Foto cabecera

01_HP_UNI158415_Bluewash_WEB Recibiendo al futuro. (UNICEF)





ANTHONY QUINN, LORENZO QUINN, MOSSEN BONET Y LAS ESTRELLAS




A FONDO

                    
                        El visitante de la Sagrada Familia apreciará que la verja de cintas forjadas que rodea el templo por la calle Provenza casi al llegar a la esquina con la calle Cerdeña, se abre al frente para dar acceso a las escaleras que descienden a la izquierda hacia la cripta, espacio reservado al culto. A la derecha de la plazuela, los locales del despacho parroquial y la rectoría guardan en una de sus paredes la huella que nos recuerda el objetivo primero con que se inició la construcción. Una hendidura en la pared nos solicita: "Almoines (limosnas) per a la continuació de les obres" 

   Las cubiertas de la pequeña edificación son de parecida ondulación a las primitivas escuelas situadas al otro extremo del templo y aquí, en el piso superior de la construcción, habita, estudia, dirige, prepara sus actividades, el párroco de la Sagrada Familia desde 1993 mosén Lluís Bonet Armengol. Lo hace retomando sus orígenes como conocedor del lugar, ya que junto a sus cuatro hermanos y sus padres fueron muchas las ocasiones de visitas y juegos. Él por edad, nació en 1931, no llegó a conocer al maestro. Aún así, todo el entorno de colaboradores llegaría a formar parte de su vida porque su padre, Lluís Bonet Garí ayudante de Antonio Gaudí, formaría parte del equipo director entre 1944 y 1980, año de su fallecimiento.            

  Tuve varias entrevistas con él a finales de los noventa y con posterioridad hemos conversado en varias ocasiones. Fundiendo varios de esos encuentros empezaré por mi primer recuerdo de su persona unas Navidades de 1998 (*).        


El párroco de la Sagrada Familia, mosén Lluís Bonet. 1998 (A.Mª.F.)

          Imagen de la casa parroquial en 1906. En ella vivían, en la planta baja la familia Alpiste,  porteros y 
guardas de las obras, mientras en la parte superior estaba el espacio donde moraba Antonio Gaudí, 
su estudio y su habitación.




UN SACERDOTE CON CARÁCTER

Publicado en Gaudí y Más. Diciembre de 2013
Publicado en Gaudí y Más. 30 de noviembre 2019


                                    Nada más acercarme a la rectoría me topé con una amplia presencia gatuna. Como más tarde admitiría mosén Bonet, la tropa felina es un mal menor incómodo aunque necesario, porque: -Lo malo es que aquí tenemos a los gatos y a las madres de los gatos, esas señoras que los alimentan. Pero usted verá. Si no queremos ratones tendremos que aguantar a los gatos. El otro día salió una rata enorme de una cloaca de aquí al lado...

   Mosén Bonet es un sacerdote todoterreno. Si ayer fue el cicerone del cardenal de La Habana hoy no tiene reparos en arremangarse y recoger las pruebas del paso de los gatos por la pequeña terraza triangular que perteneció al estudio de Gaudí. Así, es capaz a la vez de tareas tan dispares como impartir sus conocimientos humanísticos bajo los andamios con el casco bien puesto y explicar con entusiasmo las características constructivas del interior del templo, para acto seguido, echar mano de escoba y recogedor. Complementa como pocas personas la teología, el humor a la inglesa y el pie a tierra.  

  Una tarde con él puede aportar una avalancha de rigor documental entre profusas interrupciones. Un grupo de jóvenes excursionistas del barrio que solicitan una opinión sobre algo y él les contesta con una sorprendente habilidad para la ironía mas sutil. Una agrupación folklórica infantil de Reus aparece en su despacho para pedirle una fotografía coral junto a la tumba de Gaudí y hacia la cripta baja el sacerdote con su casulla dispuesto a pasar un conmovedor cuarto de hora agarrado por una colección de pequeñas manos, destacando su clara figura entre la abigarrada vestimenta típica.





