Foto cabecera

2 Garraf, playa, Barcelona. Arriba en el centro, las Bodegas Güell de Antonio Gaudí. (A.Mª Ferrin)





LA ESTATUA DE ANTONIO GAUDÍ EN RIUDOMS




                       Detenido en las escaleras de la plaza principal de Riudoms de espaldas a la iglesia de Sant Jaume Apòstol, la figura de Antonio Gaudí se nos representa viva, descubierta su cabeza del sempiterno sombrero que tantas anécdotas protagonizó.

   Sus ojos parecen recrearse en los detalles que apresó de niño volcándolos en sus obras. Es jueves, día semanal de mercado en la villa. Las frutas y verduras salen a su encuentro y es seguro que de vivir hoy entre nosotros, algunas acompañarían al arquitecto a su vuelta al templo.  

   La pieza es obra del artista plástico, joyero y escultor, Joan Serramià. Y ha sido colocada en el más idóneo emplazamiento, mirando de frente de manera natural, con desenvoltura, para que cualquier visitante se lleve el recuerdo de su propia imagen en tan buena compañía. Una mirada a las manos del maestro mostrando sus largos dedos, solo visibles en un par de las contadas fotos del personaje, nos hablará de la minuciosa labor de documentación por parte del autor.

Gaudí en Riudoms. (Imagen Xavier Fortuny)

En su taller, el escultor Joan Serramià trabajando en la escultura de Gaudí antes de fundirla. (Ay. Riudoms)


"JO, PEL MEU POBLE, TOT "



Publicado en Gaudí y Más. 9 de febrero de 2019


                                            La frase:  “Jo, pel meu poble, tot” (Yo, por mi pueblo, todo), resulta de una importancia capital para comprender los sentimientos de pertenencia a Riudoms, por parte de Antonio Gaudí.

    A principios de siglo XX, los jóvenes de la villa habían empezado a practicar el nuevo deporte llamado fútbol en la plaza de la iglesia de Riudoms, animados por los sacerdotes Francesc Duch y Enric Domènech, pasando poco más tarde a seguir practicando esta disciplina en un sembradío cercano a la riera de Maspujols, conocido como el Camp dels Tarsicis.

   Unos años más tarde, en 1924, se creaba el primer equipo con nombre propio, el Riudoms Deportiu, hoy C.D. Riudoms, en el que gracias precisamente a la cesión de un terreno para tal fin por Antonio Gaudí, sus practicantes ya tuvieron ocasión de jugar en un campo de fútbol en condiciones, que a partir de entonces pasó a ser conocido como el Camp de les Sorts.

   Por ello, cuando una delegación de Riudoms fue a visitarlo a la Sagrada Familia para agradecerle su cesión de los terrenos, Gaudí les respondió enérgicamente: - No tenéis que agradecerme nada. “Jo, pel meu poble, tot”.

  Al haber sido pronunciadas en presencia de numerosos testigos y no solamente en esta ocasión, sus palabras quedaron como Biblia inamovible para los habitantes de la villa, uno de los varios pilares que han sustentado la convicción de que Gaudí naciera en Riudoms, en lugar de Reus.

La estatua, en el centro a la iz, bajo el punto rojo, acompañada por la población de Riudoms. (X.Fortuny)
Rodeando al arquitecto, la Banda Musical de Tarragona, Sons de la Cossetanía (**) (X.F.)



Junto a Gaudí y con el mismo gesto, el periodista riudomense Xavier Fortuny
 Torres, incansable gaudinista  y autor de las imágenes

Dos detalles genuinos en la escultura: el calzado y el sombrero (X.F.) 
   
Un recuerdo de la inauguración. A la iz. del protagonista, el alcalde de la villa, Sergi Pedret Llauradó y
el escultor, Joan Serramià. A su der. Mireia Massó Ametller, Regidora de Cultura  y Mateu Montserrat,
alcalde del Pla de Santa María y Responsable de Patrimonio de la Diputació de Tarragona. (X. F.)

                                           Atención a la pieza que sostiene Gaudí en su mano derecha y que habrá quien quiera ver en ella una flor o un adorno modernista. Una curiosidad, en complicidad con el escultor, que valdrá la pena observar a quienes se interesan por la obra de Gaudí, ya que se trata de una de las maquetas que él acabaría utilizando, recubiertas por cristal de Murano, como remate de los rompedores pináculos en las torres de la Sagrada Familia.

   Gaudí ya había demostrado en 1914 al entrevistarse en privado en su casa del Parque Güell con uno de los máximos vanguardistas europeos, que no era el anciano inmovilista que muchos creían. Con 62 años estaba bien atento a las novedades constructivas y tenía infinitas inquietudes plásticas que ignoraban muchos que creían conocerlo. De ahí la sorpresa de quienes hoy quedan impactados al contemplar la increíble modernidad de la fachada de La Pasión al enterarse de que no era, como creían, un diseño del escultor de la fachada, Josep Mª Subirachs, sino el último proyecto salido del lápiz y la imaginación del genio. 


(X. F.)

(skyscrapercity)

La fachada del Nacimiento con su torre de San Bernabé, tal y como llegó a verla Gaudí
(C.G.)
                                  
                                     Fue otra faceta de sus ideas renovadoras, de las que comentaba con ironía cuando alguien se sorprendía de sus hallazgos: -Y eso que no construyo todo lo que me pasa por la cabeza, porque si no, dirían que estoy loco-...

   El insólito movimiento de la arquitectura cubista con que se iniciaba el siglo  XX, pudo ser un estímulo para que Gaudí culminara de manera sorprendente en 1925 la torre de San Bernabé, única que logró terminar. Y el único remate, que a partir de ahora podremos contemplar en Riudoms mostrado con orgullo por la mano del maestro.

