Foto cabecera

detalleChillout Momento Chill Out. (La ventana de Mari Carmen)





SIEMPRE HAY UN CORAZÓN HAMBRIENTO, BRUCE SPRINGSTEEN...




RELATO

Original de 
Ana Mª Ferrin
                                                                                                                                                                                                                                    23 de junio, víspera de San Juan
                                                                                                             
Mis piernas,
                                                                         simplemente,
                                             son hiladas de agua
                                                que acompañan
                                                                           vehementes
el curso de sus días...

                                       
                                                                      Ana Gorría

Junto a la baranda, en brazos de la noche... (1)
A la derecha, Tauro, Géminis...
La estrella, subiendo en vertical...
                    
En el centro, sobre el Portal del Nacimiento... A la derecha entre los árboles, el dolmen...(2)


PASADIZO HACIA LA GLORIA (*)
Publicado en Gaudí y Más.  25 de junio de 2016


                      -¡Madre mía! Quien me lo iba a decir a mí...-, se dijo María, la poetisa, acomodándose en un banco frente al templo. Cruzando las piernas y buscando en el bolso tabaco y encendedor, repitió-: A mí, que siempre había creído que esa clase de atracción no existía...

  Abrió el neceser. Mirando con aprobación en el espejito el óvalo de un rostro donde brillaban dos ojos color uva, enmarcados por unos cabellos cortos muy rubios, hubo de reconocer que estaba equivocada en cuanto al potencial de la pasión. ¡Y tanto que existía! Si su cuerpo se fundía con cada frase de Kenzo...



                        Hacia las estrellas. De noche o a pleno día se veía lanzada en pos de las estrellas, proyectada hacia un cielo transformado en mar donde invisibles pescadores izaban sus redes repletas de las que escapaban escamas de luz, salpicaduras de luna.

  Camino de su trabajo, María siempre daba un rodeo para contemplar la fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia reflejada en el agua. Y aunque no se distinguieran en la distancia, la dirección de su mirada iba también hacia las constelaciones del Zodiaco que Gaudí había colocado envolviendo el grupo escultórico de la Encarnación, sobre el Nacimiento, con Aries y Virgo enmarcando el Portal.

  Esos eran ellos dos como le había hecho notar Kenzo, médico en el cercano Hospital, un japonés venido de Miyagi enamorado del templo de la Sagrada Familia. Sus dos signos orlando un dintel dedicado precisamente al AMOR. Así, con mayúsculas. Desde la terraza del menudo apartamento que acogía sus encuentros podían admirar juntos a placer la estampa privilegiada de aquel sueño de piedra. En las dulces siestas, para dorar su relación a fuego. Y cuando sus horarios coincidían y podían abandonarse juntos en brazos de la noche, ella sentía que la alcanzaba un fogonazo, que algo muy dentro suyo la rasgaba de arriba abajo, como al árbol desgajado por una fuerza salvaje.



                         Yo, rescatada cuando apenas yo, era yo… A la derecha de donde se había sentado, un jardinero regaba el macizo de adelfas aún capullos, rodeadas de pájaros e insectos. Aquellas flores eran la metáfora del azar. Sólo unas pocas, las elegidas, lograrían hurtarse a los voraces enemigos y florecer en plenitud. Un pino parasol colgaba en el tramo del jardín que bajaba hacia el lago. Observando la peculiaridad de silbar su aliento después de un riego, María vio ascender un velo líquido desde las piedras calientes empapando hojas y flores, hasta transformar la visión del templo entre el sol y el vapor.


  A intervalos, más hacia las torres camino de los árboles, se disparaba el surtidor automático soltando en el hueco del dolmen la pequeña cascada renovadora del agua del estanque, acompañando los susurros de una pareja quinceañera sentada en la losa superior. Un entrecruce de camisetas y zapatillas deportivas.

  Libros, secretos, chicles, caricias, rico tiempo el de las golosinas. Toda la explosión del verano brillando a pleno día en el escondite de ramas donde una acacia telonea las piedras. Toda la ilusión filtrándose de piel a piel a través del mimo adolescente. Ante esa visión, el amante volvía a su pensamiento y María no podía apartar de sí al fogoso compañero cuyas largas piernas sabían apresar tan violentamente las suyas. La suavidad de su boca, húmeda y caliente, repitiendo a cada momento, Vámonos juntos. Vente conmigo. Vente conmigo… Vámonos… Su lengua inquieta y áspera, ondulante, como algas de un tibio mar de coral. Sus manos ardiendo...



