Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





GAUDÍ, SUBIRACHS Y LA FACHADA MILITAR




                                Cuando finalizaba mi libro sobre Josep Mª Subirachs  (*) y la fachada de La Pasión me acerqué a dar una vuelta por la Sagrada Familia, algo que hacía meses que no hacía. Al divisar el templo desde lejos, a medida que iba aproximándome se agudizaba mi sensación de verlo como si fuera la primera vez, advirtiendo dos características que nunca me había planteado: Que existían ciertos puntos de conexión entre las vidas de Antonio Gaudí, arquitecto de la basílica, y del escultor de la fachada de La Pasión, Josep Mª Subirachs. Y sobre todo, que esa portada era un auténtico desfile militar.





¡VEINTICINCO SOLDADOS!

                         

Publicado en Gaudí y Mas. Febrero 2011
Publicado en Gaudí y Más. 2 de junio de 2018


                        De la biografía de Josep Mª Subirachs extraemos que -igual que Gaudí-, el escultor fue criado por unos padres volcados en su cuidado, viviendo desde los 4 años una existencia política agitada en un país que iba experimentando todos los cambios posibles a través de monarquía-república-guerra-dictadura-monarquía, cruzando tres años devastadores con su buena ración de tragedias, bombardeos y miedo, época seguida por una posguerra de uniformes omnipresentes y temor.  

  Si Gaudí se las apañó para cumplir un ligero servicio militar administrativo de tres años, que le permitió estudiar sin ser destinado al frente en la última guerra carlista, Subirachs mejoró la experiencia librándose de la milicia por ser hijo de un hombre de edad avanzada. Y si el arquitecto decidió colocar a un soldado en la Fachada del Nacimiento, el escultor instaló a ¡Veinticinco!

  De piedra en los muros y de bronce en las puertas, un batallón de soldados monta guardia en la fachada de La Pasión. Uniformados en clave gaudiniana con armaduras y cascos, Subirachs los provee de un vasto arsenal que abarca espadas, una lanza, porras, cañas, incluso un atado del brezo del tipo con que se flageló a Cristo.

   Vistas de frente, 13 esculturas en piedra arenisca de La Floresta, Barcelona, se reparten a lo largo de tres niveles de la siguiente manera: En el nivel 1º se encuentran 3 en el grupo El Huerto de Getsemaní, otras 2 flanquean al Excce-Homo, y 1 guarda la escena incrustada en la pared mientras Pilato procede al Lavatorio de manos. En el nivel 2º los soldados son, 2 a la derecha de La Verónica, le sigue 1 a caballo, el soldado Longino clavando su lanza en el muro y sobre él, en el nivel 3º, 4 soldados forman el grupo de El juego de dados, donde tres figuras se juegan las vestiduras de Jesús sentados en la misma posición que El Pensador, de Rodin, siendo observados por un cuarto militar tallado en el muro tras ellos.

 Formando un retablo vaciado en la puerta de la derecha, llamada De la Coronación, se muestran 3 de los soldados referidos en el texto evangélico de San Juan escrito en el mismo batiente. Debajo, en el centro, junto a los extremos interiores de las dos hojas el escultor diseñó el grabado frontal de 8 magníficos soldados, cuatro en cada una de ellas, dos sólo esbozados y dos completos, portando altas espadas verticales apoyadas en el suelo y sujetando las empuñaduras con las manos, sin contar la tropa acompañante iniciada con leves trazos.

 Para finalizar esta suma faltará añadir 1 número más, si atendemos a la cabeza, o más bien el casco, que asoma entre las letras de las puertas centrales (y eso sin descartar que aparezcan otros camuflados entre los textos de la parte superior, poco accesibles a la vista), lo que arroja un limpio total de 25 militares en la fachada.


Puerta de la Coronación y detalle central del tenue grabado con 4 soldados




Puertas centrales fachada Pasión. (A.Mª.F.)





Fachada Militar Gaudí
Dos soldados con cascos de inspiración gaudiniana en el grupo La Verónica.
 Fachada de La Pasión. Templo de la Sagrada Familia. Barcelona. (A.Mª.F.)




Fachada Militar Gaudí
El soldado Longinos, a caballo, clava su lanza en la fachada. Sobre él, tres soldados se juegan a los
dados las vestiduras mientras un cuarto los observa grabado en el muro. (A.Mª.F)
                             Conviene dejar claro que el artista no se inventa nada, toda la milicia presente en las escenas bíblicas reproducidas y mucha más, aparece reseñada en el Nuevo Testamento. Fue la voluntad de Josep Mª Subirachs al hacerla figurar con tanta minuciosidad la que aporta novedad a esta iconografía cristiana. Y si a los soldados se añaden las varias imágenes de reyezuelos y gobernadores que los acompañan, la fachada de La Pasión en la Sagrada Familia de Barcelona, quizás deba considerarse la más politizada de las existentes en cualquier templo del mundo, sea cual sea su confesión. 

