Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





(2/2) CON SANDINO EN NICARAGUA . EDÉN PASTORA, "COMANDANTE CERO"




Continúa...


                            Mi vecino del vuelo Miami-Managua con el que habíamos intercambiado algunas palabras antes de embarcar, durmiéndose rápidamente a continuación, despertó cuando llevábamos una hora de trayecto. Levantó el ala del sombrero que le cubría la cara, soltó un escueto buenastardes y poco a poco fue volviendo a la vida con un particular sentido del humor. 

  - Debo haber dormido mucho... Igual ya es hora de volver a votar...-. Me señaló con un dedo: -Usted, ¿a quien votaría?      

   Sorprendida, sólo se me ocurrió responder:

   -En Nicaragüa no sabría decirle... A quién sea el menos malo... Aunque le aviso de que estamos en agosto de 1997 y me parece que usted se ha pasado de largo las votaciones de enero. Por si no lo sabe, ahora gobierna Arnoldo Alemán, del Partido Liberal.   

  -¿Ese? No, no. Habría que votar a algún Somoza, sin dudarlo.

  - ¿Quiere decir? No tengo muy buenas referencias del apellido. Además, pensaba que ya no quedaba ninguno.

   - (Chascó la lengua). Qué mal informada está usted. Todos los países tienen una remesa de Somozas en espera de su momento. A los que no hay que votar es a los Nueve Comandantes Sandinistas.

   -¿Por qué? 

   - Mire usted. La familia Somoza y sus amigos se pasaron más de 40 años en el poder, robando todo lo que pudieron. Así que a esos ya los teníamos cebados y ricos. Pero, ¿qué me dice de los Nueve Comandantes? Todos venían con hambre, cada uno con su ristra de hermanos, hijos, cuñados tontos, yernos listos, amantes, amantes de sus amantes, familia de sus amantes... Y tuvimos que volver a empezar. Imagínese. Destruir y volver a construir. ¡Y a nueve, nada menos! Sólo pensarlo, ya me agoto. Así nos tienen. Agotados...       

   Nunca me había parado a pensar en esa faceta de la política. Pero vista así, la teoría del individuo pedía un estudio a fondo, quizá hasta una tesis. Me giré hacia la ventanilla para contemplar las nubes, entrando en elucubraciones que veinte años después aún no me han abandonado.                             

Edén Pastora explica gráficamente su técnica negociadora, la del Güegüense, personaje de la picaresca local. (AMªF)
Por San Sebastián, los Güegüenses de Nicaragua toman las calles.


EDÉN PASTORA Y LA TEORÍA DEL GÜEGÜENSE
Publicado en Gaudí y Más. 27 de enero de 2017


                             La existencia de Edén Pastora, auténtica montaña rusa, ha dado para mucho. Cuando hablamos en agosto de 1997, hacía unos meses que había tenido lugar la controversia de si sus devaneos con la Contra habían causado que se le retirara la nacionalidad nicaragüense, algo que él siempre negó. Al preguntarle sobre ese episodio que tanto movió a la prensa, sin una palabra se levantó del sillón y como si hubiera adivinado mis pensamientos abrió su maletín, del que sacó dos folios que me mostró. Se trataba de la confirmación del Ministerio de Gobernación del país, donde se afirmaba que él seguía siendo nicaragüense, ya que no constaba que hubiese incurrido en ningún tipo de traición a la Patria, principal motivo merecedor de que a un natural del país se le prive de su nacionalidad. La actitud, la expresión de orgullo con que me entregó los dos folios que atestiguaban su honorabilidad, dejaba patente que para él no se trataba de un tema menor. Así empezó nuestro encuentro.



Las dos páginas de la comunicación del Gobierno Nicaragüense, negando la retirada de nacionalidad a Pastora.

