Foto cabecera

LouisConfortTiffany Sorolla Louis Comfort Tiffany, artista plástico creador de joyas y de las famosas lámparas Tiffany. Joaquín Sorolla. Hispanic Society.





XIRINACS: EL LÍDER QUE SE SUPRIMIÓ



                           Este 2013 que acaba se han cumplido seis años de la muerte de Lluís Mª Xirinacs.                       

                    El día de su 75 cumpleaños, lunes 6 de Agosto de 2007, salió de su casa con idea de subir al monte Taga, en la Serra Cavallera de la comarca gerundense del Ripollés, lugar conocido por ser un referente en la historia de Cataluña.

                           Al parecer, su plan era subir los 2041 m. hasta la cima y tumbarse con su saco y su botella de agua para contemplar la soberbia panorámica que se divisa, meditando hasta dejarse consumir por inanición y acabar fundido con la Naturaleza. Pero debió quedar agotado antes de llegar y paró a descansar en un bosque de Ogassa llamado el Coll de la Tuta, en la sierra de Sant Amand, reposo del que no volvería a levantarse. Allí, en la más completa soledad, partió para el infinito el ex-senador y ex-sacerdote Lluís Mª Xirinacs Damians, a poca distancia del santuario de la Virgen de Vilabona. Cinco días después, el 11 de Agosto de 2007, un vecino de la zona encontraría su cuerpo sin vida.     

                       Tras dar aviso el cadáver fue hallado por los Mossos d’Esquadra, que al principio supusieron que Xirinacs podía haberse suicidado ya que el ex sacerdote llevaba una nota en su bolsillo en la que decía: ...En pleno uso de mis facultades, marcho porque quiero acabar mis días en la soledad y el silencio… Si me queréis hacer feliz, no me busquéis. Si alguien me encuentra le ruego que, esté yo como esté, no quiera perturbar mi soledad y mi silencio. Pasarían cinco meses hasta hacerse pública la autopsia por parte de la Fundación Randa (1) depositaria de su herencia política, informando de que el ex-sacerdote había fallecido de muerte natural. 

                       Tal y como pedía Xirinacs en su nota, todo el lógico protocolo tras un suceso de esa categoría fue acallado, deslizándose en silencio hasta hoy. Silenciosa e inusitada velocidad en celebrar sus funerales. Silencio en los medios. Silencio al no mencionar la causa de su muerte. Silencio en los aniversarios con excepción de algún medio, como la página de su Fundació.

    
Foto para la entrevista de A. Mª Ferrin en el periódico St Andreu Expréss. Fossar de
les Moreres, Barcelona. Marzo 1989
                  
Homenaje a Xirinacs en el mismo lugar con motivo de su muerte. 16-8-2007 (Foto David Datzira)

LA TRAICIÓN DE LOS LÍDERES

Publicado en Gaudí y Más. Diciembre 2013


                           Hoy se escribe a menudo que Lluís Mª Xirinacs estaba loco o que era un iluso, bufón un tanto gagá, visionario a medias profeta, a medias payaso. Como cuando intentando razonar el sacrificio de sus propias vidas que llevan a cabo los terroristas, declaraba durante un acto celebrado el 11 de Septiembre de 2002 en el mismo Fossar de les Moreras de Barcelona donde lo entrevisté en 1989:

                         …ETA mata, pero no arranca uñas. ETA, cuando tira una bomba en un lugar que puede herir a gente que no son militares o que no estén relacionados con los opresores, avisa. ¿Sabéis lo que cuesta robar la dinamita, pagarla, transportarla, colocarla, y encima cuando tienen todo a punto avisa que la desactiven?... 

                        … ¿Por qué hace esto? Lo hace porque aún conserva un poco de nobleza del estilo de Ginebra (2). Porque (esa opción de vida) lleva a la gente de ETA a una vida de ratas, de escondidos, de cloacas, perseguidos. No pueden tener novias, no pueden tener hijos, no pueden ir al cine, no pueden tener nada y si a veces hieren a algún inocente, no es su voluntad. La gente no sabe que en el Hipercor de Barcelona, ellos avisaron, y fue la Policía o la casa de Hipercor los que callaron... 

