Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





DE PARASOLES, SOMBRILLAS Y QUITASOLES


                     

                Las hemos visto de rafia o cristal, ladrillo y hormigón, seda y madera, lona, plástico, hierro, aluminio, vegetales. De gruesas columnas o perfil de esqueleto. Angulares, de espiral, oblicuas. Señoriales y de puro arte povera. Modernistas y románticas, abstractas, helenas, faraónicas o intimistas. Unas te dañan la vista y las hay que te las llevarías a casa para jivarizarlas y colocarlas en tu terraza.

            Son las sombrillas, marquesinas, o parasoles públicos, que atemperan el sol sureño protegiéndonos y haciendo más grato –casi siempre- nuestro paseo.                         


  

    

En ésta calle principal de la parte antigua de Águeda, poesía de color en lo alto
 y octágonos de sombra en el pavimento


SOÑAR EN ÁGUEDA



Publicado en Gaudí y Más. 23 de Junio de 2013


                          En una calle de la localidad de Águeda, en Portugal, vemos la imaginación aupada al Poder por medio del festival de arte Agitagueda, promovido por el Consejo de la ciudad donde podemos ver reinando esta instalación, Sky Umbrella. Arco Iris tamizando la luz de un julio agresivo que para los visitantes siempre será recordado como un paseo alegre bautizado por los naturales como La calle de los paraguas. No trascendió el nombre del autor, sí el de la fotógrafa Patricia Almeida, que tomó las instantáneas y las brindó a los medios dando a conocer la magia de esta poética ya vista en otras ocasiones, que parece flotar sobre las cabezas de los viandantes. La breve agitación de las telas por efecto del aire parece escurrirse por las fachadas de las casas hasta dejar alfombrado el suelo con un leve vibrar que tiene mucho de hipnótico…entre espigas, entre flores/, de arena y sal la sombrilla...  



Mejor que una marquesina, el majestuoso árbol protege a la viajera del sol de
Águeda. 2013. (A.Mª.F.)




En el palacete en ruinas Quinta Pauliceia, junto a la fuente da Bicha Moira en Águeda,
Portugal, la Naturaleza defiende del sol la entrada de la construcción. 2013 (A.M.F.) 





Diferentes en diseño, parejos en concepto, un banco y la sombrilla Lotus de Umbrosa protegen del sol
                    
                    El banco anónimo de una plaza se eleva curvándose hasta componer un efectivo quitasol que hará más confortable la rápida parada del viandante. Mientras, una hamaca solitaria destaca sobre la arena blanca que un nubarrón oculto vuelve talco con la reverberación, donde una hoja granate sombrea la siesta de un cuerpo que se incorpora, mira y se zambulle, todo en el espacio de un parpadeo. La cámara capta la escena sin personaje, o mejor, convierte en protagonista a la sombrilla Lotus, hoja de ficus, narradora que cuenta su historia en un primer plano.



Aislado recuerdo del gran parque de Atracciones de Montjuich, el parasol de un
bar pervive en esta montaña de larga tradición festiva.


                        Del antiguo parque de Atracciones de Montjuich en Barcelona (1966-1998), permanece como testigo solitario este curioso parasol de hormigón que protegía un chiringuito, diseñado en 1965 por el arquitecto Antonio Riera Clavillé. Elemento que luego hemos visto reproducido en mayores dimensiones como techado de cierta marca de gasolineras.







    


Panorámica de la plaza, y día, tarde y noche,  la espectacular marquesina de setas atrae a locales y
visitantes a sus múltiples opciones de ocio.
                        
Jürgen Mayer, arquitecto proyectista del parasol Metropol, de la plaza de la Encarnación
de Sevilla.
  
Felipe Palomino González, el arquitecto sevillano autor del Museo Antiqvarium. 
   

                Sevilla. El espacio Setas de Sevilla, también llamado Parasol Metropol y las Setas de la Encarnación, exhibe su ensamblaje de madera extendido como una mancha de aceite sobre la plaza de la Encarnación. Sus seis estructuras de madera enrejada en forma de seta unificadas en su parte superior por un mirador, tienen al completo una dimensión de 150 x 70 metros, alcanzando una altura de 26. El coste, 86 millones de euros. La duración de su accidentada construcción, seis años, de 2005 a 2011. El autor del proyecto original es el arquitecto berlinés Jürgen Mayer, siendo el arquitecto sevillano Felipe Palomino González autor del Museo Antiqvarium de la plaza, además de haber participado en toda la obra.  

                         El desarrollo de esta estructura apabullante ha sufrido parones de años y cambios de concepto constructivo aparte de un salvaje encarecimiento de costes, entre ellos el debido al cambio de materiales, ya que en origen la estructura estaba pensada para realizarse en metal y acabó haciéndose en madera. Además, después de revisar un informe técnico encargado en 2005 se comprobó que el proyecto básico de Mayer no incluía pruebas de la técnica constructiva que debía aplicarse, por lo que se desconocía si existía alguna adecuada para permitir la compleja edificación de esos parasoles, que tal como estaban concebidos parecían irrealizables.

                         Llegado un cierto momento, el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín apostó por no dejar morir el proyecto y todo el consistorio se implicó en su continuación, logrando inaugurarlo en marzo de 2011 con una importante repercusión de los medios internacionales. Hoy se ha convertido en uno de los puntos turísticos de la ciudad con gran afluencia de visitantes que acuden a su Mercado y plaza de eventos bajo los Parasoles, que ofrecen sus restaurantes y tiendas, sin olvidar el Museo Arqueológico de su subsuelo. Porque debemos añadir que otro de los inconvenientes que ralentizaron estas obras fue la aparición de importantes restos de los periodos romano y andalusí, hoy reunidos en su Museo. El espacio Setas de Sevilla ha sido uno de los cinco finalistas del Premio Mies Van der Rohe 2013.  