Lluís Bonet Garí, en su juventud y en la madurez, en esta fotografía
 con Isidro Puig Boada. Tras ellos el matrimonio Matsukura.



                            -Hay mucho movimiento en esta parroquia – le digo, observando las continuas idas y venidas que solicitan la atención del sacerdote-. Hoy en día no es corriente tal afluencia de fieles.
                        
   - Esa ha sido una de mis metas, porque si no, aquí se llegaría a lo que yo llamo la utilización exclusivamente cultural de la iglesia, desvirtuando así su cometido religioso. Hace un par de años propuse a la Junta enviar una circular a todas las parroquias de la Diócesis de Barcelona invitándoles a peregrinar a la Sagrada Familia y ha tenido éxito. Vienen grupos de todas partes y yo converso con ellos y les explico lo que estamos haciendo aquí, por dentro y por fuera.

  - Cuando celebran misa en la cripta, ¿No le molesta la gente que entra y sale?

  -  No. Lo primero es resaltar que el espacio de la cripta donde se celebra la misa es circular, envolvente, y eso da una sensación especial que a mi me hace sentirme abrazado, unido con los fieles. No es una iglesia cerrada de las que yo llamo “de cajón”, aquí me encuentro muy bien. En cuanto a los visitantes... Este problema lo planteamos en la Pastoral, dudamos de si era preciso controlar el paso durante la misa, pero al final he decidido no meterme en prohibiciones porque en general la gente se muestra respetuosa. Aunque la cripta es pequeña, al tener esa especie de semi claustro alrededor los que vienen a observar se limitan a circular rodeándola, y por uno o dos que molesten no vas a prohibirlo. Hay que tener cuidado con eso de dictar leyes, porque a veces se hace una ley por algo excepcional y la ley queda hecha, inamovible.


Cripta Sgda.Familia. 2012 (FotoAntonioGuijarro)

Clave de la Cripta. Anunciación del escultor Flotats 

                                  - Esa relación con gentes tan diversas le habrá hecho conocer opiniones muy diferentes sobre la Sagrada Familia.

 - ¡Y tanto! A la gente más popular les gusta mucho la fachada del Nacimiento, la encuentran más dulzona. Más bonita, como si dijéramos. Pero yo siempre les digo que esto es una iglesia, no un concurso de belleza ¡No! Las imágenes de Subirachs también están en consonancia con lo que quería Gaudí, tienen carácter. Cuando la Junta fue a buscar a Subirachs hizo bien, hizo lo que debía, buscar una imagen fuerte y dura. Aunque él, Subirachs, no esté de acuerdo conmigo.

  - ¿Porqué no está de acuerdo?.

  - Porque Subirachs dice “Esto es mío, no es de Gaudí”. Pero yo estoy en mis trece de que no ha hecho más que seguir la idea original. Gaudí dejó hecho ese dibujo tan magnífico que se conserva en el Museo, y dijo: “Con esto ya tenéis suficiente para hacerlo”. Y no trabajó más en él. Las esculturas de Subirachs tienen esa fuerza, esa reacción de pasión integrada en el conjunto que yo encuentro muy bien. Así que cuando la gente dice: “No, esto no es de Gaudí”, yo les contesto: “Eso es mentira. Claro que es de Gaudí, porque está dentro de su idea”.

El párroco atendiendo a un grupo de visitantes de Reus.
1998 (A.Mª.F.) 

                             En su semblante pálido como su eterna camisa de eternos lavados, los ojos oscuros se explican con viveza acompañando la voz:

  - Yo voy de campamento con los chavales  intentando que sientan la Naturaleza. La última vez estuvimos en Bielsa, en el Pirineo, y por la noche había un cielo estrellado precioso que parecía un planetario. Allí tuve la sorpresa de que una chica también conocía las estrellas, se las había explicado su padre, me identificó bastantes y yo le enseñé otras que ella no conocía. Pero es un caso aislado, porque ninguno de sus compañeros sabía nada del tema. Ese es un problema que no solucionan los actuales planes de estudio, porque hoy no se contempla que la pedagogía que cala dentro del alma sólo se encuentra en la práctica.

