Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





SAGRADA FAMILIA: ANTHONY QUINN, MOSÉN BONET Y LAS ESTRELLAS


     

A FONDO

                    
                        El visitante de la Sagrada Familia apreciará que la verja de cintas forjadas que rodea el templo por la calle Provenza casi al llegar a la esquina con la calle Cerdeña, se abre al frente para dar acceso a las escaleras que descienden a la izquierda hacia la cripta, espacio reservado al culto, y a la derecha de la plazuela los locales del despacho parroquial y la rectoría guardan en una de sus paredes la huella que nos recuerda el objetivo primero con que se inició la construcción. Una hendidura en la pared nos solicita  en origen “Limosnas para la continuación de las obras”. Hoy, tras rectificar la Historia, podemos leer en catalán: "Almoines per a la continuació de les obres" 

                        Las cubiertas de la pequeña edificación son de parecida ondulación a las primitivas escuelas situadas al otro extremo del templo y aquí, en el piso superior de la construcción, habita, estudia, dirige, prepara sus actividades, el párroco de la Sagrada Familia desde 1993 mosén Lluís Bonet Armengol. Lo hace retomando sus orígenes como conocedor del lugar, ya que junto a sus cuatro hermanos y sus padres fueron muchas las ocasiones de visitas y juegos. Él por edad (nació en 1931) no llegó a conocer al maestro. Aún así todo el entorno de colaboradores llegaría a formar parte de su vida porque su padre, Lluís Bonet Garí ayudante de Antonio Gaudí, formaría parte del equipo director entre 1944 y 1980, año de su fallecimiento.                    


El párroco de la Sagrada Familia, mosén Lluís Bonet. 1998 (A.Mª.F.) 


UN SACERDOTE CON CARÁCTER

Publicado en Gaudí y Más. Diciembre de 2013


                         Tuve varias entrevistas con él a finales de los noventa y con posterioridad hemos conversado en varias ocasiones. Fundiendo varios de esos encuentros empezaré por mi primer recuerdo de su persona unas Navidades de 1998 (*).

                          Nada más acercarme a la rectoría me topé con una amplia presencia gatuna. Como más tarde admitiría mosén Bonet, la tropa felina es un mal menor incómodo aunque necesario, porque: -Lo malo es que aquí tenemos a los gatos y a las madres de los gatos, esas señoras que los alimentan. Pero usted verá. Si no queremos ratones tendremos que aguantar a los gatos. El otro día salió una rata enorme de una cloaca de aquí al lado...

                        Mosén Bonet es un sacerdote todo-terreno. Si ayer fue el cicerone del cardenal de La Habana hoy no tiene reparos en arremangarse y recoger las pruebas del paso de los gatos por la pequeña terraza triangular que perteneció al estudio de Gaudí. Así, es capaz a la vez de tareas tan dispares como impartir sus conocimientos humanísticos bajo los andamios con el casco bien puesto y explicar con entusiasmo las características constructivas del interior del templo, para acto seguido, echar mano de escoba y recogedor. Complementa como pocas personas la teología, el humor a la inglesa y el pie a tierra.  

                           Una tarde con él puede aportar una avalancha de rigor documental entre profusas interrupciones. Un grupo de jóvenes excursionistas del barrio que solicitan una opinión sobre algo y él les contesta con una sorprendente habilidad para la ironía mas sutil. Una agrupación folklórica infantil de Reus aparece en su despacho para pedirle una fotografía coral junto a la tumba de Gaudí y hacia la cripta baja el sacerdote dispuesto a pasar un conmovedor cuarto de hora agarrado por una colección de pequeñas manos, destacando su clara figura entre la abigarrada vestimenta típica.





Lluís Bonet Garí, en su juventud y en la madurez, en esta fotografía
 con Isidro Puig Boada. Tras ellos el matrimonio Matsukura.

Imagen de la casa parroquial en 1906. En ella vivían en la planta baja los guardas de las obras,
 la familia Alpiste, y en la parte superior estaba el estudio de Antonio Gaudí y su habitación.

Hucha para recibir las limosnas de los fieles, en la esquina
inferior derecha de la casa. Ver imagen superior. 1998. (AMF)

                            -Hay mucho movimiento en esta parroquia – le digo, observando las continuas idas y venidas que solicitan la atención del sacerdote-. Hoy en día no es corriente tal afluencia de fieles.
                        