  Por último añadiremos que pese a su rechazo a las armas,  Antonio Gaudí tampoco se libró de empuñar una, viéndose en la situación de formar parte sobre 1920 del grupo armado del Somatén, en Riudoms, el pueblo de su padre que se disputa con Reus ser la cuna del arquitecto y al que tan unido estuvo siempre.  

  Y como anécdota definitiva hagámonos cómplices del destino, relatando el guiño que le deparó el día de su fatal accidente, cuando yacía en el suelo después de ser atropellado por un tranvía. 

  La única persona que lo recogió en brazos y obligó parar a un coche para llevarlo él mismo a la Casa de Socorro, fue Ramón Pérez Vázquez. Un joven de 25 años natural de A Pobra do Caramiñal, en A Coruña, recién llegado a Barcelona para incorporarse a su destino como miembro de la Guardia Civil. 

    Buen tema para una tesis.



Ramón Pérez Vázquez, el Guardia Civil que auxilió al Gaudí accidentado


Ana Mª Ferrin

(*) Libro El Tacto y la Caricia. Subirachs, de Ana Mª Ferrin.

     Reseña y primer capítulo:
 http://amf2010blog.blogspot.com/2011/05/el-tacto-y-la-caricia-subirachs-nuevo.html


36 comentarios:

  1. Estupendo el blog, Ana María. Y estupendos artículos. Gracias por comunicarmelo. Lo engancho al mío. Te envío abrazos y éxito, desde Logroño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éxitos para ti, poeta. Sabes que te sigo.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Es una maravilla la fachada de Subirachs y qué duda cabe que una tranquila observación te hará ver detalles que la primera mirada boquiabierta no es capaz de captar.
      Tengo pendiente otra visita a Barcelona para ver el templo,ahora enriquecido gracias a tus observaciones y al libro que estoy leyendo. El tuyo.
      Un saludo, generosa amiga.

      Eliminar
    3. Saludos y gracias a ti.
      Esa próxima visita seguro que te hará disfrutar mucho, Conchita.

      Feliz semana.

      Eliminar
  2. No creo en las casualidades, si en las causalidades, Gaudí conocía mucho sobre esoterismo y misticismo...eso dicen.
    Toda su obra esta llena de símbolos mágicos.

    El que quiera creer que crea.

    Excelente entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nos atenemos a la media docena de textos de su puño y letra que se conservan y a los testimonios cercanos que se publicaron sobre él, de ocultismo y esoterismo, cero.
      Sin embargo sí sentía una profunda comunión con la naturaleza, una especie de misticismo rural que lo llevaba a amar cualquier ser vivo, hasta el punto de rectificar planos y proyectos con tal de no talar un pino centenario.
      Besos a ti.

      Eliminar
  3. Uno de los grandes, maravillosas sus obras, todas.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su vida y sus obras nos reafirman en que uno tiene que seguir su camino ajeno al qué dirán. Te jaleen o no.
      Sólo así podemos ser nosotros mismos. Abrazos a ti.

      Eliminar
  4. Sempre aprendo um pouco mais contigo sobre Gaudí, Ana Maria.
    Excelente postagem!
    Um bom domingo.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a los creadores la vida es más bella.
      Fíjate en Vinicius, cuantos buenos ratos. O en Ferreira Gullar del que leí "Una parte de mí pondera, la otra, delira" y pensé que había copiado mis pensamientos.
      Petons a ti.

      Eliminar
  5. Me sorptende siempre tus posts, Gaudí simplemente era genial. Nos muestra sus ideas, que posiblemente no sepamos intrerpretar...Al menos yo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A medida que investigaba el trabajo de Gaudí y más tarde el de Subirachs empecé a leer la Biblia libro a libro para poder interpretar y comentar el porqué de los símbolos. Descubrí una crónica magistral de las diversas épocas que contiene. Sin vergüenza ni pudor, ni cortes políticamente correctos. Apasionante

      Eliminar
  6. Para bien representar una obra hay que conocer bien al sujeto, esto bien lo hizo Gaudí.
    Con tus publicaciones voy descubriendo los detalles, un buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Manuel, tanto la fachada del Nacimiento como la de La Pasión son páginas de la Biblia. Antiguo y Nuevo testamento en estado puro.
      Buena semana

