Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





SAGRADA FAMILIA, CUBISMO Y POP ART


    
                  Una curiosidad que valdrá la pena observar a quienes se interesan por la obra de Gaudí, son los cuerpos que soportan los terminales de los campanarios en sus últimos 25 metros -que por cierto mandó hacerlos en hormigón-. Estas figuras geométricas presentan unos volúmenes cercanos a los maclas (agrupaciones de dos o más cristales) que ya eran cubismo escultórico desde 1909 de la mano de Picasso y su Cabeza de mujer y Jacques Lipchitz con Marinero con guitarra, entre otros


Remates de los campanarios de la Sagrada Familia formados por
  poliedros de hormigón unidos a la manera natural de maclas. 

Macla de aragonito formada por poliedros interpenetrados

Cabeza de mujer, Picasso 1909


Marinero con guitarra. 1917. Jacques Lipchitz.


A LA VISTA DE TODOS, VANGUARDIA


Publicado en Gaudí y Más. 23 de Junio de 2012


                    Gaudí ya había demostrado en 1914 al entrevistarse con el vanguardista portugués Amadeo de Souza-Cardozo (*) que tenía muchas más inquietudes plásticas de las que pensaban quienes creían conocerlo. Repitiendo la acción al huir del realismo para los pináculos de la Sagrada Familia donde, según declaró, representaba los tres signos episcopales: mitra, báculo y anillo, Gaudí se decantó por descomponer esos símbolos en factura cubista. 


                        Fue otra faceta de sus ideas renovadoras, de las que comentaba con retranca cuando alguien se sorprendía de sus hallazgos: -Y eso que no construyo todo lo que me pasa por la cabeza, porque si no dirían que estoy loco..., por lo que el insólito movimiento de la arquitectura cubista que se inició en Praga a principios del siglo XX, pudo ser un estímulo para que Gaudí culminara de manera sorprendente en 1925 la única torre que logró terminar. 


Los tres símbolos de los obispos en el terminal de los
campanarios. De arriba a abajo: Mitra, báculo y anillo

Secuencia de tres caras de un mismo campanario donde se aprecian los varios
poliedros unidos por Gaudí para crear los terminales

Farola cubista de Emil Kralicek, 1913


                         Bastará con echar una mirada en la capital checa a la farola cubista realizada en 1913 por Emil Kralicek que aún pervive en la plaza Jungmann, así como a ciertas soluciones de la Cooperativa de Maestros proyectada por Otakar Novotny, comparando su geometría con la escultura final de los campanarios de la Sagrada Familia, donde se aprecia un esqueleto estructural de innegable vanguardismo. De más acá, Joan Miró tomaría prestado de Gaudí en 1983 el concepto final de sus torres, incluidos cromatismo, verticalidad y cerámica para dotar a su escultura Dona i Ocell, Mujer y Pájaro, del mismo sentido. 


                 Como hizo desde Nueva York el icono del Pop Art, Roy Lichtenstein, trasladando a nuestra ciudad su dibujo Barcelona Head para transformarlo en manos del escultor extremeño Diego Delgado Rajado, en otro de esos puntos de la ciudad donde dormita el espíritu de Gaudí y sus pináculos. Fijémonos en esa figura montada con ocho piezas realizadas con su mismo criterio. Multiformes, prefabricadas con piedra artificial trabajada por Delgado y recubierta de cerámica coloreada con idéntica paleta a la utilizada por nuestro arquitecto.  


Dona i Ocell, (Mujer y Pájaro), de Joan Miró, 1983, en  el
Parc de L'Escortxador, en Barcelona.
   
Barcelona Head , Cabeza de Barcelona, 1992.
De Roy Lichtenstein. Pº Colón, Barcelona

Hotel Puerta de América, Madrid. 4ª planta. Proyecto de
Plasma Studio, Londres.


                  Finalicemos dando un paseo por el 4º piso del Hotel Puerta de América, en Madrid, allí comprobaremos que al caminar entre sus vértices retrocedemos hacia los sorprendentes campanarios de Antonio Gaudí, rematados por múltiples poliedros con algún añadido esférico y evidente ruptura con el resto de la Sagrada Familia. Nuevas formas que estando a la vista de todos, en su momento no fueron captadas en su verdadero sentido anticipatorio y cuyas composiciones a base de cubos, vacíos, prismas y pirámides alabeadas, contienen el legado de su último testimonio como artista vigía del tiempo que le tocó vivir.


    Ana Mª Ferrin                   

2 comentarios:

  1. Veo que te gusta mucho Gaudí. Aqui te envío una entrada que hice en mi blog sobre la Torr Bellesguard, una autentica maravilla: http://instantsbarna.blogspot.com.es/2014/09/torre-bellesguard.html

    Por cierto te enlazado tambien

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordi, tienes una mirada excelente.

      Igual uno de estos días te atraco para mi cabecera.

      Eliminar