Foto cabecera

PastorOvejas Atardecer en Tierra de Campos, Palencia, España. (A.Mª.F.)





ANTONIO GAUDI Y EL ESTANDARTE QUE DISEÑÓ PARA REUS



                              El domingo 22 de Abril de 1900, un grupo de unos doscientos reusenses residentes en Barcelona participaron en la peregrinación al santuario de la Virgen de Misericordia de Reus portando cuarenta y nueve estandartes. De los tres que se quedaron en el Santuario, uno era el que Antonio Gaudí había diseñado en colaboración con su amigo el pintor Aleix Clapés.


                              Tres meses más tarde, en el número del Semanario Católico de Reus del 21 de julio de 1900, podía leerse una descripción del Estandarte, destruido en 1936:


                               ...era una pieza espléndida, de cuero repujado, dorado y plateado sobre fondo de tisú y damasco. En la parte delantera Aleix Clapés había pintado a tamaño natural a la pastorcilla Isabel Besora a quien se le había aparecido la Virgen de Misericordia. El reverso lo ocupaba un gran escudo de Barcelona en oro y plata con la rosa de Reus hecha con cinco pétalos de platino repujado… Rodeaba todo el estandarte un gran rosario cuyas cuentas eran de bronce y estaño

                   



A la izquierda destaca Antonio Gaudí, con su traje claro entre las oscuras
levitas de la Procesión de la Virgen de Misericordia de Reus, se vuelve hacia
el estandarte diseñado por él que portan sus compañeros.  

REPRODUCCIÓN DEL ESTANDARTE


Publicado en Gaudí y Más. 15 de Junio de 2014


                  Contando todo este acontecimiento que preparaban en Barcelona, Salvador y Leonor Gaudí, hijos de su tío y padrino Plácido, le escribieron a éste  una larga carta el 5 de abril de donde extraigo el siguiente fragmento: … Los de Reus en Barcelona preparamos la peregrinación al Santuario de Misericordia… el estandarte se está confeccionando bajo la dirección del primo Antonio…

                          Días más tarde, Gaudí aparecía en la prensa andando ligero en la procesión entre los reusenses residentes en Barcelona, con el sombrero en la mano y el rostro vuelto hacia el pendón de la Patrona de Reus, en la que se considera su primera imagen aparecida en los medios.  


                          En 1936, los destrozos sacros de la Guerra Civil se llevaron por delante la mayor parte de la documentación que Gaudí guardaba sobre sus obras en la Sagrada Familia. También en otros lugares desaparecieron testimonios escritos sobre su tarea creativa, como sucedió con el pendón que nos ocupa, perdido en los incendios y saqueos de Reus. 



Dos fotografías aparecidas en el Semanario Católico de Reus de 1900 donde
se muestram las dos caras del estandarte 


Una portada del Semanario Católico de Reus (todocolección.net) 
   
Imágenes del anverso y reverso del pendón antes de su montaje final.

Cuando se encontraba en plena ejecución, el profesor Bassegoda visitó a Enric Ferrer en su taller de Igualada
donde confeccionaba la pieza.

                          No se había podido pensar en reconstruirlo porque la única descripción que existía eran dos fotos de muy mala calidad. Pero al tener conocimiento Joan Bassegoda en 2003 de que había aparecido un artículo publicado el 21 de julio de 1900 en el Semanario Católico de Reus, donde figuraban los pormenores de la pieza, no dudó en ponerse en contacto con un conocido curtidor y artista de la marroquinería de Igualada, Enric Ferrer Solà.

                              Enric Ferrer y Joan Bassegoda se habían conocido unos años antes con motivo de un cuadro realizado por el artesano –pintado en cuero con partes bordadas con hilos de cuero- donde figuraba la Casa Rocamora del Paseo de Gracia, un famoso edificio construido por el abuelo del Director de la Cátedra Gaudí, Bonaventura Bassegoda Amigó. La obra era un soberbio trabajo de artes aplicadas y de ahí partió que cuando Bassegoda decidió poner en marcha la reproducción del estandarte de Reus decidió confiárselo a Enric Ferrer.    

                           Hoy, casi acabado el proyecto después de siete largos años de investigación, documentación y pruebas de laboratorio, aún faltan por colocar la cruz y la figura de la Virgen de Misericordia, ambas de plata. Aún así puede apreciarse la calidad del trabajo, ya que en la actualidad el estandarte se encuentra expuesto en la cripta de la Sagrada Familia, Y es ahora cuando considero interesante dirigir una mirada hacia quién es el autor de esta obra. 

