Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





GAUDÍ, RIUDOMS Y LA COPA DE EUROPA


                                      


                           Los de Riudoms jamás se rinden.

                     Ya sea desde las páginas de cualquier publicación a la que tengan acceso o desde su revista emblemática, L’OM. En radio, en televisión. Por medio de la edición de libros. Aprovechando inauguraciones, verbenas, Ferias de la Avellana o visitas ilustres. Allí donde haya una cámara, un micrófono, un periodista con su block de notas, aparecerá un vecino de Riudoms reivindicando que el insigne arquitecto Antonio Gaudí  vio la luz entre los olivos y avellanos de su demarcación. Desde el más anciano hasta el pequeño que juega en sus calles y te coge de la mano para enseñarte el Mas de la Calderera, conocido como la casa natal de Gaudí,  están convencidos de ello, LO SABEN. Y por eso, desde hace casi un siglo y sin importarles la opinión ajena, lo aseguran ante quien sea por mucha autoridad que ostente.


      De izquierda a derecha: Jaume Ferrant, Vicenc Solsona, Xavi Lázaro 
                                               y Lluisma Notario.


   HASTA LONDRES


Publicado en Gaudí y Más. 8 de junio de 2011


                                        Vamos, que eso de que nació en Reus, la señorial, de la que distan 5 kilómetros, podrán creerlo los forasteros pero no los naturales. Ellos saben muy bien que Gaudí se sentía un riudomense más, querido por ellos y a los que él también quería. Que el cielo de Riudoms, allí donde sin duda nació su padre y el pasó mucha de su niñez, su tierra, sus pájaros, las parras, los brotes de sus árboles, fueron la inspiración del genio y quedaron fijados en la retina del niño curioso, con tal fuerza, que traspasaron los mapas y se hicieron conocidos por todas las culturas, haciendo que desde Nueva Zelanda a la Patagonia la obra del arquitecto basada en el paisaje de esta tierra del Camp de Tarragona atraiga millones de visitantes.

                    Queridos amigos. Como he dicho muchas veces, yo no soy quien para rectificar lo que escribió el genio de su puño y letra en múltiples ocasiones oficiales y jamás lo haré. Y a eso me remito cada vez que me preguntan, algo que por cierto sucede muy a menudo.

                  Si nació en Reus o Riudoms sería cuestión de preguntárselo a la propia madre de Gaudí, q.e.p.d. y ya no es posible. Otra cosa es cuando van más allá y quieren saber mi punto de vista sobre sus sentimientos, de dónde se sentía el genio, porque de eso podríamos hablar más. En mi opinión, él se sentía de Riudoms. De allí eran los vecinos que a menudo lo visitaban trayéndole recuerdos del pueblo y aquel aceite que él trataba como un tesoro y con el que aliñaba su comida, muchas veces con verduras traídas también de sus huertas. Durante casi treinta años he hablado con mucha gente cercana y con los hijos de éstos y de ahí mi convencimiento. 



Jaime Martínez Abad, el guía de la Sagrada
Familia y yerno del guarda de las obras
Jerónimo Alpiste, acompañó al párroco Gil
Parés en su búsqueda de Antonio Gaudí
 la noche  después de haber sido atropellado 


                     Empezando por la familia Alpiste, guardas de las obras, que lo cuidaron y vivieron tres generaciones en la Sagrada Familia, ellos tampoco tenían duda. Cuenta Jaume Martínez Alpiste, tercera generación, nacido en la Sagrada Familia: -Entre los empleados de las obras la creencia de dónde había nacido Gaudí estaba dividida, unos hablaban de Reus y otros de Riudoms –le había contado su padre, el guía de la Sagrada Familia, Jaume Martínez Abad-. Pero a mí me dijo que él era de Riudoms. O como cuando Gaudí contestó a una representación de Riudoms, que habían venido a Barcelona para agradecerle la donación de un terreno de su propiedad para que la juventud lo dedicase a campo de fútbol: No teniu que agrair-me res. Jo, pel meu poble, tot (*). También entonces estaba refiriéndose sin rodeos a Riudoms.



Jaume Martínez Alpiste
                    
                      Así que, bien por los habitantes de Riudoms, que igual que hizo el maestro durante toda su vida, ni se rinden, ni dejan de aprovechar cada ocasión que se presenta para declarar su orgullo por tener a alguien de la talla de Antonio Gaudí dentro de su historia, en la misma savia de su historia, alguien que murió portando en sus bolsillos un puñado de esa savia en forma de avellanas.

                    Y a los barcelonistas que llevaron su bandera/pancarta hasta Londres, apoyaron a su equipo que jugó en estado de gracia y se trajeron a casa la 4ª Copa de Europa, ¡FELICIDADES!


 (*)  No tenéis que agradecerme nada. Yo por mi pueblo, todo. 


Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada