Foto cabecera

DSC_0036 En las Ramblas de Barcelona. La bella florista. (A. Mª. F.)





SARKOZY, EL BOSCO Y SU TRILERO




                                El pasado martes 20 de marzo, el diario Le Monde abría así su cabecera:


El Ex-Presidente Sarkozy, bajo custodia policial por presunta financiación ilícita en la campaña de las presidenciales francesas de 2007


                             Fue leer la noticia y comprender que mi capacidad de aguante había llegado a su límite. Nicolás Sarkozy, el paradigma de la elegancia, el verbo aristocrático, el estilo europeo sintetizado en un glamour capaz de resistir los 45 grados de Arizona, trajeado de Armani y sin que una gotilla perlara su labio superior, no era más que otro presunto afanador.

  Porque, pase que en España nos hayan estafado políticos de varias autonomías, entre ellas las dos que me incumben de cerca, Madrid y Barcelona, más otras varias.

   Pase que en un chiringuito de Coimbra junto al río Mondego, mientras todos los clientes se paralizaban ante las noticias del televisor mostrando esposado al Ex-Presidente del Gobierno portugués José Sócrates, acusado de fraude y sustracción, el camarero que nos servía se acercase a nuestra mesa diciéndonos en voz alta: -No hay manera de que les sobrepasemos en nada, ¿eh? Hace unos días vimos un reportaje donde salía el Ex-President de la Generalitat de Cataluña y toda su familia, acusados de haberles robado a ustedes 4.000 millones de euros. Y ahora han detenido nada menos que a nuestro Ex-Presidente Sócrates, ¡y sólo por haberse llevado 20 millones de euros! Como se ve que ustedes son más ricos…

    Pase.

  Pero si el dandy Sarkozy también va en el mismo cesto, es que ya no tenemos salvación. Fin de la esperanza.

   En cuanto a Coimbra, mi primera impresión al oír al camarero fue filosofar sobre si acababámos de recibir un insulto o un halago. Por suerte no tuve tiempo de deprimirme porque mi mente empezó a generar una algarabía de teclas y timbres. Mi formación contable volvía de las catacumbas para calcular cuánto nos habían mangado a cada español y a cada habitante de nuestras dos principales fronteras. Y eso que no incluí en el cálculo a los otros tres queridos vecinos, Marruecos, Gibraltar y Andorra, que por sí mismos ya merecen capítulo aparte.

  Sumas y divisiones correteaban por mis neuronas, yendo y viniendo, hasta que comprendí el profundo sentido que escondían las palabras del camarero: El Producto Interior Bruto mundial había entrado en una nueva dimensión. Los países ya no éramos ricos o pobres basándonos en la Renta Per Cápita de cada ciudadano. Lo éramos en función de cuánto lograban robarnos los políticos corruptos.


   Desde 1502, con El Bosco pintando al Trilero, también llamado Prestidigitador, o Escamoteador, ha pasado más de medio milenio y ahí seguimos, tan bobos como los personajes que él inmortalizó en su cuadro. Escuchando al charlatán y mirando el movimiento de la bolita -o de la bandera- hacia donde él sabe dirigir nuestros ojos, tragándonos y vomitando todos los sapos de la mentira, mientras los largos dedos de sus compinches entran a saco en nuestros bolsillos.  

El Prestidigitador, de Hyeronimus Bosch, El Bosco, pintado en 1502

Grabado de Cornelis Cort con la imagen de El Bosco


EL BOSCO, INSUPERABLE CRONISTA SOCIAL
Publicado en Gaudí y Más. 24 de marzo de 2018


                                   Siempre atento en sus pinturas a denunciar los pecados del mundo, sin olvidar la ironía, El Bosco nos dejó un amplio catálogo de los gozos y miserias del género humano. Aquí, situando al mago junto a una tapia por la que sus cómplices podrán arrojar el botín, los trece personajes componen un cuadro en el que no falta nada para explicarnos la escena que representa. El perro disfrazado de saltimbanqui espera paciente a los pies del protagonista, que porta un cesto en su cintura con una lechuza, símbolo de burla y herejía. 

    Fingiendo estar absorto en el influjo de la luna, con anteojos de poeta y la boca abierta del idiota simulado, la mano diestra de un ratero desaloja la bolsa del tonto que se traga todo lo que quiera el de la bolita.

