Foto cabecera

sorolla "Corriendo por la playa", Joaquín Sorolla. Museo Bellas Artes de Asturias.





ANTONIO GAUDÍ Y SU RELACIÓN CON LA CATEDRAL DE BURGOS (PARTE 1ª)


 

Después de  vivir días ruteros en

Portugal, llega el reencuentro,

deseando encontraros tan 

estupendos como siempre



                                    La presente entrada es un fragmento de mi próximo libro, Gaudí. Íntimo y Desconocido, precisamente  del capítulo dedicado a las inspiraciones del arquitectoEstá escrita el 10 de junio de 2021, en el 95 Aniversario del fallecimiento de Antonio Gaudí. 

  Hacia su espíritu vaya el recuerdo agradecido de todos los que admiramos su obra. 

......


                              El 20 de julio de 1221 se iniciaba la construcción de la catedral de Santa María, en Burgos, única de España declarada por la Unesco, por sí misma, Patrimonio de la Humanidad. Obra que tres años más tarde seguiría levantándose bajo la dirección del Maestro Enrique, llegado de Francia con ese fin. 

   Hoy, a punto de cumplirse su 800 Aniversario, no podrían faltar las loas dedicadas por inspirados personajes, de Edmundo de Amicis a  Victor Hugo, de Benito Pérez Galdós a Juan Pablo Mañueco, quien llamó a la bella Seo, "Notre Dame" con agujas. 

   Antonio Gaudí también fue galante, aunque con reservas. 

   Según las memorias de un testigo allegado, el arquitecto le confió en una ocasión que, en su opinión, la catedral de Burgos: 

   "...Era preciosa, pero afirmando que es portuguesa (en alusión a lo que él juzgaba como un exceso de adornos). Para explicar su respuesta, Gaudí se extendió comentando la capilla de Los Condestables, "donde había mucha confusión -aseguró- y toda la ornamentación tiene la misma importancia; incluso unos grandes escudos que se esfuerzan por imponerse como elementos decorativos, no lo consiguen..."

   "... Igual que en la política, en la arquitectura sucede lo mismo, los pueblos del interior no ven tan clara la situación, la plástica, como los de Levante (refiriéndose a Tarragona, su provincia natal), donde la visión conjunta del mar y la tierra ayuda a precisar la situación..." (1)

    


Imagen de la fachada principal de la catedral de Burgos

                    
La magnificencia de su interior



Capilla de los Condestables





El Papamoscas, el autómata que da las horas en la catedral.
Al entrar en la nave central, podremos verlo a nuestra izquierda,
en lo alto. Su existencia está datada desde principios del siglo XVI



¡ATENCIÓN! 8 SIGLOS NOS CONTEMPLAN


Publicado en Gaudí y Más. 12 de junio de 2021



                              Así se expresaba Antonio Gaudí sobre 1915 sin que por entonces se supiera de su visita a la ciudad castellana. Circunstancia que no deberá extrañarnos, ya que una constante de su comportamiento y forma de vida que poco a poco han ido desvelando los tiempos, fue que nunca daba cuentas a nadie de sus andanzas, siendo a través de las memorias y recuerdos publicados años después por quienes se cruzaron con él, que hoy vamos descubriendo que viajó mucho más de lo que nadie supo en su tiempo. En este caso apartado se encuentran entre otras, sus visitas a Santiago de Compostela (2) o Comillas, en Cantabria (3), con declaraciones de primer orden aparecidas medio siglo después de su muerte.

   Es por ello que a menudo nos encontramos en sus obras con detalles recreados de indudable procedencia, anteriores a él, que tras pasarlos por su creatividad aparecían como absoluta novedad a los ojos de los deslumbrados admiradores, permaneciendo así largo tiempo hasta que estudiosos pertinaces nos han desvelado su realidad.

