Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





EL OÍDO EN LA PINTURA. ALEGORÍA DEL SONIDO


                         
                           
                            “La lengua de signos está llena de plasticidad y belleza.  Es capaz de crear la magia de la poesía y de envolver a las personas en un mundo onírico lleno de imágenes fantásticas. Sirve para confesarse, para la filosofía, para discutir o hacer el amor. Está llena de fuerza simbólica... El alma que se escapa por sus dedos es para ellos la vida misma…”
                                        
                                                       Oliver Sacks, neurólogo y escritor



Alegoría del sonido. Jan Brueguel con la colaboración de P.Pablo Rubens. 1617

El pintor Juan Fernández de Navarrete, llamado El Mudo. Autorretrato 1568


 ARTISTAS Y MODELOS SORDOS.

EL ARTE CALLADO 


Publicado en Gaudí y Más. 13 de abril de 2014

                         
                        La Alegoría del Sonido es una pintura de 1617 atribuida a Jan Brueghel con la colaboración de Pedro Pablo Rubens en las figuras centrales de la tabla, el mismo método seguido por ambos en La Vista, otra de las obras sobre los cinco sentidos que mostramos anteriormente y hoy podemos ver en el Museo del Prado formando parte de la colección que ambos artistas pintaron por encargo de los Archiduques de Austria.

                         Los relojes con su pausado sonoro. Las pinturas de la tapa del clavicémbalo con la Anunciación, palabras de sonido divino. Distintas armonías salidas de la muestra instrumental del centro aparecen en el cuadro. En el que cuelga a la izquierda de la tabla, Orfeo encanta a las fieras con su música, mientras a su derecha, la diosa Minerva con túnica roja está rodeada por las nueve musas, protectoras de las Artes y las Ciencias, que cantan y bailan inspirando la belleza del conocimiento universal. En otro La Fama se nos muestra llevando dos trompas, con ellas expandirá la Verdad y la Mentira. Desde el fondo de la alcoba unas damas nos envían los acordes de una pieza. Y..Y…

                  Brueghel sigue desgranando curiosidades, propiedades y cualidades del sonido en los motivos pictóricos. Descubrirlas podrá proporcionarnos una tarde de Saber si visitamos el museo madrileño, pues de maravilla se llevan las artes plásticas con el silencio.
                     
                       Artes plásticas. Y gráficas, porque si hasta el siglo XVII no se han conocido datos escritos sobre el lenguaje de signos con el que se comunicaban los sordos y mudos, entre ellos y con el resto de la población, su uso es tan antiguo como la Humanidad. Una forma de expresión que abarcaba otros grupos, no sólo a los privados del oído y el habla. Sucedía en pueblos con un gran porcentaje de sordos, como los habitantes de ciertas zonas de la América precolombina, pero también era utilizado por comunidades monásticas obligadas por el voto de silencio o pueblos cercanos con hablas diferentes.


El bautismo de Cristo. Museo del Prado. J.F. de Navarrete
                   
San Juan Bautista en la Prisión.  1565-1570. J.F.Navarrete

                        Se afirma que el oído es la fuente de todo conocimiento. Aún así, Artes y Ciencias cobijan entre los suyos a muchos miembros con dificultades auditivas. Es el caso de la pintura, que por sus características tiene buena combinación con los pinceles, habiéndonos dejado la imagen de grandes hombres, oyentes y mudos, o sordos, que utilizaron sus dedos para volar. 
                      
                  Juan Fernandez de Navarrete (1526-1597), pintor riojano llamado El Mudo, hubiera quedado aislado de la sociedad si la sordera contraída a los tres años con su secuela de mudez no hubiera sido paliada por la atención del fraile jerónimo fray Vicente de Santo Domingo, que le enseñó, además de a leer y escribir, a expresarse mediante el lenguaje de signos empleado en las órdenes religiosas silentes. 

                Mientras estaba en la estación de Port Huron, en Michigan, siendo un adolescente que vendía golosinas y periódicos en el tren, Tomas Alva Edison salvó de morir arrollado por un tren al hijo del telegrafista del lugar, J.U.Mackenzie, y de ahí a ocupar con sólo dieciséis años la plaza dejada por éste al incorporarse al ejército, partió su notable carrera de inventor y empresario. Del gesto heroico de salvar al niño y quedar el mismo Edison a punto de caer entre las ruedas del tren, lo salvó otro pasajero, que lo levantó agarrándolo por las orejas, ahí el daño colateral de la acción lo sufrió el futuro inventor perdiendo buena parte de la audición. Ésta es la explicación más difundida sobre su problema auditivo y aunque alguna biografía dé por sentado que su sordera provenía de una escarlatina, la anterior anécdota tiene un aroma épico más acorde con el personaje. 