     Otra mano amigable avanza. Ganando espacio hasta llegar a la manga donde seguramente un infeliz guarda las monedas. Mientras, un dedito diestro va levantando el collar de la dama que se ha parado a ver el espectáculo.

    Como siempre, quien está al tanto de todo es un niño, divertido y a medias inocente, a medias pícaro, observando la realidad. 

    
No pierdan de vista la bolita, mírenla fijamente...


El perro y la lechuza
                  
                                          Qué pretende El Bosco con este relato, tiene tantas interpretaciones como espectadores. Critica la superchería del pueblo llano, su credulidad, a la vez que deja un toque compasivo ante su inocencia.


Arriba y abajo, mirando la bolita y tragando sapos...

Mientras una mano avanza hacia la bolsa...


                                Los Reyes Católicos fueron los iniciadores de la admiración por este autor y tras ellos su bisnieto Felipe II, amante coleccionista de Tiziano y del artista que hoy nos ocupa, de quien llegó a reunir un gran número de óleos sobre tabla que más tarde se expondrían en el Museo del Prado. Donde continúan hasta hoy los ejemplos más admirados, entre ellos El Jardín de las Delicias y Los siete pecados capitales. 

Unos dedos avanzan robando un collar...


El "bobo" finge distracción mientras su mano atrapa la bolsa...


Y el niño observa la escena, divertido...

Realizada con algunas variantes, esta excelente copia de la pintura también merece una mirada.

                                    En cuanto  al Prestidigitador, tabla de 53 cms. de alto por 63 de ancho, se encontraba expuesta desde 1872 en el Museo Municipal de Saint-Germain-en-Laye, Francia. Hasta el 13 de diciembre de 1978, cuando el grupo francés de extrema izquierda, Action Directe,  sustrajo la obra. 

   Aparte del disgusto, la noticia dejó un toque cómico en un pueblo tan dado al humor como el francés . Tenía su gracia que El Ladrón hubiese sido robado por un grupo de colegas. 

   En febrero de 1979 el cuadro fue encontrado y devuelto al museo, aunque las carencias de seguridad demostradas por el citado edificio aconsejaron no abrirlo al público hasta no ser subsanadas. Desde entonces sus puertas siguen cerradas y la obra bien custodiada. Aunque no diremos dónde.


Ana Mª Ferrin

26 comentarios:

  1. Dos grandes verdades: los ladrones roban en función de la riqueza del lugar. A mayor desarrollo, mayores son las tajadas y las comisiones. La segunda: después del Bosco, poco se ha inventado ni en pintura ni en vicios de la población.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contemplar los cuadros del Bosco precisa de tiempo y abarca varias sensaciones. Primero, la sonrisa.
      Buenas Pascuas, amigo

      Eliminar
  2. Magnifica descripcion del cuadro.Robar de una u otra manera es habito o practica de gentes que lo convierten en profesion.
    El cuadro representa una escena que hoy mismo podiamos ver en las Ramblas de Barcelona . Han pasado mas de cinco siglos y vemos que solo han cambiado las formas el fondo sigue siendo el mismo y seguimos avanzando.
    Aparte de estas consideraciones la felicito y agradezco sus escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Jesús
      Sé que la realidad de su comentario molestará a quienes no quieren que se hable de ese tema, común a muchas grandes capitales, pero como diría un filósofo murciano, "Lo qué és, és".
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Ay Ana María, podemos prolongar tus aprensiones hasta el sur de América, en que como señalan las noticias que nos hieren día a día hay países en que no quedan ex Presidentes que no estén presos...o fugados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Esteban! No me recuerdes el tema que tus colegas de los noticiarios nos tienen agotados. Imagino como deben estar ellos. Saludos

      Eliminar
  4. El dinero es muy goloso y si está al alcance de personas ambiciosas y poco honradas seguro que no se reisiten a llevárselo. Me ha gustado mucho la descripción tan detallada que has hecho del cuadro del Bosco.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso en los políticos honrados que sé muy bien lo que trabajan y se esfuerzan por sacar adelante sus proyectos. Pero de ellos nadie hablará, no son noticia.