                        Nunca he olvidado estas palabras tan hirientes para mí por la tragedia de Hipercor (3). Que años después, al saber de su muerte me hicieron revivir dos episodios a los él que había hecho referencia durante el café que tomamos tras mi entrevista de 1989, premonitorias de sus acciones posteriores.





Un largo camino recorrido entre estas dos imágenes

Xirinacs, siempre a la cabeza de las reivindicaciones para las que vivió. ( Foto xirinachs.org )

En esta imagen, el entonces senador Xirinacs, junto al
Ministro del Interior Rodolfo Martín Villa. (Foto: Cifra Gráfica)

Xirinacs  (Foto elpaís.com )

                          El primer punto en clara sintonía con lo manifestado en sus declaraciones de los párrafos anteriores, fue la exposición dolida que hizo de la vida de los terroristas que perdían su juventud y su futuro al entrar en una espiral de "muerte y clandestinidad", derivando Xirinacs hacia un planteamiento compasivo que colocaba en la misma balanza a la víctima y al verdugo, según el cual "al fin y al cabo todos los países libres han de tener su ejército". El segundo comentario impactante en aquella pausa de bar lo dejó caer al decir que había que luchar por la libertad sin miedo a perder la vida, porque "la tiranía del dictador Diem empezó su caída en Vietnam el día que el monje budista (Thich Quang Duc) se inmoló en 1963 prendiéndose fuego en Saigón". Yo tenía muy presente la imagen impactante del bonzo y mientras lo miraba escuchándolo hablar me asaltó el interrogante de hasta qué punto las palabras del mossén eran sólo teóricas, de ahí que años después, lo que supimos de su muerte no me pareció tan extraño.    

                          Porque, repito, nunca creí que Xirinacs estuviera loco.

                      Valoro la coherencia y admiro el principio que sostenía Joaquín Soler Serrano, de que: ...Con respeto pueden abordarse toda clase de temas, incluidos los más incómodos. Así lo hice con Lluís Mª Xirinacs. Pasé con él aquella larga tarde haciéndole preguntas a las que contestó todas. Pausadamente, sopesando sus respuestas en un modelo de concreción. Y lo que dijo era exactamente lo que quería decir. Recuerdo su actitud como un máster de seguridad, en sí mismo y en que sus palabras eran La Verdad, no había duda de que creía lo que decía, si bien la dicotomía entre su lenguaje cortés y el fondo real de los cuerpos despedazados por las bombas era evidente. 

                  También me quedó grabada la elegancia de su discurso, la de alguien que aún sabiendo que su vía estaba marginada por el poder de los suyos, hablaba de la muerte ajena y la propia con la fría normalidad y en los mismos términos con que Bush se refería a los "daños colaterales". Lo hacía basándose en el respeto y la razón, todo ello envuelto en un complejo razonamiento, pero había que reconocer que sabía estar y tenía clase. Partiendo de un mismo planteamiento, se expresaba a años luz de quienes se manejan entre burlas y menosprecio o quemando los símbolos de quienes no piensan como ellos.
                         
                       Acudió solo a la cita. En ningún momento se desdijo de alguna respuesta ni la modificó, no pidió cuestionario previo, no eliminó ningún párrafo ni vetó contenidos. Sin ningún tipo de censura se sentó frente a mí mirándome muy fijo con sus ojos claros. Tenía entonces 55 años. Rubio oscuro con los cabellos muy cortos y semi rizados en los que unas entradas iban ganando terreno. La piel blanca y rosada, unos labios tersos y rojos. No se escabulló de nada por comprometido que fuese. La entrevista completa, lo que le pregunté y sus respuestas pueden leerse en el enlace adjunto (4), transcripción de la edición de marzo de 1989 del periódico Sant Andreu Expréss, de Barcelona .

