Foto cabecera

IMGP4946 Músicos y bailarina del Institut del Teatre de Barcelona, actuando en un bus de la ciudad durante unas jornadas musicales. (A.Mª.F.)





COLONIA GÜELL. LA FIESTA MODERNISTA (1)




                      Van 14 ediciones de la Fiesta Modernista de la Colonia Güell, el barrio obrero que construyó Eusebio Güell para los empleados de su fábrica textil con un doble propósito. Por un lado puso en práctica su ideal de generosidad cristiana proporcionando a las familias un entorno digno, con viviendas, escuelas, parroquia, sanidad, local social, agrupaciones teatrales y corales y con porciones gratis de la tierra que rodeaba el enclave a su disposición para que cada familia pudiera sembrar su huerto. Y a la vez, en una época de agitación feroz con huelgas y atentados en Barcelona, con los obreros provocando continuas algaradas en su búsqueda de lograr una vida mejor, cumplir su propósito de alejar a la juventud de tentaciones revolucionarias, que lógicamente, no beneficiaban a los negocios del empresario.


El grupo Modernistas de Badalona forman una presencia conocida en los eventos modernistas. (A.Mª.F.) 2014

El cartel de esta última edición, con el Sr. Güell en el centro






Cuatro instantáneas de lavanderas y jaboneras. 


EL MILAGRO DE UNA CONSERVACIÓN

GAUDÍ Y EL MOVIMIENTO EN LAS ARTES



                                 
                 Elevando la mirada hacia lo alto de la fachada del Nacimiento sobre la representación de la Sagrada Familia y justo debajo del ciprés, aparece una segunda gruta de carámbanos, bastante mayor que la del Nacimiento, donde se ubica el grupo de la Coronación de la Virgen. Dada su altura no se aprecian bien las cuatro esculturas que contiene en primer plano y mucho menos las que aparecen tras ellas pegadas a la vidriera de la derecha, vista de frente, unos diez ángeles que surgen flotando, dando volteretas en escorzos de gran expresividad dinámica. Ahí aprovechó Antonio Gaudí el proyecto que había diseñado con su ayudante Ricardo Opisso en 1900 para el recordatorio de la primera misa de su amigo de la Asociación Excursionista, el sacerdote y naturalista Norberto Font i Sagué. Un dibujo de cinco figuras masculinas desnudas que debían componer una orla de ángeles alrededor del texto.
                           
                      En su biografía del arquitecto publicada en 1928, Josep Francesc Ráfols contaba que con aquel dibujo el maestro se adelantaba en estilo a los mejores de sus contemporáneos, por lo que quizá la idea había resultado demasiado avanzada para la ocasión y fue desechada del diseño final de la estampa. Por fortuna nos ha quedado esta muestra innegable del dinamismo que logró imprimir Gaudí a las figuras, capturando la fugacidad de una pluma girando en el aire, algo que sabría trasladar más tarde a las esculturas de los ángeles integrándolos en la arquitectura de un vitral.



Grupo de ángeles en movimiento, tras el grupo de la Coronación. Fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia
de Barcelona. Antonio Gaudí.

 Unos ángeles para el recordatorio de la primera misa del sacerdote Norberto Font i Sagué.
Dibujos de Gaudí que no se llegaron a imprimir en la estampa. 1900 (Arch.A.Mª.F.)





Secuencia de imágenes donde se muestra el lugar que ocupan los ángeles en la fachada
 dando volteretas en el espacio, tal como vemos en el dibujo original de Gaudí. El grupo
está situado en la cristalera, tras  La Coronación.



CON SÓLO DOS PLANOS, MOVIMIENTO 


JOSEP Mª SUBIRACHS Y MONTSERRAT GUDIOL, ENCUENTROS EN LA SAGRADA FAMILIA



     El mundo de la pintora Montserrat Gudiol atrapa construido a partes iguales de misterio y melancolía. Con trazo elegante y dueña de un colorido del que se vale para remarcar su relato, la artista cuelga sus obras en diversos museos internacionales y en la actualidad, cuando por razón de salud ya sólo pinta con destino al fondo privado, es un nombre cotizado por los coleccionistas que siguen su trabajo. Por ello, cuando un propietario se desprende de alguno de sus lienzos y aparece en las subastas como ocurrió recientemente en Sotheby’s, alcanza una altísima cotización.
      Hoy la construcción de la fachada de La Gloria en la Sagrada Familia ha transformado el lateral de la calle Mallorca. Pero a finales de los años ochenta, su tapia de chapa ondulada guardaba la puertecilla que daba a un minúsculo espacio verde, acceso al estudio-vivienda donde escultor Josep Mª Subirachs residió y trabajó casi veinte años. Hábitat donde ambos artistas, buenos amigos que gustaban de estar juntos, pasaron largas veladas que en ocasiones terminaban con una despedida a la mañana siguiente.





Diversas obras Montserrat Gudiol con el rojo como protagonista. (*) 


En las dos imágenes, una joven Montserrat Gudiol (*)

CONVERSACIONES EN LA CATEDRAL