Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





COLONIA GÜELL. LA FIESTA MODERNISTA (1)




                      Van 14 ediciones de la Fiesta Modernista de la Colonia Güell, el barrio obrero que construyó Eusebio Güell para los empleados de su fábrica textil con un doble propósito. Por un lado puso en práctica su ideal de generosidad cristiana proporcionando a las familias un entorno digno, con viviendas, escuelas, parroquia, sanidad, local social, agrupaciones teatrales y corales y con porciones gratis de la tierra que rodeaba el enclave a su disposición para que cada familia pudiera sembrar su huerto. Y a la vez, en una época de agitación feroz con huelgas y atentados en Barcelona, con los obreros provocando continuas algaradas en su búsqueda de lograr una vida mejor, cumplir su propósito de alejar a la juventud de tentaciones revolucionarias, que lógicamente, no beneficiaban a los negocios del empresario.


El grupo Modernistas de Badalona forman una presencia conocida en los eventos modernistas. (A.Mª.F.) 2014

El cartel de esta última edición, con el Sr. Güell en el centro






Cuatro instantáneas de lavanderas y jaboneras. 


EL MILAGRO DE UNA CONSERVACIÓN

Publicado en Gaudí y Más. 24 de octubre de 2014



                                 Diversos protagonistas del mundo gaudiniano, más una serie de personajes pertenecientes a la Colonia Güell, muchos de ellos descendientes de los primeros trabajadores de la empresa textil que Eusebio Güell creó en el pueblo de Santa Coloma de Cervelló, recrean cada año en este enclave histórico la vida del novecientos, con el encanto de la Belle Époque. 


Acompañados del servicio, la distinguida familia de Dº Eusebio Güell (Ayto.Sta.ColomaCervelló)

¡La niña del doctor se nos casa...! (mikipons.cat) 

¿Ha hecho una buena boda? (ladupla.com)

Romántica (elrincondexavix)

Con autoridad. (elrincondexavix) 

Un paseo con mamá (A.Mª.F.) 2014

Tres hermosas. (A.Mª.F.) 2014

Qué elegancia comiendo un pastel... (coloniaguell)

¡Pero bueno! ¡Será posible! Qué poca vergüenza... (elrincondexavix.blog)


                                      Viendo la serenidad del entorno, su tranquila belleza, una no puede por menos de sonreír ante la etiqueta de paternalismo que se le ha colgado a Eusebio Güell por parte de algunos sectores, al comparar su compromiso con los trabajadores en cuanto a mejoras de vivienda y servicios, con los de ciertas multinacionales actuales. Y eso que ha pasado más de un siglo.



En medio de la fiesta, los albañiles siguen su trabajo... (A.Mª.F.) 2014

Las guapas de los quesos. (A.Mª.F.) 2014

Entre los jamones y con su palillo...El més xulo del mercat...(A.Mª.F.) 2014

Agua y simpatía (A.M.F.)


Cerámica de L'Emili traída desde el Delta de L'Ebre, en Tarragona. Atención a su originalidad, (A.Mª.F.) 2014

                          Para quienes tengan ocasión, este evento que suele celebrarse a primeros de octubre es un momento inmejorable para contemplar la cripta Güell en vivo, con su entorno residencial viviendo el ajetreo y la ambientación de finales del siglo XIX y principios del XX recreado por muchos de los descendientes de los primitivos habitantes. De paso podrán apreciar las edificaciones originales, tan bien conservadas por sus moradores las que dependen de ellos. Se trata de una jornada auténtica, con decorado y personajes auténticos, tanto como lo es la historia del lugar.    

Continúa...