                             - Esa ha sido una de mis metas, porque si no aquí se llegaría a lo que yo llamo la utilización exclusivamente cultural de la iglesia, desvirtuando así su cometido religioso. Hace un par de años propuse a la Junta enviar una circular a todas las parroquias de la Diócesis de Barcelona invitándoles a peregrinar a la Sagrada Familia y ha tenido éxito. Vienen grupos de todas partes y yo converso con ellos y les explico lo que estamos haciendo aquí, por dentro y por fuera.

                                - Cuando celebran misa en la cripta, ¿No le molesta la gente que entra y sale?

                                -       No. Lo primero es resaltar que el espacio de la cripta donde se celebra la misa es circular, envolvente, y eso da una sensación especial que a mi me hace sentirme abrazado, unido con los fieles. No es una iglesia cerrada de las que yo llamo “de cajón”, aquí me encuentro muy bien. En cuanto a los visitantes... Este problema lo planteamos en la Pastoral, dudamos de si era preciso controlar el paso durante la misa, pero al final he decidido no meterme en prohibiciones porque en general la gente se muestra respetuosa. Aunque la cripta es pequeña, al tener esa especie de semi claustro alrededor los que vienen a observar se limitan a circular rodeándola, y por uno o dos que molesten no vas a prohibirlo. Hay que tener cuidado con eso de dictar leyes, porque a veces se hace una ley por algo excepcional y la ley queda hecha, inamovible.


Cripta Sgda.Familia. 2012 (FotoAntonioGuijarro)

Clave de la Cripta. Anunciación del escultor Flotats 

                                  - Esa relación con gentes tan diversas le habrá hecho conocer opiniones muy diferentes sobre la Sagrada Familia.

                                    - ¡Y tanto! A la gente más popular les gusta mucho la fachada del Nacimiento, la encuentran más dulzona. Más bonita, como si dijéramos. Pero yo siempre les digo que esto es una iglesia, no un concurso de belleza ¡No! Las imágenes de Subirachs también están en consonancia con lo que quería Gaudí, tienen carácter. Cuando la Junta fue a buscar a Subirachs hizo bien, hizo lo que debía, buscar una imagen fuerte y dura. Aunque él, Subirachs, no esté de acuerdo conmigo.

                                   - ¿Porqué no está de acuerdo?.

                                   - Porque Subirachs dice “Esto es mío, no es de Gaudí”. Pero yo estoy en mis trece de que no ha hecho más que seguir la idea original. Gaudí dejó hecho ese dibujo tan magnífico que se conserva en el Museo, y dijo: “Con esto ya tenéis suficiente para hacerlo”. Y no trabajó más en él. Las esculturas de Subirachs tienen esa fuerza, esa reacción de pasión integrada en el conjunto que yo encuentro muy bien. Así que cuando la gente dice: “No, esto no es de Gaudí”, yo les contesto: “Eso es mentira. Claro que es de Gaudí, porque está dentro de su idea”.

                               Del cuerpo ascético y el rostro sonriente y despierto del sacerdote se desprende una energía optimista. Sus detractores –¿quíen no los tiene?_ le acusan de llevar la austeridad al límite: De ser por él –aseguran– ni pasaríamos el cestillo al final de la misa. Él querría que toda aportación fuera voluntaria. ¿Cómo pagaríamos las velas y las fotocopias, si no?  Pero a la vez le admiran por ser un garante de la seriedad de la parroquia, rechazando ciertos tipos de publicidad, -No quiere saber nada de sensacionalismos. El actor Anthony Quinn quiso bautizar aquí a su segundo hijo y él se negó, porque “No era de la parroquia”, y lo dijo sabiendo muy bien la repercusión que hubiera tenido algo así en los medios”.


Anthony Quinn y su esposa Kathy Benvin en Madrid con sus hijos Antonia y
Ryan en 1999, por la época de su interés en bautizar a Ryan en la Sagrada Familia
(Foto de EFE para El País)

El párroco atendiendo a un grupo de visitantes de Reus.
1998 (A.Mª.F.) 

