Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





CRÓNICA MENUDA DE UN GRANERO Y UNA JOYA



                             
                       Embrumadas por la burocracia, duermen y despiertan a veces historias mínimas que en un visto y no visto sólo dejan una leve señal en el aire y en ocasiones ni eso. De un día para otro pasas por el mismo paisaje y algo que no acertarías a explicar qué es, lo ha cambiado. Casi siempre para mal.

                        Pero a veces...

                        Veamos la pequeña crónica de algo muy importante
                               

Así, limpios sus muros, amanecía la iglesia Basílica de San Hipólito el Real de Támara, Palencia,
 el 29 de Agosto de 2013 (Fotos A.Mª.F.)

El día anterior, a las 8 de la mañana llegaba la empresa que iba a derribar el granero ruinoso, pegado a los
muros de la iglesia, que durante buena parte del siglo XX había impedIdo contemplarla en toda su belleza. 

En primavera cubierta de verde, otras vista  de la ruina junto a la iglesia que tantos años ha costado eliminar 

Hasta éste último derribo, nunca había sido posible verla limpia y completa (A.Mª.F.)

  


LA BELLA DEL CAMINO

JOSEP Mª SUBIRACHS: EL PRIMER TREN



                          En 1936, un año después de fallecer Rudyard Kipling autor de Kim de la India, salía a la luz el libro póstumo del escritor inglés, Algo de mí mismo, desvelando una infancia gravemente infeliz por culpa del maltrato escolar que padeció hasta los dieciséis años y esa obra dejó perplejo a su círculo familiar y social. Nadie tenía conocimiento de tal experiencia ni de que lo hubiera marcado al extremo de no permitir su publicación hasta después de su muerte. Había vivido casi setenta años desde que pasó la amarga experiencia, recibió toda clase de honores incluido el Premio Nobel de Literatura y aún conservaba fresco en su mente el impacto de una niñez que le llevó a escribir en la primera página de aquellas memorias: -Dadme los primeros años de la vida de un niño y tendréis el resto.

Josep Mª Subirchas a los 6 años. (*)

Josep Mª Subirachs en su Primera Comunión. Tenía 9 años. (*)

  
 VULNERABILIDAD E INDEFENSIÓN