Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





RAÍCES CANARIAS EN CUBA, HOY


         
   Soy de Santiago de Cuba. La Tierra Caliente     
       donde tiembla el suelo, no los hombres.

                    

            Rodando por la Sierra Maestra, esta frase hecha fue el termostato que me hizo observar a Ana María Trujillo Martínez con esa atención que todo escribidor conoce. La chispa que en un momento dado te avisa de que esa persona, ese paisaje, ha conectado con tu interés. Y empecé a mirarla después de sólo verla durante varios días sin reparar más que en una competente guía y bella mujer, árabe en lo físico, con una cascada de cabello oscuro que el primer día que soltó la trenza para asistir a un cabaret con el grupo de españoles, a más de uno le aceleró la respiración.


La autora con un guajiro en los cafetales. Su abuelo era de Tirajana en
Gran Canaria. 1987. (A.Mª.F. para Sant.Andreu Expréss)

                         Los isleños de allá que recuerdan a los 
                       de acá por su ascendencia


Publicado en Canarias7. 11 de Enero de 1987


                  - Vamos, dadme vuestros nombres que la cantante es amiga y va a dedicaros la actuación.

                   Y allí, en Las Cuevas del Pirata en Varadero, una soberbia cantante -en Cuba los cantantes cantan y los bailarines bailan de verdad-, nos hace protagonistas de una noche inolvidable mientras rumbea con un coreano, logrando una interacción con el público como yo no había visto en mi vida.

                    Algo era evidente. Ana María, filóloga, traductora y guía en inglés trasplantada temporalmente al castellano, tenía una debilidad por lo canario. La antigua niña bien educada en los selectos colegios del antes de, siempre se decantaba hacia aires de isa. O símiles entre este y aquel lado del Atlántico: ¿Qué os parece Bacunayagua? Siempre me dicen que es igual que La Orotava ¿Es eso cierto?
                  
                   Pero ella fue tan sólo la primera de un rosario de encuentros: ¿Vienen ustedes de la Gran Piedra? Claro que en la tierra de mi abuelo, en Tirajana, tienen el Roque Nublo con 1.700 metros de alza y nuestra roca sólo tiene 26. Ahora quien habla es un guajiro bien plantado luciendo setenta y tres envidiables años que harían desesperarse a los de la campaña antitabaco. Mientras sonríe, sacude con certeros toques de su meñique la ceniza de un enorme habano artesanal, sabiéndose observado por los visitantes.
                   
                 - Mire usted -lágrimas en los ojos verdes de una rubia ascensorista madura y guapa, que aprovechando la intimidad de subir solas hasta un piso 25, me muestra un minúsculo esmalte de la Virgen del Pino sujeto a su cuello y medio oculto por la blusa-, mi mamaíta era de El Hierro y lo llevó hasta su muerte. Llévese estos dos besos hasta su tierra...


El Roque Nublo al fondo con una altura de 1813 m, sobre el nivel del mar,
          se encuentra en Tejeda, en el centro de la isla de Gran Canaria. Tirajana
es un municipio situado en el sur de la isla

LAS CAMPANAS DE LA INDEPENDENCIA

               Como un símbolo, las campanas que repicaron cuando la Independencia de España, y más tarde Fidel Castro se fotografió con ellas en ademán de llamar al pueblo invitándolo al levantamiento histórico ante Batista, hoy se encuentran desmontadas en espera de ser reparadas.

                    Quién sabe si la apertura que desea una juventud inquieta, el poder viajar tranquilamente o la nostalgia de unos descendientes que sueñan conocer sus raíces, pasan por un nuevo toque a rebato. Esperemos que una vez más en su historia, Cuba sepa seguir su destino, pero sola, a su aire, sin que nadie ajeno le dicte el camino.

                     La última noche en Santiago la pasamos catorce personas en una habitación del Hotel Versalles estrechando lazos hispano-cubanos a base de chistes, chismes, y la justa cantidad del cotizado ron de la provincia. La justa cantidad, repito, hasta casi quedar en la pose que pregona la etiqueta: Paticruzado.



La Gran Piedra en  Santiago de Cuba  en un entorno similar al canario.
             
                   A la mañana siguiente, el desayuno tardío en el restaurante del hotel tuvo todos los ingredientes de lo onírico, más la dificultad de escoger por dónde empezar a relatarlo. Si por la atmósfera irreal del sol, al transformarse en gasas de mil tonos atravesando las cristaleras emplomadas que forman el tabique principal de cara al jardín. O por el entorno de gentes magníficas en su altura y en su piel coloreadas entre ámbar y arena, sin olvidar los blues lentos, sensuales, que el pianista nos obsequiaba como parte del menú.

              En medio de aquel clima, Ana María Trujillo Martínez se decide y me pregunta:

                  - Tú escribes. ¿Qué relación tienes con la prensa canaria?

                 - En principio, ninguna hasta ahora. ¿Por qué?

              - Porque te vengo observando y estoy segura de que podrías ponerme en contacto con la familia de mi padre en Las Palmas sin hacerme una mala pasada.

                      - Lo primero al menos lo intentaré -fue mi respuesta-. De lo segundo puedes estar segura. Siempre es antes para mi la credibilidad que el sensacionalismo. A ver, nombre de tu padre.

                          - Sebastián Trujillo Almeida, nacido en Las Palmas, así como mi abuelo y ya difuntos los dos. Desearía comunicarme con esa parte de mi familia e invitarles a que vengan a visitar Cuba y a estos primos, mi madre mi hijo y yo, que tenemos gran ilusión por conocerlos. Ojo con lo que escribes, Ana. Que quede claro que para mi Cuba es lo primero, que no se tergiversen mis palabras"
               
                      - Tranquila, Ana María. Escrito queda.


Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario