Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





CINCO SIGLOS DE "LE DÉJENEUR SUR L'HERBE". DE RAFAEL SANZIO A FABRIZIO PORTILLO



                                   El gran Marcantonio Raimondi, reproduciendo pinturas renacentistas está considerado el primer grabador en serie. Llegó en 1510 a Roma desde su Bolonia natal y el encuentro con Rafael Sanzio iba a propiciar una colaboración que hoy, cinco siglos después, sigue siendo importante. La fusión de sus talentos dio como resultado en 1515 la reproducción del dibujo desaparecido de Rafael, El Juicio de Paris, y es gracias al trabajo de Raimondi que tenemos constancia de que existió.  

  Basándose en un fragmento de esa obra, Edouard Manet creó en 1863 el cuadro Le Déjeneur sur L’Herbe que hasta hoy no ha dejado de ser reproducido en todo tipo de géneros y soportes. 

  Bsssszzzz. Hacia atrás, hacia delante, la moviola empieza a funcionar.


El artista mexicano Fabrizio Portillo nos dejó el sorprendente pixelado al óleo de su Déjener, en 2013

El cuadro de Edouard Manet, Déjeneur sur l'Herbe. 1865-6 


Grabado de Raimondi en 1515, del dibujo de Rafaelle Sanzio. En la imagen superior, el detalle de la derecha.



TODOS ALMORZANDO EN LA HIERBA

Publicado en Gaudí y Más. 21 de marzo de 2015


                                Cuentan sus biógrafos que a Manet se le ocurrió la composición de este óleo de 208x264,5 observando los grupos que habían plantado la comida sobre un lienzo a orillas del Sena, en Argenteuil. Y seguramente habría sido otra estampa costumbrista sin más, de no ser porque la mirada de Manet trastocó la escena al desvestir a uno de los elementos femeninos que la componían. 

   Y no sólo eso. La mujer se mostraba de lo más cómoda, tranquila, observando al pintor, a los espectadores, con una leve sonrisa. Precisamente esa cotidianidad de la acción fue la cualidad que le reprocharon los críticos, la desvergüenza de que en un entorno de caballeros completamente vestidos, la mujer se mostrara desinhibida.    

  Casi al mismo tiempo que Manet presentaba su obra, otros amigos suyos empezaron a reproducir la idea. Cezanne, Monet y Tissot, aún sin atreverse al desnudo, fueron de los primeros y a ellos seguirían una legión que a día de hoy bastará con clicar el título del cuadro, para que una avalancha de interpretaciones, muchas veces divertidas, nos sorprendan por la creatividad con que recogieron el testigo.

Claude Monet. 1865
Cezanne. 1876
James Tissot. 1870

                                 Llegamos a Picasso. En las décadas 50 y 60 del pasado siglo, el genio tuvo tal fijación con el cuadro de Manet que llegó a trabajar en unas 30 réplicas diferentes, más 6 grabados y 140 dibujos, de los que aquí traemos una muestra.







Dibujo de Picasso de 1954 previo al cuadro superior.

Grabado de Picasso de 1968. Según escribió, se trataba de un Grabado a lo Rembrandt, con La Maja y La
Celestina
, como personajes femeninos del Dejeuner 




Última de las seis réplicas de Picasso mostradas en esta selección. 

                              Imparables, en este siglo y medio transcurrido han ido sumándose infinitas visiones. Desde collages a campañas publicitarias, graffittis, series televisivas, artes gráficas, digitales y fotográficas. Incluso cualquier reunión de amigos será buena ocasión, para ¿Por qué no? Sorprender con nuevas interpretaciones del tema. 

   Empezaremos por Louis Cane y su particular paraíso. Como Picasso, también este contemporáneo ha convertido el siglo XXI en una serie de almuerzos, donde juega a su antojo con el número y género de los personajes. 




                                            
Dos visiones del Dejeneuer por Louis Cane.

Betty Boop con Popeye y el payaso Ko-Ko. Al fondo, Oliva refresca sus bellas piernas.

1995. Portada del New Yorker

Campañas de Alta Costura

Jorge Botero Luján

El dibujante y pintor Michelle Achard, situó la acción en La Guerra de las Galaxias en 1964

La composición del grupo francés de artistas Collectif 6.  

El artista multidisciplinar Alain Jacquet vio así la escena en 1964 
                                                    
                            Escrito por Wesley Archer y dirigido por Grey Milton, en la primera temporada de la serie Los Simpsons uno de los episodios da un giro al título de la novela de Steinbeck, Las uvas de la ira, transformándolo en ¡Viva la vendimia! 

   A través de variadas aventuras en Francia van sucediéndose imágenes calcadas de cuadros famosos, que pasadas por su inventiva, los autores convirtieron en un homenaje cultural a la pintura europea y americana. Una de ellas, precisamente, Le Déjeneur sur l'herbe.  


El 15 de abril de 1990 se emitió el episodio de Los Simpsons rememorando el cuadro de Manet.  

Ana Mª Ferrin

12 comentarios:

  1. Nunca imaginé que este tema diera para tanto. Me imagino que la proliferación de versiones,algunas de lo más "naif", se debe al carácter provocador y desinhibido con el que Manet adornó su "déjeneur", algo recurrente en él. No olvidemos su "Olimpia", tan desnuda y descarada como la moza que come junto a esos señores con ropa mientras nos mira directamente sin tapujos, como si el desnudo fuera tan solo cosa de nuestra mirada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olimpia fue un buen antecedente del que nos ocupa, mostrándola desnuda junto a la sirvienta vestida, la prueba de que ya rondaba en Manet el germen de lo que sería su revolucionario contrapunto con los personajes masculinos de su Dejeneur.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Un completo y pormenorizado estudio del cuadro de Manet desde el punto de vista de artistas con una gran influencia en el arte pictórico posterior, destacando de entre ellos a Picasso. Es un gran momento el captado en esta superficie plana con pretensiones de poseer una profundidad que no existe. Es difícil determinar el sentido y simbología que Manet quiso expresar. Posiblemente, algún comentarista o crítico de arte la haya adivinado al realizar un estudio de ella. Sin embargo, esta modelo habitual de Manet, se encuentra desnuda con una tranquilidad sorprendente entre dos caballeros vestidos y con un fondo en donde otra mujer se encuentra semivestida. El bodegón inferior de la izquierda se conforma con la ropa de la modelo y ¿se trata de un descanso tras un tiempo de recreación sensual y sexual? ¿Se trata simplemente de una licencia del autor? ¿Se trata de un adelanto de Manet al escudriñamiento de la mujer tal y como la imaginaría un espectador masculino si estuviese vestida? Bien, ninguna de estas hipótesis posee una base fundamentada en alegorías, modas ni estilos. Lo cierto, como muy bien expresas en tu artículo, Ana María, Manet abrió una puerta en la que miraron muchos grandes pintores y creadores en general, para expresar variopintas relaciones con los personajes y fines a conseguir. Sin tener en cuenta los llamados errores de perspectiva sino la belleza de la composición y perfección de los protagonistas, esta obra posee la fuerza que difícilmente se aprecia en otras de artistas renombrados. Excelente documentación, búsqueda, selección y resultado.

    Un gran y cariñoso abrazo, Anamaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un cuadro que nos ofrezca perfección de escala ni perspectiva. Estoy de acuerdo en que tiene varios puntos no resueltos, como son la profundidad del paisaje o la dama del agua.
      Detalles que no restan impacto al cuadro, ya que su potencial reside en ese cuerpo desnudo de mujer cuya carne iluminada de resol tiene el preciso tono vainilla, natural de la época, para situarlo en una alcoba. No para exhibirlo al aire libre ni entre caballeros vestidos, eran tiempos en que eso sólo tenía cabida en determinados interiores.
      Lo revolucionario de la tela reside en la naturalidad de la protagonista, lo desenvuelto de su pose y esa mirada relajada que parece dirigirse al espectador, diciéndole: “¿Y qué?”

      Ahí reside su auténtica ruptura, amigo Antonio

      Eliminar
  3. Manet escandalizó con su obra a la pacata sociedad francesa y su revolución que bebía directamente de los clásicos supuso la eclosión de ese nuevo movimiento artístico llamado impresionismo. Lo realmente escandaloso era representar a una mujer desnuda entre dos hombres vestidos a la manera usual de la época y que la escenase se titulase "Desayuno sobre la hierba" y no "Ninfa entre sátiros" con los dioses desnudos. Para escándalo el de las carnosas mujeres de Rubens o las diosas de Tiziano. También este último introdujo a una mujer desnuda y a un hombre con vestidos de la la época, pero la mujer era Venus y el hombre un músico. ¿Era o no era lo mismo?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era lo mismo. Aquí el artista no se movía entre mitología ni religión, Manet mostraba lo cotidiano, pie a tierra. No perdamos de vista que la composición se le ocurrió al pintor con 30 años, durante un paseo junto al Sena observando escenas convencionales similares.

      Por lo que quizá sobren análisis intelectuales, al ser la mirada sugerente de una bella, plena de promesas, la que hizo a Manet verla desnuda. ¿Y qué es el arte sino representar la realidad a través de lo que uno ve o desea?

      Eliminar
  4. No hay como el original, aunque lo que más gracia me ha hecho ha sido ese pie de foto en el que habla de las bellas piernas de Olivia. Pobrecilla, su Popeye desayunando con otra.
    Me ha encantado la entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su empatía con Olivia la comparto.
      Lo que pasa es que la Betty era mucha Betty y ahí la tenemos, entre dos admiradores, con Popeye echándole el ojillo. ¡Ay, los hombres!

      Eliminar
  5. La mejor es la del pixelado al oleo

    No quiero pensar como debio quedarle la mano

    Besotes . María

    ResponderEliminar
  6. Algo así pensé yo sobre la dificultad de ejecución cuando examiné de cerca la foto, ya que a pesar de su similitud con impresionismo y puntillismo, es otra cosa. Son cuadrados similares pero no exactos, lo que nos habla de su ejecución uno por uno.
    Es posible que pronto tengamos una explicación técnica.
    Besazos a ti.

    ResponderEliminar
  7. Magnifica comparativa, ha sido todo un descubrimiento, ya decía yo que esa señora desnuda entre dos caballeros guardaba un secreto a voces.Siempre me pareció pornografía de clase pudiente pero nunca lo relacioné con que era una "versión" de un clasico.Las vestimentas solían ser al reves, los hombres desnudos y las mujeres tapadas y por ello nunca le presté atención cuando tropecé con el cuadro en alguno de mis viajes.
    Pero, magnifica entrada, si señora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El grabado de Rafael es un hallazgo, me parece una joya.

      Y tu cuánto sabes, amigo Chordi. A ver si me explicas esa frase tuya referente a la “pornografía de clase pudiente”, que yo soy del Born.

      Eliminar