                               …Un maestro debería pasear con los alumnos sobre el terreno para poderles enseñar así: ”Esto es palezoico, esto secundario, aquello de allí granito y eso otro caliza..” Y las plantas...Precisamente Gaudí decía que en las grandes fiestas religiosas, las iglesias deberían adornarse con plantas aromáticas, que son las que tenemos aquí, en el mediterráneo. Y por eso las pusieron aquí, mire, delante de La Pasión.

  - Es curioso que un hombre dedicado durante 40 años al sacerdocio y de ellos 20 a la enseñanza, todo ello ocupaciones de interior, tenga esa preferencia por los espacios abiertos.

  -  ¡Ah, puñetas! En eso cada vez me vuelvo más radical. Hombre, mi afición no es meterme en un cine o en un teatro, me aburro a muerte metido en aquella caja quieto a ver que te ponen, sin  poder moverte, sin poder ver ni un poco de espacio...

   Fue un momento mágico. Porque a mí, que también me enseñaron en mi familia a mirar y reconocer las estrellas, es muy raro que se me presente la ocasión de comentar este tema con un buen conocedor de quien poder aprender.
                      
A la derecha Lluís Bonet seguido del cardenal Ricard Mª Carles, el obispo de
Burkina Fasso y J. L. Segarra, presidente de la Junta de la Sagrada Familia. 1998


Con el casco en el interior del templo explicando las obras a unos visitantes
  
Las hierbas aromáticas de la niñez de Gaudí en Riudoms, trasplantadas ante la fachada de La Pasión. 2013 (A.Mª.F.)
    
                               Un currículum movido. Estudió en el Seminario de Barcelona y después fue coadjuntor de los Hogares Mundet (**)  y de la parroquia de Betlem, en Sabadell. Luego pasó a las Escuelas Virtelia, de ahí a párroco de una barriada de Tarrasa. Más tarde el obispo lo envió primero a Tarrasa, luego a Sabadell…
       
   - De todos esos destinos, ¿Usted había solicitado alguno?

  -   No, yo no he pedido nunca nada. ¡Ah! Miento. Mejor dicho. Sí que en una ocasión cuando me destinaron a Tarrasa, yo hubiera querido irme a Chile con unos compañeros de la Universidad de Barcelona que están en el desierto, pero el obispo me lió y yo empecé a decirme:  “Que si mi padre y Gaudí... Que si mi hermano...”. Y en fin, yo mismo me dejé liar y no fui.

  - ¿Era un proyecto de vocación misionera?


  -      Mire, esté donde esté yo siempre he sido y seré misionero porque da igual que seamos pobres o acomodados, todos somos iguales, todos queremos querer y que nos quieran, que nos tengan en cuenta.

El edificio parroquial en 1997 con parte de las palmeras y otros árboles. (A.Mª.F.)

2013. La última palmera y un olivo? junto a la casa. Al fondo el pozo (A.Mª.F.)

El pozo con su buganvilla en 1997 (A.Mª.F.)

                                         - A quien tenga dudas en cuanto a la santidad de Gaudí, su carácter, su castidad, ¿cómo lo convencería de que en realidad fue así? Porque sabe usted muy bien que se le han echado encima cosas de lo más variopinto; desde ateo a drogadicto, pasando por masón, homosexual o que convivió con una mujer.


   - Nada, nada, pamplinas. Pero, ¡Ojo! Que todo deberá comprobarse por si fuera cierto, ¿eh? Pero es que de todas esas acusaciones no hay datos. Eso de “alguien que conocía a alguien, dijo que si alguien..”, eso para mi no son pruebas. Para mi y para el Derecho, una prueba es un testimonio de alguien que lo conoció bien.

