Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





GAUDI. A PROPOSITO DE LOS VITRALES DE VALLGORGUINA (1ª PARTE)



EL PAÍS
Cataluña            
JOSÉ ÁNGEL MONTAÑÉS                                                    Martes 15 ABR 2014 - 00:04 CET

El lío de las vidrieras de Gaudí

                            
                   La Generalitat anuncia como inéditas dos obras del arquitecto publicadas en 1928 …Era el reclamo principal de la presentación del Registro e inventario de las vidrieras catalanas …Pero …la historia de estas obras se publicó en 2003 en L’Om, una revista local de Riudoms, (Tarragona) y en el libro Regreso a Gaudí's Place, en 2005. Todos llevan la firma Ana Maria Ferrin

                  …A primera hora de la tarde, Vila explicó que una persona le había proporcionado unas fotografías de las vidrieras que él había guardado en un cajón durante un año. “Las recuperé cuando comenzamos a estudiar las obras de esta zona”, dijo lacónicamente …  Unas horas más tarde, en conversación con este diario, Vila reconoció que conocía el trabajo de Ferrín… (1-6,8,9)
                 
                           
Mossén Josep Mª Nicolau, el que fue Director de la Escuela Santa Fé ubicada en la antigua masía de Can
Pujades hasta su venta a la empresa Carpier,  nos señala el vitral de Sant Jordi.
Debajo, detalle del vitral . c.2000 (A.Mª.F.)



Rosetón visto desde el interior de la capilla de Can Pujades
Debajo, detalle 2002(AMªF)




HASTA AQUÍ LA NOTICIA.
A CONTINUACIÓN, LA HISTORIA


 Publicado en GAUDÍ Y MÁS. 27 de abril de 2014
              
                          El jueves 11 de junio de 2009 visité al vitralista Joan Vila-Grau en su taller de Barcelona con objeto de entrevistarlo para mi libro sobre Josep Mª Subirachs, que publiqué en 2011. A pesar de ser un artista que me interesaba desde tiempo atrás por la documentación que tenía reunida sobre su obra, por diversas circunstancias el encuentro fue uno de esos trabajos que se van aplazando y aplazando hasta que un día tomas la decisión y das el paso. Tanto tardé, que uno de los medios en que colaboraba y tenía previsto publicar la extensa entrevista, Historia16, acabó cerrando unos meses antes del encuentro.

                       En mi libretilla roja llevaba un cuestionario con varios temas separados sobre Vila-Grau. Su obra general. La saga familiar, ya que es el tercer miembro de una dinastía artística, hijo y nieto de pintores, su padre fue Antoni Vila Arrufat y su abuelo, Joan Vila Cinca. También su informe para los vitrales de Gaudí en la Seo de Mallorca, hecho a la vez que el de Joan Bassegoda. Saber cómo fue su decisión de abandonar la carrera de Arquitectura por las artes plásticas hasta convertirse en una autoridad internacional, teórica y práctica, en el mundo del vitral.

                       Y el puntal de mi interés en la entrevista, sus vidrieras para la Sagrada Familia, de la que desde 1999 en compañía del maestro vitralista Josep Mª Bonet, es el factor principal.

                      Gaudí tenía bien estudiados los colores que él asociaba con su gran pasión, la música, y anticipó la secuencia de sentimientos que provocaría en los creyentes la observación de sus tres fachadas: A la alegría del Nacimiento debería seguir el desgarro de La Pasión –“tenebrosa, llena de tinieblas” había declarado– para desde allí, trasladarse a vivir el gozo de la Resurrección acompañado por unos vitrales que envuelven la entrada de los fieles en oleadas de un arco iris caliente. Luz que va pintando muros, columnas y suelos como el mejor artista. Vila-Grau recibió el encargo de realizar el primer ventanal en 1999 y tras el éxito de su trabajo el contrato se amplió con los principales vitrales de la Sagrada Familia.

