Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



3/3) FRÓMISTA 2016. XXIX PREMIO DE PINTURA



Continúa...


A ti, lino en el campo. A ti, extendida
superficie, a los ojos, en espera.
A ti, imaginación, helor u hoguera.
Diseño fiel o llama desceñida.

A ti, forma; color, sonoro empeño.
Porque la vida, ya volumen, hable.
Sombra entre luz, luz entre sol, oscura.

A ti, fingida realidad del sueño.
A ti, materia plástica palpable.

A ti, mano, pintor de la Pintura.

A la pintura. Rafael Alberti



Capitel de La Orestiada en la iglesia de San Martín de Tours, en Frómista, inspirador de la obra inferior.
(farm3.static.flickr.com/)
                                               
Nº31. Laura Reyes Fernández. Valladolid. (A.Mª.F.)

Nº 8. Diego Carmona Roldán. Valladolid (AMªF)

Nº 12. Segismundo Fernández Álvarez, Valladolid (AMªF)

Nº 14. Gabriel Casarrubios Martín. Arenas de San Pedro. Ávila (A.MªF)

Nª 16. Pedro Barrio Arciniega. Polanco (Cantabria)

Nº 32. Pedro Suazo Fernández. Palencia. (A.Mª.F.)



POR LAS RUTAS DEL AGUA

(2/3) FRÓMISTA. EN EL XXXIX PREMIO DE PINTURA




Continúa...
                  

         ...Era una tarde, cuando el campo huía del sol
 y en el asombro del planeta,
 como un globo morado aparecía la hermosa luna,
 amada del poeta…

  

                                  Como escribió Antonio Machado, también la tarde del 3 de septiembre pasado fue una tarde en que ya anochecido se producía el colofón de un día completo y agitado. En él se comprimieron todas las fases del Premio de Pintura, desde el sellado de las telas a las 8 de la mañana hasta la concesión de los galardones a las 20 h, incluida mi breve aportación al evento.

   En el Altar Mayor de la iglesia de San Martín de Tours se hallaban colocados sobre cuatro caballetes los cuadros merecedores de los 3 Premios, más el accésit. Todos velados por medio de un papel, tenue embalaje que llevaba a los artistas a pasearse ante ellos intentando adivinar, según sus dimensiones, si sería el suyo uno de los expuestos... 
                                               
 
Iglesia de San Martín de Tours en Frómista, Palencia
Ana Mª Ferrin dirigiendo unas palabras a los asistentes con el fondo del Cristo, las cuatro obras premiadas y veladas,
y los componentes del Jurado (*). (CIT.F.)   
Interior de San Martín (JoséRamónLora)
Los tres primeros premios y el accésit, una vez nombrados sus autores. (A.Mª.F.)


EN HOMENAJE A LOS PINTORES 

FRÓMISTA 2016. XXIX PREMIO DE PINTURA (1/3).




                               La oigo antes de verla. El agua mansa y aplastada del Canal resuena cantarina al desplomarse en su cuenco. En semejante páramo es la música celeste con que, según los árabes, nos regala Alá. Me asomo al breve puente de la esclusa y el impacto de su plasticidad me anonada; su estructura oval, su exacta proporción, es la armonía de la vanguardia escultórica que reclama para sí moldear el vacío. La perfecta talla de sus sillares de piedra paramera no refleja la luz, la emite. La esclusa es obra de ingeniería que, cual obra de arte, suscita los afectos del hombre, ejemplo máximo de cómo para los ilustrados la belleza era la expresión de la eficacia y viceversa. Contemplo el leonardesco artefacto, su cuérnago lateral, su salto de agua y mi imaginación se desplaza al siglo XVIII

Raúl Guerra Garrido
Un sueño de la razón



Pillando las esclusas, Diego Carmona Roldán, de Valladolid

Las cuatro esclusas del canal a su paso por Frómista. (JavierPrietoGallego)

Monumento junto a la esclusa nº 17, una de las que se encuentran en el único tramo de todo el canal con
 cuatro esclusas, Frómista. 

Con mentalidad humanista y visionaria, Raúl Guerra Garrido escribió su obra Castilla en Canal, de la que el
artista David López, de Frómista, rescató una página para crear su monumento Al Canal. 

EL DÍA DEL PEREGRINO

JOSEP Mª BOCABELLA EL HIJO DE LA CAJISTA, Y LA SAGRADA FAMILIA



                      La vereda de considerable extensión se alargaba camino de Arenys de Mar campo a través. Bandadas de pájaros ondulaban de una arboleda a otra cada vez que un cañonazo ¿francés? ¿español?, rasgaba la pureza paisajística de la comarca barcelonesa del Maresme.

   Más allá de la verde llanura aparecían a trazos los espejos de mar surgidos entre montaña y montaña, calas blancas y azules que botaban ante la vista de una joven amazona al vaivén de los andares quebrados de su montura.

   Con las faldas recogidas y un lienzo extendido sobre las piernas, montada a horcajadas bajo una nube de letras, Francisca Verdaguer Bollich seguía por la retaguardia al ejército formado en Lérida por la Junta de Defensa Superior de Catalunya. El Cuartel General lo componía un batallón de soldados venidos en apoyo de la resistencia española ante el avance francés que tenía sitiada Barcelona aquel 2 de mayo de 1808.


Diario de Barcelona. 6 de junio de 1808
          
UN HOMBRE DE VALOR