Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





GAUDÍ. EL ATRAYENTE GENIO DE LA LUZ (PARTE 2/3) MARK BURRY


 El detonante para que el arquitecto neozelandés Mark Burry llegase a Barcelona lo disparó una simple referencia oída durante una clase:
   
                -  Verá. En la Universidad escuché a un profesor que decía ante una imagen: ...Y aquí, ésto de un tío que se llamaba Gaudí y que hizo unas cosas rarísimas, pero que no creó escuela... Y punto. Como no había formado escuela pasamos de largo a  la siguiente lección. Pero a mi me quedó grabado aquello que yo veía como algo “different”...


El arquitecto neozelandés
Mark Burry (A.Mª.F.)
              
            NUEVA ZELANDA: CÁLCULOS Y VENTANALES



Publicado en Gaudí y Más. Marzo 2011
Del libro Gaudí. La Huella del Genio. Ana Mª Ferrin. Distrib. Ed. Experiencia

                       
                      ... No olvidemos que Nueva Zelanda es un país de constrastes también en Arquitectura y por esas características de fusión yo vi en el Modernismo aspectos interesantes para dedicarle mi tesis. Y pensé: Tengo que viajar a Barcelona y conocer la obra de Gaudí. Mochila y viajecito que no baja de las 30 horas.

                        
                        La carrera de Arquitectura en Nueva Zelanda consta de dos partes, cada una de ellas con una titulación particular. En ese intérvalo de un año entre las dos, el estudiante aterrizó en Barcelona siguiendo la estela del genio de Reus. La visión de la Sagrada Familia al subir las escaleras del metro se convirtió en el salvaconducto necesario para que no la olvidara en su vida. Multiplicaba por diez el impacto y las dimensiones que había imaginado, dejando en él tal impresión que poco después ya había decidido que la tesis no versaría sobre Eclecticismo, sino que Gaudí, él solo, sería el tema elegido. Aquellas formas rarísimas contenían carne de sobra para especializarse únicamente en ellas. Segun su propia expresión: - Me quedé admirado. Aquel hombre había conseguido atrapar un instante de vida convirtiéndolo en piedra y dejándolo suspendido en el espacio.

                   - ¿Cúal fué el eslabón que lo integró como colaborador en la Sagrada Familia?
                              
                                  -  Me llevó la curiosidad por saber como continuaban una obra tan difícil. Aquellos campanarios inclinados, sin el director original, teniendo que trasladar y crear la construcción directamente desde las maquetas a los obreros sin planos intermedios, me fascinaban. Así que busqué la forma de hablar con el arquitecto que estaba al mando de todo aquello, el Sr. Bonet Garí, con el que tuve una entrevista en francés porque entonces yo sólo sabía cuatro palabras en castellano.


A la derecha Manuel Mallo acompañado
del arquitecto Octavio Vázquez. Ante ellos
la maqueta del puente de la Resurrección
(A.Mª.F.)  
     -        ¿Cómo resultó la entrevista?

-  Le hice dos preguntas que al parecer llamaron su atención. Una, ¿cómo se las arreglaban para trasladar una idea sintética hasta una obra tan complicada? Y la segunda, que a mi me intrigaba y creo que fue la decisiva para interesarlo, fue mi curiosidad por la traducción del proyecto hasta cristalizar en las órdenes diarias a los picapedreros.

Porque, ¿como explicarles bien a los obreros la obra práctica del día a día? Y ahí fue cuando él se me quedó mirando y me contestó: -¿Y por que no pide una beca a la Junta Constructora y lo descubre Vd. mismo?  Fue una etapa estupenda, hice buenos amigos y aprendí muchísimo trabajando con los expertos de la Universidad Politécnica de Barcelona. Me encargué de pasar los modelos de las maquetas de yeso a dibujos operativos, especialmente los ventanales.                          


LA ERA DEL SOFTWARE
                   
-                                      En su segunda etapa aquí, en 1990- 1992, empezaron a aplicar el diseño por ordenador pero les era difícil encontrar un software  que se adecuara a las formas de la Sagrada Familia.

