Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





GRECIA Y NUESTRO POETA ENRIQUE BADOSA


                    
                           Bandeaban los políticos por la televisión entre mares de intereses. Al tiempo, una farmacéutica de Atenas contaba al periodista entre lágrimas sus problemas de suministros por la indefinición de cuál sería el futuro de Grecia. De repente se disparó un resorte en mi memoria y apareció en el escenario la figura sonriente del poeta Enrique Badosa un lejano día de 2006, mientras lo escuchaba hablándome del honor que significó para él, que el gobierno griego le rindiera homenaje con un monumento a su poema:



                                             SALAMINA

Por esto ha sido escrito el Partenón
con la más bella tinta de la tierra.
Por esto se ha labrado el pensamiento
en la piedra más sabia y perdurable.
                   

                          Por esto estás hablando en lengua libre.






Tres imágenes del poeta Enrique Badosa. En Roncesvalles, en el puerto de El Pireo y en la inferior junto al
monumento colocado por las autoridades griegas en homenaje a su poema Salamina, que glosa la batalla naval
en que los griegos derrotaron al invasor persa el año 480 a. de C. (2)

"CAÍ EN LA TENTACIÓN DE LA PALABRA"


Publicado en Gaudí y Más. 18 de julio de 2015

                              


                             Entrevisté a Enrique Badosa en 2006 con motivo de mi biografía del escultor Josep Mª Subirachs, de quien fue buen amigo. Juntos compartieron veladas en noches de vida y rosas y agradable compañía.

   A través de los años, la relación de Subirachs con el poeta fue transitando por diversas fases que Badosa fue colocando al azar de las imágenes que atraían sus recuerdos. Porque durante un tiempo, a cada pieza importante finalizada por el escultor, el amigo le dedicaba un artículo en el ABC, diario del que era columnista. Detalle al que correspondía el artista ilustrando con sus dibujos algunos trabajos poéticos del escritor.

  No llegaron a colaborar en ningún gran proyecto aunque las realizaciones conjuntas fueron bastantes, incluso a nivel privado. Los tarjetones epistolares que Badosa utiliza con un dibujo de la Victoria de Samotracia acompañado de un poema, es fruto de uno de aquellos trabajos a dúo (3). De los varios textos compuestos por Badosa, recuerdo el catálogo de la retrospectiva del escultor (1953-2002) expuesta en la Sala Verdaguer de Barcelona en 2003. Quedando en el aire su proyecto más ambicioso dedicado a Subirachs, el libreto para el ballet Pigmalión, que llevaba estancado varios años dando vueltas por la inspiración del poeta sin acabar de cuajar. El problema era el ritmo poético. -Hace años que llevo el texto en la cabeza pero no consigo darle el ritmo preciso–, explicaba entonces.

   La alianza entre ambos creadores fue más bien cerebral, de esas que tejen tramas verbales entre determinadas personas permitiendo entenderse sin necesidad de mucha conversación. Más cierta clave de humor similar que siempre les proporcionó una importante complicidad.

 Una muestra. Cuando el escritor plasmó en Epigramas Confidenciales –libro de malévola intención en línea satírica con Marcial–, el verso:

XXVIII

Eres inteligente e ilustrado,
sin embargo no puedo decir culto.
Mi olfato ya no logra soportar
tu alto vocabulario excrementicio.
Toma papel, y límpiate la boca.
Tira de la cadena cuando  calles

O el

EPITAFIO DE UN POETA RENEGADO

En arrebato de autocomplacencia,
después de tanto premio bien ganado
y de cubrir su cráneo devastado
con los laureles de la Gaya Ciencia,
comete la patética insolencia
de declarar, muy alto y descarado,
que ateo de la Musa se ha tornado
y que la inspiración sólo es paciencia.
Que ya no esperará la voz suntuosa
de la supuesta diva caprichosa,
y será magistral siempre que quiera...