                             En su semblante pálido como su eterna camisa de eternos lavados, los ojos oscuros se explican con viveza acompañando la voz:

                             - Yo voy de campamento con los chavales  intentando que sientan la Naturaleza. La última vez estuvimos en Bielsa, en el Pirineo, y por la noche había un cielo estrellado precioso que parecía un planetario. Allí tuve la sorpresa de que una chica también conocía las estrellas, se las había explicado su padre, me identificó bastantes y yo le enseñé otras que ella no conocía. Pero es un caso aislado, porque ninguno de sus compañeros sabía nada del tema. Ese es un problema que no solucionan los actuales planes de estudio, porque hoy no se contempla que la pedagogía que cala dentro del alma sólo se encuentra en la práctica.

                               …Un maestro debería pasear con los alumnos sobre el terreno para poderles enseñar así: ”Esto es palezoico, esto secundario, aquello de allí granito y eso otro caliza..” Y las plantas...Precisamente Gaudí decía que en las grandes fiestas religiosas, las iglesias deberían adornarse con plantas aromáticas, que son las que tenemos aquí, en el mediterráneo. Y por eso las pusieron aquí, mire, delante de La Pasión.

                          -    Es curioso que un hombre dedicado durante 40 años al sacerdocio y de ellos 20 a la enseñanza, todo ello ocupaciones de interior, tenga esa preferencia por los espacios abiertos.

                               -    ¡Ah, puñetas! En eso cada vez me vuelvo más radical. Hombre, mi afición no es meterme en un cine o en un teatro, me aburro a muerte metido en aquella caja quieto a ver que te ponen, sin  poder moverte, sin poder ver ni un poco de espacio...
                      

A la derecha Lluís Bonet seguido del cardenal Ricard Mª Carles, el obispo de
Burkina Fasso y J. L. Segarra, presidente de la Junta de la Sagrada Familia. 1998


Con el casco en el interior del templo explicando las obras a unos visitantes
  
Las hierbas aromáticas de la niñez de Gaudí en Riudoms, ante la fachada de La Pasión. 2013 (A.Mª.F.)
    
                           Un currículum movido. Estudió en el Seminario de Barcelona y después fue coadjuntor de los Hogares Mundet (**)  y de la parroquia de Betlem, en Sabadell. Luego pasó a las Escuelas Virtelia, de ahí a párroco de una barriada de Tarrasa. Más tarde el obispo lo envió primero a Tarrasa, luego a Sabadell…
       
                            - De todos esos destinos, ¿Usted había solicitado alguno?

                                -   No, yo no he pedido nunca nada. ¡Ah! Miento. Mejor dicho. Sí que en una ocasión cuando me destinaron a Tarrasa, yo hubiera querido irme a Chile con unos compañeros de la Universidad de Barcelona que están en el desierto, pero el obispo me lió y yo empecé a decirme:  “Que si mi padre... Que si mi hermano...”. Y en fin, yo mismo me dejé liar y no fui.

                              - ¿Era por vocación misionera?

-      Mire, esté donde esté yo siempre he sido
misionero porque da igual que seamos pobres o acomodados, todos somos iguales, queremos querer y que nos quieran, que nos tengan en cuenta.



El edificio parroquial en 1997 con parte de las palmeras y otros árboles. (A.Mª.F.)

2013. La última palmera y un olivo? junto a la casa. Al fondo el pozo (A.Mª.F.)

El pozo con su buganvilla en 1997 (A.Mª.F.)

                              - A quien tenga dudas en cuanto a la santidad de Gaudí, su carácter, su castidad, ¿cómo lo convencería de que en realidad fue así? Porque sabe usted muy bien que se le han echado encima cosas de lo más variopinto; desde ateo a drogadicto, pasando por masón, homosexual o que convivió con una mujer.

