Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





ANTONIO GAUDÍ Y EL CAPRICHO DE Dº MÁXIMO DÍAZ DE QUIJANO, EN COMILLAS. (1/3)


                                 En el último tercio del siglo XIX, Cantabria iba a contemplar importantes novedades en su suelo, entre ellas la entrada del arquitecto Antonio Gaudí en Comillas con varias obras entre las que sobresale el chalet Quijano, conocido como El Capricho. El sorprendente edificio, un inclasificable conjunto de aire nazarí entre otros muchos estilos, sorprende de veras a los espectadores de la película Altamira en los fotogramas que aparece. Y lo hace con toda autenticidad, ya que a la vez que las pinturas de las cuevas revolucionaban el mundo del arte obligando a replantearse la cronología de su Historia, El Capricho elevaba su torre lanzando el mensaje de que nuevos aires agitaban al mundo de la arquitectura occidental. Anunciando el comienzo de una nueva era.


El Capricho
Dº Máximo Díaz de Quijano 
1888. En la portada del libro Gaudí. La Huella del Genio, Antonio Gaudí 


CANTABRIA, UNA TIERRA AFORTUNADA


Publicado en Gaudí y Más. 28 de mayo de 2016
                                  

                           En toda la maniobra constructiva de Comillas hubo poca casualidad y mucho calado. No por azar la villa cántabra era en 1881 un lugar preferido por Alfonso XII, que pasaba allí días de asueto y llegó a presidir un Consejo de Ministros en su suelo, con lo que fue por un día capital de España. La localidad era en ese tiempo una adelantada y sus calles las primeras españolas que tuvieron alumbrado público gracias a su hijo ilustre, Antonio López, el Marqués de Comillas, que entre otras intervenciones hizo construir allí el Palacio de Sobrellano por el arquitecto Joan Martorell, y financió en buena medida la Universidad Pontificia. 

  Tres años antes recomendado por su yerno Eusebio Güell, el marqués daba entrada en su círculo al joven arquitecto Antonio Gaudí confiándole un encargo. Los primeros diseños de Gaudi para Comillas los realizó en 1881. Se le pedían cosas en apariencia sencillas. Un recinto fumador para que los caballeros estuvieran cómodos al exterior resguardados del viento, pero Gaudí aprovechó el embite y se creció, transformando la minucia en un delicado quiosko/pérgola lleno de color e imaginación, con campanillas de cristal coloreado que tintineaban movidas por la brisa haciendo las delicias de la familia real. 

  Por la misma época construiría el mobiliario para la Capilla-Panteón donde iban a reposar los cuerpos de los dos hijos del mecenas fallecidos en plena juventud, su primogénito Antonio en 1876 de 24 años, y Mª Luisa. No está claro que la construcción playera, un pabellón-vestidor para las damas de la realeza y sus acompañantes, provisto de cortinas y colocado sobre unos rieles que permitían acercarlo a la orilla para que las visitantes pudieran bañarse lejos de miradas ajenas, fuese también obra de Gaudí. Así consta en algún texto, mientras en otros no se cita el nombre del autor.     


Palacio de Sobrellano. Imagen inferior, Iglesia-Panteón


El arquitecto Joan Martorell Montell
El arquitecto Cristobal Cascante

Muebles realizados por Antonio Gaudí para el Panteón

El quiosko-pérgola-fumador realizado por Antonio Gaudí. (Archivo José Aº Torcida)

Vestidor (Archivo José Aº Torcida)
-
                             En esos años de revolución constructiva que vivió Comillas con las visitas de los reyes y el Palacio de Sobrellano elevándose a marchas forzadas, al arquitecto Joan Martorell se le pide que construya un pequeño chalet cercano al palacio para Don Máximo, familiar político del marqués. Martorell se encuentra saturado de trabajo y decide pasarle la obra al colaborador de su estudio, Antonio Gaudí, en quien ya había delegado varios proyectos menores y al que poco después trasladaría la que iba a convertirse para el joven arquitecto en la obra de su vida, la Sagrada Familia.

  Entra en escena Dº Máximo Díaz de Quijano y Fernández de San Juan (1838-1885). Una figura con todos los ingredientes para convertirse en personaje novelesco...

Continúa...