               El pintor, actor y escritor de Philadelfia, Grandville Redmond (1871-1935), también quedó sordo desde los 3 años como secuela de la escarlatina. Sus estudios los realizó en la Escuela para sordos de Berkeley y llegó a exponer sus paisajes en el Salón de París. A la vez, desde sus tiempos de estudiante fue aficionado al mimo, por lo que a menudo apareció en funciones y películas del cine mudo asesorando en el arte de la pantomima a importantes directores. Fue amigo personal de Charlie Chaplin, en varias de cuyas películas apareció como actor.



En este óleo, Edison es mostrado con varios de sus inventos






En estas tres imágenes vemos a Granville Redmon en su estudio, una de sus telas y en compañía de su
buen amigo Charles Chaplin durante una filmación. 


                     Nacido en EdimburgoEscocia, a Alexander Graham Bell (1847-1922) se le deben importantes trabajos de investigación en telecomunicaciones. Como logopeda experto en problemas auditivos trabajó en el desarrollo del audífono, interesado en mejorar la calidad de vida de quienes no podían oír, ya que tanto su madre Elsie May como su esposa Mabel padecían esta minusvalía

                   Petrona Vieira (1895-1960), pintora uruguaya sordomuda tras sufrir una meningitis a los dos años, adquirió una vasta cultura con la enseñanza de la profesora francesa Madeleine Larnaude, contratada por sus padres. A los veinte años empezó su aprendizaje de arte con el maestro Vicente Puig. En 1922, a los 27 años, realizó su primera exposición. Adscrita a la corriente planista, es autora del difundido retrato de Margarida Xirgu y está considerada una de las primeras pintoras uruguayas conocidas.
                          
             En 1801, Beethoven confió a su amigo Wegeler la gran preocupación por su sordera, que iba en aumento. Poco después escribió el llamado Testamento de Heiligenstadt, donde vuelca su angustia temiendo no poder soportar la circunstancia e incluso llegar al suicidio si alguien como él, que vivía para la música, llegase a perder el oído por completo. A pesar de llegar a padecer tal minusvalía, gracias a su determinación por seguir aportando al mundo musical todo lo que estuviera a su alcance, pudo rehacer su ánimo y continuar componiendo sus inmortales partituras hasta el final de su vida. 

                      Como la Naturaleza es incorruptible, ninguna familia se libra de sus malas bazas. Ser princesa y biznieta de la Reina Victoria de Inglaterra no fue para Alicia de Battemberg (1885–1969) una garantía de felicidad, la belleza de aquel bebé que miraba con listeza no apartó de su madre la sensación de que algo no iba bien. Confirmada la sordera de la niña, su madre Victoria de Hesse se aplicó a su educación con profesores adecuados, hasta lograr que aprendiera a leer los labios y hablar aceptablemente, así como a estudiar la cultura general de la época para las damas de la aristocracia, e incluso, que hablara cuatro idiomas. 

                        Se casó con el príncipe Andrés de Grecia y unas veces por su familia, otras por la de su marido, le fueron tocando en suerte buena parte de las guerras de los años en que vivió, que no fueron pocas. Le diagnosticaron esquizofrenia a los 45 años tras lo cual pasó tres en instituciones mentales. Al salir retomó sus inquietudes sociales de ayuda, lo que la llevó a esconder a refugiados judíos en su casa de Atenas durante la II Guerra Mundial. Fundar la orden de monjas ortodoxas enfermeras, Christian Sisterhood of Martha and Mary, sería el siguiente proyecto al que dedicó sus esfuerzos. Su hijo Felipe de Edimburgo es el príncipe consorte de Gran Bretaña, esposo de la reina Isabel II. Con ellos residió en Londres los últimos dos años de su vida, excepcional para una mujer con una minusvalía que en su tiempo impedía a quienes la padecían un desarrollo social normal. En 1994 fue honrada en Jerusalen como Justo entre las Naciones por su labor durante el holocausto nazi.



Elsie May, madre de Graham Bell, sorda de nacimiento

Mabel, la esposa que padecía la misma minusvalía, con Bell y sus hijas.


Era 1892. Graham Bell inauguraba la primera línea de larga distancia entre Chicago y Nueva York. El pintor nos
presenta al inventor en Nueva York, ese día histórico. 

Margarida Xirgu en un cuadro de la pintora uruguaya Petrona Vieira.
                       
Desnudo femenino. Petrona Vieira


Autoretrato. Petrona Vieira


Ludwig van Beethoven pintado por Joseph Karl Stieler. 1819

Alicia de Battemberg, biznieta de la reina Victoria de Inglaterra y madre del
príncipe Felipe de Edimburgo, pintada en 1907 por Philip Alexius de László.