-      Nada, nada, pamplinas. ¡Ojo! Que todo
deberá comprobarse por si fuera cierto, ¿eh? Pero es que de todas esas acusaciones no hay datos. Eso de “alguien que conocía a alguien, dijo que si alguien..”, eso para mi no son pruebas. Para mi y para el Derecho, una prueba es un testimonio de alguien que lo conoció bien, como por ejemplo Joan Maragall. Y él contó en un relato la confidencia que hizo Gaudí a un grupo de amigos, hombres solos tomando unas copas que contaban sus experiencias amorosas, cuando Gaudí, emocionado, se arrancó con un secreto que para él era el súmmum aventurero de su vida. Maragall silencia el nombre del arquitecto, pero lo retrata perfectamente para que todos nos enteremos de quien es el protagonista de la calaverada (***)

Ya decía Aristóteles que el espacio emanaba de las cosas
. Como fondo, ese día la Banda Municipal de Barcelona ensayaba su concierto de Navidad ante la fachada del Nacimiento. El director, Josep Mut, fustigó dos veces el aire con su batuta en la mano derecha levantando índice y pulgar izquierdos. Tras unirlos, un tempo rapidísimo llenó el espacio de sentimiento, angustia, añoranza, por el amor o los sueños perdidos. Para poco después dominando un ritmo tenso y constante, acercarnos a la genuina impronta de una banda de música con el saber de los maestros, que ni es música para turistas, ni compuesta para turistas. Lo que sonaba entró directo en dirección a las tripas y el resultado fue que todos la entendieron. Las trompetas remataron el concierto con un baño de emoción sincera y por tanto universal.


La feria de belenes y árboles de Navidad en la plaza Sagrada Familia. En la foto, Fabi. (A.Mª.F.)

En su puesto de miniaturas para el belén, Ana. 2013 (A.Mª.F.)

Vicenta despachando sus árboles, muérdago, acebo y ramas de eucalipto. 2013 (A.Mª.F.)

Miguel Angel ante su parada de adornos navideños. 2013 (A.Mª.F.)


El vecino brasileño en su puesto tradicional de castañas asadas. 2013. (A.Mª.F.)

                               La entrevista continúa...
  
                       -  ¿Qué le contaba su padre del tiempo que estuvo con Gaudí?

                              -    Me decía que Gaudí amaba a Dios con todo el corazón y que su vida estaba entregada por entero a la Sagrada Familia, ¿la ve? – señala un dibujo del Templo que aparece en una lámina –. Esta es la perspectiva que más me gusta, dibujada por mi padre, ¿qué le parece?

                         -     Me parece una flor.

                              -  Es clar que si. Una flor gegant. ¿Conoce usted la Oda a Barcelona que escribió Maragall? – quiere saber, dispuesto a poner en marcha la fotocopiadora y obsequiar a la periodista con uno de los trabajos que el poeta dedicó al templo apoyando a Gaudí y su obra.

                                 Escrita a raíz de las graves revueltas de la Semana Trágica Barcelonesa de 1909, donde murieron casi cien personas y se destruyeron con el fuego 14 iglesias y 57 escuelas, Joan Maragall escribió en 1909 una vibrante composición cuya penúltima estrofa describe:


A la part de Llevant, místic exemple,
com una flor gengant floreix un temple
maravellat d’haver nascut aquí,
entremig d’una gent tan sorruda i dolenta,
que s’en riu flestoma i es baralla i s’esventa
contra tot lo humà i lo diví.
Mes, en mig la misèria i la ràbia i fumera,
el temple (tan se val!) s’alça i prospera
esperant uns fidels que han de venir.
... Barcelona nostra! La gran encisera! (****)




El martes 19 de abril de 2011, José Mª L. S. incendió la sacristía de la S.Familia
                                               
                                   Poco podía imaginar el poeta que un siglo después otro pirómano llevando en sus bolsillos un pulverizador de aceite, trapos y varios mecheros volvería a provocar un incendio, esta vez en la sacristía dejándola calcinada. En los destrozos se perdió el armario de la sala donde se guardaban las vestimentas litúrgicas, entre ellas la casulla de la ordenación sacerdotal de Lluís Bonet Armengol diseñada por su padre, el arquitecto de la Sagrada Familia colaborador de Antonio Gaudí.
  

Ana Mª Ferrin

(*) Capítulo sobre mosén Lluís Bonet y la parroquia de la Sagrada Familia, en el libro de Ana Mª Ferrin Gaudí. La Huella del Genio. Reseña:

(**) Historia de los Hogares Mundet   http://ca.wikipedia.org/wiki/Recinte_Mundet

(***) http://amf2010blog.blogspot.com.es/2012/11/gaudi-joan-maragall-y-su-relato-sobre.html

(****) Por Levante, místico ejemplo/, como una flor gigante florece un templo/ maravillado de haber nacido aquí/, entre una gente tan arisca y mala/, que se rie y se pelea y se revuelve/ contra todo lo humano y divino/. Más, en medio de la miseria y la rabia, y el humo/, el templo, (qué más da) se alza y prospera/ esperando a unos fieles que han de venir/. ¡Barcelona nuestra! ¡La gran hechicera!