                               En el Poder y sin él, Pastora ha sido y es sin duda el sandinista con mando más querido por el pueblo. Aún se recuerda, que cuando el asalto al Palacio Nacional de 1978, tras lograr el canje de los diputados tomados como rehenes por los guerrilleros encarcelados entre los que se encontraba el poderoso Tomás Borge, al pronunciar este nombre desde el estrado anunciando su liberación, la muchedumbre ignoró la noticia y empezó a vitorear a Edén Pastora.

    - Con todo mi respeto, ¿me permite una pregunta delicada que se hace mucha gente? Gracias. ¿En qué medida alguien con una biografía tan intensa como la suya es responsable de los derramamientos de sangre que ha vivido Nicaragua? 

   Acostumbrado a los halagos cara a cara de la masa sandinista, pero sabedor de que mi pregunta flotaba en voz baja entre la gente, el Comandante Cero acusó el interrogante, pero no en exceso

  - Como le dije al cardenal Obando en Ciudad de México: "La gente que he matado no cabe en este local y a los que he mandado matar no caben en su casa de usted". Fue una respuesta  delirante, porque teniendo en cuenta que el encuentro fue en el aeropuerto de la ciudad, de ser cierta sería una locura. Pero fuese como fuese, lo que hice por el bien de mi país no me impide dormir muy bien. Estoy seguro de que Dios ya me absolvió.

    - Qué sería lo primero que arreglaría usted en Nicaragua si estuviera en su mano?

   - Sin dudarlo empezaría por la limpieza a fondo y recuperación de toda la Managua del terremoto. Una revolución absoluta, desde los colegios a las casas, a las calles. Luego pasaría a dragar el Río San Juan (*).

     Su referencia al terremoto de Managua precisa aclarar que hablaba de algo que había pasado 27 años atrás, en 1972,  destruyendo casi la totalidad de la ciudad, convirtiéndola en la tierra fantasma que tuve ocasión de visitar y donde los supervivientes seguían levantando desde entonces sus hábitats con un esfuerzo y coraje conmovedores, tarea que están lejos de haber concluido. Por una determinada circunstancia, yo sabía de las importantes aportaciones internacionales llovidas sobre la ciudad para su recuperación, dinero que nunca llegó al destino natural para el que fue donado desviándose hacia los cauces somocistas que por entonces aún detentaban el poder. 

   Como es bien conocido, los españoles somos más partidarios de flagelarnos por nuestros defectos, que de comentar los gestos que deberían hacernos sentir orgullosos como país. Pero en esta ocasión según contaré más adelante, no dejaré de transmitir los gestos de solidaridad con Nicaragua que tuvimos entonces, como país y a nivel personal, datos que conocí allí, sin que jamás hubiera leído alguna referencia en nuestros medios periodísticos.

Mariachis en Managua.



Preparación para la Fiesta de Santo Domingo. Carrozas y caballerías. (A.Mª.F.)


Seis estampas del animado desfile de Santo Domingo, en Managua. (A.Mª.F.)
                           
                                 En esos días de encuentros y conocimientos, en Managua se celebraba la Fiesta de Santo Domingo de Guzmán y la avenida aparecía envuelta en un animado desfile de caballistas y carrozas, mariachis y grupos de amigos montando su propia feria. Las dos Nicaraguas se mostraban esos días como un ente unido a la vista, aunque sin mezclarse. 

   Por el centro de la avenida desfilaban las sagas pudientes bajadas de sus ranchos con unos espectaculares autos todo-terreno y montando finos caballos. Bellas ropas y calzados de primeras marcas, bellos sombreros portados por mujeres adineradas como las que a diario podían verse en las telenovelas de mucho amor y lujo que paralizaban las sobremesas. A la vez, el pueblo común disfrutaba lo suyo plantando sus mesas y sillas campestres, poniendo bajo los árboles toda la comida posible sobre los animados manteles, con altavoces a todo volumen o escuchando a los mariachis que acompañaban a los asistentes. 