   O la sensación que dejó en ciertos observadores contemporáneos suyos a los que nunca convenció, desvelándonos estos prohombres a caballo de los siglos XIX y XX, que distaban mucho de apreciar las obras de nuestro arquitecto. Como cierto relevante personaje barcelonés que podría llevarse la palma de las descalificaciones hacia el maestro, según el cual: 

    "... -La personalidad de Gaudí era fatigante, estaba perturbada por un orgullo y una vanidad morbosos, inaguantables, que lo llevaban a realizar su arquitectura prescindiendo de todo lo contrastado hasta entonces. Como si esa ciencia, la arquitectura, se hubiera creado en el mismo momento en el que Antonio Gaudí hizo su aparición sobre la tierra: No puede hablarse del gusto de Gaudí, como no puede hablarse del gusto de las ballenas –razonaba, añadiendo-: Negando, como negaba, el Partenón y el siglo XVIII, el problema del gusto no existía para él.
  
   ... creía el tal caballero, que Gaudí tenía la manía de imitar a la Naturaleza, a la vida cósmica, levantando unas construcciones donde los hombres pudieran llevar una vida místico/troglodítica. Según sus palabras, Gaudí no era un arquitecto de casas, lo era de grutas. Ni era un arquitecto de templos, lo era de selvas..." (4)

                                 





              

                        Muestra del exquisito despliegue decorativo de la Catedral

                                      
                                      Lo que no tuvieron en cuenta sus detractores, fue la indudable calidad de su mirada a la hora de captar las imágenes más potentes, más evocadoras, de cuantas pasaron por su retina. Esas que lo llevaron a transformar cualquier obra humana o divina por descomunal que fuera, en uno de esos diminutos motivos que por sí solo haría eterna alguna de sus intervenciones. 

   Y ya que nos encontramos celebrando su VIII Centenario, fijémonos en el cimborrio del crucero de la catedral de Burgos, en su armadura estrellada a la que dan soporte las ocho sujeciones de sus puntas, todo arropado por un derroche decorativo que se traspasa al exterior. Ahí podremos apreciar su estructura de prisma octogonal rematada por ocho agujas de fuerte impacto visual, que en su época fueron consideradas de gran audacia. 

   



                     
                            



Exterior del cimborrio, tan alejado de las cúpulas tradicionales

                                                                  

                                     Y de Burgos, llegamos al único espacio, iniciado y terminado por completo por Antonio Gaudí en la Sagrada Familia, ya que sólo aquí, de entre el 1,05 Km, de superficie que soñó el maestro para su templo (1), pudo ver y disfrutar de un recinto cerrado con paredes, techo y puerta, con llave y cerradura: La minúscula Capilla del Rosario, o Roser, una filigrana de mármol que desde el umbral ya nos anuncia que aquí, en esta obra dedicada a la Virgen del Roser, Patrona de Reus, nos encontramos a un Antonio Gaudí rendido ante la idea ornamental portuguesa, que al menos en una ocasión declaró que veía con desagrado.

  Pero esta pequeña joya terminada en 1897 es tan elegante como lo pueda ser el interior del templo burgalés y, como en él, la finura de su tallado es armónica y no deja un centímetro de espacio libre. Rosas y más rosas. Plegarias y cánticos. Artesanía que se diría de mimbre en la cenefa que enmarca la puerta en su parte superior. La esfera en que reposan los pies de la Virgen tiene toda la presencia del primoroso vaciado chino de las Bolas de Cantón. El reducido espacio merece la pena que el visitante se detenga y se  documente, para descubrir por sí mismo toda la historia que contiene.  

   Sobre su techo se eleva la menuda cúpula, también sostenida por ocho pilares con diversas tallas en su fuste, donde para no ser menos que lo mostrado en Burgos, también al salir al exterior Gaudí dio fe de su originalidad, componiendo un sombrerete cónico al que para descubrirlo, el avezado admirador habrá de emplearse a fondo hurgando con su objetivo entre las maravillas de la Fachada del Nacimiento. 







                   Imágenes del interior de la capilla. Una bola de Cantón tallada







Tres vistas interiores del cimborrio de la Capilla del Rosario



En el lado derecho de la fachada del Nacimiento, el cupulín.



