Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





(2/3) CON ENCAJES A GAUDÍ



Continúa...


     Las propuestas sobre Antonio Gaudí que animaron a las participantes en el concurso de encajes de 2002 fueron escogidas por ellas mismas, por lo que seduce comprobar cómo a veces un motivo idéntico da paso a interpretaciones singulares, sin más relación entre sí que el común denominador de una mirada. Incluida una masculina, la de Karl Müller, que desde Sobland Spree, Alemania, envió su visión de la Sagrada Familia que puede apreciarse líneas abajo. 

               
Encaje bordado de Jana Karaskova, de Cheznovique, Rep. Checa


Pasillo del Colegio Teresiano. 1998. (A.Mª.F.)


DUPLICADOS EN LINO Y ALGODÓN

Publicado en Gaudí y Más. 10 de diciembre de 2016



                           El bolillo es otro de esos mundos desconocidos por los no iniciados, que cuenta con miles de seguidores. Y no sólo féminas. La primera vez que me acerqué de adulta a un encuentro de practicantes de esa labor exquisita que ya conocía de mi época escolar, tuve la sorpresa de ver a un par de hombres manejando con soltura los palillos, continuadores del gran pionero que fue Toribio Martínez Andrés. De Cataluña a Galicia, de Valencia a La Mancha, he seguido viéndolos en los medios disfrutando sin complejos de su afición, relajados y siempre aumentando el número de participantes. (*). 


  Castellar del Vallés, Barcelona, encuentro de puntaires, nombre catalán de las encajeras 


                        En Alboraya, Valencia, un encajero absorto en su trabajo


                            A continuación, diversos motivos de la Muestra organizada en Barcelona con motivo del Año Gaudí, donde los concurrentes encontraron en la obra del arquitecto los motivos perfectos sobre los que proyectar su creatividad.

Bolillos y otras técnicas. Plafón de la Sala Hipóstila del Park Güell, por Rosa Campí, Malgrat de Mar. 

Plafón techo Park Güell. 1999. (A.Mª.F.)
Sala Hipóstila del Parque Güell con los plafones de trencadís en el techo

Encaje bordado con el dragón Lidón de las Caballerizas Güell. Por Josefina Castellví, de Barcelona. 2002 
Dragón de forja de la cancela de las Caballerizas Güell. 1998 (A.Mª.F.)



                             Con ocasión de estar documentándome para un reportaje  que publiqué en la revista HISTORIA 16, el historiador Josep Mª Jujol Jr, hijo del colaborador de Gaudí del mismo nombre, me contó a propósito de la espectacular decoración de cerámica y cristal del edificio de Antonio Gaudí en el Paseo de Gracia: -Cuántas veces de niño me llevó mi padre ante la Casa Batlló, diciéndome: “La idea decorativa fue de Gaudí, pero la composición y el colorido fue obra mía, me la encargó a mí” –concluyendo Jujol Jr-: Mi padre nunca mentía y si él lo dijo así, yo así lo creo.

                          El arquitecto Jujol era un ser dotado para el color capaz de mezclar los tonos más imposibles sin que chirriaran, de ahí que Gaudí, que salvo en los amarillos que aplicó en sus dos primeras obras El Capricho y la Casa Vicens, nunca fue especialmente brillante con el color, debió asumirlo como el excelente gestor que siempre fue y tuvo una especial sensibilidad para rodearse de artistas con ese don.


Bolillos. Chimeneas de la Casa Batlló por María Campí. Malgrat de Mar, Barcelona. 2002 
Chimeneas de la Casa Batlló de Antonio Gaudí
Fachada de la Casa Batlló
Por Mª Assumpta Alemany, de Barcelona, la puerta de La Casa Milá en  encaje de bolillos. 2002 
La puerta principal de La Casa Milà
Fachada nocturna de la Casa Milá, La pedrera, donde se aprecia el forjado de la puerta principal (LaPeninsulaIbérica)
                                       
Una recreación en encaje de bolillos de La Pedrera, obra de Marcela
Hovadová, Cerveny Kosteleck, República Checa. 2002 

                             Así lo hizo con Jujol, encargándole la selección y composición de los fragmentos de azulejos para el banco ondulado del Parque Güell y los techos de la Sala Hipóstila que se encuentra bajo el banco. Ambas intervenciones son un prodigio cromático de luz y creatividad que dejaron patente la importancia de este colaborador en la obra gaudiniana. Ni antes ni después de su cooperación, contó Gaudí con alguien capaz de llevar a sus edificios el optimismo que nos dejaron las intervenciones del tarraconense Josep Mª Jujol.  

                   En cuanto al oleaje de piedra que Gaudí reflejó en la Casa Mila, La Pedrera, no es la única imagen del edificio que ha conseguido convertirse en icono de Barcelona. Están también sus imitadísimas forjas, las chimeneas, la puerta, entre otros muchos detalles. Imágenes todas ellas que merecieron ser pasadas a puntilla por las encajeras en su homenaje al arquitecto.

       Continúa...

18 comentarios:

  1. Maravillosas y laboriosas realizaciones. De aquí debe venir lo "encaje de bolillos" por lo minucioso y trabajoso de la afición que, por cierto, y como vemos, va ganando varones para la causa. Gaudí siempre es un buen motivo de inspiración.
    Un saludo, Ana Mª.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve visitando un encuentro en el que el sonido de los palillos se interrumpía a veces por unos cánticos suaves que entonaban a coro las encajeras. Eran relajantes y me recordaron a las arroceras del Delta de l’Ebre, con las faldas arremangadas y el agua hasta las rodillas. Saludos.

