Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





TESOROS OLVIDADOS (1)



                 
                            



ien a la vera del sendero cruzaba y descruzaba un arroyo  mostrando en su ribera unas pocas flores en lucha, sin rendirse ante la escarcha. El cálido nublado fundía el hielo del barro dejando impracticable el camino hacia unas cuadras lejanas por donde se oían balar ovejas...




El maestro de obras Miguel se grabó  a principios del siglo XII en la iglesia
 de los santos Cipriano y Cornelio de Santullán de Campos, Palencia. La
leyenda escrita dice: "Micaelis me fecit". Arriba, "B" capitular con la efigie
del Abad de la abadía cisterciense de Claraval, Bernardo de Claraval.


UNA OBRA CON ÁNIMO DE ETERNIDAD

                

GAUDI Y UN DRAMA: LAS FAROLAS DE LA CIUDADELA


                                         
                      ¿Recuerdan la película French Conection, con Gene Hackman, Fernando Rey y Rod Scheider?

                          Es un título que recuerdo cada vez que escribo sobre el gran paisanaje que compartió toda su vida Antonio Gaudí con los profesionales de su tierra, Tarragona, rodeándose siempre de naturales provenientes de esa parte. Que por cierto, esta característica suya de ayuda mutua es conocida con humor por sus naturales como la Avellana Connection, dado que este fruto es típico de la provincia y en especial de la comarca del Baix Camp, pertenencia natal de Antonio Gaudí. 

                         Amparado por la Avellana Conectionel joven Gaudí llegado desde Reus a Barcelona en 1868, accedió a la mayoría de los encargos que recibió como estudiante y más tarde como arquitecto, empezando por el ya bien situado Josep Fotserè Mestres de familia originaria de Riudoms y de Vinyols, cuyo padre Josep Fontseré Doménech ya había construido en 1834 la plaza de toros de El Torín en lo que es hoy la Plaza de Palacio, cercana al Parque de la CiudadelaFontserè empleó a Gaudí en su estudio como delineante encargándole cada vez proyectos de más calado, y él intervino a sus anchas, empezando por una serie de actuaciones en el parque de los que cabe destacar la espléndida verja que lo rodea y sobre todo las ocho puertas con sus farolas espectaculares.


Un grabado del XIX mostrando una puerta con sus tres grupos de candelabros. de ocho en los
 extremos y de siete en el centro. Intactos sus mástiles, los yelmos, las coronas y los murciélagos.

La segunda puerta del Pº Pujades, una de las dos monumentales.
A la izquierda, un globo. A la derecha, tres. 2013. (A.Mª.F.)

      Séptima puerta y segunda monumental, en el Pº Picasso junto a la
       Estación de Francia. Sólo quedan dos faroles en la izquierda y 
       y ninguno en la derecha. 2013 (A.Mª.F.)

La sexta puerta a la derecha de la anterior, en el mismo Pº Picasso, en el ruinoso estado que
puede observarse. 2013. (A.Mª.F.)

                         LA CÁSCARA DEL TIEMPO


PICASSO, CASALS Y NERUDA: TRES PABLOS PARA BEATRIZ COSTA




                     Vinicius de Moraes dedicaba en 1973 un poema a tres Pablos fallecidos ese año:

Que año más sin criterio/, Ese del setenta y tres.
Llevó para el cementerio/, A tres Pablos de una vez.
Tres Pablotes, no Pablitos/. En tiempo, como en espacio,
Pablos de muchos caminos/: Neruda, Casals, Picasso...


Foto de estudio de Beatriz Costa en Rio do Janeiro. 1929.
Fotobiografía de Beatriz Costa. Avenida da Liberdade (*)


BEATRIZ COSTA: ALEGRÍA, HUMOR Y LIBERTAD

GAUDÍ Y LE CORBUSIER. ELOGIO DE LA CURVA


            
                     En 1927 (*) el arquitecto Charles-Edouard Jeanneret, Le Corbusier, había vuelto temporalmente a su Suiza natal desde Francia, para asistir en Ginebra al concurso convocado para elegir el proyecto del Palacio de la Sociedad de Naciones.
           
                   Estando en Ginebra le llegó una invitación de Madrid para dar una conferencia en la Ciudad Universitaria, disertación de la que más tarde, convenientemente ampliada, surgiría su libro Una Casa-Un Palacio.
           
                Una vez en Madrid recibe otra notificación, un telegrama del arquitecto Josep Lluís Sert citándolo para encontrarse con él en la escala que el rápido Madrid-Portbou hacía en la estación de Barcelona. Si aceptaba, con todo medido al minuto, desde allí lo llevarían rápidamente hasta algún lugar de la ciudad para que impartiese una conferencia cuyo tema, le decían, podía improvisarlo a su albedrío.
           
                   Le Corbusier no conocía personalmente al arquitecto Josep L. Sert, pero lo insólito de la propuesta lo sedujo…


Le Corbusier en El Escorial, Madrid. 1927

En Barcelona durante una reunión del CIRPAC. Ante la mesa. 1932

Le Corbusier con Josep Lluis Sert

En el centro, durante una visita a la Residencia de Estudiantes de Madrid
Le Corbusier a la derecha bromeando con el arquitecto Fernando García Mercadal


POEMA DEL ÁNGULO RECTO