Foto cabecera

1 Músicos y bailarina del Institut del Teatre, Barcelona. Bus Universitat. 2007 (A.Mª.F.)





CRIPTA GÜELL. LA IGLESIA DE AIRE


                        
                              Los arquitectos Hubertus Poppinghaüs y Charo García Diego describieron así las hileras de casas adosadas en la presentación de un estudio: ...Una siempre idéntica a la siguiente, como las rebanadas de pan de molde. No se integran en el paisaje. Prescinden del lugar, el clima, la Historia...y de la historia de cada uno de sus ocupantes...prescinden de todo aquello que no es apilable, ni reproducible, ni empaquetable: las emociones y los sentimientos... Nada que ver con Gaudí.


La maqueta aérea montada sobre la Cripta Güell. 1999 (H.P.)
          

QUIERO QUE NINGUNA SUPERFICIE SEA RECTA...

Publicado en Gaudí y Más. 25 DE mayo, 2011 
Publicado en Gaudí y Más. 30 de junio de 2018

Del libro Gaudí. De Piedra y Fuego, de Ana Mª Ferrin. 


                   Poppinhaüs es alemán (Bad Homburg, 1963) y vecino de Barcelona desde 1987. Su idea de la diversidad le hizo ser un decidido cómplice de la insólita aventura propuesta en 1997 por el profesor Rainer Graefe, desde la Universidad Leopold Franzen de Innsbruck, en el Tirol austriaco. 




Dibujo original de Antonio Gaudí para la iglesia de la Colonia
Güell. Se encontró en una carbonera. (C.G.)




                          Graefe había sido partícipe junto a Frei Otto de volver a la vida la maqueta estereostática de Gaudí, la famosa maqueta de la Cripta Güell hecha con cordeles y saquitos de perdigones que puede admirarse en el Museo de la Sagrada Familia.

Hubertus Poppinghaüs. De pie, Rainer Graefe. (H.P.)


                       Ahora por medio de globos. El profesor Graefe tenía previsto experimentar en Barcelona un arquetipo aún más surrealista que el anterior, un auténtico sueño de aire venido desde 3000 kilómetros al norte
           

Maqueta en látex del proyecto, obra de Yatsuo Matsukura. (R.G. y F.O.)


              El dossier de permisos y seguros tramitados por Hubertus Poppinghaüs abarca unos siete centímetros de grosor, es el precio a pagar por algo que ningún organismo sabía donde encasillar, pasándose la pelota de uno a otro departamento. Cuando Graefe le comunicó a Poppinghaüs la extraña idea de un edificio aéreo, los dos sabían que abrir caminos sin tradición anterior siempre resulta dificultoso, ¿Lograrían su objetivo?


Representación isométrica del proyecto de la iglesia Güell. (R.G.& F.O.)
         
                     El primer paso fue conseguir los globos. Debían tener como mínimo un metro de diámetro y ser de una gran consistencia para aguantar la presión del gas, un fluído especial que permitiera elevar los globos sin peligro de inflamación.


Isidro Puig Boada y Lluís Bonet Garí colaboradores de Gaudí, con Yatsuo
Matsukura y Sra. (C.G.)


                     El colectivo recibió la donación de 200 globos del Servicio de Meteorología austríaco. La empresa AGA donó las bombonas de gas, Television de Cataluña proporcionó el transporte y la ayuda logística necesaria. El trabajo técnico de treinta colaboradores durante un año en Innsbruck y el esfuerzo burocrático de Poppinghaüs en Barcelona, verían su fruto en Santa Coloma de Cervelló el 4 de febrero de 1999.


Montaje de los campanarios de aire sobre la Cripta GÜell. 1999 (H.P.)

                      
                      Llegado el gran día la espera había merecido la pena. Suena una fuerte explosión y un grito. Afortunadamente no es nada grave, es solo el susto de un niño que había conseguido hacerse con uno de los globos antes de que lo unieran al armazón y corría ladera abajo con él, como un insecto amarrado a su bola, rodando por la colina hasta dar con el pico de una rama y rasgar la piel del globo, explotándolo.

     
El viento, cómplice de Gaudí: Quiero que ninguna columna
 sea igual, que cada línea sea distinta a la anterior...



              Sujetos por cables alrededor de la cripta, la imaginación vuela en un ingenioso montaje de globos hinchados, el Templo reina en el aire, se hace realidad por espacio de unos breves momentos, los justos antes de que el viento desbarate la creación onírica a medio camino entre la ciencia y la poesía. Tras continuos vaivenes, un golpe de viento más violento que los anteriores hace oscilar las torres albirrojas –como la bandera del país origen del sueño, Austria–, la cúpula se ladea y queda recostada en el espacio, inmóvil, haciendo juego con el interior de la cripta. Quiero que ninguna de las superficies sea recta, que ninguna columna sea igual, que cada línea sea diferente a la anterior... –había declarado repetidamente Antonio Gaudí durante las obras.   
         

Así vio el arquitecto y pintor ruso, profesor Leonid Demjanov ... 

                  El espectáculo es tan irreal que los espectadores enmudecen. El aire de Santa Coloma de Cervelló, contagiado de su tozudez, rendía ese último homenaje al maestro Gaudí doblando la cúpula. El crítico de arte Daniel Giralt-Miracle dejaba una buena reseña del happening cultural: El sueño de muchos gaudinistas se ha hecho realidad. A Antonio Gaudí le hubiera gustado ver un edificio suyo ondulando en el espacio a merced del viento...


... la aventura aerostática de su amigo Rainer Graefe. 

                       Vuelan los ladrillos gaseosos y mientras tanto, dos equipos independientes emprenden por libre, a kilómetros el uno del otro, sendas tareas relacionadas con la consecución de esa iglesia Güell que nunca vio la luz, pero que ese día de 1999 retomó el espíritu del Genio con una dinámica propia.


Ana Mª Ferrin

8 comentarios:

  1. Desconocía la existencia de esos "campanarios" de globos y lo encuentro muy original.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Pois é, Ana, com esse texto da postagem, que integra o teu livro em referência, vou conhecendo um pouquinho mais da bela História da obra gigantesca de Gaudí. Conhecimentos que venho recolhendo da Sagrada Família de Gaudí, devo exclusivamente ao teu trabalho sobre o mestre e a obra.
    Parabéns, minha amiga.
    Bom domingo. Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
  3. Lo de "hacer castillos en el aire" debe tener alguna relación con esta, llamémosla así, ocurrencia "global". Una forma original y diferente de "construir" volúmenes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La idea era buena llena de grandes ilusiones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Arte efímero mecido por el viento... Precioso proyecto conseguido que hubiera encantado a Gaudí, es verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Permiteme, Ana María, que me aparte del tema que propones para comentarte que he visto en las noticias la colocación de la colosal cruz en la fachada de la Sagrada familia.
    Como tú tienes ocasión de verla, cuéntanos tus impresiones. Seguro que lo harás tan bien que creeremos haberla visto.
    Espero que tus vacaciones estén próximas y que las disfrutes.
    Saludos murcianos cariñosos.

    ResponderEliminar
  7. Para quienes pudieron presenciar aquello, Ana María, debe haber sido impactante. Una gran fantasía convertida brevemente en realidad.

    Un beso austral.

    ResponderEliminar
  8. Pues debe de haber sido impresionante.

    Una idea sumamente original.

    Un beso . Te deseo muy feliz verano.

    ResponderEliminar