Cruzando el río Manzanares y el Parque Madrid Río, tres vistas del puente de la Arganzuela.



El entonces alcalde Alberto Ruíz-Gallardón con el arquitecto Dominique Perrault. 2011



Dominique Perrault

  

                     Entre 2010 y 2011 se construyó en Madrid el Puente de la Arganzuela que cruza el río Manzanares y el parque Madrid Río, uniendo los distritos de Carabanchel y Arganzuela. Diseñado por Dominique Perrault como un sombreado colador de acero para uso peatonal, mide 556 metros de largo, con un coste de 12 m. de Euros. Su construcción en espiral está formada por dos tramos de 278 metros cada uno, que se unen en una plataforma central. Diseño  vanguardista que ha encontrado su espacio entre los habitantes de dos barrios populares del Madrid castizo.               









Las Corbetes y las Pérgolas de Enric Miralles y Carme Pinós en la Av. Icaria de Barcelona

Enric Miralles y Carme Pinós. 

                        En Barcelona, no se asuste si al caminar por la parte central de la Vía Icaria, lugar de paseo de la Villa Olímpica, ve planear sobre su cabeza las indescriptibles Corbetes de 1992 que traigo aquí, creadas con el propósito de protegernos del sol mediterráneo por los arquitectos Carme Pinós y Enric Miralles, fallecido prematuramente en el 2000 a los 45 años.


Farolas/Parasol de Carme Fiol y Andreu Arriola en el Parque Central de Nou Barris


Carme Fiol


Andreu Arriola

                           Con sus 17 Hectáreas, el Parque Central de Nou Barris es un pulmón de la parte norte de Barcelona que cuenta con unas originales farolas que son a su vez parasoles que buscan proporcionar sombra a los usuarios de este espacio. Las más altas tienen forma vertical de diapasón y de palma doblada las más pequeñas. El parque fue diseñado por los arquitectos Carme Fiol y Andreu Arriola y es un espacio de Barcelona pluripremiado por diversas entidades.


Las peinetas quitasol del Forum de Barcelona
           
                                 Aquí están. Con un concepto cercano a los anteriores, son un grupo de elementos del que ignoro su nombre original, pero la ciudadanía los llama Las Peinetas. A medio camino entre parasol y techo de glorieta, al estar tan juntos la sombra no pasa de ser teórica para los viandantes del Parque del Fórum, en Barcelona. Aunque quizá su autor sólo los imaginó como esculturas

                      












Vista aérea, día y noche en  Córdoba, del espacio CAAC de Córdoba, en el barrio de Vista Alegre


Fernando García Pino, arquitecto 


Manuel García de Paredes, arquitecto

                             El sol del interior andaluz cuenta en Córdoba desde 2010 con el Centro Abierto de Actividades Ciudadanas del barrio de Vista Alegre. Proyecto de los arquitectos Paredes & Pino, compuesto por 69 parasoles de láminas ligeras de aluminio que combinan su diámetro entre 7 y 15 metros, con una altura que varía de 4 a 7 metros, lo que permite cubrir un ambiente diáfano dejando correr libre el aire, bajo la sugerente iluminación que se derrama sobre un espacio polivalente para mercadillos y eventos.

                          En su pavimento compuesto por adoquines cerámicos se combinan nueve colores: gris, blanco, rojo, avellana, marrón, palo de rosa, maestranza, beige y flaseado negro-marrón. El fuste de acero de los parasoles lleva incorporados en su interior los elementos necesarios para una correcta evacuación de las lluvias, recogidas en sus cubiertas coloreadas. La iluminación integrada en su reverso permite una claridad tamizada adecuada a las actividades nocturnas de la plaza, logrando un entorno muy fresco y agradable. Algo plausible si tenemos en cuenta que en sus 9.000 m2, de sombrillas no existe la más mínima mota de Naturaleza, madera o verde, todo es inorgánico.  





Acuarelas originales de Isabel Seidel
http://spain.urbansketchers.org/2011/11/segunda-sketchcrawl-en-ourense.html
http://isabell-seidel.blogspot.com.es/

                La acuarela una vez más se hace un sitio en este cuaderno. Hoy es Isabel Seidel quien cierra desde la plaza Mayor de Ourense con sus sombrillas  -parasol/paralluvia- verdes y amarillas. 



Ana Mª Ferrin

4 comentarios:

  1. Volvemos así al concepto utilitario de arte, como en tiempos de los romanos. El arte que cumpla una función, que sirva para algo, además de adornar nuestras calles y plazas. Un sentido práctico y un alivio para los ciudadanos en días de calor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayetano, yo siempre con Roma y Grecia.
      La afluencia de público en verano nunca será la misma en una plaza fría de cemento sombreada con amasijos metálicos, que en el parquecillo de tierra con sus árboles y flores y su desnudo de mármol junto a un estanque, eso es inamovible. Saludos

      Eliminar
  2. Hola Ana siempre te leo pero hace tiempo que no comentaba .

    Lo siento pero las de Barcelona las veo muy pobres .Las demás me gustan todas las sombrillas pero lo que mas ese quitasol de Agueda,.vaya, vaya que ejemplar .Que entrada mas original

    Abrazzos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué voy a decirte, por muy barcelonesa que yo sea la verdad no tiene más que un camino.
      Y que me alegra que compartas estas cosillas envíando unas líneas.

      Ese quitasol de Águeda también lo querría para mí.. Petons.

      Eliminar