Foto cabecera

AMFQuijoteSancho2 Entre Don Quijote y Sancho, Ana Mª Ferrin en Alcalá de Henares, Madrid.





CRESPINELL PICANT. (UÑA DE GATO, SEDUM ACRE)


                                           Los adolescentes que hoy veo absortos en la plaza de Sant Jaume de Riudoms, Tarragona, socializando con sus teléfonos, posiblemente sean los hijos de quienes yo conocí hace años jugando en ese mismo lugar. Los que me cogieron de la mano cuando les pregunté donde estaba la casa de Antonio Gaudí, El Mas de la Calderera, enseñándome el camino para llegar. Yo tenía entonces mi inolvidable Seat 600 rojo y había empleado esa mañana en viajar desde Barcelona hasta el pueblo natal del padre del arquitecto (1) para una visita tranquila a los lugares gaudinianos de su niñez.

   Aquel grupillo de unos cinco chicos se empeñó en acompañarme, abrieron las puertas del coche, y con la inocencia de la edad, en un parpadeo ya se habían instalado en los asientos traseros del vehículo, unos sobre otros, con la risa alegre de la aventura. Risas que compartí con ellos mientras los hacía bajar, no habría sido juicioso embarcarme en un trayecto de 3 kilómetros por un sendero con aquellos pequeños desconocidos. Respetuosos, salieron sin rechistar y se quedaron junto a mi ventanilla mientras yo me sentaba. Les prometí que a la vuelta pasaría por el mismo sitio y me gustaría que me contaran algo de aquel chico que dibujaba y moldeaba casas y animales con barro y recortes del metal con que su padre manipulaba las calderas que fabricaba en su taller.

   -Y también hacía las torres de la Sagrada Familia –me dijo uno, guapo y avispado-. Esas torres que son como el crespinell picant. ¿Sabe lo que le digo? ¿Las ha visto, las torres?

   - Sí las he visto. Pero, ¿cómo has dicho? ¿Qué es eso del crespinell picant?

   - “El crespinell picant es una hierba que no se come, pero un trocito muy pequeño sí. Y pica mucho. Y es verdad que sus ramas se parecen a las torres. Y está por el campo, por ahí…”-. concluyó, señalándome los cultivos y la campiña abierta.











El crespinell picant, en sus diversas fases de crecimiento y 
floración. Un modelo para la Sagrada Familia. ¿Lo fue?



      LA MIRADA DEL PEQUEÑO OBSERVADOR


Publicado en Gaudí y Más. 22 de octubre de 2021

                              

                                       Y así quedó en mi recuerdo la primera información que escuché sobre esta planta, de la que pasaría largo tiempo hasta encontrarla al coincidir por fecha y lugar en un principio de verano a unos 50 km de Riudoms. Enterándome de paso, de que el supuesto de similitud de la hierba con la Sagrada Familia, era algo asimilado sin discusión por buena parte de los habitantes de la zona. 

   Ese año allá por 2005, sería cuando tuve en mis manos una de sus pequeñas matas, que no llegando a un palmo, está formada por tallos verticales envueltos por numerosas hojillas carnosas con espacios que se dirían respiraderos, rematados por un racimo que, cerrado o florecido, realmente otorga a cada rama por separado una curiosa similitud con los campanarios de la Sagrada Familia. 

   La imagen del pequeño que andaría por los diez años, con su mirada franca clavada en la forastera que se interesaba por el indiscutible héroe local, y su desparpajo al informarle orgulloso de algo que ella no sabía, pero él sí, tuvo la virtud de introducirme en una avalancha de recuerdos. Directamente. 

   Y aún mas. De transportarme hasta aquel otro chaval, que un siglo y medio atrás envuelto por el mismo paisaje mientras navegaba entre avellanos, debía fijar su atención en las transformaciones que se sucedían ante sus ojos, captándolas, tomando nota y preparando el archivo de aplicaciones arquitectónicas que lo harían famoso en todo el mundo (2)



Ana Mª Ferrin

(1) Que Antonio Gaudí nació en Reus lo atestiguan documentos oficiales con el dato escrito de su puño y letra. Pero conviene no olvidar, que sin que exista algo similar, un buen número de testigos declararon en su momento haberle escuchado decir:  "Yo soy de Riudoms",  "Riudoms es mi pueblo", o "Yo, por mi pueblo, todo". Esta última es la frase más conocida al respecto, por haber sido pronunciada delante de un grupo de testigos de Riudoms, que viajaron hasta la Sagrada Familia para agradecer al maestro que les hubiera cedido de manera gratuita unos terrenos para utilizarlos como campo de fútbol. 

De todos modos, siendo Riudoms el pueblo de su padre, al que estuvo muy unido, y haber pasado buena parte de su niñez en el que fue su territorio de juegos, no hay duda de que su vínculo con esa villa fue muy profundo. Y él muy querido por sus naturales.

La historia que ocuparon en su vida ambos lugares, Reus y Riudoms, puede leerse en mi libro "Gaudí. De Piedra y lFuego".        