              ... los dos, Subirachs y Badosa, dejaban cabalgar por su mente azarosas imágenes pertenecientes al mismo destinatario. Una, desde luego. La del escritor que un día entró a comer en una sencilla masía catalana acompañado por varias personas entre las que se encontraba Subirachs, y una vez sentados, al observar que habían colocado servilletas de papel en la mesa, ese personaje estentóreo tuvo la genialidad de llamar a gritos a la dueña y cogiendo una de las servilletas la desplegó, mostrándola a los demás comensales mientras recriminaba a la señora, diciéndole: -¡Oiga usted, nosotros hemos venido aquí a comer, no a cagar!


Enrique Badosa. 2006 (AMªF)

El celebrado poemario que ya va por la 5ª? edición.


El tarjetón hecho al alimón por Josep Mª Subirachs y Enrique Badosa (AMªF)
                         
                                 Es Badosa un espíritu libre, un heterodoxo que nunca compuso a favor del tirador: -Yo que soy español de Cataluña /y catalán de España, tanto monta, /no tengo que dar explicaciones /de por qué escribo en una u otra lengua. /La libertad se explica por sí misma...

   También, en opinión de quienes lo conocen a fondo, es un hombre vitalista amante de la buena vida, querido por sus amigos y en lo que respecta a su relación con Subirachs pocas veces se habría visto juntos a dos personajes de temperamento más dispar (4). Por su mutua admiración a la civilización ateniense, Subirachs fue de los primeros en recibir de Badosa su premiado libro Mapa de Grecia (1979).

   Un poema es una transparencia de palabras que abren su puerta al infinito y el verbo escapa por ella, vuela por el aire buscando su diana y en esa ocasión parece que la intención dio con el objetivo. Aunque el escultor fue tenido por muchos como un individuo pragmático difícil de conmover, supo demostrar al poeta que aquellos versos habían removido muchas cosas en su interior, haciéndole llegar una carta que Badosa guarda como un tesoro.

  En el citado libro destaca una singular composición, Salamina, que debió causar un impacto considerable en las autoridades griegas por su profundo significado. En cinco líneas el poeta plasma la gran deuda europea y por extensión de toda la cultura occidental, con Grecia, debida a la batalla naval librada por la alianza de las polis griegas, ciudades-estado que vencieron a Persia en el golfo Sarónico, junto a la isla de Salamina

  En un gesto de agradecimiento y respeto remarcables, años después de publicarse Mapa de Grecia, el Gobierno heleno invitó a Badosa a una ceremonia celebrada en la minúscula cala de un fiordo ubicado en el lugar exacto donde se llevó a cabo la mítica lid narrada por Esquilo en Los Persas. Fijándola en la tierra que fue escenario de la batalla, las autoridades colocaron una losa con un himno arcaico al dios de la guerra. En una pieza vertical se escribió un fragmento del texto épico. Y sobre ella, grabada en otra de pequeño formato y firmada con el nombre de Enrique Badosa, quedó inmortalizado su poema:


SALAMINA

Por esto ha sido escrito el Partenón
con la más bella tinta de la tierra.
Por esto se ha labrado el pensamiento
en la piedra más sabia y perdurable.


                 Por esto estás hablando en lengua libre.


                     
                        Para que no olvidemos la importante contribución de Grecia a preservar la que ha sido hasta nuestro presente una forma lúcida y épica de entender la civilización. ¿He dicho lúcida y épica? Pues sí. Incluso con las triquiñuelas de su redeuda y su desastrosa gestión, me reconozco descendiente de su humanismo, su Historia es mi historia, por lo que celebro tanto el poema de Badosa y su reconocimiento, como que sigamos formando parte de un mismo proyecto continental. 


Ana Mª Ferrin



(1) La última estrofa alude a que, con su victoria en esa batalla, los griegos impidieron el avance y la conquista de Europa por parte de Persia, frenando la ocupación oriental.

(2) http://www.enriquebadosa.es

(3) En el libro de Ana Mª Ferrin El Tacto y la Caricia. Subirachs. 2011. Ed. Experiencia.
       Sinopsis y 1º Capítulo:          
      http://amf2010blog.blogspot.com.es/2011/05/el-tacto-y-la-caricia-subirachs-nuevo.html 
       
(4) En términos generales, si Subirachs era frugal y madrugador, Badosa es trasnochador y vital. 



