Foto cabecera

IMGP4946 Músicos y bailarina del Institut del Teatre de Barcelona, actuando en un bus de la ciudad durante unas jornadas musicales. (A.Mª.F.)





GAUDI Y SU CURIOSO COMPAÑERO DE CENA


                            
                          La sensibilidad hacia los detalles menudos que siempre demostró Antonio Gaudí, es privilegio de los grandes espíritus.

                          Es el arquitecto preferido por los niños de Barcelona, que se conocen sus edificios y a menudo los reproducen en las clases de plástica. Dedicado a ellos y a todos los seguidores del maestro, va el siguiente relato con final verídico.  

                           Aunque ser admirado por esa legión de menores también es una baza para quienes menosprecian al arquitecto, apoyando sus argumentos en esa circunstancia para tildar el conjunto de su obra de Disneylandia. Para ellos también, para que lo disfruten, aquí lo tienen. 
         

.................

                         En la quietud de la noche, una piedra negra situada sobre el césped de la plaza Gaudí pareció moverse al ser recorrida por las luces  de un coche. Poco después la impresión se reafirmaba al vérsela avanzar pegada a la hierba con la suavidad de una bala. Era una criatura viva, de piel y huesos, un topillo pardo que abandonaba la entrada de su madriguera disimulada entre los olivos, tras la cabina de aseo situada en la acera de la calle Provenza.


Medio oculto a la vista de los viandantes de la Plaza Gaudí, el dolmen cubre el manantial que
da al estanque. 2000 (A.Mª.F.)

Topillo gallego


               UN RELATO CON FINAL VERÍDICO

DE PINTORES, PACIENTES Y DOCTORES. (1)


                        Todo un mundo, el de la medicina, los enfermos y sus médicos, cuando los acompaña el pintor oficiando de notario de su tiempo y lugar.

                        Enseñándonos el terror de caer en según qué manos y épocas de ignorancia médica, aprovechadas por curanderos y farsantes capaces de todo. 

                            Descubriéndonos la mirada irónica del retratista, al captar la elegancia con que el científico mueve sus manos con sonrisa de complacencia mientras practica una trepanación. Igual que cuando procede a extraer de un cerebro trastornado “la piedra de la locura”.

                              Sin olvidar que médico y artista pueden convertirse ellos también en protagonistas del cuadro.


Extracción de la piedra de la locura. c.1490. Oleo sobre tabla de roble.
El Bosco. Museo del Prado. Abajo, detalle de la extracción de la flor.



Delicadeza complaciente. Trepanación en un grabado anónimo


EL PULSO DEL NARRADOR

12 DE OCTUBRE EN BARCELONA: ARMONÍA Y DÉJÀ VU


                        

                    Mientras estudiaba en la Universidad de Chicago, el investigador francés Émile Boirac conocido por haber sido uno de los impulsores del Esperanto, empezó a trabajar sobre esa sensación que muchos hemos experimentado alguna vez, de ser testigos de una determinada circunstancia con la sensación de haberla vivido con anterioridad.

                              El científico identificó ese fenómeno llamándolo Déjà vu (*), y tanto él como los estudiosos de la mente que le sucedieron han venido tratando de explicarlo con multitud de supuestos: Situaciones vividas y olvidadas. Fragmentos de vidas pasadas. Memorias de sueños. Deseos que afloran a la superficie. Experiencias extracorporales. Reencarnación.

                            A mí, que jamás me ha interesado lo paranormal, acaba de sucederme un déjà vu.

                            Porque yo he vivido esa experiencia al presenciar el júbilo, la alegría sana de poder expresar la pertenencia a una identidad que durante muchísimos años, alrededor de tres décadas, a fuerza de verse relegada, sus propietarios han optado por silenciarla. Después de vivir la estrategia gubernamental de que aquello de lo que no se habla, aquello que no se muestra en los medios ni se le presta una tribuna, no existe.

                      Pero los amantes de la Historia saben muy bien lo equivocados que están quienes creen tal cosa, porque según cuentan estos catalanes, hombres y mujeres ambiciosos que no quieren renunciar a nada porque lo quieren todo, existen. Y en muy importante porcentaje. Sabiendo muy bien quiénes son y decididos a presentarse así, orgullosos de todas sus raíces, sumando culturas.

                           Por ese motivo, al contemplar las escenas que sucedían ante mis ojos experimenté un Déjà vu...



















UN DÍA DE JÚBILO


CRIPTA GÜELL, BAJO EL VOLCÁN


                                           

                                    Antiguo Testamento. Libro del Éxodo. Capítulo 20

                                    Versículo 25

                                    ...Y si me hicieres altar de piedras,
                                    no las labres de cantería; 
                                    porque si alzares herramienta sobre él,
                                    lo profanarás.    


                             En la Luna, en Marte, en los volcanes, en las islas y fondos oceánicos, en el 70 % de la superficie terrestre. En todos estos lugares pueden encontrarse rocas basálticas. 

                                    Y, por supuesto, en Castellfollit de la Roca, Gerona.


La espectacular pared de basalto sobre la que se alza el pueblo de Castellfollit de la Roca, tiene 50 metros de
alto y un kilómetro de largo. Sus 1000 habitantes están acostumbrados a la presencia de pintores y
 fotógrafos por ser uno de los parajes más reproducidos de Cataluña. (Ferrán Cerdáns Serra)

Cripta Güell. Las cuatro columnas de basalto mandadas traer por Gaudí desde la cantera de Castellfollit
 de la Roca (Gaspar Libedinsky)


ACUERDOS Y DESACUERDOS