A la izquierda, exterior del cupulín de la Capilla del Rosario.


 

Ana Mª Ferrin


(1) Medidas que ignoraba y que acabo de consultar por teléfono en la Sagrada Familia.

34 comentarios:

  1. Maravillosa la catedral de Burgos que si conozco aunque al llevar ya un tiempo sin ir por esa tierra la tengo algo olvidada.Me ha encantado también esa capilla del Rosario que me gustaría conocer "in situ".Una magnífica entrada.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando nos encontramos con una obra del calado de Burgos tendemos a recordarla en conjunto, luego vamos recordando algún punto concreto y nos enteramos de otros. Por eso es bueno volver pasado un tiempo y disfrutar de los detalles. Besillos, Charo.

      Eliminar
  2. A Gaudí no se le escapaba nada. Lo absorbía todo y luego fundía en su imaginación las diversas ideas de las que se fue nutriendo para elaborar su peculiar estilo, con ese sello personalísimo. Y del Gótico bebió mucho. Yo diría que más que de la arquitectura orgánica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pero eso lo sabe ver quien ha hecho trabajo de campo pateándose los caminos. Para ciertos "enteraos" de mesa y despacho sin un gramo de locura ni capacidad para fabular, una de dos: O le achacaban la simple copia de elementos naturales o el ser un ente afortunado al que un ángel de seis alas le imbuía las formas por generación espontánea.
      Como bien dices, ahora sabemos que era un trabajador de piedra picada que absorbía todo lo que veía y que de ese archivo sin orden ni concierto era capaz de extraer las partículas precisas, inventando un nuevo concepto para cada nueva necesidad. Saludos.

      Eliminar
  3. -Eso es bueno después de una escapada : se vuelve con más energías...verdad.ñ


    Gaudí: es un clásico y si algo se destaca de su obra es que esos proyectos aun marcan cátedra .Porque ya comenzó con buen pie, de hecho fue premiado en concurso por La Casa Calvet,sobre todo su sentido del volumen y aunque la geometría es obligada no todos tienen ese sentido tan desarrollado por eso empleaba más la maqueta que el plano para ir confirmando su creatividad.y todo hay que decirlo una época de excelentes artesanos .

    -La verdad que es una catedral que encierra mucha historia entre ellas la tumba del Cid Campeador y su esposa Doña Jimena. Produce hasta cansancio y aplastamiento contemplarla.Sabiiendo lo deboto que era Gaudí seguro que la tomaría como referente.

    Esperando seguir leyéndote.

    Un abrazo Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La realidad es que como raza humana hemos perdido bastante fuerza.
      Imaginémonos hace 800 años arrancando las piedras de una cantera, tallándolas y arrastrándolas una a una durante kilómetros. Forjando los hierros a base de yunque y martillo, creando imágenes y retablos.
      Si nos comparamos hoy, empezando por mí misma, es que nos da la risa, Bertha.

      Eliminar
  4. Como no soy muy ducho en estos menesteres,(y en bastantes más), lo que se me ocurre pensar, es que una mente privilegiada como la de Gaudí, iría absorbiendo todo aquello que le pareciera bello e interesante , para después hacerlo posible con arreglo a su propia personalidad artística.
    Por cierto, no conozco a un genio que no tenga detractor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Precisamente, uno de los capítulos más jugosos del nuevo libro que cito, es el de sus detractores. A los que no faltaba ingenio al atacarlo.
      Aunque en eso también se mide el talento. Dime como son tus enemigos y te diré cuál es tu valía...
      Saludos y buena semana.

      Eliminar
  5. La catedral de Burgos es realmente impactante. Una sola vez he estado en ella, pero los detalles los recuerdos como si estuviese viéndola en este momento.