      Eliminar
  5. Mandados por una caterva de "trileros" y siendo, como dijo Gil de Biedma, un "pueblo de cabreros", capaces de digerir todo lo que nos echen.
    Besos.
    P/D.- Se me olvidaba: con trajes de Armani, se roba mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gil de Biedma era un Grande y sabía de lo que hablaba. Solo añadiría que, visto lo visto, ese pueblo de cabreros no somos unicamente nosotros, es universal.
      P/D Ya que lo hacen, que nos alegren la vista. Saludos

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho la introducción que haces de la pintura del Bosco y lo político. Solo decirte que es posible que lo del camarero fuese un cumplido, porque Sócrates, de haber tenido la posibilidad de los 4000 millones, no se hubiese llevado solo 20...Ya me he dado cuenta que los políticos, sean de donde sean, son exactamente iguales...

    En cuanto al cuadro: No hay diferencias entre ese cuadro de hace 500 años y un foto que pueda hacerse en una calle de cualquier gran ciudad...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cierto. Me has recordado la oración del aspirante a un cargo, que decía: "Dios mío, no te pide que me des. Solo te pido que me pongas donde haya"

      También a ti.

      Eliminar
  7. Los tiempos cambian poco: el pueblo sigue considerándose tonto, los prestidigitadores y los trileros continúan afanando el bolsillo del contribuyente, y siempre hay alguien, un espectador, atento, que nos avisa de lo que ocurre sin que en realidad pase nada sustancial para que la situación cambie.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el problema. Que por muchos que capten lo que está pasando, son más los que no quieren verlo.
      Besos para Béjar

      Eliminar
  8. El trilero al igual que el timador existen porque alguien se deja engañar con la falsa promesa, en la mayoría de los casos, de ganancias que podrían ser suculentas. Así ha sido, así es y así seguirá siendo mientras la credulidad siga siendo una característica del ser humano.
    El Bosco es único e irrepetible.No recordaba el robo del cuadro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los trileros son un milagro de pervivencia. Seguro que en el mundo clásico ya estaban por los mercados. Quizás hasta en las letrinas públicas romanas, amenizando la espera.
      Que pases una buena Pascua, Ambar.

      Eliminar
  9. Querida Ana María, qué bien y con qué gracejo has explicado la pintura de Bosco. Y no en vano, España que es la cuna del pillo más emblemático que ha dado la literatura, el lazarillo de Tormes, sigue " regalándanos" hoy día muchos que no se conforman ya con un trago de vino o unas uvas...
    Gracias, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué personaje el ciego, leí el libro de niña y aún recuerdo su agudeza, el pescozón al Lazarillo y el sentido común del porqué sabía el robo de las uvas.
      A ti, hermosa.

      Eliminar
  10. Pois é Ana, inicias este teu trabalho com Sarkozy, ex-presidente francês, que de início parecia ser uma reportagem política, mas vais mais além com a análise que toma corpo nesta bela crônica social, com o talento que te tornaram jornalista e escritora. As imagens postadas deram mais corpo às ideias ai expostas. Gostei muito da tua postagem.
    Saludos, Ana.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro.
      Desde la Antiguedad parece que el género humano no tiene remedio y por eso buscamos leyes más duras para disuadir a los corruptos. Pero las leyes las aplican los hombres, así que...
      Siempre he pensado que habría de dársele un vuelco al presupuesto nacional. Dejarse de tanto armamento y tanta policía e invertir en enseñanza, en cultura, en potenciar los valores y la figura del maestro, el auténtico héroe de nuestro tiempo.
      Por soñar que no quede.

      Eliminar
  11. Magnífico El Bosco.
    Robar parece que está muy de moda .
    Me ha encantado tu escrito y todo lo que aportas .
    Excelente.
    Feliz semana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estamos casi al final de las fiestas.
      Te deseo que las acabes muy bien.

      Eliminar
  12. Lovely photos, the painting is beautiful.
    Wish you Happy Easter.

    ResponderEliminar
  13. Han sido semanas de un clima poco común aquí. Incluso ha nevado en sitios increibles.
    Un abrazo y también una Feliz Pascua para ti.

    ResponderEliminar
  14. Debía ser El Bosco, sin duda lo fue, un gran observador, y plasmó lo que tantos conocen, y muchos padecen: la ambición y su satisfacción por medio del engaño, de la que tanto son culpables los timadores como los timados. Así es la condición humana, a veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo entendido que ahora el Bosco y sus trileros andan de nuevo por Valencia. No sé si será verdad...
      Saludos y Buenas Fiestas, DLT

      Eliminar