En la boda del rey Juan Carlos con la princesa Sofía de Grecia, podemos
ver a la princesa Alicia a la derecha con su hábito, apoyada en la madre
del rey de Suecia, la princesa Sibyla. Mayo 1962.

                            Francisco de Goya (1746-1828), es en arte, El sordo por excelencia. Atacado en el invierno de 1792 por una enfermedad aguda a la que aún hoy siguen poniéndole apellido -venérea, tóxica, de Menière, circulatoria-, sufre la pérdida de capacidad auditiva casi por completo. Los mareos y problemas de equilibrio con episodios de dificultad visual que acompañan la aguda crisis de salud son síntomas que van aminorando hasta hacerse soportables por el artista. No así la sordera, que lo incapacita para relacionarse forzándolo a comunicarse por señas hasta verse obligado a dimitir de sus cargos en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en la Real Fábrica de Tapices. Nunca se repuso del rápido trance que lo convirtió en un ser aislado, de agrio carácter con los extraños, aunque su talento siguió en ascenso realizando el soberbio listado de obras que lo hicieron inmortal. Si pensamos en las dos Majas, en Palafox, La familia de Carlos IV, los duques de Alba, Los fusilamientos del 3 de Mayo y ese San Gregorio Magno, reino de luz que deja fundido al espectador desde los muros del Museo del Romanticismo, comprendemos que por muchos sufrimientos que padeciese, de piel adentro nada pudo impedirle que aflorara el genio.    


Goya en 1783, unos años antes de perder la audición

Entre 1790-1795


Tras la sordera, sobre 1795


El alfabeto del lenguaje de signos dibujado por Francisco de Goya en 1812


San Gregorio Magno por Goya. 1795-1799


En 1926, dos años antes de su muerte, Vicente López pintó el mejor retrato de Goya
                        
                          Añadiremos a esta breve muestra un ejemplo de otro grupo de afectados famosos, que sin perder por completo la audición, sí se vieron tocados por un problema que supuso un cambio importante en sus vidas.

                         Veamos al actor de KansasBuster Keaton, niño prodigio en los escenarios y galán del cine mudo hasta que estalló la I Guerra Mundial y se vio vistiendo el traje militar y enviado a Francia, donde no llegó al frente pero aún así sufrió una rotura del tímpano por efecto de una detonación, lo que afectó profundamente a su carácter. Aquel actor apuesto empezó a retraerse, cambiando su expresión atractiva por la mueca amarga que todos conocemos. 



Con sus padres, Buster Keaton formó un famoso trío de vodevil

Foto de estudio con un apuesto Buster Keaton en plena juventud

Buster Keaton al incorporarse a filas.

Años después de su accidente auditivo, Keaton realizó en 1927 su obra maestra El maquinista de la General.La escena del cañón tenía un significado capital en su biografía. 











Diversas interpretaciones del rostro de Buster Keaton. Ésta última de 2006,
obra de Luis Angel Argote.

                       El humor sui géneris que acababa provocando la risa, haciéndolo ser conocido por los diversos nombres de Cara de Piedra, Cara de Palo, Pamplinas, aderezado con los buenos guiones del mismo Keaton, fue la forma que encontró para no desmoronarse y continuar con su vida. Al final de su carrera, la singularidad del personaje creado a partir del dolor lo había hecho mundialmente famoso, provocando que su imagen se recreara en un sinfín de representaciones gráficas. La vida da cada sorpresa... 

Ana Mª Ferrin

8 comentarios:

  1. Importante, ameno, documentado y grácil artículo sobre una de las minusvalías que ha influido decisivamente en quienes la han padecido. Soy amigo y condiscípulo de dos sordos que, en la década de los sesenta fuimos a la Escuela Primaria. No se conocía la logopedia ni los maestros sabían qué era el lenguaje de signos. Sin embargo, aprendieron todas las materias gracias a la labor, jamás reconocida pero grandiosa, de las horas que el maestro se quedaba con ellos y les enseñaba. Son dos inteligentes personas que se alegran cuando se encuentran con algún amigo de aquella etapa: somos los únicos que podemos “hablar” con ellos. Posteriormente, a mis clases en la Universidad han asistido, en diferentes cursos, tres alumnas sordas. Compañeras de curso se turnaban sentándose de espaldas a pizarra o pantalla y traducían a signos, ahora sí que sabían este armónico movimiento de boca y manos, todo los que yo explicaba. Esto, unido al grato recuerdo de aquel maestro de mi infancia, hizo que mi atención y dedicación fuese mayor. Terminaron sus cursos con normalidad y sin ayuda alguna por mi parte en los exámenes, excepto algunos artículos que para ellos no poseen un sentido muy claro. Problemas hereditarios y, sobre todo, algunas enfermedades que en el momento actual son controlables, provocaron este silencio perpetuo que, muchas veces, como expresas en tu recorrido histórico, no es exclusivo de los pobres. En la sangre azul, muy cercano a nuestro Jefe de Estado, su tío, tuvo que ceder los derechos dinásticos por ser sordo. Un artículo tan ágil de lectura como necesario e histórico.

