Foto cabecera

sorolla "Niños corriendo por la playa". Joaquin Sorolla



SUBIRACHS Y EL DÍA QUE COCINÓ EN EL FLORIÁN



                 
                “ En los alimentos, durante mucho tiempo lo de la trazabilidad fue, más que nada, cuestión de fe. Uno creía al carnicero cuando le decía que aquellas chuletas eran de Ávila y que la res había sido matada tal día. O al pescadero, que las sardinas eran de Santurce o de La Coruña y que ayer todavía estaban en el mar.

                 Yo siempre recuerdo un restaurante barcelonés, hoy cerrado –el Florián de Rosa Grau-, en el que eso de la trazabilidad era sagrado. Verán: una de las especialidades de la casa era la carne de toro de lidia. Y sobre las mesas no es que hubiera un certificado de trazabilidad, sino un currículum de la res.

                 Se nos decía que tal toro, de tal ganadería y de nombre Fulanito, había sido lidiado el día 22 de junio en, pongamos, Soria, por el diestro Mengano, tomando tres varas y que se había ido arriba en la muleta. Se nos informaba también, de cómo había sido matado –Un pinchazo y una entera- y de la opinión que toro y torero habían merecido al público: Fue aplaudido en el arrastre, o Cortó una oreja con petición de otra…

                  Hombre, ya puestos, faltaba que le explicaran a uno el tipo de pasto y pienso que comió ese toro en sus tiempos de becerro; pero la información era exhaustiva…”

                                                                                                                                                   
                                                                                        TRAZABILIDAD
                                                                                        Caius Apicio (1)



Subirachs 2º por la iz, con la chef Rosa Grau, la actriz Mariy Santpere y los
pintores Vives Fierro, Torrents Lladó, Aguilar Moré y Modest Cuixart (JMªS) 


UNA JORNADA PARTICULAR
  

GAUDÍ, ( 2ª PARTE) PEPETA MOREU Y EL LIBRO DE TAKEHIKO INOUE, "PEPITA"



                         Aquí enlazamos al dibujante japonés Takehiko Inoue con Josefa "Pepeta" Moreu. 


    El artista llegó a Barcelona tras aceptar la oferta de su editor, con modestia, reconociendo no tener ninguna ligazón con la arquitectura, dispuesto a seguir las huellas de Gaudí sin una idea preconcebida de lo que iba a encontrar y sin saber por dónde tirar entre los infinitos caminos que Gaudí ofrece al interesado. Un apunte biográfico de Inoue nos sitúa ante un artista de talento espectacular para el dibujo, por lo que nombrarlo simplemente mangaka queda muy por debajo de sus cualidades.


                             
     


   
HOMENAJE A LA VIDA Y OBRA DE GAUDÍ