Foto cabecera

sorolla "Corriendo por la playa", Joaquín Sorolla. Museo Bellas Artes de Asturias.





NO SIN MI MEJOR AMIGO


 

                                           Si su proyecto vacacional consiste en viajar a los Estados Unidos y en especial a Washington DC para visitar el  Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano, le informamos de que, desde 2009, se puede contemplar un apartado insólito sobre esqueletos donde reina una pareja con la que muchos observadores se sentirán identificados.

  Hablamos de los esqueletos del antropólogo Dr. Grover Kantz y su perro Clyde.




En otra dimensión, y vivos, Grover Krantz y Clyde (*imagen)


HASTA EL INFINITO, Y MÁS ALLÁ...


Publicado en Gaudí y Más. 17 de julio de 2021


                                     Los trabajos de este profesor, de cultura mormona, incluso para alguien tan lega como yo son apasionantes. Su búsqueda de cómo se desarrolló el habla en nuestros antepasados de la Europa prehistórica, de las andanzas del Homo erectus o estudiando los restos fósiles de un antiguo primate al que se creía antecesor de los humanos, el Ramapithecus, tienen esa amenidad a la que tanto nos enganchó hace años Isaac Asimov, haciéndonos derivar del relato novelístico hacia la divulgación científica e histórica más o menos densa. 



Krantz con otro de sus compañeros.

   

Con su 3ª esposa, Evelyn, y a la derecha, Clyde



Con uno de sus perros irlandeses, Ralph

 

En su lugar de honor, los dos amigos.


                                        Sin embargo no he traído hasta aquí su figura para adentrarnos en la ciencia, que voces más autorizadas que yo las hay -en realidad, casi todas-, sino para transmitir uno de esos relatos de amistad que tantos lectores comprenderán.

   El de este profesor especialista en la figura del legendario homínido Bigfoot y profesor de la Universidad Estatal de Washington, que tras ser diagnosticado de cáncer de páncreas coordinó con el museo Smithsonian la donación de su cuerpo con la única condición de que siempre, "su mejor amigo, su perro Clyde, pudiera permanecer cerca de él". Hablado con su hermano Victor Krantz, fotógrafo que trabajaba en el Smithsonian Institute, los hilos administrativos se movieron de forma positiva. 

   Y así, hoy, los esqueletos reales de ambos seres, Grover Krantz y su perro Clyde, aportan el toque vivo del afecto entre la asepsia ósea de ese departamento norteamericano. Acompañados en un espacio no muy distante por otros tres componentes del grupo, los tres perros que formaban con Krantz el equipo completo siempre juntos, sin separarse, hasta el infinito y más allá. 



Ana Mª Ferrin

 


                                                


13 comentarios:

  1. Vaya hisoria tan fuera de lo normal y para mí un tanto escabrosa pero cada cual puede hacer con su cuerpo lo que quiera y él decidió estar en un museo con sus amigos perrunos en esqueleto presente y hay que respetar la voluntad de un difunto.Besicos

    ResponderEliminar
  2. Qué historia tan conmovedora ¿y por qué no?... De final feliz. Gracias Ana María.

    ResponderEliminar
  3. Pues esta historia me deja un poco confuso. Por un lado porque uno tiende a pensar que los restos al morir merecen descanso eterno; pero por otro lado, cada uno tiene sus motivos para hacer o disponer que se haga lo que quiera, si es posible. Así que no digo más.
    De lo que sí quiero decir algo es de los palomares, tan abundantes por tierras palentinas y zamoranas, sobre todo. Algunos son preciosos. También algunos en un estado de abandono lamentable. En uno que reunía las esas dos condiciones, en uno de mis viajes al Norte, hace unos años me detuve a verlo y hacer algunas fotos, en uno de esos cosas que permiten que a uno le tachen de raro. ¿Quién se para y “pierde el tiempo” mirando un montón de ladrillos?
    El caso es que es muy de celebrar que surjan esas iniciativas para conservarlos.
    Un abrazo, Anamaría.

    ResponderEliminar
  4. Pues se trata de una gran historia.
    Ayudar a la investigación y tener a su lado a sus fieles amigos.
    Sí que impresiona.
    Un beso, Ana María. Desde Galicia.

    ResponderEliminar
  5. Una gran historia que, desconocía por completo y la he encontrado sumamente bella y hermosa.
    El gran amigo del hombre y perfecto compañero.
    Un abrazo amiga Ana y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. -En esta imagen :"TODO FLUYE".No cabe duda que el que tiene un amigo tiene un tesoro.
    Preciosa historia : la verdad que no me extraña que los quisiera tanto se hacer querer.

    Un abrazo y te lo mando con distancia hace un calor insoportable por estos lares jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Aunque la historia no deja de ser bonita, me pregunto si este científico no pensó en que sus restos y los de su mejor amigo no podían reposar juntos para la eternidad en un nicho y no mostrados a la crítica de los ojos humanos. Es como si estuviesen desnudos en esa vitrina...o esa es la impresión que tengo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Ana. Me he pasado por tu blog y estoy encantada al encontrar este hecho tan peculiar y tan hermoso. "Juntos hasta el infinito y más allá". Que mejor compañía que su perro fiel, y expuestos a la controversia de todas las miradas que visiten el museo. Estupendo, me ha gustado.
    Un abrazo y buen resto de verano, tan calentito, :))).

    ResponderEliminar
  9. Hola, que hermosa la experiencia de tener un perrito, los animales mas bellos!!!

    ResponderEliminar
  10. Conmovedora historia Ana Mª, los animales se hacen de querer, su fidelidad es realmente asombrosa, no me extraña que este hombre quisiera tener la compañía para siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ana!
    Extraña historia si las hay.
    Cada tanto podemos leer en las crónicas del mundo de tal perrito o tal gatio que al morir su humano adoptante se ha quedado rondando el cementerio, o el hospital, pongamos por caso, o aun la estación de tren donde lo vio por última vez.
    Pero...¡esto de que el humano sea quien haya pedido que mantengan ambos esqueletos juntos nunca antes lo vi ni creo que haya otra historia similar!

    En fin, lo que queda claro sí es que el amor hacia las mascotas es por siempre infinito.

    Abrazo y ¡bello fin de semana!

    ResponderEliminar
  12. Así lo quiso siempre juntos.Son los amigos más fieles amiga, no defraudan.
    Bunes lunes. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar