Foto cabecera

sorolla "Niños corriendo por la playa". Joaquin Sorolla



RAFAEL GUASTAVINO: UN VALENCIANO EN LAS CÚPULAS DE AMÉRICA



              
                        En los próximos días, en buen número de iglesias de los Estados Unidos se celebrará la Navidad haciendo sonar campanas que llenarán de sonoridad sus cúpulas. La catedral de Saint John the Divine, las iglesias de San Vicente Ferrer (un santo valenciano), la de San Bartolomé en la Quinta Avenida y la Capilla de San Pablo en la Universidad de Columbia, todas ellas en Nueva York. Además, la de la Universidad de Chicago, la de San Lorenzo en Ashville y la First  Church of Christ, casi todas recreaciones medievalistas muy apreciadas en la época.

                          Pero no sólo estos edificios enviarán al espacio un recuerdo al arquitecto Rafael Guastavino Moreno, que levantó en Norteamérica sus bóvedas revolucionarias con métodos traídos desde España a finales del siglo XIX y patentadas por él en los Estados Unidos. Las 1000 construcciones en las que participó –muchas de ellas emblemáticas, que constan en el Patrimonio Artístico del país- entre puentes, iglesias, estaciones, rascacielos y todo tipo de edificios oficiales fueron realizadas en Boston, Washington, Columbia, Long Island, Pittsburgh, Nebraska, Carolina del Norte y sobre todo en Nueva York, donde le valieron que a su muerte en 1908 el New York Times lo distinguiera con el título de “Arquitecto de Nueva York”.

                         Rafael Guastavino Moreno está enterrado en la cripta de San Lorenzo en Ashville, Carolina del Norte, iglesia que no sólo construyó y cuya cúpula fue un diseño personal suyo, sino que colaboró en su financiación.


Rafael Guastavino Moreno (AveryArchitectural Library. Col.Univ.USA)

El puente de Queensboro, en Nueva York (traveler.es)

Folleto publicitario de la Guastavino Company con algunas de sus cúpulas construidas
en Estados Unidos (*).  (AveryArchitectural Library. Col.Univ.USA)


QUEMANDO EL DINERO

XIRINACS: EL LÍDER QUE SE SUPRIMIÓ



                           Este 2013 que acaba se han cumplido seis años de la muerte de Lluís Mª Xirinacs.                       

                    El día de su 75 cumpleaños, lunes 6 de Agosto de 2007, salió de su casa con idea de subir al monte Taga, en la Serra Cavallera de la comarca gerundense del Ripollés, lugar conocido por ser un referente en la historia de Cataluña.

                           Al parecer, su plan era subir los 2041 m. hasta la cima y tumbarse con su saco y su botella de agua para contemplar la soberbia panorámica que se divisa, meditando hasta dejarse consumir por inanición y acabar fundido con la Naturaleza. Pero debió quedar agotado antes de llegar y paró a descansar en un bosque de Ogassa llamado el Coll de la Tuta, en la sierra de Sant Amand, reposo del que no volvería a levantarse. Allí, en la más completa soledad, partió para el infinito el ex-senador y ex-sacerdote Lluís Mª Xirinacs Damians, a poca distancia del santuario de la Virgen de Vilabona. Cinco días después, el 11 de Agosto de 2007, un vecino de la zona encontraría su cuerpo sin vida.     

                       Tras dar aviso el cadáver fue hallado por los Mossos d’Esquadra, que al principio supusieron que Xirinacs podía haberse suicidado ya que el ex sacerdote llevaba una nota en su bolsillo en la que decía: ...En pleno uso de mis facultades, marcho porque quiero acabar mis días en la soledad y el silencio… Si me queréis hacer feliz, no me busquéis. Si alguien me encuentra le ruego que, esté yo como esté, no quiera perturbar mi soledad y mi silencio. Pasarían cinco meses hasta hacerse pública la autopsia por parte de la Fundación Randa (1) depositaria de su herencia política, informando de que el ex-sacerdote había fallecido de muerte natural. 

                       Tal y como pedía Xirinacs en su nota, todo el lógico protocolo tras un suceso de esa categoría fue acallado, deslizándose en silencio hasta hoy. Silenciosa e inusitada velocidad en celebrar sus funerales. Silencio en los medios. Silencio al no mencionar la causa de su muerte. Silencio en los aniversarios con excepción de algún medio, como la página de su Fundació.

    
Foto para la entrevista de A. Mª Ferrin en el periódico St Andreu Expréss. Fossar de
les Moreres, Barcelona. Marzo 1989
                  
Homenaje a Xirinacs en el mismo lugar con motivo de su muerte. 16-8-2007 (Foto David Datzira)

LA TRAICIÓN DE LOS LÍDERES

TUBERCULOSIS, PINTORES Y MÉDICOS


                  

                       Simón Bolívar, Franz Kafka, George Orwell, Amedeo Modigliani, el cardinal Richelieu, Gustavo Adolfo Bécquer, Federico Chopín, Paganini, Boticelli, Moliére, Antón Chejov. Son sólo una mota de polvo entre la extensa lista de nombres célebres relacionados con la tuberculosis. Ese bacilo que tantas muertes ha causado ha sido base de numerosas obras literarias e incontables lienzos que en ocasiones dejaron testimonio de los propios médicos que lo diagnosticaban, tomados como rehenes por la misma enfermedad.



Nacimiento de Venus. Sandro Botticelli. 1484. Galería Uffizi. Florencia


KOCH, EL MALDITO BASTARDO


EL TRASPLANTE EN LA PINTURA


  

                      Entre el médico chino Hua-Tuo que en el siglo II d.c. se cuenta que ya hacía trasplantes de órganos, hasta el cirujano plástico valenciano Pedro Cavadas, nuestro contemporáneo pionero en el trasplante de rostro, piernas y brazos, tenemos que recordar a los santos armenios del siglo III d.c., Cosme y Damián, hermanos gemelos que habían estudiado medicina en Siria y que padecieron martirio y muerte por su fe cristiana. Siglos después, un diácono llamado Justiniano que atendía la iglesia levantada en memoria de los dos santos, estando en trance de morir por una gangrena, desesperado por el dolor se encomendó a sus patronos.

                      Esa noche Justiniano soñó que Cosme y Damián aparecían junto a su cama provistos del instrumental y le amputaban la pierna enferma, para sustituirla por la de un esclavo etíope que acababa de morir. Al despertar y comprobar que su sueño era real, fue al cementerio, abrió la tumba del etíope y en presencia de otros habitantes que sirvieron de testigos, todos pudieron ver que al cadáver le faltaba una pierna, reposando a su lado el miembro seccionado al clérigo. El milagro que afortunadamente hoy ya no lo es tanto, ha gozado desde la Edad Media de gran popularidad y son numerosas las representaciones repartidas por nuestras iglesias y museos, entre pinturas, retablos, esculturas e incluso medallones de cerámica.




Abajo a la derecha del retablo que se conserva en la iglesia de Santa María, en Tarrasa,
Barcelona, puede verse la predela donde se encuentra la imagen superior del blog con la
famosa escena. Data de c. 1469 y es su autor el pintor de Valls, Jaume Huguet  (1412-1492)

LOS SANTOS PATRONOS MÉDICOS

SUBIRACHS Y FRANCESC MACIÀ. UNA ODISEA




                El 31 de diciembre de 1982 saltó la noticia de que se convocaba un Concurso Internacional para realizar un monumento dedicado al que fue el 122 President de la Generalitat de Cataluña, Francesc Macià. Las votaciones del Jurado dieron ganador a un curioso diseño de Joaquín Vaquero Turcios que proyectaba al cielo cuatro rayos láser rojos, pero tras fallarse el Premio se llegó a la conclusión de que la obra no reunía las condiciones que las autoridades buscaban, por lo que decidieron desestimarlo.  