                        En la fachada de La Pasion, el ventanal de La Resurrección está compuesto por 15 vidrieras de formas y medidas diferentes entre las que destaca el excepcional rosetón elíptico, formado en vertical por más de mil piezas de vidrio de formas y diversos matices de azul, dispuestos en una quincena de texturas diferentes que van desde el acanalado, al grano de mostaza o la estrella. La cristalera oval interconectada con las esculturas de Subirachs preside la explosión de luz que, según los Evangelios, atemorizó a los soldados a la entrada del sepulcro. Hoy da paso a que la experiencia de penetrar en el interior del templo y contemplar su baile natural de luces sea inolvidable, un festín para los amantes de cualquier tipo de manifestación artística.


Portada de la revista L'Om de Riudoms, Tarragona, donde apareció por primera vez mi
 trabajo sobre las vidrieras de Vallgorguina. Nº 394. Junio 2003 (7)


Portada de Regreso a Gaudí's Place. 2005, donde aparece la historia de los vitrales,
 la familia Valls y los propietarios actuales con un reportaje gráfico. (10)

                       Del románico al abstracto, del gótico al contemporáneo, Joan Vila-Grau sabe de lo que habla y lo transmite con claridad. Le pregunté si se había inspirado en los datos que nos han llegado de cómo interpretaba Gaudí el paso de la luz por los vitrales y la propia experiencia del maestro al trabajar en las vidrieras de las que fue autor, a lo que respondió que había pasado tiempo estudiando todo lo que encontró al respecto, sintetizándolo en varias frases: El sol es el mejor pintor. Yo soy la fuente de agua viva, etc.  Con todo ello, la entrevista iba desarrollándose armónica ya en su tramo final, cuando en un determinado momento pasó a comentar el anuncio de la próxima visita del Papa Benedicto XVI al año siguiente, 2010. Los encargos que tenía por parte de la Sagrada Familia, dado el acontecimiento papal habían acortado la fecha de entrega y lo tenían muy absorbido, haciendo una referencia a que su hijo colaboraba con él. Me habló de sus experimentos con diversos elementos y de sus estudios del color, en especial del color azul.

                      La visita fue enriquecedora.  Al escucharle nombrar los colores que prefería y citar el azul, se me ocurrió comentarle qué le parecía el azul utilizado por Gaudí en su vitral del ángel de  Vallgorguina. Con expresión de sincera sorpresa me preguntó a qué vitral me refería y entonces la sorprendida fui yo, por entonces ya había publicado un largo reportaje en la revista L’Om, de Riudoms, Tarragona, y en mi libro de crónicas gaudinianas Regreso a Gaudí’s Place presentado por Joan Bassegoda en la iglesia de Sant Felip Neri en 2005, aparecía un completo reportaje gráfico.    

                           El caso es que se interesó muchísimo por lo que le contaba y me pidió si podría hacerle llegar documentación sobre el tema. Así lo hice. No recuerdo exactamente que le envié, creo que fueron el libro y una revista con el reportaje así como algunas fotos de la capilla, en resumen, lo suficiente como para que se hiciera una idea. Ahí acabó mi contacto con el señor Joan Vila-Grau.


                     Más adelante, en 2011, publiqué mi libro sobre Josep Mª Subirachs donde incluí una foto suya y diversas referencias a su obra en la fachada de La Pasión, excepcional. Además, en este mismo blog he tratado de su trabajo y su persona (8).


El lunes 14 de abril durante la presentación del registro e inventario de las vidrieras catalanas, el Corpus
 Vitrearum de  Catalunya. De derecha a iz, , Antoni Vila, director del inventario, Ferrán Mascarell, Conseller
de Educació i Cultura y Joandomènec Ros, President del Instituto d'Estudis Catalans.  (9)


El vitral elíptico de la Resurrección en la fachada de La Pasión, obra de Joan
Vila Grau.
  
Diversas pruebas del artista para los vitrales de la Sagrada Familia. 2009 (A.Mª F.) 

Las manos de Vila-Grau componiendo matices de los vitrales. 2009 (A.Mª.F.)

En  la mesa de su estudio, con pruebas del paso de la luz por los colores

Ante uno de sus diseños, el responsable de los vitrales de la Sagrada Familia, Joan Vila-Grau. 2009 (.MªF)

Detalle de uno de los proyectos, ya colocado en los muros del templo. 2012 (jvferrandez.blogspot.comes)

                         Ahora una anécdota de los entresijos de este oficio, que contra mi costumbre me veo obligada a sacar a la luz.