                          Un año antes de fallecer se destapó la llamada Estafa del Foro Filatélico, entidad de inversiones donde se publicó que Xirinachs había trabajado. Fue la mañana del 9 de mayo de 2006, cuando agentes adscritos a la Unidad Central de Delincuencia Económica y de Blanqueo de Capitales del Cuerpo Nacional de Policía, irrumpieron en la sede de la Entidad Inversora. La dimensión de este episodio es tal que ahoga sólo el pensar que los ahorros de casi 290.000 clientes desaparecieron en una maraña de sociedades que movían flujos monetarios entre Luxemburgo, la Isla de Man, Irlanda o Francia, hasta volatilizarse. No sabemos lo que todo ello debió suponer para el ex-senador, pero sí que añade más posos al episodio. 

                               Tras su muerte el espeso manto de melaza con que suele cubrirse lo que no interesa que se repita, fue extendido. Ya se sabe; lo que no se nombra, no existe. Pocas líneas motivó: “Se dejó morir”, “Sufría una enfermedad terminal”, “Una grave cardiopatía”, “Se encontró su cuerpo” "Estaba muy débil", y también: “Vivía días de extrema felicidad”, vamos, lugares comunes que suelen escribirse de alguien echando mano del tartufismo para no pronunciar la temida palabra que explique el porqué y el cómo salió de este mundo 

En el bosque. Lluís Mª Xitrinacs.  ( Foto xirinachs.org )

                         Lo que pasa es que no existe nadie, lo que se dice nadie, que se autoelimine cuando se encuentra viviendo una felicidad extrema, de ahí que la realidad del como y porqué de su muerte siga en el aire. Me dijeron que residía solo desde hacía años, aunque cuando yo lo conocí ya había pasado por un par de destierros, en Balsareny y en Sant Jaume de Fontanyà y compartía casa desde hacía muchos años con una señora con un hijo, que a su vez ya era padre y cuyos propios hijos llamaban abuelo a Xirinacs, situación que no tuvo problema en admitirme, sin especificar el tipo de relación que lo unía a su compañera y dejando claro que no sentía por ello ninguna culpabilidad. 

                          Igual que contó cómo tras no alcanzar representación en las elecciones generales de 1979 y locales de 1980, dejó la política, reconoció que era tan cierto que pertenecía a una familia de la burguesía catalana, como que su padre había sido detenido durante la República por sus actividades combativas desde planteamientos conservadores y que en la posguerra eran conocidas sus simpatías franquistas. Poco después de mi entrevista, en 1990, Xirinachs abandonó el sacerdocio.

                        Para sus compañeros de algunos viajes ideológicos que hace años ya iban en coche oficial a restaurantes de diseño, él sabía muy bien que la decisión de dejarse morir les iba a generar mala imagen y mala conciencia, pero eso no le hizo dudar. Hizo lo que él creía, como representante de sí mismo. Y como es habitual en el ex-President, nunca en primera fila pero siempre presente y clavando la realidad con una frase que pide mármol, lo recordó Jordi Pujol: -Se podría decir que nos ha fustigado durante muchos años y que con su muerte también nos fustiga.

                           Se le dedicaron escasos elogios tras su fallecimiento, entre esos pocos la de compañeros senadores de todo signo, que fueron como él, Padres de la Constitución que conmemoramos estos días. Lo hicieron con respeto valorando su figura, remarcando la seriedad e interés en todos los artículos a los que ponía enmiendas, a menudo en compañía de otro nombre puntero, Juan Mari Bandrés. 
  
        
Funeral en la iglesia de Santa Mª del Mar. (Foto daviddatzira.com)



Monolito en memoria de Xirinachs  (Foto: Joan Arimany i Terra. teampoal.blogspot.com)
       
                         Pensador solvente, escritor, doctor en Filosofía a los 65 años con Matrícula de Honor en todas las asignaturas, se había desmarcado de la primera línea política desencantado de lo que veía. Escribió en tres tomos unas memorias políticas demoledoras, La Traición de los líderes, de conocimiento imprescindible para aquellos observadores que, leyendo los textos que a su muerte le dedicaron nombres conocidos, saquen conclusiones.
                      