                  Llegar a la resolución del problema se demoró durante años. Hasta el día en que, con el Consistorio de acuerdo en que fuese Josep Mª Subirachs el designado, se pusieron en contacto con él para que se hiciera cargo del monumento desarrollando su propio proyecto. El escultor acababa de sufrir graves ataques dialécticos por aceptar su nombramiento como escultor de la fachada de La Pasión en la Sagrada Familia y se encontraba inmerso en la obra del templo, viviendo en su interior. Aún así, el encargo tenía múltiples atractivos emocionales y artísticos, por lo que contando con que su nombre se había decidido con el acuerdo de todo el Consistorio, se dispuso a realizar la obra. Pero contar con todas las bazas a su favor no iba a garantizarle la tranquilidad.



Arriba, monumento a Francesc Macià, de Josep Mª Subirachs. Abajo,
La Diosa de Josep Clarà, de espaldas al monumento. 2013. (A.Mª.F.)


UN ENCARGO COMPROMETIDO


EL MANGA Y SUS SEGUIDORES. UNA PASIÓN POCO CONOCIDA


                       

                        Ahí está a las 10 de la mañana, haciendo cola desde las siete y media  y esperando tardar otro tanto en poder entrar en el XIX Salón del Manga  de Barcelona (1), que se celebra este primer fin de semana de noviembre. Es Juan, tiene 38 años, viene desde  la comunidad murciana y es director de una empresa consultora.

                       Curioso, porque no da el perfil que los desconocedores supondrían en un miembro de este colectivo, pero aún lo será más, si añadimos que este otaku (2) mantiene su puesto en la fila de acceso al sector ferial de Barcelona vistiendo su metro ochenta y cinco con los ropajes galácticos de Rathalos, personaje monstruoso de cómic manga terciado de dragón azul-plata con alas escamadas y cabeza de termita, que al primer vistazo diríamos que se trata de un gran jefe Arapahoe en traje de gala y no hace más que seguir la modalidad de disfraz llamada cosplay, consistente en vestir como sus personajes favoritos de toda esa línea cultural  

                      Él es otro de los miles de aficionados a un ocio que mueve cada año en nuestro país más de 200 millones de euros, fieles a un estilo de cómic y dibujos animados, el anime, preferencia que mantienen desde que siendo niños se toparon  con la serie Mazinger Z, cita lúdica con que despegaron hacia la infinidad de nuevos personajes y aventuras pasados por Oriente. Continuando en su adolescencia y llegando a la edad adulta con las andanzas del héroe Son Goku en los 42 volúmenes, dos series televisivas y 17 largometrajes, que ilustran sobre las siete bolas mágicas de Dragón que conceden a quien las posee cualquier deseo, las Dragon Ball.   


Rathalos

Cartel 2013 del XIX Salón del Manga de Barcelona


El legendario héroe de manga y anime Mazinger Z






Tres imágenes de Bola de Dragón o Dragon Ball


HÉROES CONTRA VILLANOS


LA PEDRERA Y LA FIEBRE DEL ORO



...No ho faràs endebades:
qui tria la bellesa
desafia l'atzar i es fa més lliure.

Eduard Sanahuja (*)



                    Pere Milà i Camps había quedado deslumbrado por la trasformación que había efectuado Antonio Gaudí en la casa de su amigo el empresario textil José Batlló Casanovas, en el Paseo de Gracia. Y aunque su esposa Roser Segimón era más reticente y hay testimonios de que nunca fue una gran admiradora de Antonio Gaudí a quien consideraba de condición social inferior, se impuso el criterio del marido y ambos encargaron el proyecto de su nueva casa en el mismo Paseo al arquitecto de Reus, también la ciudad natal de la señora Milà.

                          Una publicación satirizaba al matrimonio  especulando sobre si Pedro Milà se había casado a los treinta años con la viuda del millonario Josep Guardiola, o con la guardiola –en catalán: hucha, capital–, de la viuda. Y no sólo la prensa salvaje se permitía comentarios de ese tipo. Si en la buena sociedad barcelonesa los Milà eran respetados como miembros solventes de la burguesía, el pueblo llano tenía abundantes chascarrillos populares que atribuían a la pareja, como que el marido era un hombre de suerte porque iba al Liceo con su amante, mientras que en casa le esperaba una guardiola bien llena. 