12 comentarios:

  1. Ahora mismo estaba en el ordenador viendo fotos de3 Grecia y se me ha ocurrido ver tu blog .
    Me has descubierto un poeta que solo conocia de nombre

    Un gran poema , estoy contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes ocasión no dejes de pararte en su obra. Seguro que no olvidarás sus metáforas.

      Besos

      Eliminar
  2. Bonito homenaje rindes a un pueblo al que debemos el origen de nuestra cultura, la democracia, el teatro y, antes de Salamina, la heroica resistencia en las Termópilas ante un imperio que quería organizar Europa a su manera. Si cae Leónidas, la condena para todos será acabar limpiándonos los labios y el trasero con servilletas de papel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Cayetano, si cae Leónidas cae la raíz de nuestra cultura, con esa imagen insuperable de los 300 que hicieron lo que creyeron su deber.
      Tu referencia al gran Leónidas unido a las servilletas de papel da escalofríos.

      Eliminar
  3. Parece mentira que la nueva Europa deje caer a la civilización que la hizo nacer hace tres milenios. ¿Será que Alemania y los demás países preponderantes del norte ven lejos de sus orígenes a Grecia? Es muy posible. Sin embargo, la fría política y la no menos helada economía se han despojado de sentimentalismos para tratar a los países como ellos los ven en realidad: un conjunto de cifras macroeconómicas más allá de los individuos que la conforman.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen, mi corazón me pide estar de acuerdo contigo al cien por cien y echarle la culpa a Alemania y su pérfida Sra. Merkel, algo que me gustaría muchísimo.
      Pero mi vena cartesiana me dice que fraude, malversación y, así en fino, utilización indebida de fondos europeos a una escala homérica por parte de sus últimos gobiernos, han estado a punto de dar por fallido a un país tan deslumbrante como su gente.
      Si hay algo que no soporto es al listo que se cuela en la cola del pan. Por eso cuando veo que tendremos que volver a sacrificarnos para echar más fondos a ese pozo que no tiene, mientras sus gobernantes van de víctimas en lugar de morirse de vergüenza y pedirnos perdón al resto del grupo, me temo que quizá lo que yo amo de Grecia sea sólo la idea ética de lo que fue. Espero equivocarme.

      Supongo que ya estarás en marcha rebosando trabajo. Muchos besos.

      Eliminar
  4. Yo también reniego de las servilletas de papel y de los manteles de lo mismo. Comer bien no consiste sólo en tener un buen manjar en el plato. Parece como si me devolviera el guiño del otro día.
    El asunto de Grecia es más complicado. No sé si los griegos de ahora son los de entonces; pero si queremos que Europa sea algo más que un campo de mercaderes, hay que contar con Grecia, pues es parte de su alma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos de acuerdo, Grecia es parte de nuestra alma. Hay varios puntos en Europa que aún teniendo cada país una personalidad tan acusada, son la argamasa que nos une y desearía que fuese eterna.
      Lo del ajuar textil de la mesa, cuánta razón tiene. Aunque haremos una excepción en los chiringuitos de la playa, ahí se perdona.

      Saludos y abrazos.

      Eliminar
  5. El poema es lacónico. Como es debido. Por otra parte, un pasado glorioso no exime de de responsabilidad a los políticos griegos de ahora.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Parece fácil una vez leído, pero qué difícil es contar una historia densa en cuatro líneas. O no.
    Igual el poeta se levantó una mañana y mientras desayunaba, le brotó sobre el café este verso libre que ha dado tanto juego.


    ResponderEliminar
  7. Gracias por pasar por mi espacio.
    Veo que tienes un blog variado de actualidad interesante.
    Voy a continuar un poco mas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Espero que lo que encuentres te anime a volver.
    Y que continúes con tus reportajes tan interesantes.
    Bienvenida.

    ResponderEliminar