Ana Mª Ferrin
                                 

10 comentarios:

  1. Este señor Guëll, que tanto suena a Gaudí y a Barcelona, debía ser una especie de empresario filántropo al estilo de Robert Owen, uno de los padres del "socialismo utópico", con esa aureola de paternalismo encaminada en alejar de la mente de sus trabajadores la idea de la lucha de clases, tan típica de la época.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volveremos sobre este episodio en la 2ª parte. Tocas un tema sobre el que trabajé bastante en los noventa, cuando empecé a dar forma al capítulo de la Colonia. Aunque partiendo de otros planteamientos, no hay duda de que la idea de Owen estaba en el germen del proyecto de Güell, que había estudiado en Inglaterra y E.U. y traía ideas frescas.
      Saludos

      Eliminar
  2. Ana María, son tan entrañables las imágenes que nos traes que, a pesar de no haberlas vivido las he extrañado como recuerdos vivos de un pasado sereno, bello, entrañable. Realizar una labor como la de cobijar dignamente a quienes bajo el yugo del amo no poseían nada más que lo que él quería, es de ser un señor digno y osado antisistema. Este y no otro creo que era el objetivo de quien llevaba tan dignamente el nombre de Eusebio Güell. Es un hecho que, en muchas ciudades españolas, se construyeron barrios que remediaron, en esta época, la laxitud de gobernantes y semimatones señores. Pero también es cierto que sin estos barrios, el florecimiento industrial y avances sociales nunca se habría conseguido. Los avances sociales ya sabemos, solo en tres años, hacia donde los dirigen la desidia y malhacer de personajillos taimados e ineptos por la falta de una unión que haga fracasar sus altas cifras macroeconómicas y sus mentiras robadas. La unión desde la historia favorece siempre el pensamiento común. Realmente delicioso.

    Un cariñoso abrazo, querida Anamaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tenemos una percepción cercana en cuanto a la labor de Güell en la Colonia. Valoro las cosas bien hechas, querido amigo, y si lo situamos en el tiempo y el lugar que le tocó vivir, con todos los defectos que pudiera tener, lo hizo bastante bien.

      Eliminar
  3. Un placer visitar tu Blog Ana maria y una bonita iniciativa educativa y lúdica, una divertida manera de pasar un buen fin de semana. un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una visita muy divertida, por la gracia de sus participantes. En varios pueblos de Barcelona las fiestas Modernistas se van convirtiendo en algo bastante común. Felicidades por tu sabroso Blog.

      Eliminar
  4. Dos o tres veces he bajado desde los Pirineos por la carretera que bordea el Llobregat. Un rosario de colonias, hoy rehabilitadas, pueblan el trayecto. Son un magnífico testimonio de aquellos tiempos, de la arquitectura industrial y civil y religiosa, que de todo hay; y una gran suerte que tantas hayan llegado hasta nosotros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco a fondo lo que me cuenta, sólo sé de alguna aislada y es un buen tema para enterarse de más. Será cuestión de apuntarlo.
      Saludos

      Eliminar
  5. Muchos son los pueblos de Cataluña que celebran fiestas modernistas, como he podido comprobar en mis escapadas a Barcelona, pero especialmente bonita es la de Santa Coloma de Cervelló, una colonia textil surgida al calor de los telares, del humo de la chimenea de la fábrica y del olor de los tintes. Me encataría poder formar parte de ella algún día como mera espectadora, claro.
    Aquí se estilan más los mercadillos medievales. Pero, con el pasado textil de Béjar, quién sabe, a lo mejor cualquier día montamos una fiesta parecida.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El éxito de un evento lo da su autenticidad, que transforma lo que podría ser sólo un encuentro de disfraces (que tampoco está nada mal), en una conmemoración histórica. Eso es lo que hace que participantes y visitantes se impliquen emocionalmente.
      Y ese potencial lo tiene Béjar tanto como la Colonia Güell. En la Colonia, un aspecto interesante en lo económico está en el mercadillo artesanal de los vecinos, donde se venden quesos, embutidos, repostería y todo lo que se tercie.
      Bien publicitado, igual sale algo bueno de esta idea. Nunca se sabe lo que uno puede dar de sí.
      Un beso.

      Eliminar