Ana Mª Ferrin


(*) La Cossetània era en tiempos romanos la parte sur de Tarragona habitada por la tribu ibérica de los cossetanos. La Banda Sons de la Cossetània está formada por músicos que interpretan temas populares con instrumentos de percusión y viento. Entre estos últimos destacan sus gaitas, (en catalán, sacs de gemecs).
https://es-es.facebook.com/pg/sonsdelacossetania.tarragona/about/?ref=page_internal

21 comentarios:

  1. Mis felicitaciones para el autor de la estatua, que ha sabido incardinar al célebre arquitecto con su pueblo, como un personaje más de su vida cotidiana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un artista da con el resorte de emocionar, es un triunfo.

      Eliminar
  2. Hola Ana:
    Me gusta mucho la estatua. Impresiona que saldrá caminando en algún momento. Forma parte de la vida de la plaza donde se encuentra.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basta ver las caras de los músicos, sobre todo los niños, y de Xavier, que parece que se ha encontrado con un amigo y van de charla. Saludos, Manuel

      Eliminar
  3. ¡Qué estatua más vívida, Ana María!
    Tan protectoramente rodeado, pareciera que el maestro empezará a hablar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto muchas figuras de bronce, pero lo que ha pasado con todas las de Gaudí nunca lo había vivido. Ya veréis cuando salga mi libro. (Espero)

      Eliminar
  4. Una estatua con una pose muy diferente de las habituales, como si el arquitecto caminara despreocupado por la calle y le hubieran pillado en mitad de su paseo, inmortalizando el momento.
    Si no estuviera hecha en bronce, diríamos que el arquitecto se quedó de piedra por causa de ciertos acontecimientos de rabiosa actualidad.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí has estado bien. Si no echa a andar ahora, ya me dirás.
      Pero tampoco hay que precipitarse, aquí hay tema para rato.
      Otro para ti.

      Eliminar
  5. Naturalidad y realismo escultórico son el alma de este tipo de esculturas que, desde hace un tiempo, representan, por calles y rincones de muchas ciudades, a personajes destacados de la misma que han paseado, hablado y callejeado acompañados por amigos o coetáneos ocasionales. Es una bella estatua que posee la perfección del movimiento y las peculiaridades personales del retrato tridimensional de un genio imperecedero. Gaudí forma parte de todos los que ahora, pasean con él. Agradable semblanza de esta escultura y su autor en tu delicado trabajo, Anamaría. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fotos también han sabido captar la ocasión. A veces los pequeños lugares dan envidia, tienen una capacidad de respuesta y unión estupenda, Antonio.

      Eliminar
  6. Viendo la foto de la fachada del Nacimiento de 1925, quizá no imaginaría don Antonio cuantos años se tardaría en terminar la obra, o quizás sí, pero al menos sí tuvo la dicha de ver una de las torres finalizada y las otras tres casi.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, DLT. Por edad y por la penuria económica, el sabía que no vería acabado el templo. Por eso, el ver acabado el primer campanario, incluido el remate con su trencadís de cristal de Murano, debió ser para él el summum de la alegría. Saludos.

      Eliminar
  7. Impresionante la escultura, se ve muy natural, felicito al escultor.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una alegría para el pueblo, casi todos los 6515 vecinos debieron reunirse para la inauguración. Hay que darles la enhorabuena. Besos

      Eliminar
  8. Ana, me encantan estas esculturas en homenaje a personajes ilustres integradas completamente en los escenarios donde vivieron. Ësta concretamente es una maravilla.
    Van sustituyendo a esos hieráticos y fríos bustos sobre pedestal que abundan en los parques y jardines de nuestras ciudades. Esculturas inexpresivas totalmente. Pétreas.
    No hace mucho pude ver en La Rambla Nova de Tarragona una dedicada a Josep Pau Virgilio. Allí conocida como el Sr Virgilio. Sentado en un banco, con un periódico en la mano, y siempre acompañado de algún viandante dispuesto a hacerle compañía. Una representación genial.A los niños les encanta sentarse junto al abuelo Virgilio.
    Delante de la casa natal de Cervantes, en Alcalá de Henares, igualmente sentados en un banco, D: Quijote y Sancho. El escultor los ha colocado a cada uno en un extremo del banco, seguramente para dejar al visitante el placer de sentarse entre estos dos personajes.
    Y claro, no pueden faltar las fotos del bonito recuerdo.
    Lo dicho, me encantan estas estatuas y me encantaría bajar un día esos escalones de Ruidoms junto al genio Gaudi.
    Gracias por tanto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. No suelen gustarme los monumentos sin pedestal porque tienen el riesgo de convertirse en rincones del desbeber, para animales y viandantes más animales aún. Pero en en este caso el metal y la lluvia protegen la escultura, no es lo mismo que la piedra.
      En este caso, como Gaudí está a la vista de todos, seguro que se convertirá en compañero de bodas y visitas, comuniones, bautizos y abrazos de enamorados, con 6515 pares de ojos vigilando el respeto. Y para ti si pasas a verlo, te deseo que le des un abrazo de mi parte. Va otro para ti.

      Eliminar
  10. Una escultura más para el catálogo de estatuas erigidas en su nombre, aunque en este caso con el cariño de su pueblo natal. ¿Las has catalogado todas? ¿Cuál te gusta más?
    Un beso y gracias por el haiku dedicado a Salamanca que dejaste en los comentarios de "Pinceladas". Precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Seguro que te interesará leer sobre el tema que citas cuando salga mi libro, a ver si me aplico y acabo.

      Eliminar
  11. Una maravilla.
    Me parece muy natural.
    Enhorabuena al autor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El autor se ha lucido. Claro que estaba en su pueblo y quién no se inspira entre los suyos...Je, je

      Eliminar