                        Al día siguiente de la entrevista al Comandante Cero, ya próxima mi marcha, volví al diario La Prensa para un último encuentro con su director el poeta y dramaturgo Pablo Antonio Cuadra, al que dedicaremos una próxima entrada. Fue una velada amable, casi sólo hablamos de cine y poesía. Y de teatro, del que él era buen conocedor y seguidor de las novedades internacionales, mientras para mí es un arte que admiro pero del que tengo escasos conocimientos. 

   Aproveché para felicitarlo por su nominación al Premio Nobel unos años antes. También conversamos sobre España en general, de Madrid, de Barcelona. Y de las dos Granadas, la española y la natal de P. A. Cuadra en Nicaragüa, especie de Shangri-La real situada entre lagos y volcanes, preciosa localidad colonial super cuidada y amable, que todo el que tenga ocasión de viajar a Centroamérica debería visitar. El casi consistió en su comentario aislado, a vuelapluma, de que "era una pena que Edén Pastora no tuviera fuste de hombre de Estado, porque en verdad había demostrado ser tan honrado como emprendedor. De no haber sido tan teatral y extremo estoy seguro de que podría haber sido un buen gobernante".  

    Al juicio del maestro respondí que no estaba yo tan segura de que la especial idiosincrasia de Pastora hubiera resultado negativa para ejercer el Poder. Porque inteligencia y olfato no le faltaban, además de agilidad para otear el peligro con altas dosis de astucia y picardía. Para explicarle lo que en mi mente sólo era una idea abstracta, le expuse al director de La Prensa cómo el día que entrevisté a Pastora se sinceró contándome ciertas prácticas con las que había logrado aprobar algunos proyectos por parte de importantes organismos. Y de cómo supo, en un determinado momento al captar que se había extralimitado al desvelar sus argucias negociadoras, rematar sus comentarios tensando la cuerda, pero sin romperla: 

Pablo Antonio Cuadra en su despacho del diario La Prensa con la autora. (JMG)

Pastora explicándome la técnica Güegüense de su lenguaje diplomático, mostrando la cruz de su credo . (AMªF)

   -¿Usted conoce el personaje del Güegüense?-, me preguntó Pastora. 

   -Sí lo conozco, es una variante de nuestra novela picaresca y de la antigua Commedia d'ell Arte italiana -, le respondí.

      -¿Y sabe por qué se representa con una máscara?-, insistió. 

      -Dígamelo usted.
  
     En su casa, el Comandante Cero se levantó del sillón y fue a situarse ante un cuadro que representaba precisamente al Güegüense. Mientras me contaba, con gracia y buen ritmo se lanzó a bailar la danza folklórica del personaje:

   - El Güegüense es un personaje único en Centroamérica, una creación nuestra, de Nicaragua. Es la supervivencia, la que hemos desarrollado para enfrentarnos a los manejos económicos de los grandes poderes. Consiste en distraerlos de lo importante con lo accesorio, como hace el mago, el ilusionista, mostrándole una cara siempre igual a la suya para que no sospeche, de ahí la máscara para que nos vean con su propia imagen y tomen confianza. Hablándoles siempre y tan sólo de lo que quieren oír, envolviéndolos con palabras que les sean familiares hasta conseguir lo que nosotros queremos. ¿Me entiende?

   El escenario tan bien ambientado por el orador, quedó al descubierto.

   - Señor Pastora -le dije, yo también con una sonrisa-: Me he criado en las Ramblas de Barcelona y no me enseña usted nada nuevo. Lo que cuenta lo he visto hacer mil veces a los trileros (**), así que no se moleste en disfrazarlo.

  - Por favor, Ana María, no lo tome como un afán de engañar, yo nunca mentiría. Soy creyente -entró una mano en el escote de su camisa y sin dejar de sonreír me mostró la cruz que llevaba al cuello-. Sólo se trata de adaptar el lenguaje florido a las circunstancias de nuestra tierra. 

  Me quedé mirándolo con admiración ante su rapidez de reflejos. Pensando que, si lo decía el único hombre honrado de Nicaragüa, quién era yo para contradecirle...


