Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





FRANCISCO DE GOYA Y SUS TRES FUSILAMIENTOS. MÁS OTRO




                                        Al llegar al aeropuerto de Boston aquel verano de 1997, mi hija de 17 años, dulce y educada pero una pantera cuando alguien intenta pisarla, además de estar en plena edad revolucionaria, empezó a protestar por las preguntas del cuestionario que entregan a la entrada en los Estados Unidos para que lo rellene el visitante: - ¿Piensa usted asesinar a nuestro Presidente? ¿Piensa usted iniciar una revolución? ¿Piensa robar? ¿Piensa matar? (O algo así)

   Para ella, leerlo y ponerse en pie de guerra, fue todo una.

 -  ¿Qué se creen? Por Dios, qué forma de recibir a los viajeros, qué falta de respeto. Pues, mira, me dan ganas de poner que sí a todo...  -. Palabras que como imaginará el lector, merecieron por nuestra parte un ejercicio agotador de pedagogía convincente.

  A todo esto, tengamos en cuenta que la mayoría de funcionarios de aduanas estadounidenses parecen seguir un perfil concreto. Gente de gran envergadura y actitud distante a la que todo les parece sospechoso y eso que aún no había sucedido el 11 S. Todo lo contrario al sentido de atención europeo con el turismo (al menos hasta ahora). 


 Los Fusilamientos de la Moncloa, 1814. Francisco de Goya
La masacre de Boston, 1770. Grabado de Paul Revere

Dibujo anterior a Revere, original de Henry Pelham, que se dio a conocer 14 días más tarde, titulado 
Los Frutos del Poder Arbitrario en la Masacre de Boston.

La Old State House, donde se encuentra el grabado de La Masacre de Boston.



AMÉRICA, AMÉRICA. CAPÍTULO 2º (*)

GAUDÍ, RUBÉN DARÍO Y LA ARGENTINA





                     En su visita a Barcelona en 1911, los guardamarinas de la fragata-escuela argentina Presidente Sarmiento tuvieron entre las varias invitaciones recibidas dos encuentros con Antonio Gaudí el 26 de octubre, en la Sagrada Familia y en el Parque Güell. Además, según una revista de actualidad de la época, asistieron a una recepción en la delegación consular situada en el piso primero de La Pedrera ofrecida por su titular, el empresario y mecenas argentino Alberto I. Gache.

   Lo primero que debió captar la atención de los marinos al entrar en la que era a la vez residencia del cónsul, fue la imponente reproducción en mármol de Carrara de La Victoria de Samotracia, dejando muda a la representación americana.

   La impresión recibida no era un hecho aislado. Algo similar solía ocurrir con la nómina de amigos y visitantes de Alberto Gache, selecta y variada, cuando accedían a su vivienda. Así, una mañana de enero de 1914, llamados el cónsul y el poeta dominicano Osvaldo Bazil por Rubén Darío, a su habitación del antiguo Hotel Colón del Paseo de Gracia a las 10 de la mañana, el poeta nicaragüense iba a ofrecer al cónsul la primera de varias noticias relacionadas con Argentina. Que acabarían por cristalizar en una de las más bellas piezas poéticas del Modernismo...




Salón del consulado argentino en La Pedrera entre 1911 y 1919, y detalles de La Victoria de Samotracia (Arx.Mas)

 Mercurio, Revista Comercial Iberoamerica. Imagen de La Pedrera, en cuyo chaflán, ondea la bandera argentina.
 A la iz. fotografía de A. I. Gache.  
Antonio Gaudí y el comandante de la fragata Presidente Sarmiento,  Beascoechea, conversan en el Parque Güell.
La fragata-escuela Presidente Sarmiento en la actualidad, atracada en Puerto Madero, Argentina.


LA VICTORIA DE SAMOTRACIA Y EL POETA


GAUDÍ Y LA CASA BATLLÓ. SIN PALABRAS



                                                         

                                                   Abrir el vídeo  No se lo pierdan             

           https://vimeo.com/81086090

                                                                      


La familia Batlló, propietarios de la Casa Batlló. 1904
                                               

LA VISTA. EL SENTIDO DE LA GLORIA

EL FANTASMA "GAUDÍ" EXISTE. PALABRA DE HONOR...


                

    
                 Si una noche de fiesta, al utilizar el metro de Barcelona entre las estaciones de Sant Pau/Dos de Maig Sagrada Familia, por un instante la oscuridad de los túneles se rasga y pasa ante sus ojos como una centella el nombre de "Gaudí", tranquilo, no se preocupe. Está usted en perfectas condiciones de sobriedad.
  
  Lo que ha experimentado tiene su razón de ser. Muy cerca del templo de la Sagrada Familia, bajo la entrada del metro en el vértice de las calles Lepanto y Avenida Gaudí, se encuentra la estación de metro "Gaudí" que debía haber sido de la línea 2 y que hoy ha quedado olvidada en el trayecto de la línea 5, siendo la única de Barcelona que nunca ha llegado a utilizarse, la más famosa de las estaciones fantasma de la ciudad. Aunque los trenes pasen de largo sin parar en sus instalaciones solitarias, ha merecido varios encuentros y viajes especiales, teniendo un buen mantenimiento que la conserva en condiciones de revista. Incluso en Navidades colocan luces y árboles con adornos (*).

   Pero….


En Navidades, la estación "Gaudí" revive con adornos festivos.



GAUDÍ. OTRO PAISAJE