Ana Mª Ferrin

(*)  En mis libros de 2001, Gaudí. De Piedra y Fuego y  Gaudí. La Huella del Genio, pueden ampliar la historia de El Capricho y su devenir en dos largos capítulos:


28 comentarios:

  1. Cuando estuve por Cantabria la primera vez, en los años 90, me acerqué por Comillas y pude admirar El Capricho, una obra "orientalista" con marcada influencia del arte persa, mudéjar y nazarí, con uso generoso del alicatado... Pero cuál fue mi sorpresa cuando comprobé atónito que parte de la edificación se había destinado a restaurante. Me quedé un poco descolocado. No imaginaba yo ese destino para un edificio tan singular. Creo que con el tiempo se convirtió en museo. No he vuelto por el lugar, sí por otros sitios de Cantabria.
    Un saludo, Ana Mª.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaudí entró a estudiar arquitectura en 1873 en la Pza de Palacio, cuando la Escuela de La Lonja acababa de adquirir dos grandes colecciones de fotografías con edificios de la India y Egipto hechas por fotógrafos ingleses. Aquellas formas serían decisivas en sus obras primeras. Y en sus estudios, porque empezó a faltar a las clases encerrándose en la biblioteca para examinarlas con lupa y tomar apuntes, lo que acabó alargando su carrera.

      Qué te parece un alumno así.

      Eliminar
    2. Solo los genios o los investigadores son capaces de estudiar así, a solas con su "bibliografía". Más que un arquitecto, que también, parece un entomólogo, un orfebre, un relojero, un alarife... por esa meticulosidad infatigable.
      Otra saludo, Ana Mª.

      Eliminar
    3. Debe ser un gozo darte cuenta de que tienes delante una mente con algo especial. Hace unos días estuve en una charla con una clase de 10 años y había preguntas que te dabas cuenta de que allí había madera. Afortunados los profesores.

      Eliminar
  2. Muchas gracias, Ana Mª, por darnos a conocer, en unos casos, y a recordar en otros las obras del genio. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parecen interesantes, me alegra que a ti también.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Un edificio que es admirable. Un estilo que definitivamente recuerda a Gaudi, enmarcado en un lugar que tuvo su momento de gloria.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte de la belleza de sus paisajes y edificios, Comillas y toda Cantabria tienen una historia de ida y vuelta que nos identifica a los dos lados del Atlántico.
      Saludos

      Eliminar
  4. Yo, como Cayetano, lo recuerdo con su planta baja habilitado como restaurante.
    Es curioso como el encargo de una obra auxiliar haya alcanzado mayor fama que el propio palacio de Sobrellano, excelente también, asi como la capilla neogótica. Todo forma un conjunto admirable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El restaurante se instaló en el edificio en 1988, cuando después de estar medio siglo en el más completo abandono su nuevo dueño lo sometió a una restauración integral de esas para arruinarse. Créeme, fue lo mejor que pudo pasarle al Capricho, porque se hizo un trabajo exquisito y hoy es un museo que puede visitarse.

      Eliminar
  5. Cuando el 2012 pude junto a mi esposa conocer Barcelona, nos impregnamos del genio de Gaudí, presente hasta en el aire de la Ciudad Condal.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayáis estado aquí y que os haya gustado. Yo no conozco Chile aunque sí Argentina y Uruguay.
      Y te felicito porque el único país al que Gaudí envió planos para hacer una obra suya fuera de España fue a Chile. Y sé que aunque la obra lleva muchos años en marcha luchando contra todo tipo de contratiempos, estoy segura de que pronto la acabaréis y tendréis un foco turístico único y de calidad.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Pois é, Ana Mª, no seu blog tomei conhecimento da obra de Gaudí mais profundamente. Sobre obra desse mestre da arquitetura, o que dela sabia era muito superficial, quase um “não-saber”. Mas agora, com você, como guia, vou me embrenhando nas obras geniais do arquiteto, bem como sabendo um pouco de sua vida, que também é importante, claro.
    Então, professora Ana Mª, até a próxima aula, com a alegria pela espera.
    Abraços.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro.
      Hace años conocí a un arquitecto de Nueva Zelanda que cuando estaba en una clase de la Universidad en su país viendo diapositivas de edificios del mundo, vio pasar muy rápida la Pedrera de Gaudí. Le preguntó al profesor qué era aquello que casi no había podido ver, y el profesor le dijo “No es nada, era una casa de un arquitecto español que hacía unas cosas rarísimas, nada importante”. Pero el estudiante se había quedado tan impactado que acabó la carrera y se vino a Barcelona. Desde hará unos 20 años es el responsable de los cálculos y proyectos de los ventanales de la Sagrada Familia.
      ¿Qué te parece?