    Como todo artista, Gaudí supó acolar su ingenio a lo que vio en Burgos y lo plasma de esta manera tan hermosa

    Besos Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me fascina esa cualidad suya tan potente de copiar un detalle y aplicarlo a la escala que le interesa, transformándolo por completo en cuanto a utilidad.
      Va a visitar unas cuevas y extrae una idea revolucionaria para calcular una resistencia. Se tropieza con unas bodegas excavadas e, un oterillo e idea unas salidas de ventilación que hoy se estudian en las facultades, etc. Sin duda, un creador.

      Eliminar
  6. Extraordinaria entrada Ana Mª, conozco la catedral de Burgos, bueno la he visitado, me gustaría volver, claro que si, merece la pena una segunda visita, siempre se ven cosas nuevas, detalles que no se habían visto, amplias conocimientos, vas con mas información, igualmente me pasaría con la Sagrada Familia, hay que estar allí, para sentir su inmensidad para recorrerla y admirar el gran trabajo, espero poder hacerlo también.
    Feliz semana.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchas ocasiones me ha pasado, que obras que cuando las vi hace años me gustaron y punto, al repetir la visita años más tarde con otro equipaje, otros conocimientos, fue cuando de veras las disfruté. Los años tienen su lado bueno, José Aº...

      Eliminar
  7. Historical place and good review. Have A nice day

    ResponderEliminar
  8. He estado varias veces en Burgos, nunca me he perdido una visita a esa maravillosa Catedral que mismo parece una maravillosa y perfecta filigrana en piedra.
    Agradezco enormemente las fotos que nos compartes, me hacen revivir bellos momentos, se graban en la memoria por lo impactantes que son.
    De Gaudí poco puedo aportarte, todos tenemos que reconocer que, de vez en cuando, nace un genio como él, bueno, parecido, pues él me parece único.
    Disculpa mi tardanza en contestar a tus letras, comparto ordenador con una de mis hijas que teletrabaja y me cuesta mucho más poder contestar a todos los que siempre me habéis arropado. Mil gracias.
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Kas. Te comente o no, o lo hagas tú o no, rara es la entrada tuya que no visite y tome nota de lo que cuentas y lo que muestras con toda maldad en tu mesa.
      Sabes que el cariño es mutuo, y que las dos sabemos muy bien que no siempre las circunstancias están de nuestra parte, así que el leerte hoy en mi página es un gran placer.

      Hasta pronto. Un besazo.

      Eliminar
  9. Buenos días Ana, hace ya muchos años que le visite y quede maravillado de cuanto pude ver y apreciar. Es una obra maravillosa y majestuosa, creo que, aún no está lo suficientemente reconocida por su extraordinaria grandeza, como viene siendo por desgracia lo habitual que ocurre en este país.
    Cualquier cosa que podamos decir del gran Gaudí siempre, nos quedaríamos cortos, tú, conoces su obra mejor que muchos y sabes de lo que hablas. Fue un genio más y quizás algo o bastante adelantado a su época.
    El reportaje como siempre es maravilloso.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre estamos a tiempo de disfrutar esos regalos y recrearnos en esas maravillas que nos legaron nuestros antepasados.
      Que, por cierto, vaya gente más creativa y esforzada.

      Un saludo, Juan.

      Eliminar
  10. Por suerte, conozco la catedral de Burgos y guardo un maravilloso recuerdo. Es realmente fantástica.
    En cuanto a Gaudí, su capacidad creativa era verdaderamente admirable.
    Sin duda, tu próximo libro será muy interesante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de esos lugares inolvidables, para verla tranquilamente y dejar volar la imaginación. Gracias, Amalia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ana, otra estupenda crónica sobre el inigualable Gaudi y su obra.
    ¡Disfruté cada detalle de cada una de las fotos que compartes en esta entrada!
    Magníficas obras y no mucho más para decir pues las palabras no bastan para poder describir las emociones.

