Foto cabecera

DSC_0036 En las Ramblas de Barcelona. La bella florista. (A. Mª. F.)





EL ESCULTOR JOSEP Mª SUBIRACHS Y SU ASTEROIDE




 Vértigo en el espacio del pasado
Armonía de notas disgregadas  

Cada fragmento de tu danza,
guarda pedazos de glorias
olvidadas…
 
ASTEROIDE. Antonio Mora Vélez
        


                  ¿Qué más hay en el cielo?

                 Sabemos que estamos rodeados por estrellas, planetas, atmósfera, pero ignoramos la gran actividad que nos envuelve. No estamos solos en el universo, pero sí muy lejos de todo lo demás como para encontrar trazas de mundos cercanos. Por más optimistas que sean las expectativas de los científicos, en sus conclusiones sólo asoman visos de ilusión.


Josep Mª Sucbirachs en 2006. (A.Mª.F.)

Regalo para Subirachs con un fragmento de asteroide 



Documento del Minor Planet Center confirmando la autenticidad del
descubrimiento y gráfico con la trayectoria del asteroide (*).

REGRESO AL CIELO DE ÍTACA

GAUDI. DOS COCODRILOS, NIMES Y EL PARQUE GÜELL




                      Con motivo de la visita en 1903 de un grupo de arquitectos del Colegio de Cataluña a las obras de la Sagrada Familia, Antonio Gaudí dejó entrever en sus explicaciones que los antecedentes del Parque Güell debían buscarse en algunas instituciones escolares inglesas, pero hoy podemos asegurar que había más enlaces. El origen de construir la urbanización del Parque era doble y venía de muy atrás, de cuando su cliente Eusebio Güell era estudiante en Nimes, Francia, idea que fue ampliando más tarde en sus repetidas visitas a Gran Bretaña motivadas por sus negocios textiles.

                  De las tres características originales del lugar fijémonos en primer término en el animal de trencadís, archirrepetido, que recibe al visitante en las escaleras del Parque Güell. Se le ha identificado como un lagarto, una salamandra, una serpiente, un dragón. Pero se han olvidado de nombrar al reptil que tenía todos los números para ser el inspirador de Gaudí. El cocodrilo de Nimes.



El cocodrilo, presente en cada rincón de Nimes. Place du Marché.

Detalle de la pata del cocodrilo de Nimes con sus uñas

El reptil del Parque Güell en su escalinata. 1999. (A.Mª F.)

Detalle de la pata del reptil  con sus uñas en el Parque Güell. 1999. (A.Mª.F.)


      
GAUDÍ Y GÜELL, NOSTALGIA DE NIMES