                        Vista con la perspectiva del tiempo transcurrido resulta evidente que su vida pública comenzó centrada en el pacifismo cristiano y gandhiano, para acabar reelaborando unos principios que no excluían el propio sacrificio, algo coherente después de comprometerse con sus declaraciones de empatía hacia el terrorismo clásico, el que mata.
     
                          Si se lee la carta que guardaba en el cajón de su escritorio, no es extraño pensar que la causa de su adiós se gestó en el desencanto de que su doctrina límite y totalmente entregada no fuese compartida por los mandos: "...Hoy mi nación se vuelve absolutamente soberana en mí"..."Hoy ella es un poco más libre porque yo estoy en vosotros, amigos" "...Amigos, aceptarme este final absoluto y victorioso de mi lucha, para contrarrestar la cobardía de nuestros líderes, masificadores del pueblo" (5). Había abandonado el sacerdocio, pero una profunda memoria cristiana salía a la superficie en esas palabras inspiradas en las de Jesús en La última Cena.

                     El 24 de Junio de 2008 en Ogassa, Girona, se inauguró un monolito a cuatro metros del lugar donde había sido encontrado sin vida diez meses antes, allí donde habían ido amontonándose las piedras en su recuerdo. Durante el acto intervinieron varias personas afines, el sacerdote Josep Dalmau que llamó a ese punto geográfico “El Punto Cero de Cataluña”; el alcalde de Ogassa, Ramon Tubert; Joan Parés, miembro de la Fundació Randa-Lluís Maria Xirinacs; el escultor Jaume Rodri, autor del homenaje con una gran 'X' y el matemático Jordi Doménech, autor de la fórmula grabada en la base de la piedra en un lugar no visible y cuya resolución revela la distancia a la que están enterrados algunos libros del homenajeado.
                       
   
Derecha, Nuria Roig de la Fundació Randa, junto al alcalde de
Ogassa, Ramón Tubert, descubren el monolito.AU/ElRipollès.info


En 2012, en el Coll de la Tuta, Ogassa, encuentro en homenaje a Xirinacs
(Foto: santjoanabadesses.cup.cat)


El escultor Jaume Rodri ante su obra  (Foto: directe.cat) 



Otras dos imágenes de los encuentros de los últimos años en memoria de Xirinacs 

                  En Octubre del mismo año se le dedicó un homenaje  en el Palau de la Música. En 2009 se emitió un especial de TV3, y 19 municipios le dedicaron una calle. En 2010, de nuevo la Fundació Xirinacs organizó un acto junto al monumento en su memoria realizado por el escultor Jaume Rodri. En 2011 hubo una caminata en 4 etapas siguiendo los textos de Xirinacs relacionados con el libro de Ramón LLull,  Llibre d’Amic e Amat. En 2012 unas 150 personas volvieron a Ogassa, y en Cardedeu un pequeño número de asistentes le tributó otro recuerdo. Este año 2013 se organizó en Agosto el 2º Aplec (encuentro) en Ogassa, en memoria del fallecido. A pesar de ir descendiendo los asistentes, el grupo que guarda por libre su memoria ha seguido presente.
                       
                      No, nunca creí que Xirinacs estuviera loco. Sí que amaba a su tierra, a la que él veía a través de su propio planteamiento como un país fragmentado y oprimido, que insistiendo, insistiendo, podría llegar a alcanzar la independencia de Francia, España e Italia (por la zona de L'Alguer, en Cerdeña), convencido de que eso que parecía utópico llegaría a conseguirse si no se reparaba en sacrificios, en ningún sacrificio. 

                      O quién sabe, si al decidir que el fin al que había dedicado su vida no acababa de ser compartido por la mayoría de sus conciudadanos como él esperaba, se suprimió.


Ana Mª Ferrin

(1)  Fundació Randa-Lluís Mª Xirinacs   http://www.xirinacs.cat
En árabe, Randa significa laurel. Randa es también el nombre de la cueva mallorquina a la que se retiró Ramón Llull para meditar y donde partió el origen de sus estudios.

(2) Los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos adicionales, son tratados internacionales que contienen las principales normas destinadas a limitar la barbarie de la guerra. Protegen a las personas que no participan en las hostilidades (civiles, personal sanitario, miembros de organizaciones humanitarias) y a los que ya no pueden seguir participando en los combates (heridos, enfermos, náufragos, prisioneros de guerra).

