Foto cabecera

OCASO EN CONIL "OCASO EN CONIL", CÁDIZ, ESPAÑA. (Áfrika Martínez Ferrin)



( PARTE 2/2) JOSEP Mª JUJOL, JOHN MALKOVICH Y UN SANTUARIO ÉPICO


Continúa...

 

                                    ...  Mensajes luminosos lanzados al mundo para quien los sepa ver, como ha sido el caso del famoso actor John Malkovich, que hoy puede considerarse un embajador de la obra jujoliana por el mundo.

   A quien le extrañe este dato bastará explicarle que el futuro actor y director había crecido acostumbrado a tener los ojos bien abiertos ante los paisajes naturales y los edificios singulares, curiosidad quizá transmitida por la profesión de su padre, Conservador Ambiental del Estado de Illinois, EE. UU. y editor de una revista.  Desde sus tiempos de estudiante el joven fue desarrollando un interés por la diversa arquitectura que iba encontrando por el mundo a medida que su carrera progresaba, residiendo en distintos países.

    Por ello, el día en que se tropezó con la Casa Planells en el cruce de la avenida Diagonal de Barcelona con la calle Sicilia, su autor Josep Mª Jujol entró de lleno en el universo del artista, quien desde entonces ha visitado varias de las obras sitas en tantas pequeñas localidades de Tarragona donde el creador dejó su huella. Por supuesto, sin dejar pasar la ocasión de presentar una obra escénica en otra construcción del arquitecto, el Teatro Metropol de la ciudad de Tarragona, una experiencia de la que se declaró "-Inmensamente feliz y muy honrado".

 

                                Por lo que dando un vuelco a tanta imaginación, entraremos en el sorprendente catálogo de obras de Josep Mª Jujol, cada una de ellas única por sus características e historia, dando cuenta en primer término, de la homérica construcción por parte de los habitantes de Montferri de su propio Santuario dedicado a la Virgen de Montserrat en esas tierras. 




(Agencia EFE)



(govern.cat)



(https://infocamp.cat/)
Malkovich y el Teatre Metropol de Tarragona, obra de Jujol 




Casa Planells, de Josep Mª Jujol. (https://www.catalunyamagrada.cat/)

........................................................


                 

Proyecto original de Josep Mª Jujol para el Santuario de Montferri 
(Cátedra Gaudí)



UN ESTALLIDO BRILLANTE 

Publicado en Gaudí y Más. 2 de agosto de 2022.


                                              En marzo de 2000, con su imagen elevándose entre pinos, vides y almendros, se nos apareció el templo. Fue en ese mes cuando nos desplazamos hasta la localidad de Montferri para contemplar cómo el triunfo de una serie de palabras que ya no suelen ir unidas en el vocabulario común: Coraje, Empeño, Esfuerzo, Voluntad, Generosidad y Amor a la Tierra, habían conseguido completar y coronar esta gesta constructiva. Pequeña en cuanto a superficie a la vez que universal por lo que ha significado para los c. 380 habitantes con que empezó el proyecto, aproximadamente el mismo número de los que consiguieron terminarlo por sí mismos. 

   Para el accidentado trayecto que acabaría en triunfo, además de sus vecinos un rosario de protagonistas quedaría fijado para la Historia.

    El primero a reseñar, el jesuita hijo de Montferri, Daniel Vives Solé, a quien se le ocurrió la idea de levantar un santuario en el mismo término del municipio para poder peregrinar hasta él cada año al final de la vendimia. Un alegre paseo, en lugar del agotador esfuerzo que significaba el viaje a Montserrat que se efectuaba tradicionalmente, sitio del que les separaban casi 100 km. 

   Su hermano Josep (familia Vives-Ambrós) cedió para el proyecto parte de unos terrenos conocidos como El Corralet. Y cerrando el círculo familiar, el proyecto se le encargó a un primo hermano, el arquitecto Josep Mª Jujol, a quien las musas se apresuraron a dictarle un diseño digno del de la montaña sagrada que se proponían celebrar. Aunque no es ningún secreto que, en cuanto a valor artístico, el pequeño homenaje superó al original.       





