un poco de sal se pican por este orden, almendras y avellanas hasta conseguir una pasta muy fina; después se añade la ñora escaldada y sin piel, el pimentón rojo, un poco de pimienta negra y pan frito. Al final se incorporan los ajos y los tomates asados, aceite de oliva virgen extra (preferiblemente de la variedad arbequina) y vinagre. Se deja reposar unas horas. Se aliña la ensalada.

 
Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario