Foto cabecera

01_HP_UNI158415_Bluewash_WEB Recibiendo al futuro. (UNICEF)





CRIPTA GÜELL. LA IGLESIA DE AIRE


                        
                              Los arquitectos Hubertus Poppinghaüs y Charo García Diego describieron así las hileras de casas adosadas en la presentación de un estudio: ...Una siempre idéntica a la siguiente, como las rebanadas de pan de molde. No se integran en el paisaje. Prescinden del lugar, el clima, la Historia...y de la historia de cada uno de sus ocupantes...prescinden de todo aquello que no es apilable, ni reproducible, ni empaquetable: las emociones y los sentimientos... Nada que ver con Gaudí.


La maqueta aérea montada sobre la Cripta Güell. 1999 (H.P.)
          

QUIERO QUE NINGUNA SUPERFICIE SEA RECTA...

DE LA VIDA AL ARTE, EN AMARILLO




                                A principios de los 80, alguien utilizaba el  cierre metálico de un almacén frente a mi casa como su personal muro de lamentaciones. Casi a diario aparecían consignas de lo más creativo pintadas a brocha con pintura negra, luego repintadas con otras en blanco, en negro, otra vez blanco y así continuamente. Nunca supe de su autor, ni si eran originales o copiadas de algún texto.

   Dos de ellas me quedaron grabadas.

  Una, ¡¡DIVORCIO, YA!!, surtió su efecto porque pocos meses después de aparecer la pintada, la Ley de Divorcio se aprobó en el Parlamento.

   La segunda se fijó en mi mente como concepto inquietante de un color, cada vez que veía un retrato donde reinaba el amarillo como símbolo. La frase era la siguiente y acabo de verla reproducida en un poster:

          LA VIDA DEBERÍA SER SIMPLE, AMARILLA: 

      AMAR-Y-YA

La sargantana  (lagartija). Ramón Casas


DE CASAS A KANDINSKY, EL COLOR DE LA LUZ

¡¡Y QUE VIVA EL PAN !!




                              A veces, a la periodista argentina le atrapa el recuerdo de los cálidos brazos de la avuela de Rodas amasando el pan en su cocina de Buenos Aires: - ¡Ayde! Azaremos un pan espondjado, un pan d’Espanya!-, le decía en sefardí.  Y ella vuelve a verse de niña, rebujada en el olor único de aquel pan, que entre el vaho del horno le hablaba de valores eternos (*). 

   Vaho que sigue en la médula del mosaico de culturas que es nuestra tierra. De él traigo esta muestra aprovechando mi visita a la Feria del Pan de Grijota, en Palencia, Castilla y León.


Antes de que el fulgor de la mañana
                  vierta su luz por la ventana;                   
              ya el panadero se levanta...

                                                             Manuel Fernández Mota


Amador, del Forno de Lugo en Castroverde, Lugo, posa con el orgullo de un pan excepcional. Gracias, amigo.(A.Mª.F.)
David Santiago, el estudiante de Bellas Artes que cambió su destino por el pan, en Villaverde de Pontones, Cantabria
 José L. Miño, de Pan do Tres en Vilarmaior, A Coruña, y su pan, tierna rueda de molino.


Publicado en Gaudí y Más. 9 de junio de 2018



EL PAN Y LOS POETAS

GAUDÍ, SUBIRACHS Y LA FACHADA MILITAR




                                Cuando finalizaba mi libro sobre Josep Mª Subirachs  (*) y la fachada de La Pasión me acerqué a dar una vuelta por la Sagrada Familia, algo que hacía meses que no hacía. Al divisar el templo desde lejos, a medida que iba aproximándome se agudizaba mi sensación de verlo como si fuera la primera vez, advirtiendo dos características que nunca me había planteado: Que existían ciertos puntos de conexión entre las vidas de Antonio Gaudí, arquitecto de la basílica, y del escultor de la fachada de La Pasión, Josep Mª Subirachs. Y sobre todo, que esa portada era un auténtico desfile militar.





¡VEINTICINCO SOLDADOS!