(2) La historia completa de esta inspiración, en mi próximo libro: Gaudí. Íntimo y Desconocido



17 comentarios:

  1. No se le escapaba un detalle al señor Gaudí ni tampoco al mocoso avispado. El parecido con la hierba es innegable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado leerte. Sólo la mirada curiosa de Gaudí podía haber imaginado esas similitudes. Son proyectos monumentales capaces de recoger y reflejar sueños y experiencias ocultas para profanos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Belas fotografias e um excelente blog.
    Muito obrigado pela visita ao meu blog.
    Um abraço e bom fim-de-semana.

    Andarilhar
    Dedais de Francisco e Idalisa
    O prazer dos livros

    ResponderEliminar
  4. La naturaleza siempre es una fuente de inspiración. Sobre todo para un genio como Gaudí.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, muy bien visto por aquel chiquito la semejanza :) Lo cierto es que la obra de Gaudí es belleza pura. La he visto en Barcelona, y también en León y en Comillas. Es inconfundible y maravillosa.
    Me alegra haber descubierto tu blog, Ana María.
    Un abrazo, feliz viernes y mejor fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me has dejado con la boca abierta...SON IDÉNTICAS
    Por fín ya sé en qué parte de la naturaleza se inspiró el Maestro para su obra. Al fin y al cabo los humanos solo IMITAMOS la obra de Dios.
    ...
    NOTA acabo de dejar también un comentario en la entrada anterior.

    ResponderEliminar
  7. La similitud entre la planta y las torres es total y seguro que Gaudí se inspiró en ellas en su obra arquitectónica.La anécdota que cuentas del encuentro con los chiquillos y la información sobre la planta es muy simpática.Besicls

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada amiga Ana, al final todo está de alguna manera relacionado con la naturaleza, el gran libro que sirve de inspiración a cualquier artista. No había caído en la similitud entre la planta y las torres de Gaudí, ese chaval era muy avispado como bien dices, seguro que fueron su inspiración. Esa planta se llama Sedum sediforme y se le conoce con los nombres vulgares de uña de gato, crespinillo y muy probablemente tenga algún otro nombre más. Tengo varias de ellas por el jardín, es una planta que se reproduce con mucha facilidad, simplemente un pequeño tallo y directamente al suelo algo enterrado, apenas necesitan de riegos, es una suculenta prácticamente de secano.
    Un gran abrazo y buen fin de semana Ana.

    ResponderEliminar
  9. Lo que aprendes viendo tu entorno... Mejor dicho: Lo que retienes viendo el entorno.

    Sucede con muchos...Quizás esos cambios, le inspiró...

    Besos Ana

    ResponderEliminar
  10. Pues perfectamente puede ser: por su carácter naturalista y esas formas orgánicas de su arquitectura.
    Simpática anécdota con estos muchachos y ahí nos demuestran que de tontos nada y mira con que orgullo sabía apreciar que era tener un genio nacido en esa localidad, seguro que todos lo sabían...
    Un abrazo feliz finde Ana Maria
    .
    Entre




    ResponderEliminar
  11. La naturaleza siempre ha sido fuente de inspiración de muchas Artes, pero, convertir la forma de una planta en chapitel de una torre, eso no está al alcance de todos, para ello hay que ser un genio...
    Amiga, Ana, un placer leerte siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Las torres, el crespinell picant... Gaudí tal vez vio que son fractales!!

    Abrazo hasta allá.

    ResponderEliminar
  13. La inspiración se busca en el subconsciente, en lo que nos rodea en la infancioa y queda grabado a fuego en nuestra memoria y luego aflora, muchos años después, sin que sepamos explicarlo. Plantas, rocas, tonalidades, texturas, aromas que se plasman y que provienen de nuestras historia personal. Sólo hace falta que sepamos descubrirlas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Así de fantástica es la naturaleza!!.
    Desde luego, a mi me parece una maravilla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. As plantas lembram algumas semelhança.
    Sabe, Ana, não tenho dúvida alguma que a mais entendida das estudiosas sobre o grande gênio Gaudí é você!
    Você possui um arsenal enorme sobre Gaudi, para a nossa alegria!! rss

    Valha-me Deus!! rs
    Uma feliz semana, querida, um beijo.

    ResponderEliminar
  16. Olá, Ana, sempre que você escreve sobre Gaudí, como você já fez muitas outras vezes aqui, fico logo muito atento, pois sempre quero saber um pouco mais da vida e da obra do genial arquiteto. Então, não ficaria indiferente com esse seu passeio para visitar a casa do pai do criador da Sagrada Família. A história com os cinco meninos foi muito interessante. Também gostei da história e imagem da planta parecida com as torres da Igreja. Bravo, Ana!
    Uma ótima quinta-feira!
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué historia más interesante!
    Ese chiquillo dicharachero que te cuenta ¡una maravilla!
    Gaudi, ya se sabe, un creativo sin parangón
    Y tus crónicas ¡atrapantes!

    Abrazo y bello fin de semana amiga Ana

    ResponderEliminar