Ana Mª Ferrin


(*) Su respuesta tuvo mucho de profética. En Octubre de 2011, Edén Pastora fue designado por el Presidente Daniel Ortega para iniciar el dragado del Río San Juan en el sur de Nicaragua, frontera con Costa Rica. En ello sigue en la actualidad, a los 81 años.   


 (**) En España se llama trileros  a los practicantes del juego de los tres cubiletes en los que se esconde una única bolita. El jugador maneja con rapidez los cubiletes, deslizándolos por la mesa, levantando de vez en cuando uno para enseñar la bolita. Tan rápido que los ojos del apostador creen verla tapada por uno de los recipientes, cuando el maestro ya la ha deslizado bajo el siguiente.  



28 comentarios:

  1. Tuviste suficientes arrestos para contestar a Pastora. Parece ser que la profesión de trilero está muy extendida y no entiende ni de credos ni de latitudes: mostrar la parte más amable -o la más cruda- de la realidad mientras escamotean toda la verdad y, a ser posible, buscan un tonto que pague los platos que han roto otros. Creo que de todo ello vamos bien servidos.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy manda lo políticamente correcto.
      Vista ahora con la perspectiva que da el tiempo, la conversación me parece un magnífico ejercicio de libertad y el protagonista un hombre consecuente con sus actos, todo un carácter.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Deduzco de tus letras que eres una persona de una sabiduría impresionante.
    Necesito volver a leer para entender mejor.
    Un abrazo grande
    Mañana será otro día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, querida amiga, hay momentos para todo. Más densos, más ligeros...
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Aunque con las diferencias que da la geografía, la idiosincrasia del latino es similar. Me refiero al trilero...O como se quiera llamara, según se lee. Pero no solo en ese aspecto: En familia, en amigos, en cercanía.

    Granada, Nicaragua, es muy agradable. Estuve ahí muchas veces, cuando viajaba por aquellas latitudes, también por trabajo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Cada país arrastra sus circunstancias y no creo que los valores del país en su conjunto sean menos que los del resto del mundo latino y no latino. Junto a la picardía también conocí mucha calidad humana. Un abrazo, Manuel.

      Eliminar
  4. Tus entrevistas deben de ser apasionadas y a la vez cansadas y dándote mucho trabajo, pero te queda una gran riqueza de ellas.
    Una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer una entrevista a fondo es algo que conlleva un gran esfuerzo. Desde la reunir la documentación para prepararla, el encuentro, la transcripción, hasta poner el punto y final. Pero sí enriquece, no hay duda.

      Eliminar
  5. Ana Mª, lo primero, ¿qué tal estás de salud? Espeor que estés totalmente recuperada para seguir son tu pasión, la escritura. Veo que tu hija se mueve por toda la geografía peninsular...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen. Gracias.
      Las cervicales son un fastidio, pero la cosa va a mejor y ya he empezado otra vez a conducir.
      Imagino lo que habréis disfrutado estas fiestas con el peque, que supongo ya estará hecho una fierecilla.
      En cuanto a mi hija, este año estará por aquí casi todo el tiempo, dentro de poco estaremos con ellos.
      Besos.

      Eliminar
  6. Sigo opinando que tu vida está llena de emociones fascinantes.....claro que hay que valer para hacer lo que tú haces, yo no podría.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas "nunca jamás". Si echas la vista atrás seguro que tienes recuerdos de esos que te llevan a pensar: "-Pero cómo pude atreverme..."

      Eliminar
  7. Tu compañero de viaje era un personaje muy inteligente, por lo menos razonaba muy bien.
    Cariños y buen comienzo de semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí tienes razón, no sabes qué personaje tengo al lado.
      En este viaje pasamos experiencias límite. Algo iré contando.

      Un beso, guapa.

      Eliminar
  8. Grandes entrevistas para el recuerdo.
    Supongo que, muy emocionantes vivencias las que has tenido.
    Un beso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, estoy segura de que las próximas sobre este viaje te gustarán.

      Otro para ti.

