Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





SUBIRACHS. UN TÍMPANO PARA LA PASIÓN


CONSULTA DE JOSEP G.S.


RESUMEN


                           Hola Ana Ferrin. Como me interesa Gaudí... 
                        ...Ahora le mando dos preguntas... Qué se sabe del leon y el cordero que iban en el proyecto original de la Pasion que hizo Gaudí... qué le parecen las luces que han puesto en las columnas de la Sagrada Familia... neón, como en una capilla de bodas en Las Vegas, parecía que de un momento iba a salir por allí un tipo vestido de Elvis … aún no me creo lo que he visto, cómo es posible…  

RESPUESTA


                        Hola Josep. A ver que le parece lo que le cuento.

                  Me habla usted del león y el cordero que van en los extremos del tímpano que rematará el pórtico de la fachada de La Pasión en la Sagrada Familia, y ya lleva tiempo trabajándose en ese relieve que medirá 36 metros de largo por 5,50 de alto una vez terminado e instalado. Este elemento arquitectónico recibe también los nombres de frontón, frontis y frontispicio.


Uno de los últimos dibujos de Subirachs para el tímpano. 2003 (A.Mª.F.)

Sobre el portal a la izquierda, vista de un fragmento del
tímpano. 2008 (Foto: Juan Pablo Valenzuela)

A ambos lados del perfil superior del tímpano, un león y un cordero.
Dibujo original de Antonio Gaudí. 1911

UNA DE CAL, OTRA DE ARENA


Publicado en Gaudí y Más. 29 de Febrero de 2012


                          En esta ocasión, al actualizar el proyecto no se siguieron las pautas originales de Antonio Gaudí, basta echarle una mirada al dibujo que el maestro realizó en Puigcerdá para La Pasión, cuando se encontraba en estado de gran debilidad y abatimiento por una anemia a la que se añadían otras circunstancias. Como puede verse es un dibujo triste, en clave ósea y calavérica cercano a esas capillas del tipo Capela dos Ossos, en Évora, un diseño mucho más tenebroso de lo que ha resultado la creación del escultor Josep Mª Subirachs. 

                           Para ese tímpano de la portada se ha reinterpretado el concepto que ya empleara el arquitecto en la fachada del Nacimiento, cuando colocó una estela con los nombres de los antepasados de Jesús a partir de Abraham, rodeando en espiral la columna instalada en el parteluz de las dos puertas centrales.



A.Mª Ferrin reflejada en el espejo mientras fotografiaba una prueba del
dibujo original de Subirachs para el tímpano. 2009 (A.Mª.F.).
Columna de la fachada del Nacimiento rodeada por
una estela con la genealogía de Jesús. 1998 (A.MªF)  
                        


                      Siguiendo las indicaciones de la Junta de Obras, Subirachs empezó a desarrollar en 2001 una primera idea para el frontis conteniendo veinticuatro imágenes entre patriarcas y antepasados de Jesús y profetas, todos ellos en clave figurativa. Pero pronto cambió la línea del proyecto al comprender que tantas esculturas en lo alto del pórtico restarían atención a los personajes de La Pasión, que por lógica debían ser los auténticos protagonistas de la fachada.

                           Abriendo una segunda vía interpretativa, Subirachs inició otro proyecto que en lugar de imágenes mostraba sólo 30 nombres acompañados de diversos símbolos bíblicos, así Moisés y las Tablas de la Ley o Elías y el fuego. El nuevo diseño además de potenciar el protagonismo de los grupos escultóricos, tenía la ventaja añadida de aligerar el peso soportado por la base del tímpano compuesta por 18 pilares muy finos, según dibujó Gaudí en el documento de Puigcerdá.

A la izquierda, figura del cordero ya terminada, a la derecha el modelo en yeso,
en los almacenes de la S.Familia. 2009 (AMªF)

Las maquetas del león y el cordero con un apunte
del frontis. 2009 (A.Mª.F.)
                          
                             Aprovecharé la ocasión para responder también a otros correos llegados a medida que los seguidores de Gaudí van teniendo ocasión de ver los nuevos detalles colocados en el interior de la nave. Usted me pregunta si se harán las figuras que Gaudí colocó en su dibujo, el león y el cordero situados en lo alto uno a cada lado del portal, sobre esto puedo decirle que esas dos tallas ya están realizadas, aunque por ahora duerman en las dependencias de las obras. Más adelante ya veremos si acaban en la fachada. Sobre estas líneas le adjunto una ya terminada para que vaya haciéndose a la idea.