    Un cariños abrazo, amiga Ana María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy, cuando la enseñanza está llena de colegios “especiales”, no está mal llamar la atención sobre la generosidad y esfuerzo con que las familias, maestros como el que recuerdas con cariño y tantos condiscípulos, ayudaron solidariamente a quienes se veían afectados por su diferencia y la colaboración de todos ellos sigue siendo hoy igual de importante.
      Ese ha sido el motivo que me venía rondando hace años, colocar un pequeño foco sobre el coraje de estos compañeros de camino, porque además de tanto escollo cotidiano con que nos encontramos en la vida, ellos se ven obligados a salvar uno más. Tu experiencia personal te honra. Con afecto.

      Eliminar
  2. Interesante entrada con el tema del oído y de su deterioro como eje transversal de la vida y la obra de numerosos autores del arte en general. Para cualquiera debe ser terrible perderlo, pero para un músico o para un actor debe constituir además una tragedia que incapacita en gran medida para seguir ejerciendo sus actividades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son aspectos de la vida que a quienes no los padecemos nos pasan desapercibidos. Pero la sordera es mucho más dura de lo que podamos pensar, sobre todo si aparece en la edad adulta y no se soluciona con los medios actuales, porque desmonta de golpe todos los aspectos de la vida según la conocemos y nos deja indefensos. A un comercial o un magistrado, por citar a dos afectados que conozco, les borró de golpe la manera en que ejercían su profesión desde hacía más de treinta años. Pienso en un profesor, en un cirujano, en el camarero, cada uno con su propio sufrimiento, y deseo que sigan los avances en este campo médico.

      Eliminar
  3. Me quedo con nuestro don Francisco de Goya quien, a todo esto, escribió y dibujó su particular método de signos para comunicarse con sordos en el pueblo cercano de Piedrahíta (Ávila), donde solía alojarse para visitar a la duquesa de Alba. La posición de las manos es muy similar a la que se utiliza en la actualidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo pensar en cuántas personas debieron verse beneficiadas por la facilidad de su alfabeto, aunque ya los hubiera anteriores, dan ganas de irse a dar una vuelta por Piedrahita y tomarse un vino a la memoria de Dº Francisco. Besos.

      Eliminar
  4. Una discapacidad terrible que afecta igual a reyes, princesas, actores o artistas de cualquier ramo. Pero al margen de sus repercusiones en el arte, he pensado al leer su artículo cuán distinto es sufrir un problema de oído y padecer una sordera, a ser sordo-mudo de nacimiento y, aún más, he recordado que hace unos meses, por casualidad, paseando por un parque de Valencia, vi un grupito de personas, había instalado un atril, con un micrófono. A su alrededor media docena de personas, entre ellas había, creo recordar, un concejal del ayuntamiento; y frente a ellos no más de dos docenas de asistentes; me acerqué curioso sin oír nada hasta que pude leer una pancarta. Era una reunión de discapacitados ciego-sordo-mudos. Quedé impresionado de tal manera, que aún lo recuerdo con viva emoción. Y sin embargo aquellas personas aparentemente separadas de toda sensación no parecian personas infelices, todo lo contrario. Estuve un momento, pero no me fui de allí como había llegado, se lo aseguro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sumo a tu impresión porque hablas de una situación que ya es la revuelta de tuerca, inimaginable. Yo creía que eran minusvalías muy minoritarias pero hace poco me enteré de que en España existen 6000 sordos-ciegos, que aunque puedan expresarse oralmente ya me parece una situación homérica por el esfuerzo. Por mi parte sólo tengo noticia de dos personas con las tres incapacidades juntas y ambas por haberse ocupado de ellas los medios. Una es Hellen Keller, la famosa escritora de la película “El milagro de Ana Sullivan” y la segunda, Gennet Corcuera de 31 años, adoptada en un horfanato de Etiopía y traída a España donde ha crecido. Acaba de diplomarse en Educación Especial y en la Selectividad sacó un 7,5 de media. Según declaró en una entrevista, si ha podido llegar a esta meta ha sido gracias a su madre adoptiva. Qué no conseguirá el sacrificio y el amor de unos padres.

      Eliminar