                           No, no volverá a existir otro día igual a éste...- pensaba ella tras cada nueva unión. En el estado en que se encontraba, parar unos minutos en la plaza Gaudí antes de entrar en su casa de la calle Marina era lo único sensato que había hecho en una semana enloquecida. Si, ocho días llevaba viviendo sin timón, con aquella alegría desmedida. Diríase que galopaba montada sobre un caballo desbocado al que azuzara un látigo de espino. Cada encuentro creyendo que sería el último, que después sólo podía llegar la muerte... Pero sobre todo, los dos atados, con sus familias... ¿hacia dónde se dirigían?

   Aunque María era del barrio, no sabía mucho de Antonio Gaudí, sólo conocía su lucha por sacar adelante un sueño al que había sacrificado su vida. Ahora ella lo entendía muy bien. Formaba parte de un grupo privilegiado, experimentando ese sentimiento límite por el que uno sería capaz de traicionar a Dios, a la Patria, incluso a la mismísima madre si se le pusiera por delante. Conocía la furia arrasadora de vivir quemándose el alma como una vela encendida por los dos extremos, de subir al firmamento en vertical, rauda, directa, ¡como un cohete camino de la explosión! Para después desintegrar el color de sus sentidos, difuminándolos por el cielo hasta no dejar ni rastro...

   Al llegar a ese punto de sus pensamientos recordó la última noche con su espalda apoyada en los hierros de la baranda y las  manos echadas hacia atrás apretando los barrotes helados, hasta que  cobraron vida y calor contra sus caderas al ritmo marcado por Kenzo. La fuerza del hombre traspasada a su cuerpo, mientras las uñas rojas de ella arañaban los hierros arrancando briznas de pintura.

  Más tarde, velada por la nebulosa y tendida sobre las sábanas revueltas, viendo secar en su vientre el rastro del deseo, dejó vagar las manos palpando el cabecero metálico de la cama a la caza de algo sólido, frío, cuyo contacto la ayudara en su afán de volver a la realidad aplacando la excitación convulsa entre su cuerpo y su espíritu, tras el huracán de caricias.



                           Buscaba la calma después de la locura, cuando lo vio de pie, apoyado en la forja que lo separaba del vacío, su cuerpo sólo vestido por la luna con el fondo del templo. Junto a la cama asomaba la cazadora arrojada con furia al suelo horas antes, y sobre ella, la camiseta azul y el pantalón vaquero liberado de su cinturón con hebilla de plata. La ropa interior embarullada y revuelta contrastaba su blancura con los zapatos de ante, tirados descuidadamente sobre el montón con los cordones atados. Recordando y recordando, junto con la imagen desnuda de la noche anterior, asaltó a María un repentino ataque de felicidad que la llevó a levantarse del asiento. 

  Estaba decidida y tenía que aprovechar el momento. Era consciente de lo efímero de la aventura, de que estaba viviendo una de esas ocasiones insólitas en que se dan todos los requisitos para la felicidad y debía agarrarse a cualquier medio humano y divino para prolongarla.

   Dejó el asiento cruzando la calzada camino de la hucha instalada en la pared del templo. Y como uno cualquiera de los millones de turistas que llevan más de un siglo haciéndolo, abrió el monedero y echó una limosna en la ranura. Para que al menos, el golpe de cincel de un detalle cualquiera, en una piedra cualquiera, llevara escrito para la Eternidad el nombre de los dos amantes en las entrañas del templo.

   El chorro de agua que el jardinero seguía dirigiendo por el aire cayó entonces sobre el muro de piedra, salpicando otra nube de polvo y vaho que obligó a los viandantes a bajarse de la acera y aventurarse, andando entre los coches durante un largo tramo.


Ana Mª Ferrin


(*) Texto base para el capítulo 10,00 h.  del libro Regreso a Gaudí's Place, A.Mª.Ferrin, 2005:




19 comentarios:

  1. Ya decía yo que me sonaba: María Doménech, la poetisa. Falta la "compañera" ocasional del banco donde estaba sentada, quien le ofrece un trago del cartón de vino pelón como contrapartida del cigarrillo ofrecido.
    Saludos, Ana María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que no veo a la compañera peleona, precisamente estuve ayer en la plaza y tampoco estaban ni ella ni la señora que alimentaba a las palomas, aunque sí otros habituales. La vida sigue su curso y espero que sean ausencias casuales.
      Saludos.