 Resulta notable el trabajo industrial de estos plafones
en poliéster combado, de brillante superficie traslúcida festoneada de vidrio
coloreado y con diversos símbolos silueteados en bronce.
Pero, por favor, ¿colocarlos en los capiteles de la Sagrada Familia?
El plástico con los símbolos de el león y el cordero en sendos capiteles del
ábside de la Sagrada Familia.  (Foto: www.elliodeabi.com)  


                             En cuanto a la idea de emplear materiales plásticos estoy de acuerdo con usted en que nadie espera ver algo así en obras de calado histórico, y cuando eso sucede da la sensación de que alguien persigue un titular. En mi opinión esas derivas quedan bien para recintos del tipo al que se refiere, pero un capitel de la Sagrada Familia merece otros complementos. Dejando claro que tuve ocasión de ver uno de los plafones y le aseguro que se trata de una pieza verdaderamente notable, por la investigación y el esfuerzo que se adivina en su realización y a la que no favorece nada el haberla colocado en un lugar tan inadecuado, malo para la pieza y peor para la basílica.

                       Lo que aquí interesa es dejar claro que Antonio Gaudí queda al margen por completo de esa elección, que nada tiene que ver con ella exceptuando el nombre que figura perfilado en bronce en cada uno de los apliques –Marcos, Lucas, etc.-, ya que el maestro sí dejó dispuestos a qué personajes deberían ir dedicadas las columnas. Así que puede estar usted tranquilo porque todo el mérito de lo que vemos en esos paneles lumínicos, dibujo, diseño y materiales, pertenece exclusivamente a la actual dirección de las Obras (*).   

                       Quizás por eso mientras escribía este post, me ha venido a la memoria un fragmento de las declaraciones de Josep Mª Subirachs durante su estancia de 1988 en Corea para inaugurar su obra Los Pilares del Cielo y no me resisto a reproducirlo. Forma parte del dossier con las entrevistas de los medios asiáticos en Seúl, donde el escultor centró sus opiniones sobre escultura situàndose a distancia de los epatantes del momento, remitiéndose a la sabiduría de las técnicas usadas secularmente, alejado de soportes de moda y defendiendo la utilización de materias nobles, ya que:

                      -Son los materiales eternos que han conservado durante milenios las obras perfectas -añadiendo su compromiso como artista-: La modernidad de una obra ha de estar en su espíritu, en la forma. Ser contemporáneo con una escultura en metacrilato o aluminio es muy fácil.                                


Ana Mª Ferrin


(*) Este proyecto, uno de los últimos de Subirachs para La Pasión, figura en  El Tacto  y la Caricia. Subirachs. Ana Mª Ferrin. 2011. Ediciones Experiencia. 
           

2 comentarios:

  1. Hola. Magnífico post, enhorabuena. Quería preguntarte un par de cosas: además de lo que citas, el león y el cordero, tengo entendido que en el frontón debía figurar la inscripción ''Jesus Nazarenus, Rex Judeorum'', así como cruces de todos los ritos y países; ¿sabes algo de ello?

    Otra cosa: veo por el dibujo de los profetas y patriarcas que algunos nombres difieren a lo proyectado, según Puig Boada debía ser:

    * Profetas: Isaías, Jeremías, Zacarías, Ezequiel, Daniel, Jonás y Juan Bautista.
    * Patriarcas: Adán, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, Samuel, David y San José.

    ¿Sabes por qué la variación, ha sido por voluntad de Subirachs?

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos.
      Buenas preguntas, E.

      Según mi experiencia, las veces que tuve ocasión de ver a Subirachs iniciando un nuevo grupo para la fachada, junto a los bocetos y modelos en yeso o barro que utilizaba como pauta, siempre iba un listado proporcionado por la Dirección de las obras con los nombres de las figuras que debía tallar. En cuanto al tipo de símbolo, vestimenta, características físicas etc, con que representaba la imagen, ahí era el propio artista quien determinaba por cuál decidirse, ya que a menudo un mismo personaje puede mostrarse con una apariencia distinta ya se tome como guía su profesión, procedencia, anécdotas, causa de muerte, etc, y esa opción era Subirachs quien la escogía. Y es bueno saber que lo hacía después de estudiar largo tiempo cada detalle con una profundidad exhaustiva, que él consideraba necesaria para dotarlo de la máxima autenticidad.

      La mayoría de las veces la Dirección daba por buena su opinión y así se esculpía la figura, pero siempre, y eso lo sé con toda seguridad, precisaba de su autorización final, por lo que la decisión de que sean unos nombres y no otros los que aparezcan, no tengo ninguna duda que proviene de los citados responsables.

      En cuanto al tema del “INRI” le diré que sí aparece en la fachada pero de una manera inaudita, tanto, que el primer sorprendido fue el mismo Josep Mª Subirachs cuando se lo hicieron saber.

      Pero a esto me disculpará que no le responda. Está a su disposición en las cuarenta páginas del capítulo referido al escultor en mi libro Gaudí. La Huella del Genio:
      http://amf2010blog.blogspot.com.es/2001/07/gaudi-la-huella-del-genio-sinopsis.html

      Aplaudo su interés por Gaudí y Subirachs, que comparto.

      Eliminar