Foto cabecera

sorolla "Niños corriendo por la playa". Joaquin Sorolla



SMOKE, CRÓNICA DE UN REENCUENTRO.



                     
                                    Durante un largo viaje que hicimos en coche a través de los Estados Unidos en 1997, deteniéndonos sin el más mínimo orden preestablecido en lugares que nunca señalarán los mapas, descubrí que no existen diferencias entre los humanos. Con nuestras peculiaridades todos somos de la misma pasta, queremos lo mismo, luchamos por conseguir exactos puntos de confort. Sobre todo nos gusta confraternizar, intercambiar experiencias y deseos. No ser esa masa que se desplaza de aquí para allá como haría una maleta, acumulando conocimientos dispersos sin nunca estrechar una mano. 

    Importante será que por encima de todo, vayas a donde vayas, después de conocer monumentos, museos, centros comerciales y megaconstrucciones, en el momento que desees encontrar a personas para sumergirte en la alquimia que producen esos contactos, busques los pequeños barrios antiguos, la escala mediterránea trasplantada a cualquier punto del planeta donde te esperan sus lugares de negocio, con el dueño trajinando tras el mostrador. Con él y otros parroquianos confiando su crónica de lo cotidiano, el retrato de la villa te quedará completo.



                     

Smoke. Harvey Keitel, William Hurt, Stockard Chaning, Harold Perrineau Jr.


UN AZAR COTIDIANO

TONY, YO MISMA, Y LA CRÓNICA DE UN TESORO PERDIDO.



                 
                            



ien a la vera del sendero cruzaba y descruzaba un arroyo  mostrando en su ribera unas pocas flores en lucha, sin rendirse ante la escarcha. El cálido nublado fundía el hielo del barro dejando impracticable el camino hacia unas cuadras lejanas por donde se oían balar ovejas...




El maestro de obras Miguel se grabó  a principios del siglo XII en la iglesia de
los santos Cipriano y Cornelio de Santullán de Campos, Palencia. La leyenda
escrita dice: "Micaelis me fecit" (Miguel me hizo). Arriba, "B" capitular con la
efigie del Abad de la abadía cisterciense de Claraval, Bernardo de Claraval.


UNA OBRA CON ÁNIMO DE ETERNIDAD

                

EL SENTIDO DEL GUSTO EN LA PINTURA




Mi abuelo decía, que en griego, la palabra “soñar” 
                                           contiene la palabra “eructar”. Al principio no le                                       encontraba sentido, pero años después comprendí
 que estaba relacionando la comida con las historias.

                                Ambas contienen un ritual. Cualidad esencial 
 para ser más sabrosas en su presentación…
                                                                                                                                                                                      Tassos Boulmetis 
                                                                Director de cine 
                                                             
REEDICIÓN  
                  

                           En una de las magníficas entradas de su blog Dactyliotheca, el amigo Antonio Campillo evocaba el cine de verano de su niñez añadiendo una película griega y turca, con Estambul como fondo, donde junto a la historia de un desgarro nos habla de amistad, de tragedia identitaria y del placer de los sentidos. Prodigio de gusto y sensibilidad, es Un toque de Canela (*).   
                        
   En esta obra de arte el inicio del film, soberbio, nos muestra en primer plano los senos de una madre intentando amamantar a su bebé, que rechaza el pecho. Serena, la mujer echa mano del bol que reposa en la mesa cercana, atrapa un buen pellizco de azúcar y lo espolvorea sobre sus pezones a los que queda adherida por el vaho de calor que desprenden. Al acercar de nuevo la boca, el lactante cambia su actitud de forma radical. En contacto con el azúcar, las papilas de su lengua detectan el dulce sabor y se le escucha rezongar con gruñidillos de placer que, suaves, se entremezclan de leves gemidos entrelazados de chupetones y chasquidos de lengua. El nuevo ser se adentra en el universo del placer gastronómico, iniciándose en el saber de sabores que ya no olvidará jamás.








Cuatro secuencias de Un toque de canela que forman parte de la biografía de todo ser afortunado. 




EL SABER DEL SABOR

LA MIRADA


                                 La mirada.

                            La mirada y el placer del camino son dos características destiladas por la alquimia japonesa, pocas culturas han conseguido tan bien paladear la espera ante el descubrimiento. Durante años y a través de largas entrevistas con artistas de esa nacionalidad he intentado levantar una esquina de su carácter complejo, rico, encontrando en ocasiones que su sentido del honor llevado al límite puede resultar desconcertante y también que su afán perfeccionista por el detalle hay momentos en que agota. Pero cuando se libera del yugo formalista y capta los gramos justos de arrebato, su espíritu abre las alas y emprende la aventura. Así sucedió con esta experiencia que trasladé al Catálogo de la Exposición de Casa Asia de Barcelona, "Gaudí visto por la retina japonesa", cuando me encargaron un texto.


Portada del catálogo de la Exposición de Casa Asia, en Barcelona.
Gaudí visto por la retina japonesa

IMÁGENES EN UN FORMATO ETERNO