                         -    Si. Desde que volví la segunda vez ha sido un gran adelanto conseguir la ayuda de los programas CAD (Diseño Auxiliado por Ordenador), específicamente los que utilizan las empresas automovilísticas, así como las navales y aeroespaciales. Para las formas tan complicadas de Gaudí no servían los programas usuales de diseño, ya me lo advirtieron en la Universidad de Inglaterra la primera vez que me interesé por ellos.

Matilde y Odón Pérez, de Cádabo-
Baleira en Lugo, posan ante el
capitel de la Sagrada Familia que
presidirá una plaza de su pueblo.
(A:Mª:F:)
                                     
                     -   La informática aplicada a Gaudí habrá agilizado los métodos de trabajo... 

                     -     Mire, con estos métodos ( y mucho esfuerzo, no crea), está trabajándose en cada piedra por separado. Así luego se trasladan aquí y quedan unidas perfectamente, muchísimo más fácil  de lo que debió ser en la época de la Casa Milá y no digamos en la medieval, primero apilándolas y luego teniendo que subirse los obreros para picar las juntas -y añade un dato elogioso para la técnica-. Ahora con Internet todos los colaboradores del proyecto estamos conectados para poder transmitirnos al momento cualquier dato.
                               
                    Subrayando las palabras del arquitecto, el gran portón corredero de la calle Mallorca se abre deslizándose hacia la izquierda, empujado desde dentro por dos obreros. La columna que irá sobre la cantoría muestra su blancura, cabalgando bien sujetas sus cuatro piezas sobre la caja del gran camión de conducción especial que las ha traído desde el taller de picapedreros de Manuel Mallo situado en Galicia. El  operador de la grúa hace su trabajo, descargándola con la limpieza de un barman que trasladara con sus pinzas cubitos de hielo desde la cubitera al vaso.


 JOSEP Mª SUBIRACHS

-         No voy a entrar en como están hechas las esculturas que
ordenó Gaudí, entre otras cosas porque después de ver el conjunto de la Fachada del Nacimiento en una puesta de sol, con la luz dorándola, sobran las palabras. Pero en ese apartado de los elementos añadidos, prefiero con mucho las esculturas de Subirachs en la Fachada de la Pasión. Es una interpretación personal con todas sus consecuencias.
                
-                    -   Por su dedicación usted se ha ganado el derecho a la crítica,
¿Qué valoración hace de La Pasión?

-                                -  Valentía es la palabra. La Junta de Obras tomó una decisión muy brava. Cogió a un escultor de categoría conocido por su independencia y le dio libertad para que hiciera su interpretación personal. Yo creo que ya se contaba con un cierto grado de polémica, aunque la reacción que desencadenó fue terrible, impresionante – El mismo Burry conoció durante uno de sus viajes a Barcelona las manifestaciones contra Subirachs y aún hoy, casi diez años después, recuerda los hechos como algo desmedido -. Cada vez que vuelvo veo una nueva pieza de Subirachs. Unas me gustan más que otras y por eso no puedo saber si cuando esté toda la fachada acabada me gustará, pero creo que si. Estamos a punto de comenzar el ventanal que irá entre las dos torres centrales y esa ventana me gusta mucho, es muy bonita. Cuando la vió Subirachs también le gustó.


Como gigantescos corazones, los capiteles aguardan en la
factoría de Rábade, Lugo, su traslado a Barcelona (A.Mª.F.)
                            
  En lugar de arcos, los techos se cubrirán de ramas entrelazándose hasta formar un solo bosque, única copa de múltiples árboles que sostendrá sabiamente la cubierta del Templo. Y resulta evocador que mientras Gaudí elaboraba éstas soluciones de tanta influencia forestal, Antonio Machado componía unos versos dedicados a la familia barcelonesa de los Masriera, versos por los que desfilaban otras características, espirituales y físicas, con las que el poeta revestía los árboles ibéricos que había utilizado el arquitecto en todas sus obras:     

                    El roble es la guerra,
                    dice el valor y el coraje.
                    ... El pino es el mar y el cielo,
                    y la montaña : el planeta
                   ...La palmera es el desierto,
                   el sol y la lejanía.
                   ... Las hayas son la leyenda.
                   ...Los chopos son la ribera,
                   liras de la primavera.
                   ... Tiene el manzano el olor,
                   el eucalipto su aroma,
                   el naranjo la fragancia.
                   Y es del huerto
                    la elegancia,
                   del ciprés, oscuro y yerto.

Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada