Foto cabecera

sorolla "Niños corriendo por la playa". Joaquin Sorolla



PABLO NERUDA Y LA ESPUMA DE LOS SIETE MARES




                                              De poeta a poeta, contaba Nicolás Guillén que cuando visitó en Chile a Pablo Neruda en 1946, éste le enseñó con toda ceremonia una caja grande de cartón, donde al abrirla sólo se veía algodón.

                               - ¿Sabes qué son? Caracolas-, me dijo. Y emocionado, acariciándolas con los ojos, Pablo levantó la capa de algodón y me mostró protegidas por una cubierta de cristal una serie de conchas grises de caracolas cuyo nombre en latín era terriblemente complicado y que a mí me parecieron sin ninguna importancia...  


  
Neruda recogiendo caracolas en Playa Negra, Chile.


CUANDO SALÍ AL MAR, FUÍ INFINITO....

(2/2) LA PEDRERA, SU BUHARDILLA Y BARBA CORSINI


                    
                      Hagamos una concesión a la imaginación. Josep Mª Jujol oficiando de generación puente entre su maestro Antonio Gaudí y su alumno Francisco Juan Barba Corsini, fundiendo armoniosamente presente y pasado  para recrear un ambiente flotante, de gran bienestar, en las buhardillas de La Pedrera. Deshaciéndose de la ley del ángulo recto y con sólo un millón de pesetas, en un año, Barba Corsini cuajó una serie de apartamentos numerados del 1 al 14 dándoles trece soluciones distintas -saltándose el 13 por aquello de las supersticiones- e incorporando una serie de innovaciones en arquitectura interior. Entre otras el ladrillo refractario, la ventana pasaplatos como nexo entre cocina y comedor, el panel tapavistas giratorio, el puf moruno forrado de rizo al que añadirá un respaldo, más los parterres de plantas interiores. En blanco, negro y rojo quedaron listos los primeros apartamentos del país, espacios singulares volcados sobre la ciudad con sus terrazas sinuosas de las que un humorista escribió: - ¿Un perro? Que se olviden de tener un perro estos inquilinos. En todo caso, una serpiente.




Vistas desde arriba vemos a las estrechas y sinuosas terrazas de La Pedrera, aptas para serpientes. 2012 (A.Mª.F.)

Bajo las chimeneas y las ventanas de las buhardillas, el perfil ondulado cobija las terrazas de los apartamentos



  ESTROFAS DE PIEDRA Y AGUA

LA PEDRERA, SU BUHARDILLA Y BARBA CORSINI


                       
                         Subí el pasado día 26 de marzo a la azotea de La Pedrera con idea de tomar unos detalles que me faltaban para un trabajo sobre el arquitecto Francisco Juan Barba Corsini. No había vuelto a visitarla desde hacía diez años y al visionar las imágenes de mi cámara, me topé con una de las parejas en las que debía pensar el arquitecto cuando empezó a proyectar los trece apartamentos en que transformó el desván de la casa, en 1955.









El apartamento Nº 2. Como resultó. Tal y como lo encontró 
Barba Corsini. Como lo proyectó. Y en la actualidad. Fotos
de FJBC., Catalá Roca, y la última de AMªF. en 2012

Un proyecto destinado a ser hábitat de jóvenes parejas
como éstos visitantes japoneses de La Pedrera (A.Mª.F.)


Vista completa de La Pedrera. En lo alto bajo las chimeneas, vemos la franja de pequeñas ventanas y estrechas terrazas, donde Barba Corsini convirtió las buhardillas en apartamentos.



UNA HISTORIA EN CUATRO FASES