       Ya decía Aristóteles que el espacio emanaba de las cosas...
                                
  -  ¿Qué le contaba su padre del tiempo que estuvo con Gaudí?

  -   Me decía que Gaudí amaba a Dios con todo el corazón y que su vida estaba entregada por entero a la Sagrada Familia,  preciosa, ¿Verdad? ¿La ve? – me dice, señalando un dibujo futurista del templo terminado que aparece en una lámina. 



                                   Del cuerpo ascético y el rostro sonriente y despierto del sacerdote se desprende una energía optimista. Sus detractores –¿quíen no los tiene?_, le acusan de llevar la austeridad al límiteDe ser por él –aseguran– ni pasaríamos el cestillo al final de la misa. Él querría que toda aportación fuera voluntaria. ¿Cómo pagaríamos las velas, la luz y las fotocopias, si no?  

   Pero a la vez le admiran por ser un garante de la seriedad de la parroquia, rechazando ciertos tipos de publicidad. 

 -No quiere saber nada de sensacionalismos. El actor Anthony Quinn quiso bautizar aquí a su segundo hijo y él se negó, porque “No era de la parroquia”, y lo dijo sabiendo muy bien la repercusión que hubiera tenido algo así en los medios”.

   - Usted no accedió a que Anthony Quinn bautizara a su último hijo en la cripta del templo-, me aventuro a preguntarle para confirmar la confidencia.

   - Es cierto. Pero no sólo a él, que me merece todo el respeto. Es que esa negativa me veo obligado a tenerla continuamente con todos los solicitantes que no son del barrio. Imagínese lo que sería esto si accediera.


                                     Lo que seguramente no sabía mossén Bonet, era que Anthony Quinn, hijo de un revolucionario irlandés que combatió junto a Pancho Villa, fue un luchador que tuvo una vida dificil y si progresó fue gracias a su formidable espíritu de superación. Mientras trabajaba en la construcción y otros mil empleos, incluido el de retratista free lance para famosos, su interés por el arte lo llevó a estudiar pintura e interpretación realizando varios cursos de arquitectura nada menos que con Frank LLoyd Wright, su arquitecto predilecto junto a Antonio Gaudí, lo que le valió conseguir un primer premio de diseño arquitectónico. 

   También, que una de sus mayores alegrías fue cuando lo escogieron para interpretar al pintor Paul Gauguin en la biografía de Van Goch protagonizada por su amigo Kirk Douglas, componiendo un papel soberbio que es toda una lección de interpretación hasta el punto de ganar el Oscar de ese año, para el que ambos actores estaban nominados. En sus últimos tiempos, antes de morir en 2001, volvió a su vocación de pintor y escultor realizando varias exposiciones.

   Su hijo Lorenzo Quinn es, de los 12 hijos que tuvo el actor, el único que ha seguido los pasos del padre en las artes plásticas con éxito. Hoy es un afamado escultor cuyas obras puntean numerosos lugares públicos de todo el mundo. 
                                                       

Anthony Quinn y su esposa Kathy Benvin en Madrid con sus hijos Antonia y
Ryan en 1999, por la época de su interés en bautizar a Ryan en la Sagrada Familia
(Foto de EFE para El País)








Diversas imágenes del actor y su hijo, acompañados de sus obras.
En la última, las manos de L.Q. sosteniendo un palacete de Venecia durante la
Bienal de 2017. ¿Premonición?


 Ana Mª Ferrin

(*) Más, en el capítulo sobre mosén Lluís Bonet y la parroquia de la Sagrada Familia, en el libro de Ana Mª Ferrin Gaudí. La Huella del Genio:
http://amf2010blog.blogspot.com.es/2001/07/gaudi-la-huella-del-genio-sinopsis.html


16 comentarios:

  1. Interesante la vida de este sacerdote.Me ha sorprendido la faceta artística de Anthony Quinn uno de mis actores favoritos pues lo ignoraba o al menos no lo recuerdo.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me enteré de esa faceta suya cuando entrevisté al sacerdote.
      Fue uno de los actores que más me interesaron, pocos vi con sus registros. Pasaba como si nada de donjuan elegante a discapacitado, de indio a soldado nazi. Y siempre creible. Bsszz.