Montañas y Monasterio de Montserrat










Visión completa del Santuario de Montferri.



                                          En la cima del otero de El Corralet, encarado hacia Montserrat como un barco que surcara los aires,  acabaría reinando este templo construido con ingeniosos ladrillos. Distintivos de todo el diseño, con sólo dos piezas de cerámica fabricadas por los mismos vecinos formaron una masa de cemento, agua y gravilla del cercano río Gayá, que fueron vertiendo en los moldes de madera también fabricados por ellos, bajo la dirección del arquitecto Jujol. 
  
  Porciones de hormigón, una rectangular para sus 120 arcos catenarios y otra con seis lados irregulares. A los que dieron una función camaleónica, ya que tanto se utilizaron para marco de los cristales con que se formarían las vidrieras, como para el bordado de cuerpos poligonales que formarían sus 33 cúpulas.

   Las aportaciones económicas de los vecinos, su único medio financiero ya que no contaron con mecenas ni arcas civiles o religiosas, empezó a escasear en aquellos años convulsos donde España iba a dar un vuelco a su historia con la llegada en 1931 de la República. A la inicial alegría del grupo constructor lleno de entusiasmo le sucedería un parón en las obras, en espera de volver a contar con capital suficiente para darle otro impulso constructivo. 

   Poco imaginaban que se avecinaba una desgracia que agotaría a la población frenando su desarrollo, la Guerra Civil de 1936-39, de cuyos destrozos, Montferri tardaría más de medio siglo en reponerse.    




Moldes de las dos piezas con que se levantaría la ermita de Montferri






Estado, que aun empeoraría, de las obras detenidas durante 50 años . 




    




                                                                               En 1989 se retomaron las obras que tardarían diez años hasta lograr culminar el templo. Esta vez los fondos para el presupuesto de 200 millones de pesetas se consiguieron de las formas más variadas. Vendiendo lotería por importe de 16 millones de pesetas. Recibiendo de la Diputación de Tarragona otros 30 millones. Todo ello sólo para los materiales, ya que la mano de obra y el transporte corrió a cargo de los esforzados vecinos. Y a su cargo sigue en la actualidad, logrando para su mantenimiento que la celebración de bodas en el Santuario y el turismo en general colabore a las fuentes de ingresos precisas para autofinanciarse, a pesar de lo reducido de su población.

   De la Dirección de las obras se encargó el Catedrático Joan Bassegoda Nonell, Director de la Cátedra Gaudí, así como de la construcción se responsabilizó el profesional Josep Cendrós. Acompañados por la totalidad del pueblo se pondría el punto final al Santuario en mayo de 1999. Toda una gesta de la que desde el primero, hasta el último habitante, siente el orgullo de haber logrado terminar con sus propias manos la utopía iniciada en 1925 por sus antepasados, dirigidos por la inspirada genialidad de Josep Mª Jujol.

  El sueño colectivo espera su visita, la de cada uno de ustedes. Vayan, visítenlo, observar y valorar todo lo que contiene este recinto sagrado será una experiencia inolvidable. 

   El Santuario, barco alado, por fin ha logrado emprender el vuelo.    



El inolvidable Director de la Cátedra Gaudí, Joan Bassegoda
Nonell, siempre generoso y asequible en cualquier proyecto que
se le presentara para revalorizar nuestro Patrimonio monumental.
D.E.P. (Sergio Lainz. elperiodico.com)


                                                                                   






Diversas fases de la construcción.



Una gárgola diseñada por Jujol. 



Uno de los múltiples vitrales
 


El Santuario de Montferri, en la actualidad.



Testigos incansables de los avatares del Santuario fueron Josep Mª, Teresa y Thecla, los hijos de su creador Josep Mª Jujol. En el centro, los dos primeros asistiendo en 2021 a una conferencia sobre su padre en la localidad de Els Pallaresos, Tarragona. (http://diaridigital.tarragona21.com/) 


Ana Mª Ferrin




CON MIS MEJORES DESEOS PARA ESTE VERANO...