      Eliminar
    2. Ana Mª, muitas vezes os gênios podem passar a lo largo, sem que dele se apercebam, mas isso não aconteceu com o arquiteto de Nova Zelândia, que se não tinha a genialidade de Gaudí, pode ver essa sua qualidade, e, como você diz, hoje é o responsável pelos cálculos e projetos das janelas da Sagrada Família.

      Ana, ontem ‘descobri’ em seu blog as suas entrevistas para a rádio, e ouvi três delas, muito boas. Interessante quando se vê uma pessoa por fotos, se lê o que ela escreve e depois ouve a sua voz (você tem uma voz bonita), e o seu modo de expressar-se. Muito interessante. Vou ouvir as suas outras entrevistas, nesta semana. Gostei muito de suas entrevistas. Parabéns.

      Abraços.
      Pedro.

      Eliminar
    3. Acabo de ver sus comentarios a los audios y se lo agradezco. A ver si tengo tiempo y subo otros cuantos.
      No sé porqué a veces admite los comentarios y a veces no, ya que nunca los he prohibido. Misterios de la técnica.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Não tive dificuldade, Ana, de fazer os comentários nas suas entrevistas em áudio. Farei mais alguns, e assim você poderá ver se os comentários são admitidos.
      Abraço.

      Eliminar
  7. No podría entenderse la maravillosa transformación de una pequeña villa de pescadores cántabra sin tener en cuenta la aventura de Antonio López en Cuba, uno de los muchos españoles enriquecidos en aquellas tierras, un indiano, en suma. Sin conocer el transcurso vital de López y su fortuna, engrandecida y amasada con el tiempo, tampoco podríamos llegar a Eusebi Güell, su yerno, y de ahí a Gaudí queda un paso. Los artistas actuales crecen a veces solos, sin mecenas. Los de otros tiempos necesitaban de encargos, de burgueses, nobles y eclesiásticos que apreciaran sus obras y les pagaran por ellas. Gaudí es uno de estos casos y sin el fino gusto artístico de Güell y de los López quizá sus inicios hubieran sido mucho más difíciles. Su comienzo está en Comillas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen. La importancia de Comillas fue incontestable para la proyección de la obra de Gaudí. Sin embargo el catalizador inicial se produjo antes por medio de alguien que nunca más tuvo que ver con él. Algo tan mínimo que nadie hubiera podido imaginar.
      Como veremos más adelante…

      Eliminar
  8. Pues fíjese que mirando el retrato de don Máximo precisamente me causaba esa impresión de personaje novelesco. Tiene una mirada muy especial, de esas que son la antesala de un hombre interesante. Nos deja usted en ascuas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, señora. Mirada de connoisseur y no por casualidad, como veremos.
      Con mis buenos deseos.

      Eliminar
  9. Iré a tu país, escribiré múltiples bitácoras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá las siga y te conteste.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
  10. Ana, interesante todo esto que nos cuentas, me encanta ese quiosko pérgola es precioso. Gaudí ya empezaba a destacar por su originalidad.
    Te felicito por esta entrada,está muy elaborada con esas fotos de antes,lo que nos permite saber como eran las cosas en esos momentos.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dulcinea. El quiosco es tan deslumbrante que al mirarlo nuestra imaginación lo colorea. Campanitas rojas y amarillas, tapicerías crema y granate…

      Eliminar
  11. Espero visitar esta navidad el capricho, de Máximo diaz de quijano, hermano de mi abuelo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Miguel Ángel. No había visto tu comentario.
    Ya estamos cerca de Navidad y espero que tengas oportunidad de visitar la obra, que como comprobarás, es algo único.

    Te deseo Buenas Fiestas y un Feliz 2017

    ResponderEliminar