Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





GAUDÍ: SUEÑOS TANGERINOS (1ª PARTE)



                 
Conviene detenerse unos instantes para llamar la atención sobre cómo puede llegarse a una misma conclusión final,  partiendo de principios muy diversos. Leyendo las referencias que hacen de Gaudí los grandes nombres de la arquitectura, historiadores, artistas: George C. Collins, Roberto Pane, Juan Eduardo Cirlot, Carlos Flores, Salvador Dalí, se comprueba que al ver sus obras todos experimentaron una convulsión interna que en poco se diferencia de la que impacta al simple turista, cuando aprovecha un viaje para  conocer algo de ese tal Antonio Gaudí.


Postal enviada por Gaudí a su cliente Mariano Andrés, de la Casa Botines 
de León, en la que figura la maqueta de las Misiones de Tánger.
                          


PROYECTO DE MISIONES PARA TÁNGER

Publicado en Gaudí y Más. 17 de Septiembre de 2011


Si uno es un exquisito buscará explicaciones alambicadas a lo que está viendo, del tipo ...a partir de arquetipos remotos, la estructura es un vasto ingenio esencial que autoriza una comparación como pictoricidad entendida en el sentido más amplio... O razonamientos  más o menos crípticos: ...en la bóveda vaída tenemos compresiones en el luquete y las tracciones de las pechinas son absorbidas por los arcos formeros, y aunque sean de planta muy oblonga... O sin más, pasará un rato contemplando en silencio la creación acariciándose la barbilla, para terminar soltando al final un satisfecho: Bien...

            
Mezquita en Kananga, Burkina Fasso


De una u otra forma el hecho decisivo quedará ahí, grabado en la memoria, formulando un interrogante: ¿Por qué un edificio, un monumento que simplemente se ve, un puente, aguardará durante siglos una mirada que nunca llega? 


Mezquita en Burkina Fasso


Mientras al contrario ¿A qué se deberá que quien haya contemplado una vez la Casa Batlló seguirá buscando inconscientemente con los ojos su perfil de escamas, cada vez que las circunstancias vuelvan a colocarlo ante ella? Un hilo de plata, un único interés cósmico que va más allá de relumbrones impuestos, acaba colocando en su lugar lo verdaderamente original. Original es volver al origen, definió lúcidamente Gaudí. Volver a la sustancia de la tierra, a la que nos alimenta y nos sostiene física y espiritualmente.


Claudio López Bru, 2º Marqués de Comillas



1891, 1892, 1893, 1894. Años de lucha, éxitos y desaparición de personas que fueron puntales en la biografía íntima de Antonio Gaudí. Adiós al obispo Grau, a Josep Mª Bocabella, a  Francisca Bocabella, cuando Gaudí, el antiguo estudiante que había admirado sobre 1874 las fotografías orientales que guardaba la Escuela de Arquitectura, se vió en alguno de aquellos escenarios en 1891 gracias a la generosidad de Claudio López Bru, segundo marqués de Comillas. De Barcelona a Tánger, el viaje inolvidable de su vida.


Puede que no se haya valorado lo suficiente este único trayecto del arquitecto fuera de Europa, ya que de él surgirían muchos logros posteriores.
           
A la ciudad marroquí, hervidero de culturas, iba dirigido el siguiente proyecto benéfico/religioso del franciscano arabista José Lerchundi (1), protegido de Dº Claudio López y de su esposa María Gayón Barrié. Los fondos para la construcción de la Misión Franciscana se preveía que fuesen aportados por varios cauces; la Asociación de Damas de la Sra. López, el mismo Marqués y el Estado Español.

          
Zona centro del Tánger colonial


 
Gaudí trabajó más de un año en este complejo proyecto que inauguró la serie de sus trabajos religiosos de peso. Ya no se trataba de colocar una crucecita o una capillita como accesorio. Este encargo era un conjunto integral de fe y cultura, la primera de las montañas sagradas que intentaría escalar durante su carrera. En octubre de 1893 ya tenía diseñada una poderosa muralla casi circular insertada de finas torres protectoras. 