                        Enric Ferrer Solà es nacido en Igualada, tiene en la actualidad 80 años envidiables y ahí van un par de anécdotas singulares de su personalidad. Es cinturón negro de Kárate, 3er DAN, y en estos días se entrena para participar el próximo mes de Agosto en Montreal, Canadá, en su otra especialidad deportiva, la natación, participando en los Campeonatos de Natación World Masters, en la categoría 80-84 años, donde espera volver a revalidar el título de Campeón del Mundo de su categoría, que ya ganó en Italia en 2004.


Dos imágenes de la Casa Rocamora, del Pº de Gracia nº 26 de Barcelona. La superior en la actualidad, sin el
cupulín de su torre principal. Abajo, fotografía de principios de siglo con el remate completo.



                            Su oficio ha sido toda su vida el mismo que fue también de su padre, el de curtidor, perfeccionado por su parte en la Escuela de Tenería de su ciudad para completar sus conocimientos con todo tipo de técnicas. El estandarte lo realizó en piel de buey de Igualada, curtido por él según un método vegetal. Y todo el proyecto, desde el diseño artístico y la pintura hasta el repujado, bordados y grabados, son igualmente suyos. El rostro de la pastorcilla que vio a la Virgen en 1592, Isabel Besora, fue una colaboración del pintor Noguera, de su misma ciudad.

                        Otros datos para el historial de la obra: Tal como está, incluido el soporte de caña de bambú y el rosario de nueve metros con cuentas de madera engarzadas en cable de cobre, pesa 11 kilos, que llegarán a 15 cuando los remates y otros pequeños detalles estén terminados.

                            Una historia sencilla en apariencia, la de este creador incansable que ha empleado siete años en documentarse hasta conseguir recuperar la pieza hecha por Gaudí en homenaje a Reus. Incansable y generoso, ya que sólo si posee ambas características un hombre podrá llevar a término éstas minuciosas tareas que nos sorprenden.
                            


Ana Mª Ferrin


9 comentarios:

  1. Toda una proeza reconstruir minuciosamente la obra desaparecida, sobre todo cuando se trata de un autor como Gaudí, tan exigente y minucioso él. Aunque nunca sabremos qué diría de ello el verdadero autor del estandarte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso, que al ser un hombre tierno con las espigas y duro con las espuelas, apreciaría el esfuerzo y el trabajo bien hecho por encima de todo.

      Eliminar
  2. ? Estaríamos entonces ante la única obra que hizo Gaudi para Reus? El saber popular dice que nadie es profeta en su tierra y esto se puede aplicar a dos de sus hijos más ilustres, Gaudi y Prim, poco queridos en vida y admirados tras su muerte.
    Asombra la originalidad del estandarte que huye de los materiales habituales, sedas y terciopelos, para adentrarse en el mundo del cuero con colores y aditamentos novedosos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta cuatro encargos se le hicieron a Gaudí para Reus, si recuerdo bien, aunque por intereses y algún que otro susto por la originalidad de los diseños del maestro ninguno llegó a ser una realidad. Excepto éste, encargado por los naturales de Reus que vivían en Barcelona. Así que estás en lo cierto, estamos ante el facsímil de la única obra hecha por Gaudí expresamente para Reus.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuánto arte desaparecido en aquel vendaval inculto. Una loable iniciativa la elaboración de esta pieza desaparecida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alguien se empeñe durante siete años en recuperar un diseño único de Gaudí, para que no se pierda la memoria de que existió, es algo para valorarlo.
      Saludos

      Eliminar
  4. Me encanta Gaudi, su creatividad, su color... es simplemente magico
    Un saludos muy grande desde mi Argentina hasta tu bella Barcelona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Karu. Mi admiración hacia tu tierra y el recuerdo de su gente lo guardaré siempre.
      Pronto tendréis construida en vuestra vecina Chile la única obra hecha realidad de las tres que envió Gaudí a un país extranjero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ana María, el bárbaro comportamiento de personas insensibles en tiempos convulsos siempre me ha parecido una losa que cayó sobre la palabra libertad. No es sino producto de extremistas incultos el hecho de destruir un patrimonio artístico del signo que fuere. La destrucción de este pendón diseñado por Gaudí fue una pérdida que, por suerte ha podido ser reparada gracias a este polifacético personaje, líder en muchas actividades y meticuloso artesano. Todo tu artículo, incluyendo la fotografía de Gaudí, es un repaso a la historia tan importante como documentado. Excelente e importante.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga Ana María.

    ResponderEliminar