Detalle de una columna del salón principal. El espacio en la actualidad, tras la instalación del Bar Restaurante.
En la imagen inferior aspecto original de un salón de la vivienda.

UN OLEAJE DE PIEDRA


GAUDI Y SU CURIOSO COMPAÑERO DE CENA


                            
                          La sensibilidad hacia los detalles menudos que siempre demostró Antonio Gaudí, es privilegio de los grandes espíritus.

                          Es el arquitecto preferido por los niños de Barcelona, que se conocen sus edificios y a menudo los reproducen en las clases de plástica. Dedicado a ellos y a todos los seguidores del maestro, va el siguiente relato con final verídico.  

                           Aunque ser admirado por esa legión de menores también es una baza para quienes menosprecian al arquitecto, apoyando sus argumentos en esa circunstancia para tildar el conjunto de su obra de Disneylandia. Para ellos también, para que lo disfruten, aquí lo tienen. 
         

.................

                         En la quietud de la noche, una piedra negra situada sobre el césped de la plaza Gaudí pareció moverse al ser recorrida por las luces  de un coche. Poco después la impresión se reafirmaba al vérsela avanzar pegada a la hierba con la suavidad de una bala. Era una criatura viva, de piel y huesos, un topillo pardo que abandonaba la entrada de su madriguera disimulada entre los olivos, tras la cabina de aseo situada en la acera de la calle Provenza.


Medio oculto a la vista de los viandantes de la Plaza Gaudí, el dolmen cubre el manantial que
da al estanque. 2000 (A.Mª.F.)

Topillo gallego


               UN RELATO CON FINAL VERÍDICO

DE PINTORES, PACIENTES Y DOCTORES. (1)


                        Todo un mundo, el de la medicina, los enfermos y sus médicos, cuando los acompaña el pintor oficiando de notario de su tiempo y lugar.

                        Enseñándonos el terror de caer en según qué manos y épocas de ignorancia médica, aprovechadas por curanderos y farsantes capaces de todo. 

                            Descubriéndonos la mirada irónica del retratista, al captar la elegancia con que el científico mueve sus manos con sonrisa de complacencia mientras practica una trepanación. Igual que cuando procede a extraer de un cerebro trastornado “la piedra de la locura”.

                              Sin olvidar que médico y artista pueden convertirse ellos también en protagonistas del cuadro.


Extracción de la piedra de la locura. c.1490. Oleo sobre tabla de roble.
El Bosco. Museo del Prado. Abajo, detalle de la extracción de la flor.



Delicadeza complaciente. Trepanación en un grabado anónimo


EL PULSO DEL NARRADOR

FRÓMISTA Y BARCELONA UNIDAS EN MI RECUERDO (2/2 PARTES)



Continúa...
                       
                      Soberbia joya a pesar de su pequeñez y del humilde lugar en que reposa, una piedra circular de granito hace equilibrios en el borde de una acera de la calle del Milagro, en Frómista, allí donde hace casi seis siglos vivía un tal Pedro Fernández de Teresa. Se trata de La Piedra del Milagro. Una Sagrada Forma donde una cara lleva grabado un cáliz y la otra una cruz visigoda, conservando en su parte inferior la fecha del milagro, 1453.

                     Según la historia conocida en toda la comarca de Tierra de Campos, en ese tiempo vivía en Frómista el tal cristiano llamado Pedro, que pidió un préstamo a un vecino judío de la villa. Pero como llegado el momento de devolverlo, no lo hizo, el judío lo denunció a las autoridades eclesiásticas. Éstas castigaron con la excomunión a Pedro si no cumplía su obligación con el prestamista, ante lo cual el moroso devolvió el dinero, olvidando hacérselo saber a los responsables religiosos.     