      Eliminar
  2. Sigue siendo un verdadero lujo el leerte y conocer todo aquello que tiene que ver con la vida y la obra del genial Gaudí.
    Gracias por transmitirnos tantos conocimientos y anécdotas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Juan. Por interesarte en lo mismo que yo.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Muy interesante todo lo escribes sobre el gran genio Gaudí.
    Sobre Anthony Quinn si conocía de su talento como pintor aparte de su gran trayectoria de actor, fue y es uno de mis actores favoritos.
    Un precioso relato Ana.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena semana a ti. Y gracias por dedicar un poco de tu tiempo en estas letrillas.

      Eliminar
  4. Emotivo relato, Ana María. Desde el recuerdo de la tropa felina, hasta el fallido viaje a Chile del destacado sacerdote, pasando por Anthony Quinn y su familia, las loas a la misa en circular y el alma de Gaudí presente en fondo y forma.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, Esteban, que sepas que Gaudí dejó en 1923 un terreno de su propiedad al pueblo de su padre, Riudoms, en Tarragona, para que en los comienzos del fútbol en España el equipo del pueblo, el Riudoms Deportivo, pudiera jugar y entrenar en un campo en buenas condiciones.
      Saludos y buena semana.

      Eliminar
  5. Hola Ana:
    A veces, comparo la vocación de médico, con la del sacerdocio (estudié en el Seminario menor de Caracas. Al mayor, iban quienes serían sacerdotes. El menor era un colegio dirigido por la congregación de San Juan Eudes). Cuando tu vocación es así de fuerte, trabajas de la manera que lo hace este sacerdote que nos traes hoy. Sus feligreses primero, aun cuando es posible que no hagan nada para merecerlo.

    Muchos años ya, que vi a Quinn en Venezuela. Había un programa llamado sábado sensacional en la televisión. Promocionaba la pelñicula "Un paseo por las nubes". Yo era parte de aquel público. Fue muy amable antes de empezar el programa y dejo su autógrafo a todos los asistentes entonces. Era mediados de los años noventas. Creo que fue con un hijo, pero no estoy seguro. Hablaba un español bastante correcto

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena anécdota. Recuerdo la película, sencilla pero con escenas muy estéticas.
      Seguramente fue con uno de sus doce hijos, solía hacerlo, a Barcelona venía mucho y su hijo Lorenzo vive aquí.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Datos interesantísimos. Y en cuanto al actor...No sabía que pintaba tan bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi también fue una sorpresa enterarme.
      No hay duda de que fue un artista completo. Saludos.

      Eliminar
  7. Anthony Quinn, uno de esos hombres que se han forjado a sí mismos. Desconocía su faceta de pintor y parece que no lo hace nada mal.
    Pensé en otra cosa cuando hablabas del letrero que pedía limosnas para sufragar las obras de la Sagrada Familia. Me han contado que en algunos lugares hay individuos, por llamarlos de alguna manera, que se dedican también a pedir dinero pero no para comer ni para sufragar una obra arquitectónica, sino para subvencionar lo que ellos deben denominar la lucha patriótica o similar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Cayetano, eso y otras muchas cosas. Hablas de la intrahistoria de esta tierra.
      Si yo te contara...
      Saludos a ti.

      Eliminar
  8. Un hombre de admirar en todas sus facetas e interesante historia la que nos dejas hoy con todo lo que he descubierto de Anthony Quinn.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte de su calidad indiscutible de actor, demostró que era un artista de variados registros. Y para lo movida que fue su vida supo llevarla con bastante elegancia. Abrazos para ti.

      Eliminar