      Eliminar
  2. -Bien dice María, que esos momentos donde se llega a rozar el cielo y se baja en un cerrar de ojos ,pero que dejan una huella y sobre todo una sensación casi Divina...

    -Me he reído con tu comentario:es verdad, que llevamos muchos siglos queriendo destruirla jajaja...

    Besos y ahora que sea lo que tenga que ser:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bertha. Deseo que te sientas MUY Divina y muchas veces.
      Bueno, ahora ya sabemos por dónde navegamos. O no. O vete tú a saber... Quién sabe... Cuánta indecisión, Dios.

      Eliminar
  3. Realmente es un sueño de piedra único. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, un sueño donde soñar cosas buenas con quienes queremos, siempre presentes..
      Petonets

      Eliminar
  4. This Caudi Castle is amazing. Your photos are lovely, specially the first one.
    Hugs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Supongo que te refieres a la entrada anterior. Como puedes ver, esa pertenece a la nueva web oficial de El Capricho:

      http://www.elcaprichodegaudi.com/2014/06/09/estrenamos-nueva-web/

      Eliminar
  5. Bien que es un pasadillo hacia la gloria, ya que el relato te lleva a ella.
    Un feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que el pasadizo que la llevaba a esa Gloria no está nada mal.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Qué tierna y hermosa historia, Ana María. Creo que el fogonazo que la alcanzaba, la mantendrá iluminada el resto de sus días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia tan intensa marca a quien la vive, de eso no hay duda. Esta es real, duró cinco años y la protagonista me permitió contarla con su imagen en el capítulo de un libro de reportajes sobre la Sagrada Familia.
      Desde Barcelona, saludos

      Eliminar
  7. Bueno, Ana María, es que ese templo sé bien cuanto la inspira en todos los sentidos. Y este relato es uno más, como otros que recuerdo de tantos personajes, a cual más variado, asomados a ventanas, balcones o terrazas, con la Sagrada Familia de fondo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O pasando las horas muertas tumbados en el césped, mirándolo con su fondo de nubes, como he visto hace unos días a una familia completa de ingleses. Estaban desde un bebé a los abuelos o bisabuelos. Sí es una estampa inspiradora.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Ana Mª,
    Começo por dizer que é um belo texto este que acabo de ler. Mas algumas dúvidas ficaram, que você pode esclarecer para mim:
    a) qualifiquei o seu texto como sendo uma crônica envolvendo a famosa igreja de Gaudí (Camino de su trabajo, María siempre daba un rodeo para contemplar la fachada del Nacimiento de la Sagrada Familia reflejada en el agua”), até porque aí estão as belas imagens da Igreja,Tauro, Géminis, La estrella;
    b) ou não sendo crônica, pode ser um texto de cunho histórico (“Aunque María era del barrio, no sabía mucho de Antonio Gaudí, sólo conocía su lucha por sacar adelante un sueño al que había sacrificado su vida”), que não pude ver?
    Justifico, Ana, minhas dúvidas, não apenas pela sua língua pátria, que penso compreender, mas também por tudo que envolve Gaudí e sua obra, com as dificuldades próprias para iniciaantes.
    Resta-me reafirmar que achei um texto excelente, Ana Mª Ferrin, e aguardar a sua resposta.
    Abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EL texto es el germen de una historia real convertida en relato. Forma parte del libro de reportajes novelados que publiqué sobre la Sagrada Familia, “Regreso a Gaudí’s Place”. Allí aparece el episodio completo con la imagen de la protagonista, una amiga poeta de Barcelona.
      Saludos, Pedro

      Eliminar
    2. Olá Ana Mª.
      Minha dúvida ficou esclarecida. Trata-se de um relato, como você diz nesta sua resposta. Gracias.
      Abraço.

      Eliminar
  9. Sin duda es un espacio en el que debe ser facil dejar volar la imaginacion, y soñar...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicho por un conocedor de la Mezquita es todo un halago.

      Un cordial saludo

      Eliminar