                       Cuatro años más tarde de la entrevista con el Sr. Vila-Grau, el día 22 o 23 de abril de 2013, encontrándome en Palencia recibí en mi móvil una llamada desde su teléfono. No se trataba de él, sino de quien se presentó como su hijo. Me contó que conocía por su padre mi investigación sobre los vitrales de Vallgorguina y que al estar haciendo un trabajo para el que necesitaba visitar Can Pujades, me llamaba para ver si yo podía ponerlo en contacto con el propietario. No especificó a qué trabajo se refería, pero al haber comentado su padre que colaboraba con él, deduje que debía tratarse de la realización de algún vitral. Como suelo hacer, llamé a ese señor poniéndole al corriente de la petición y tras su aprobación envié su teléfono por mail al hijo del señor Vila-Grau añadiendo algunos datos que me pidió. Él a su vez me respondió agradeciendo la gestión. Punto y final. No nos conocemos personalmente. Jamás, ni antes ni después de su llamada tuvimos la más mínima comunicación ni he tratado de ningún otro tema que no sea el citado contacto, con el hijo del Sr Vila-Grau. 

                           Aclarado el asunto, pasemos a continuación a lo importante, los vitrales de Antonio Gaudí en Vallgorguina. Primero, a cómo se supo que existían y el largo camino hasta identificar su emplazamiento. Después, a dedicar un espacio a quienes se interesaron antes que yo por el tema. Gracias a ellos y siguiendo su estela acabé escribiendo la historia que llevo publicada varias veces, la primera en 2003. Espero que la encuentren tan interesante como me sigue pareciendo a mi.
                                                                   
                                                                                        Continúa...

Ana Mª Ferrin 
                            
        
Muesta de noticias con referencia al tema aparecidas entre los días 14 y 20 de Abril



9 comentarios:

  1. Es difícil reivindicar sus méritos de con mayor elegancia a como lo ha hecho usted.
    Felicidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprenderá la gracia que me hace tener que pasar por esto, pero durante una semana las declaraciones seguían cada vez más atrevidas y había que pararlo. Gracias

      Eliminar
  2. Debes sentirte realmente orgullosa por tu hallazgo, aunque algo indignada por la torpeza ajena. Pero qué vamos a hacer. Es lo que hay.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cayetano. Vamos a ver si la historia te parece interesante.
      Saludos

      Eliminar
  3. Confieso que he leído algo sobre la polémica en los medios de comunicación, más que la polémica las rectificaciones, y me he alegrado de que los medios de comunicación se hayan hecho eco del traspiés y que te hayan citado como verdadera autora del hallazgo. es algo que no siempre ocurre en el mundo de la investigación, un mundo lleno de plagios, de trepas y de personas ansiosas de propaganda mediática. Espero con interés la continuación de la historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hablé con varios periodistas que estuvieron rápidos en darse cuenta y reaccionar y a todos se lo agradezco de veras, porque lo normal es la indefensión de quien sufre estas situaciones.
    Como verás a continuación, no sé si hubiera llegado a conocer la historia completa y escribirla de no partir de los ocho nombres que cuento.
    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué interesante noticia! Como enamorada de las vidrieras que soy no puedo más que alegrarme y desde luego felicitarte, más vale tarde que nunca. Tu descubrimiento me trae a la memoria una entrada que realice hace algún tiempo. Hallados en Ujué gracias a internet. Mosaicos del Modernismo catalán que decoran un altar olvidado en un almacén. Te dejo el enlace por si estas interesada. Gracias por comentar en mí otro blog ya que así he tenido la oportunidad de conocer tu trabajo.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Perdón, se me olvido el enlace.
    http://imgenespngymuchoms.blogspot.com.es/2012/01/hallados-en-ujue-gracias-internet.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Qué buena noticia, la de los mosaicos de Bru Salellas. Precisamente tengo una entrada con varias obras modernistas de vestíbulos y ascensores donde muestro trabajos suyos.

      http://amf2010blog.blogspot.com.es/2013/04/gaudi-jujol-y-mas-en-el-arte-del_21.html

      Mi visita corresponde a la tuya con mucho gusto. Saludos

      Eliminar