   




15 comentarios:

  1. Es espectacular la obra de este arquitecto, sinceramente no lo conocía Ana Mª, hay tanto por aprender, tanto por ver, cuantas ganas de volver a Cataluña y disfrutar de todo esto , a ver si ya disponemos de mas tiempo, eso tan preciado para todos, el tiempo y podemos hacer otro viaje.
    Gracias por compartirlo.
    Feliz Agosto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo por el Covid todos llevamos una rémora de tiempo que tendremos que ir solucionando poco a poco.
      Así que mientras tanto, una mirada a lo que nos muestran los amigos es una buena opción.
      Saludos a ti.

      Eliminar
  2. El santuario es simplemente impresionante.
    Como dice el anterior comentarista, hay tanto que ver en el mundo...

    Besos. Divago mucho en estos tiempos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dejar correr el tiempo sin prisas es sinónimo de calidad de vida.
      Yo recuerdo cuando tenía 15 años y uno de mis grandes placeres era tumbarme en la azotea de mi casa en la plaza Sta. Mª del Mar, pensando, observando el correr de las nubes, como se deshilachaban... Que riqueza...

      Eliminar
  3. Creo que Jujol, antes que arquitecto un artista, capaz de ver en la naturaleza, materia para sus creaciones tan personales. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices es literalmente cierto. Él veía en el campo un bidón de sulfatar, y después de pasarlo por sus manos creaba un Sagrario para la iglesia de un pueblo., orfebrería pura que ni Fabergé. Saludos.

      Eliminar
  4. Es precioso, aunque le conocía por algunas instantáneas, pero no como tú lo has podido presentar y mostrar. Es una grandísima obra de arte que merece todo su reconocimiento.
    Gracias por tu buen hacer Ana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana Mª, me ha encantado esta viaje cultural por la arquitectura catalana. No recordaba que Montserrat era obra de Jujol.
    La visité hace 50 años y mucho me gustaría volver pero llevo muy mal hacer de turista.
    Te envié al correo que facilitas aquí, unas fotos de un monumento en O Cádavo, Baleira.
    Creo que se trata de una obra defectuosa.
    Un placer visitarte

    ResponderEliminar
  6. Espectacular reportaje, el templo es un maravilla y tanto las fotos como la información son geniales.
    Que disfrutes de un buen verano
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Olá, Ana Maria, que obra maravilhosa o interior desse Santuário de Montferri, estar lá dentro é uma emoção pelo trabalho, pela época que me transportei, é lindo ficar vendo os detalhes, emociona o que o homem faz em benefício do bem para a humanidade.
    Um ótimo fim de semana pra você, Ana.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PEDRO LUSO . BLOG VEREDAS. COMENTARIO RESCATADO

      Olá, Ana, como já disse em outras postagens, venho aprendendo com você muito sobre Gaudí, e tudo o que cerca sua obra clássica, a Igreja Sagrada Família, como outros arquitetos e artistas que contribuíram para enriquecer as obras de arquitetos e pintores. Aqui estou como aluno agradecendo à professora. Um bom final de semana, um abraço.

      Eliminar
    2. Amigo Pedro, gracias por el aviso de la desaparición de tu comentario, sé que está pasando mucho y espero que pronto se solucione. Si vuelve a suceder no dudes en hacérmelo saber.

      El patrimonio cultural de los países es una maravilla y el compartirlo nos hace conocer más el género humano y su talento. Gracias una vez más.

      Eliminar
    3. RESPUESTA A TAIS LUSO

      Hola, amiga. Valoro mucho el trabajo comunal. Y si además consigue poner en pie una obra como este Santuario, aunque haya tardado casi 100 años en concluirse, es para aplaudirlo. Aunque seguramente nunca llegará a ser una noticia con la difusión que sí merece un narco o un asesino en serie.
      La vida, Tais.

      Eliminar
  8. Es fascinante la transposición de las formas de la montaña de Montserrat a la iglesia. Puro arte.
    Salu2, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De lo más curioso, cierto. Y todo un hito el de el pueblo de Montferri, todos a una sin rendirse, hasta lograr levantar el proyecto con sus propias manos. Fabuloso.

      Eliminar