      Eliminar
  9. Sobrevivo em meio a dor da perda do filho amado.
    Estou me dando o direito de viver o luto como preciso.
    Sabiamente, dizia minha mãe, que o luto leva um ano, o
    ano das "primeiras vezes", primeiro aniversário sem ele,
    primeiro Natal sem ele, primeira virada de ano, primeira
    praia... A dor é intensa. Intensa é a saudade...
    Perdão pela ausência. Volto aos poucos. Ainda não sei fazer
    poesia que não fale na saudade. Mas elas virão. Eu tenho certeza.
    E aqui estarei compartilhando contigo.
    Muito obrigada pelo teu carinho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lourani.

      Pocas veces he visto una pena tan profunda como la tuya. Siempre que te leo me impactas. Tus líneas van más allá de la pena, la nostalgia, el dolor.
      El cómo te detienes a enumerar las "primeras veces" sin él de una manera tan lúcida, hace que mi pensamiento vuele hacia ti. Recibe mi cariño.

      Eliminar
  10. Fascinante experiencia, Ana María. Brillante resultado.Para cualquier comunicador estar inmerso en las primeras aguas de la historia de un país, puede significar la diferencia entre lo rutinario y benevolente en exceso con el personaje o lo certero y valiente que la circunstancia amerita.No hay dudas de tu pertenencia plena a estos últimos.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Esteban, no olvidemos que aunque la gente seguía vitoreándolo por la calle, la entrevista se hizo en 1997 cuando estaba bastante cuestionado y no detentaba poder alguno. Ya tenía 61 años, todos los hijos que cuento y todos los desengaños.
      Eso sí. De carácter, temple y simpatía estaba tan bien servido como al parecer sigue en la actualidad, ya que la obra que dirige en el Río San Juan es para quitarse el sombrero y desearle toda la suerte del mundo.
      Gracias. Otro para ti.

      Eliminar
  11. Pois é, Ana, com esta segunda parte de tua reportagem ("CON SANDINO EN NICARAGUA . EDÉN PASTORA, "COMANDANTE CERO") pude "ver" muitos dos fatos importantes sobre a política de Nicarágua naqueles anos tumultuosos, e também dos principais líderes políticos, tanto de direita como de esquerda, fatos e nomes que estão esplendidamente descritos por ti nessa extensa e importante reportagem, que a muitos poderá ser de utilidade, principalmente para estudantes de História. Poderia dizer mais tanto sobre a reportagem bem como sobre a jornalista.
    Não quero encerrar o comentário sem dizer que tu tens material suficiente para um ou mais livros sobre a Nicarágua.
    Congratulações, Ana.
    Um grande abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Pedro.
      Hablamos una vez del periodista Soler Serrano y sus entrevistas A Fondo.
      Una se la hizo a Jorge Amado y voy a ver si tengo posibilidad de enviártela. Ya te diré.

      Eliminar
  12. Me sorprendes muchos con tus magnificas entradas Ana Mª, estoy conociendo mucho sobre Edén Pastora y por ello te doy las gracias.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los que vivimos los 80 recordamos lo que sucedió en Nicaragua. Y a sus protagonistas.
      Para ti un montón.

      Eliminar
  13. -Una estupenda entrevista a un hombre con una experiencia de vida:que no pasa inadvertida.-Me encanta esa forma de devolverle el comentario.Nunca mejor dicho que en todos los sitios cuecen habas...

    Aunque con sus riesgos, pero con la satisfacción de haber podido salir airosos.Como mujer sobretodo en una época que se arriesgaba y, mucho.Gracias que erais un buen equipo de profesionales.

    -Aunque llego siempre tarde; hoy, me he puesto al día con tus estupendas entradas.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  14. Cuando ves un país tan hermoso y con una gente tan esforzada en su mayoría, te rebelas, no puedes resignarte a verlos con tantas carencias. Y con tanta sanguijuela.
    Por eso aún con todos sus defectos hay personajes a los que valoras, porque sabes bien lo que les cuesta hacer lo poco o mucho que consiguen. Muchos para ti.

    ResponderEliminar