Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





GAUDÍ EN LA PUERTA Y MURO DE LA FINCA MIRALLES



                      El señor Thaddeus E. Kusmierski, de Berkeley, encontró un dibujo muy sugerente en un taller de marcos de Barcelona. Se trataba de un plano a mano alzada realizado en tinta china sobre papel tela, una de esas ideas que plasma el arquitecto cuando piensa una obra y en cómo quedará una vez construida. La imagen comunicaba el proyecto de un portal de múltiples ondulaciones, con tres aberturas que podían ser tres puertas. Y arriba en lo alto, coronándola, cuatro tiras planas arqueándose sinuosas creaban una cruz tridimensional que no tenía nada que ver con lo conocido.

                      El señor Kusmierski se hizo con el dibujo llevándoselo hasta California. Y resultó que se trataba de uno de los dos originales de la puerta de entrada a la Finca Miralles que se guardaban en el depósito del antiguo Hospital de la Santa Creu, firmados por su propietario Hermenegildo Miralles Anglés y por el arquitecto de la obra, Antonio Gaudí Cornet.

                       Casualidades de la vida, después de unos veinte años de verla por primera vez, volví a visitar la obra el pasado 18 de Abril, 111º aniversario de que se firmara sobre plano aquel primer acuerdo de Gaudí para levantar un muro con su puerta y su cancela, adelanto de la finca que pensaban construir a continuación.


No en vano Antonio Gaudí es uno de los arquitectos preferidos por la gente imaginativa.
 2013. Jan y Candela conversan con Gaudí. Estatua de bronce de Joaquim Camps. (A.Mª.F.)

Las dos puertas de entrada a la Finca Miralles. Bajo sus arcos, Antonio Gaudí.   

El muro con su remate ondulado

Hermenegildo Miralles Anglés. (1859-1931)



UNA OBRA PRIMAVERAL
                      

GAUDÍ, JUJOL Y MÁS, EN EL ARTE DEL ASCENSOR (2/2 PARTES)



                                                                          ... Linde, 
                                                                          cálida y desnuda,
                                                                          que se lleva esa iguana
                                                                          que ronda los sueños...
                                                                           
                                                                          ... con el ascensor
                                                                          tan sonoro,
                                                                          los sábados
                                                                          amanece mucho antes...
                                                                        
                                                                          Rubén Lapuente
                                                                      El miedo no sube en ascensor   


  
EL ASCENSOR DE LA CASA CALVET    
                  
                        
                        Entre columnas de falso mármol y zócalos de azulejos azules, encerrado en su jaula de hierro y madera bajo un farol que deslumbra, la cabina del elevador se corona de un copete dorado como dedal principesco.
               
                    Es éste el ascensor más notable de los que colocó Antonio Gaudí en sus obras, finezza de forja y ebanistería. Con la Casa Calvet, una elegante construcción sin sorpresas, recibió la única distinción de las autoridades en su larga vida de arquitecto. Consistió en un  diploma en el que se la nombraba de forma unánime Mejor edificio de 1900, y una placa de bronce diseñada por Bonaventura Bassegoda Amigó, abuelo del que fuera Director de la Cátedra Gaudí, Joan Bassegoda Nonell, para ser colocada en la fachada.



Ascensor de la Casa Calvet: ...encerrado en su jaula de hierro y madera...



HACIA LAS ALTURAS          
      

GAUDÍ, JUJOL Y MÁS, EN EL ARTE DEL ASCENSOR (1/2 PARTES)



             
                           …Yo fui –yo quise ser-
                                              poeta natural, poeta cósmico.
Pero soy poeta de edificio, poeta de ascensor,
Y no quiero dormir,

 Quiero estar acostado, sin luz…

Pedro Mairal. "Consumidor final"


                    
                            En el vestíbulo umbrío brilla una luciérnaga lechosa que cobra vida al empezar a subir el ascensor. La pared de la escalera es lamida por su luz, ondean las barandas agitándose al son del suave ronroneo del veterano motor, la trama del enrejado protector del hueco viste el dorso de los peldaños con el kit escocés de sus cuadros traspasados por reflejos. La cabina se detiene en el piso tercero y cien años de vida dejan su constancia en el sonido del picaporte, que abre y cierra emitiendo una queja. Obediente a la siguiente llamada, el cilindro de caoba emprende el descenso iluminando la superficie de los escalones, haciéndolos brillar en competencia con las luces de los muros.
           
                       Es el ascensor diseñado por Josep Mª Jujol en 1913 para la Casa Iglesias, proyectada por Antonio Millás Figuerola y firmada por Lluis Doménech i Montaner. La fachada de esta casa que suele pasar desapercibida, merece ser mirada con detenimiento. Atención a la original disposición de sus tres tribunas, a los siete modelos diferentes de balcones, dos de ellos tribulados,  a los historiados ventanucos de ventilación de la cámara de aire. La intervención de Jujol dotó al edificio de un plus identitario que atrae cada año hasta su portal a un buen número de amantes del mundo jujoliano, que no desean perderse esa filigrana del genio del diseño.
          
                       Feliz cumpleaños.


El ascensor de Josep Mª Jujol para la Casa Iglesias, C/. Mallorca, 284


Una imagen de la Casa Iglesias. 1900.


El arquitecto Josep Mª Jujol


El arquitecto Lluis Doménech i Montaner


PERFIL DEL ASCENSOR
                  

BOLLYWOOD EN ESPAÑA. LA ARQUITECTURA COLORISTA DE JUAN FRANCISCO GUARDIOLA



                         
                           La palma de los insultos dedicados a un edificio, puede que la ganase en 1930 el arquitecto valenciano Juan Francisco Guardiola Martínez al mostrarse terminada la casa que construía en Barcelona.

                          Nunca, ni en los tiempos en que La Pedrera de Antonio Gaudí cosechaba chistes y guasas, se han leído textos como el siguiente dedicado a esa construcción por el escritor Manuel Brunet en el semanario Mirador: «Hacía años que no se había producido en Barcelona un escándalo de tanta magnitud como el que ha surgido en la calle Muntaner, esquina con Consejo de Ciento –añadiendo-: Una farsa...un aborto...decididamente ridícula...un propietario con mal gusto...un récord en el museo de los horrores…un estilo mucho más absurdo que el modernismo de hace 25 años. A éstos adjetivos añado como información otros que he leído en diversos textos:  Engendro, Fallero, Kitsch, Pastel...


 La Casa China recién restaurada. En Barcelona, calle Muntaner nº 54 chaflán
con Consejo de Ciento, 236. Detalle de los últimos pisos.
                 
Vista completa de La Casa China 

Detalle del portal y el primer piso

Las columnas jónicas de Juan Francisco Guardiola en La Casa China


UN ARQUITECTO MUY QUERIDO