Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





EL DOCTOR RICARDO-RIAD CORTÉS. UN BARCELONÉS QUE CUMPLIÓ SU SUEÑO (1/2)



        
En este fin de año enviamos un abrazo a 
nuestros amigos Cortés, Esperanza y Juan, 
a quien deseamos se reponga pronto.
Ellos son los padres, auténticos motores,
que con su solidaridad fueron vitales para
que su hijo Ricardo-Riad lograra el sueño 
de ejercer la medicina en África.

Aunque antes, el joven debió recorrer el 
duro camino que le proporcionaría la 
 preparación de élite con la que conseguir 
financiación para su aventura... 




                          Verano de 1980, recién licenciado en Medicina y Cirugía.

   El título del doctor Ricardo-Riad Cortés no tuvo tiempo de reposar, porque meses antes de tenerlo en sus manos el aún estudiante ya había enviado ¡¡setenta y tres currículums!! completísimos, a otros tantos establecimientos sanitarios africanos y entidades internacionales patrocinadoras de proyectos en ese continente.

   De todos esos destinatarios le llegaron únicamente dos respuestas. Una del Ministerio de Sanidad de Malawi  y otra muy prometedora desde Zaragoza, de Salvador Cortadella, el Fundador de Médicos Mundi España.

   Aquella autoridad quirúrgica a quien más tarde conocería muy bien, no sólo era un humanista. Con el joven médico demostró buenas dotes de psicólogo, y en contra de algún colaborador a quien le parecía un desatino contratar a un titulado novato, decidió llamarlo para una entrevista a orillas del Ebro. Puede que su interés guardara una buena dosis de curiosidad ante un tipo que sin acabar la carrera manifestaba estar en posesión, de los sólidos conocimientos quirúrgicos adquiridos en las más de 5.000 intervenciones quirúrgicas realizadas como ayudante, que Ricardo enumeraba en su expediente. En el hospital zaragozano, el doctor Cortadella lo recibió portando en la mano la carta enviada por el joven médico, diciéndole mientras la agitaba:

                          - Aquí afirma usted que tiene experiencia en cirugía de tórax. ¿Es así?

  Ante el asentimiento del aspirante que parecía muy seguro de sí mismo, el doctor depositó la carta en su mesa y tomó la pauta que le entregaba su enfermera con las diferentes intervenciones quirúrgicas que le esperaban aquel día, entregándola al recién llegado.

                         - Venga, vamos a ver como se desenvuelve usted. Pasemos al quirófano.

  La relación de operaciones pendientes era variopinta y no sólo trataba del tórax. Fimosis, hernias, apéndices y otros órganos del abdomen, también entraban en un menú que Ricardo Cortés -después de ocho años ininterrumpidos de experiencia y vocación que estaba seguro se le notaban mucho-, aún recuerda relajado, como un paseo. La jornada terminó y al acabar, así, de pasada, el doctor Cortadella le dijo, tuteándolo:

                      - Bien, veo que es verdad que estás bien preparado. ¿Cuándo te podrías incorporar como director de un hospital en el Camerún? La cosa urge.

   Ricardo Cortés había llegado a Zaragoza siendo el ayudante del doctor Soley Freixas en el Hospital Militar de Barcelona, y tres días más tarde partía para el África, su sueño. Eso sí, en tan poco tiempo había realizado un negocio ruinoso bajando su caché de 180.000 pesetas mensuales, a 40.000.


El doctor Ricardo Cortés en una de sus primeras misiones en África. (RCO)

El doctor Salvador Cortadella, creador de Médicos Mundi

El doctor brasileño Ivo Pitanguy


BAJO EL SOL DE ÁFRICA

GAUDÍ Y SU IGLESIA DE AIRE: LA CRIPTA GÜELL


    

             Los arquitectos Hubertus Poppinghaüs y Charo García Diego describieron así las hileras de casas adosadas en la presentación de un estudio: ...Una siempre idéntica a la siguiente, como las rebanadas de pan de molde. No se integran en el paisaje. Prescinden del lugar, el clima, la Historia...y de la historia de cada uno de sus ocupantes...prescinden de todo aquello que no es apilable, ni reproducible, ni empaquetable: las emociones y los sentimientos... Nada que ver con Gaudí.