                       Cuando tiempo después Pedro enfermó de gravedad, al ir a darle la comunión la hostia se quedó pegada a la patena sin que pudieran despegarla. Fue entonces cuando Pedro recordó el olvido, se lo dijo al sacerdote y por fin pudo volver a comulgar. Pero con otra Sagrada Forma, ya que la primera se había quedado pegada a la patena sin que nadie pudiera arrancarla. Frómista fue un enclave judío de importancia durante casi medio milenio, entre c. 1040-1492. También la calle Francesa, donde de antiguo había dos sinagogas, documenta su pasado. Asistí a una amena conversación sobre ese tema y desde entonces la visión de la pequeña piedra circular reposando en la acera me admira por el civismo de sus vecinos. 


                      Volviendo al motivo principal del texto, aprovecharé para decir lo agradable que es para un viajero (y ya no digo para el machacado peregrino del Camino de Santiago), encontrar un buen sitio a la hora del reposo. Acogedor, fresco en verano, a la sombra de una iglesia románica espectacular como es la de San Martín, con un buen tentempié y dos amables fromisteñas atendiéndolo. Las mismas que, en unión del banco –como puntualizó Lourdes, una de ellas- son las propietarias.


Iglesia de San Martín de Tours, Siglo XI. Frómista, Palencia. Camino de Santiago 

Capitel de Las Bodas en la iglesia de San Martín





Las dos caras de la Piedra del Milagro. Frómista.Palencia




FRÓMISTA. ARTE Y FRESCA CALIDEZ

FRÓMISTA Y BARCELONA UNIDAS EN MI RECUERDO (1/2 PARTES)


                              
                          Al haber crecido en el entorno monumental del barrio gótico de Barcelona, la presencia de artistas plásticos formó parte de mi niñez. Raro era el día que al salir para el colegio, nada más cruzar el portal no me encontrase con alguno que ya tuviera montado su caballete o abierto su cuaderno, presto para atrapar los rayos de sol que serpenteaban por los infinitos arcos de piedra que dan acceso a los callejones que envuelven el Born, o la luz escalando los muros de Santa Maria del Mar. Como cuenta el poema de Joan Maragall escrito para mi cercana calle de Jaume Giralt donde nació el poeta, cuando el sol ronroneaba por los húmedos muros de las casas, todo se embellecía y: - …llavors jo sentía/una esgarrifança/ de goig i alegria (*).



1º Premio en el XXVI Concurso de Pintura Rápida al Aire Libre "Villa de Frómist. Camino de
Santiago" Día del Peregrino", organizado por el Centro de Iniciativas Turísticas de
 Frómista.
Óleo Ermita del Otero, obra de Gonzalo Prieto Cordero. Abajo, cartel del
Concurso de este año


         
  
A MIS AMIGOS PINTORES         

FRANCISCO COELLO DE PORTUGAL: ARQUITECTURA CON AURA


                    Nada hacía pensar que aquel niño nacido en el Jaén de 1926, cuyos problemas cardíacos temían los médicos que no le permitirían vivir más allá de la adolescencia y que hasta los catorce años tenía que ser trasladado en brazos en muchas ocasiones, llegaría a los 87 años trabajando sin descanso. Ni que su carrera de arquitecto, que pareció quedar anulada cuando al poco tiempo de recibir su título decidió abandonar la profesión iniciando la carrera sacerdotal de fraile dominico, tendría una continuidad. Tampoco era previsible que al año de iniciar sus estudios eclesiásticos, cuando la Filosofía y la Teología le hacían pensar que ya nunca retomaría el compás y la escuadra, iba a recibir el encargo de realizar en León el nuevo Santuario de la Virgen del Camino (1).

                   Ni que a partir de ese momento hasta pocos días antes de su fallecimiento el pasado viernes 16 de Agosto, las dos vocaciones quedarían fundidas en un apasionado currículum llegando a rondar las 400 obras. 




Cincuenta años separan las dos fotografías.
Arriba,  Fray Coello en el Seminario de Palencia,
abajo, en una de sus últimas imágenes. 