El  P. Franciscano José Lerchundi


En su interior aparecían escuelas, un convento, una iglesia concebida en forma de cruz de la que se alzarían ocho campanarios rodeando a otro mas elevado. Las dimensiones, después de un estudio llevado a término en los años 60 por Tokutoshi Torii, parecían alcanzar los 120 mt. de largo por 80 de alto, aunque haya estudiosos que pongan en duda tanta grandiosidad.

           
La esposa de Claudio López, María Gayón Barrié


El resultado se apartaba de los neogóticos y mudéjares anteriores de Gaudí, lo que figuraba en los planos era algo desconocido, primitivo, surgido del centro de la tierra. Puede especularse sobre si tuvo en sus manos el libro de viajes de Ali-Bey publicado en 1856, en cuyo caso pudo conocer sus apuntes de arquitectura del Bajo Egipto.



Palomares dibujados por Ali-Bey durante su viaje por Egipto
                         


O si accedió a las imágenes y descripciones que más tarde serían dadas a conocer por Leo Frobenius en su libro Culturas Africanas: ...En 1910, en el país Yoruba, advertí un emplazamiento consagrado a los sacrificios al dios Edschar, dios del orden y de la imagen del mundo, (el espacio) de una disposición muy singular..., contenía cinco conos de arcilla, en medio el mayor y rodeando éste cinco conos más pequeños, estando circundados todos ellos por una franja circular...





Minarete en una mezquita de Mali




Pero no son tan decisivos estos antecedentes. Descrita por varias plumas de peso se abre una nueva perspectiva inspiradora en la que nadie había pensado: las caracolas.


                      ...A medida que se desarrollaba el trabajo de Gaudí, se hizo más aparente la influencia de las formas naturales en los volúmenes más grandes. Ya no los aplicaba decorativamente como en sus primeras construcciones. Las formas naturales creadas para resistir el viento y la intemperie requieren estructuras sólidas. Las formas de las caracolas que poseen estas cualidades pudieron haber inspirado las torres...(2)


                       ... El proyecto de 1893 para las Misiones Franciscanas de Tánger ilustra bien claramente el amor de Gaudí por la Naturaleza: las torres tienen la forma, a la vez ligera y resistente, de ciertas conchas...(3)  


Un resultado interesante aparecerá si nos tomamos la molestia de observar las dos fotos siguientes y en un alarde imaginativo las fusionamos, introduciendo las caracolas dentro del muro circular que circundaba el fuerte de Cabrerizas Bajas, en Melilla. La composición resultante entre las caracolas marinas fotografiadas por el ayudante de Gaudí, el escultor Joan Matamala, y la fortaleza construida entre 1884 y 1886 que muy bien pudo ser contemplada por Gaudí en su viaje al Norte de África en 1891, nos dirige a la maqueta realizada en barro por Gaudí para las Misiones Franciscanas, incluida la decoración espiral de las torres. 


Caracolas agrupadas y fotografiadas por el ayudante de Gaudí,
 Joan Matamala,  para explicar la similitud con las torres del arquitecto
Fuerte de Cabrerizas Bajas en Melilla. Años 1884-1886
     

Aquel primer proyecto de gran envergadura, del que el arquitecto guardaría  una fotografía colgada en la pared de su estudio hasta el final de sus días, iba a vivir tal cúmulo de contratiempos y en tantos campos, que acabó rebasando la resistencia del arquitecto.



Maqueta de Gaudí en barro para la Misión de Tánger
                            
                                                                                      Continúa...



Ana Mª Ferrin



(2) Antonio Gaudí. 1961. James Johnson Sweeny y Josep Lluis Sert. Ed.Infinito. Buenos Aires
(3)  La Visión Artística y Religiosa de Gaudí. 1971Clovis Prévost y Robert Descharnes, Ed. Aymà                                                                              

2 comentarios:

  1. ¡¡¡LA SEGONA PART JA, PER FAVOR!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Eso eso la segunda parte ya y que no tarde PCALDERON

    ResponderEliminar