6 comentarios:

  1. Un cura algo cascarrabias pero con las ideas muy claras.
    Nunca sabremos exactamente cómo serían todos los detalles que al final integran el templo, portadas incluidas. Según tengo entendido, corrígeme si me equivoco, a Gaudí le encantaba modificar a pie de obra lo planteado previamente sobre el plano. Y la fatalidad en forma de accidente vino a truncar toda una carrera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en general Gaudí era poco amigo de planos inamovibles, prefería hacer maquetas para sus cálculos y ensayar la obra sobre ellas, rectificándolas sobre la marcha. La suerte fue que Gaudí dejó un número increíble de maquetas de yeso, desde el templo entero has minúsculos detalles que aunque se destrozaron durante el incendio y saqueo de 1936, varios vecinos rescataron la mayoría escondiéndolos bajo una plancha de cemento. Hace unos años se reordenaron más de 2000 fragmentos.

      Lo que sí podemos es hacer arte-ficción. Imaginemos lo que hubiera resultado el templo de haber vivido Gaudí como su padre hasta los 93 años. Trabajando en compañía de Jujol, su alter ego creativo más original que él mismo y al que los nuevos directores despidieron de las obras unos días después del entierro del maestro. En vez de seguir en las manos de los correctos profesionales que han continuado haciéndose cargo hasta hoy, imaginemos el rumbo que podría haber tomado la Sagrada Familia con estos dos talentos generosos, derrochando imaginación sin límite, sin prisas, todo en materiales primarios. Glorioso sólo pensarlo

      Eliminar
  2. Qué pena que a causa del incendio causado por el pirómano loco no se pueda visitar la cripta de la Sagrada Familia en la actualidad, por lo menos para los visitantes diarios. Ser párroco del templo no debe ser nada fácil, pues la afluencia de turistas imagino que impedirá llevar una labor pastoral mínimamente ordenada. De ahí, pienso, que mosén Bonet sea firme en su carácter y fuerte de convicción. Si a ello añadimos la fuerte influencia de Gaudí imprimió en su familia no puede extrañarnos ni su personalidad ni su modo de proceder.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de tres meses de obras que costaron la gracia de 200.000 €, el 16 de julio de 2011 se reabrió al culto la cripta que ya puede visitarse gratis durante el horario de las misas. Verás la tumba de Gaudí y podrás aprovechar para pedirle un deseo siempre que se trate de temas de salud y trabajo, en los que tiene una fama bien ganada de ayudas en oposiciones, etc. Eso sí, no cuentes con él para amores, ocio o números de la lotería, eso arréglalo tú sola, porque como el gran solitario y trabajador que fue de eso no quiere saber nada.

      No lo tomes a broma. Pronto haré una entrada con testimonios de primera mano entre los que, de refilón, también estará uno mío. Besos

      Eliminar
  3. Vuelvo a felicitarla. Me ha encantado la entrevista y el talante de mosén Bonet, liberal en el buen sentido: nada de prohibir el paso para que los visitantes disfruten del arte, y sin embargo, con las ideas claras de lo que es un templo: la casa de Dios y no un museo, pese a que museos son hoy la mayor parte de las grandes catedrales, pago previo por visitarlas incluido. Y me ha gustado especialmente el detalle de dejar la entrevista durante un rato para sujetando pequeñas manos dejarse fotografiar en la cripta junto a la tumba de Gaudí. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el libro "Gaudí. La Huella del Genio" entrevisté a la magnífica generación que hizo de puente entre Gaudí y la época actual. Por edad no conoció mosén Lluís al maestro y su incorporación a la Sagrada Familia fue tardía, pero lo incluí por su similitud de valores. Con genio, agudo, franco y con el humor bailándole en los ojos es un catalán con equipaje a la manera de Josep Pla.

      Eliminar