(3)  Reportaje sobre el atentado a Hipercor, del que fui superviviente y testigo:
http://amf2010blog.blogspot.com.es/2012/08/hipercor-y-el-monumento-de-sol-lewitt.html

(4) Mi entrevista a Xirinacs en 1989 para el periódico Sant Andreu Expréss:
http://amf2010blog.blogspot.com.es/1989/03/xirinacs-un-vell-lluitador-que-encara.html


(5) Texto del mensaje que dejó en su escritorio de la Fundació Randa-Xirinachs:


ACTO DE SOBERANÍA  (Traducción al castellano)

He vivido esclavo setenta y cinco años
en unos Países Catalanes
ocupados por España, por Francia (y por Italia)
desde hace siglos.
He vivido luchando contra esta esclavitud
todos los años de mi vida adulta.
Una nación esclava, como un individuo esclavo,
es una vergüenza de la humanidad y del universo.
Pero una nación nunca será libre
si sus hijos no quieren arriesgar
su vida en su liberación y defensa.
Amigos, aceptadme
este final absoluto victorioso
de mi contienda,
para contrapuntar la cobardía
de nuestros líderes, masificadores del pueblo.
Hoy mi nación
acontece soberana absoluta en mí.
Ellos han perdido un esclavo.
ella es algo más libre,
porque yo estoy en vosotros, amigos!


ACTE DE SOBIRANIA  (Original, en catalán)

He viscut esclau setanta-cinc anys
en uns Països Catalans
ocupats per Espanya, per França (i per Itàlia)
des de fa segles.
He viscut lluitant contra aquesta esclavitud
tots els anys de la meva vida adulta.
Una nació esclava, com un individu esclau,
és una vergonya de la humanitat i de l’univers.
Però una nació mai no serà lliure
si els seus fills no volen arriscar
llur vida en el seu alliberament i defensa.
Amics, accepteu-me
aquest final absolut victoriós
de la meva contesa,
per contrapuntar la covardia
dels nostres líders, massificadors del poble.

Avui la meva nació
esdevé sobirana absoluta en mi.
Ells han perdut un esclau.
ella és una mica més lliure,

perquè jo sóc en vosaltres, amics!

8 comentarios:

  1. Un personaje controvertido, un iluminado que para bien o para mal no deja a nadie indiferente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre insistía en que leyéramos, decía: “Hasta para freír un huevo siempre lo hará mejor quien se informe, que quien no”.
      Todo nos interesa más si tiene un poso de sustancia. Saludos.

      Eliminar
  2. A veces se llama locos a aquellos que no piensan como la mayoría, que tocan temas incómodos sin que se les quiebre la voz, que tienen costumbres y formas de vida distintas a sus convecinos. ¿Su locura es tal o es sabiduría? A veces es el tiempo el que acaba dibujando la respuesta. En el caso de Xirinacs no podría decirlo; simplemente pienso que sus respuestas tocan un vértice oculto o simplemente no pronunciado.
    Un beso y una galleta perruna a Rocky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese vértice del que hablas estoy segura de que él lo tenía bien identificado.
      Por aquí me dicen ¡Gracias!.

      Eliminar
  3. Lo he visto diferente a la idea que tenia de el,
    tampoco creo que estuviera loco . Santi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues has visto lo que yo, Santi.
      Si no volvemos a comunicarnos antes, te deseo que pases unas Felices Fiestas

      Eliminar
  4. No crea que se me había pasado esta interesante entrada, pero he estado dudando cómo expresar mi consideración por este personaje, del que no sabía mucho, pero que su artículo no ha conseguido mejorar. Eso sí, la felicito por aquella entrevista, un éxito para usted, sin duda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valoro la coherencia y no puede negarse que él vivió -y murió- tal como pensó toda su vida. Pero mi caridad cristiana va por otras sendas y ante quien mata me sobra el papel de fumar, la comprensión o la otra mejilla.
      Celebro que le haya interesado.

      Eliminar