      Eliminar
  7. Una mirada diferente a una gran obra en la que siempre descubrimos algo nuevo, sobre todo si llevamos a Ana como guía.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cayetano. Los ojos de cada observador descubren detalles que otros no perciben.
      Por eso es bueno compartir. Saludos

      Eliminar
  8. A eso se llama estudio, vocación, admiración y curiosidad por conocer a fondo la obra del arquitecto por un lado y la del escultor por el otro.
    No cabe duda de que los dos tenían una conexión, nos lo has explicado fenomenal.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kas. Aunque no fue conocido ni divulgado, Gaudí estaba al día de las nuevas tendencias filosóficas y artísticas. Hoy sabemos de algunos contactos muy interesantes que tuvo. De ahí que el proyecto de la fachada de La Pasión rompa con todo el resto del templo de manera tan revolucionaria, que a nivel popular mucha gente ignore que era obra suya.
      Un abrazo, guapa.

      Eliminar
  9. Tu entrada de hoy me ha hecho conocer con más detalle la fachada de la Sagrada Familia Ana María, para el próximo día que vaya por Barcelona, observaré con la máxima atención. Gracias por este regalo.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hace años que no la visitas no dejes de entrar, el interior es mágico y excepto algunos detalles falleros, todo es suyo.
      Otra cosa son algunas partes exteriores de las que hablaremos más adelante.
      Abrazos a ti y a tu Espíritu.

      Eliminar
  10. Gracias a tus documentadas entradas, acabaré por ser un serio conocedor de la obra de Gaudí.
    Lo agradezco.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan L., si no la conoces no dejes de acercarte por aquí cuando tengas ocasión. Es de esos lugares que no se olvidan. Piensa que a García Lorca le dio un vahido de emoción solo con traspasar la Fachada del Nacimiento, que era lo único construido.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Entonces, Ana María, es cuestión que sigas yendo a la Sagrada Familia más a menudo, para que descubras con tus ojos de escritora más situaciones llamativas, que para el resto de los mortales nos pasarían inadvertidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es cierto, tengo idea de volver un día de estos porque estoy interesada en los nuevos detalles con nuevos materiales. Ya contaré, amigo.

      Eliminar
  12. Esos soldados anónimos, representantes de la voluntad de un estado como el romano, centralizado e inmisericorde, son también protagonistas de la Pasión. Son los que deben de llevar a Cristo al suplicio y de ellos no sabemos nombres, salvo el que le atrevesó con la lanza, Longinos. De ahí el uso de esos cascos tan llamativos similares o iguales a las chimeneas de la Casa Milá, un homenaje a Gaudí, sin duda.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate bien en los cascos y en las chimeneas Milá y seguro que sacas otra inspiración entre ambas fechas.
      Bszzss

      Eliminar
  13. Ge nial explicación.

    Qué maravilla!!.

    Mil gracias por compartir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, guapa, mil gracias por interesarte en estas letrillas.
      Besos a ti.

      Eliminar
  14. Ana, estoy enganchada a tus crónicas y reportajes sobre Gaudí. Un genio al que me estás enseñando a conocer de una manera muy particular. Te lo agradezco mucho. Te envío abrazos para ti y el palentino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MariPaz, este templo espera tu cámara y tu sensibilidad.
      Achuchones mutuos.

      Eliminar
  15. Pois é, Ana, felizmente Josep Mª Subirachs ousou criar, ele enriqueceu mais ainda a Sagrada Familia de Gaudí, na fachada La Pasión. A arte do arquiteto Subirachs dexou beleza com o seu desfile militar.
    Mais um trabalho magnífico para esta postagem. Parabpens.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hará unos veinte años, cuando el trabajo del escultor tenía muchos detractores, un importante crítico italiano de arte me dijo: "-Llegará un día en que esta fachada se valore tanto como la del Nacimiento". Entonces parecía un juicio arriesgado, pero tiempo al tiempo...

      Eliminar
  16. Maravilloso Gaudí y maravillosa su obra.Una entrada genial.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo con ver a todo tipo de visitantes parados ante el templo con el cuello hacia atrás intentando verlo entero...

      Eliminar
  17. Bien sé cuántos detalles esconden los grandes templos, y este de Gaudí y Subirachs, porque de ambos es, no es excepción. Y para descubrirlos hace falta saber mirar (y algo más que mirar), lo que usted ha hecho como nadie. También lo sé bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro si existe algún templo tan grandioso como este, en el que un solo artista sea el autor completo de las más de cien esculturas y tres puertas monumentales de bronce de una fachada principal. De todos modos es algo épico.
      Compartir es un gozo. Gracias por sus palabras.

      Eliminar