      Eliminar
  2. Es impresionante las obras realizadas basadas en los encajes.
    De pequeña le di al bolillo, recuerdo que bien mareaba a mi madre con ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mari-Pi.
      En todo Flandes los encajes artesanos siguen siendo muy populares, con infinidad de tiendas dedicadas a su venta. Por cierto a precios muy altos. Pero como de niña yo también los hice y recuerdo su dificultad, aún me parecen baratos.

      Eliminar
  3. Que interesante tu aportación, Ana. Me encanta la belleza de estas composiciones en piedra.
    En Guardo, hay verdaderas expertas en el encaje de bolillos. Incluso organizan concursos y exposiciones. Yo, les he hecho algún reportaje. Me parece muy difícil.
    Un beso, querida, Ana, y Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco tu reportaje. Seguro que es interesante, a ver si me envías el enlace.
      Un beso.

      Eliminar
  4. En días pasado, vi un reportaje sobre el bolillo en TV. El bolillo que recrea al dragón me parece espectacular. Realmente todos, pero este en particular me gustó mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego el dragón es tremendo. En piezas tan irregulares se prescinde del cojín y se hace con otra técnica, como verás en la próxima entrega.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Bellisimos los trabajos de las-os puntaires Ana Mª, conozco la mayoría de las obras de Gaudí y han tenido unas buenas obras para inspirarse. Felicidades por traernos este regalo tan especial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué trabajos tan bellos, Conchi. Sólo con un poco de hilo y ese más que lo tiene quien lo tiene..
      Otro para ti.

      Eliminar
  6. El viejo dicho, apreciada Ana María, que supone a un extinto estar revolcándose en su tumba, no califica en el caso de Gaudí. Reconocimientos, homenajes y todo tipo de recordaciones por los tiempos de los tiempos, significan la adhesión de centenares de miles en todo el mundo a su obra monumental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jamás recibió el más mínimo encargo oficial, y cuando presentó algún proyecto por su cuenta a la administración se lo rechazaron.
      Pero hoy es el único arquitecto que tiene asociaciones de Amigos por todo el mundo, que le envían donativos para las obras de la Sagrada Familia. No está nada mal.

      Eliminar
  7. Olá, Ana!
    Com este teu excelente texto [2/3, CON ENCAJES A GAUDÍ], eu e muitos leitores, que estamos conhecendo mais um pouco de Antonio Gaudí e sua grandiosa obra, a igreja Sagrada Família, dentre outras, que vens monstrando em muitas de tuas postagens.
    Por meio deste texto, coloca-nos frente a “El bolillo” (do qual foi pioneiro Toribio Martinez Andres) como acontece com “Encaje bordado de Jana Karaskova, de Cheznovique, Rep. Checa”, “Pasillo del Colegio Teresiano. 1998. (A.Mª.F.)”, entre outros, que enriquecem este importante trabalho.
    Interessante também o que contas da sua publicação na revista HISTÓRIA 16, sobre o que o historiador Josep Mª Jujol Jr, filho do colaborador de Gaudí, contou a respeito da espetacular decoração de cerâmica e cristal do edifício Antonio Gaudí no Paseo de Gracia: “La idea decorativa fue de Gaudí, pero la composición y el colorido fue obra mía, me la encargó a mí –concluyendo Jujol Jr-: Mi padre nunca mentía y si él lo dijo así, yo así lo creo.”
    Pois é, Ana, assim sigo aprendendo contigo um pouco mais sobre esse gênio da arquitetura. Parabéns por mais esse belo trabalho.
    Abraços.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá, Pedro.

      Precisamente en Brasil se hacen actualmente unos encajes de bolillo, o rendas de bilro, de una calidad superior.
      Los más bellos son pequeñas obras particulares, aunque seguramente también habrá producciones más o menos industriales, como en cualquier lugar.

      Eliminar
  8. Cualquier forma de arte es válida para difundir el patrimonio y recrear otras obras artísticas. Damos poca importancia a las labores manuales basadas en la costura y para ser capaz de realizar estas obras maestras se necesita dedicación, habilidad y capacidad, tres virtudes que no todo el mundo posee. ¡Genial!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pureza de cualquier artesanía nos cuenta la historia espiritual de su autor@. En el caso de los encajes, me conmueve ver cómo a veces brotan estas menudas obras de arte de manos tan trabajadas, casi destrozadas, de hombres y mujeres que se pasaron la vida luchando con una realidad dura y prosaica por sacar adelante a sus hijos. Pero que dentro suyo guardaban la belleza. Besos, Carmen.

      Eliminar
  9. Parece que se funden las inspiraciones. Tanto parece que Gaudí se inspirase en los encajes, como que los encajeros se inspirasen en él para sus obras. Y es verdad que hay un renovado auge por los bolillos. hoy son muchas las concentraciones de ellos o ellas más, donde obran maravillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión la suya, DLT, es cierto que los volúmenes de Gaudí disparan la creatividad hacia temas románticos. No es raro ver encajes en bautizos o trajes de novia.
      Saludos prenavideños.

      Eliminar