Foto cabecera

sorolla "Niños corriendo por la playa". Joaquin Sorolla



CRIPTA GÜELL. LA IGLESIA DE AIRE


                        
                              Los arquitectos Hubertus Poppinghaüs y Charo García Diego describieron así las hileras de casas adosadas en la presentación de un estudio: ...Una siempre idéntica a la siguiente, como las rebanadas de pan de molde. No se integran en el paisaje. Prescinden del lugar, el clima, la Historia...y de la historia de cada uno de sus ocupantes...prescinden de todo aquello que no es apilable, ni reproducible, ni empaquetable: las emociones y los sentimientos... Nada que ver con Gaudí.


La maqueta aérea montada sobre la Cripta Güell. 1999 (H.P.)
          

QUIERO QUE NINGUNA SUPERFICIE SEA RECTA...

DE LA VIDA AL ARTE, EN AMARILLO




                                A principios de los 80, alguien utilizaba el  cierre metálico de un almacén frente a mi casa como su personal muro de lamentaciones. Casi a diario aparecían consignas de lo más creativo pintadas a brocha con pintura negra, luego repintadas con otras en blanco, en negro, otra vez blanco y así continuamente. Nunca supe de su autor, ni si eran originales o copiadas de algún texto.

   Dos de ellas me quedaron grabadas.

  Una, ¡¡DIVORCIO, YA!!, surtió su efecto porque pocos meses después de aparecer la pintada, la Ley de Divorcio se aprobó en el Parlamento.

   La segunda se fijó en mi mente como concepto inquietante de un color, cada vez que veía un retrato donde reinaba el amarillo como símbolo. La frase era la siguiente y acabo de verla reproducida en un poster:

          LA VIDA DEBERÍA SER SIMPLE, AMARILLA: 

      AMAR-Y-YA

La sargantana  (lagartija). Ramón Casas


DE CASAS A KANDINSKY, EL COLOR DE LA LUZ