    Una suerte que haya tenido tantos detractores el genio, prueba cabal de su valía como artista, como bien lo dices en alguna respuesta.
    Creo que vale también en ocasiones como estas lo de "Ladran Sancho..."
    Abrazo y
    ¡Enhorabuena por tu próximo libro Ana querida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué importantes las imágenes de algo bello que nos acompañan toda la vida. Desde un amanecer a una capilla, una película, o esa escena que componemos en nuestra mente al escuchar una melodía.
      Gracias, LU, guapa.

      Eliminar
  12. Tuvo detractores de alto prestigio, pero pudo con todos, lo cual demuestra su colosal clase, sin salirse de su natural humildad.
    La catedral de Burgos es una visita obligada cada vez que se pasa por ahí, es preciosa.
    Que vaya bien ese libro ;)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 800 años no es poco. En las ciudades hoy se estila más el usar y tirar, pero en los pueblos son más listos, saben de eternidad. Rescatan las piedras de las ruinas y las utilizan de base para sus casas.
      Saludos, Alfred. Y gracias.

      Eliminar
  13. Me fascina la obra de Gaudi y muero de ganas de volver a visitar la Sagrada Familia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no llegó a verla cubierta, prepárese. Es toda una experiencia.
      Saludos

      Eliminar
  14. En tiempos se pensaba que Gaudí era un arquitecto que no había salido apenas de Barcelona, poco más que para ir a Montserrat, Comillas, Palama de Mallorca y Astorga. Hoy día se va desvelando sus andanzas por otros lugares fuera de Cataluña y la influencia que pudieron tener las grandes catedrales góticas que pudo contemplar in situ y no a través de estampas y fotografías como se creyó durante mucho tiempo. La Sagrada Familia es una catedral gótica reinterpretada por el genial arquitecto en tiempos modernos, qué duda cabe.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este último trabajo doy cuenta en un capítulo de los numerosos encuentros y viajes que vivió sin saberse de ellos. Y si curiosos son los lugares, más lo fueron muchos de los personajes, a veces clave en sus arriesgadas creaciones. Bsszzos.

      Eliminar
  15. Solo visité la catedral de Burgos muy de paso pues nos dieron de tiempo una hora y no nos pudimos recrear en todos los detalles. La Sagrada Familia si que tengo el placer de haberla visitado varias veces. Una entrada muy interesante de la cual adquirimos más conocimiento sobre Gaudí. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo estuve un día entero, mañana y tarde, y no me dio tiempo a casi nada, absorta como estaba en asimilar tanta creatividad y belleza. Exceptuando tomar nota del tragaluz que refiero y eso porque yo llevaba veinte años visitando la Capilla del Rosario en la S. Familia y pude encontrar la similitud.
      Pero del recuerdo de tanto arte he ido extrayendo detalles a lo largo de los años que me han servido de mucho, empezando por recomendar la visita.
      Otro a ti.

      Eliminar
  16. Visité no hace mucho la Catedral de Burgos con unos amigos y me encantó.
    Respecto a Gaudí y su obra, gracias a ti, me estoy poniendo al día.
    Tu libro no cabe duda de que será muy interesante.
    Te envío un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo para ti. Ya llega el verano y seguro que vas a ponerte en marcha con las visitas y los actos de los que nos informas.
      Un beso, Maripaz

      Eliminar
  17. No me resulta extraño que Gaudí se interesara por las obras clásicas. Que estuviera en Santiago o en Burgos para conocer aquellas grandes catedrales es comparable al interés de muchos pintores que visitan el Prado para ver e investigar sobre los grandes maestros. Supongo que también estaría en Astorga o en León, que como Comillas tienen obras suyas, y vería sus catedrales. Otra cosa es que lo hiciera a su aire.
    Conozco la catedral de Burgos, y es preciosa; pero no la capilla del Rosario de la Sagrada Familia, que aunque con muchos menos años, no es menos hermosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé en estos momentos, pero generalmente, a no ser que el visitante llegara ya informado o acompañado por algún conocedor que se lo indicara, durante años la capilla del Rosario no fue un punto de principal atención, de ahí que no siempre tuviera ocasión de conocerla.

      Saludos, DLT.

      Eliminar