La maqueta aérea montada sobre la Cripta Güell. 1999 (H.P.)





Cinco imágenes del fotógrafo peruano Gary Manrique. Dos vistas de la cripta Güell. Dibujo de la parte construida
con las líneas de lo que deberá ser la iglesia Güell. Invertida, la maqueta catenaria de la iglesia. Por último,
réplica de la maqueta de la iglesia,  construida por Gaudí, a base de cordeles y saquitos de perdigones. (*) 


QUE NINGUNA SUPERFICIE SEA RECTA...

3/3 CON ENCAJES A GAUDÍ



Continúa...


Arquitectura frágil y florida
como un poema,
como un prado.
Laberintos, cadenas,
nubes de blonda y gasa,
redes de tul para prender estrellas.
¿No te parece un sueño
toda esta sutileza?

G. Martínez Sierra. 1907

 
              
                        Encajes, bordados, puntillas, valieron de inspiración para Antonio Gaudí, con ellos diseñó la forja revolucionaria que atrae los objetivos de quien sabe mirar. Con técnica de bolillos creó el torcido de la verja que envuelve la columna central de la fachada del Nacimiento en la Sagrada Familia, las rejas de su rectoría y la protección de algunas ventanas de la Cripta Güell en su variado catálogo de artes aplicadas a la construcción. Hoy, las encajeras le devuelven el cumplido mirando al mar desde el monte barcelonés de Montjuich, uno de los lugares frecuentados por Gaudí en sus paseos festivos para contemplar las aguas del Mediterráneo.  


La Puntaire (La Encajera), 1972. Escultura en bronce deJosep Viladomat (sitiosdebarcelona.net)

Columna central con la genealogía de la Virgen en la Fachada del
Nacimiento. Reja realizada con técnica de bolillo. 1992. (A.Mª.F.)

Con agujas inservibles de los telares de la fábrica de Eusebio Güell, mandó realizar Gaudí este diseño de bolillos



    EN REJAS DE HILO Y FUEGO


(2/3) CON ENCAJES A GAUDÍ



Continúa...


     Las propuestas sobre Antonio Gaudí que animaron a las participantes en el concurso de encajes de 2002 fueron escogidas por ellas mismas, por lo que seduce comprobar cómo a veces un motivo idéntico da paso a interpretaciones singulares, sin más relación entre sí que el común denominador de una mirada. Incluida una masculina, la de Karl Müller, que desde Sobland Spree, Alemania, envió su visión de la Sagrada Familia que puede apreciarse líneas abajo. 

               
Encaje bordado de Jana Karaskova, de Cheznovique, Rep. Checa


Pasillo del Colegio Teresiano. 1998. (A.Mª.F.)


DUPLICADOS EN LINO Y ALGODÓN

CON ENCAJES A GAUDÍ (1/3)



                            A esta bitácora sobre Gaudí le brota un tallo. Un tallo fino, de hilo movido por los ágiles dedos de nuestras artistas puntaires, encajeras que en este artículo balancean y rotan los palos sobre el cojín trenzando un ballet de algodón en homenaje a un Antonio Gaudí tan interesado por estas técnicas, que no sólo las trasladó a su arquitectura y a las artes aplicadas con las que enriqueció sus obras, sino que al escribir el único texto que publicó en su vida versando sobre una exposición de artesanía, en el párrafo dedicado a los bordados demostró la minuciosidad y conocimientos del tema propios de un entendido.


Ombres, (Sombras), pieza de bolillos de M. Asunción León, de Barcelona, representando una escalera de las
 torres de la S.Familia. 2002

Interior de un campanario de la Sagrada Familia.


  ¿LA BELLEZA? DONDE LA LUZ SE POSA