“RECUERDA: MURO DE HORMIGÓN Y FACHADA DE VIDRIO”

EL ASESINATO DE JOHN F. KENNEDY Y LA ESCULTURA DE JOSEP Mª SUBIRACHS


                            Fue el 35º Presidente de los Estados Unidos de América, tenía 46 años y se llamaba John F. Kennedy.









    

SecuenciaS del asesinato del Presidente de los EE.UU. John F. Kennedy, en Dallas, Texas. 1963


UNA TRAGEDIA AMERICANA

JAVIER BARBA Y SU GREEN ARCHITECTURE (2/2 PARTES)


                

A FONDO

  Continúa...

                 
                  ...Y Javier Barba Torra contó las dos siguientes anécdotas:


                       
   



Tres imágenes de las Bodegas de Warren Winiarski, Stag's Leap Wine Cellars
 en Napa Valley, California. En la inferior, un péndulo de Focault. 1999

LA ESENCIA DE LA TIERRA

  

JAVIER BARBA Y SU GREEN ARCHITECTURE ( 1/2 PARTES )


                                                                           
... la arquitectura sólida del poema, la elocuencia y el orden 
 romántico o parnasiano, resultan inútiles para traducir lo
 impreciso; el matiz, las sugestiones, las leves sensaciones...
el verso debe ser antes que nada música; una armonía de
 sonidos que hace soñar... y transferir con ella parte de la 
sensibilidad del poeta

Paul Verlaine
"Definiendo su concepto poético"


A FONDO

                 
                  Cuenta el arquitecto Javier Barba, que encontrándose en la Cátedra Gaudí consultando unos textos le cayó al suelo una regla metálica que fue rebotando por el pavimento. Para su sorpresa, con cada golpeteo surgía del suelo una nota diferente. Repitió la acción y de nuevo una serie melódica extendió su eco por el pequeño recinto.  
                          
                 -  Aquella experiencia –recuerda- me hizo pensar que Gaudí era “el arquitecto”, “el más”, era más que todo, era la alquimia pura llevada al grado de maestro, por su completo dominio de todas las artes aplicadas a la arquitectura. ¿Si me interesa su arquitectura? Sí me interesa. Por eso mismo, porque veo su gran despliegue de conocimientos. Transmite un mensaje alquímico brutal por trabajar con muchos grados de percepción…

                       Con ese simple gesto, Barba había captado las intenciones de Gaudí más allá de la simple función constructiva. Los edificios de la hoy llamada Cátedra Gaudí no fueron en su origen más que unas caballerizas para el vizconde de Güell encargadas a un arquitecto novato. Pero Gaudí aprovechó aquel pequeño encargo para hacerse notar, agarrándose a él y potenciando su trabajo al volcar su complejo mundo de conocimientos aliado a su pasión por la música. Y qué mejor que colocar piezas sonoras entre la cerámica de un suelo que sería pisoteado continuamente por las herraduras de los caballos, provocando diversos sonidos en un imaginativo ejercicio de percusión.



En primer término, Javier Barba Torra. De pie iz, sus hijos Gabriel, arquitecto, y Jordi,
biólogo y paisajista. 2013. (A.Mª.F.)


Desde la iz, Gabriel Barba Platt, Cyntia Fittipaldi, Zuzana Prochazkova, Margarida Moiteiro,  Susana
Zanon,  Javier Barba Torra, Jordi Barba Platt,  Joan Sistach. Reunión del equipo de BC Arquitectos.

Pieza metálica del sumidero en el pavimento de las Caballerizas
 Güell. (AM.F)

Pavimento de las cuadras. Como en un xilofón, diferentes piezas para
 notas distintas. (A.Mª.F.)

Pilar del módulo que da a las antiguas caballerizas Güell, más tarde Cátedra Gaudí (AMF)


4ª Y 5ª GENERACIÓN DE ARQUITECTOS


BOLLYWOOD EN ESPAÑA. LA ARQUITECTURA COLORISTA DE JUAN FRANCISCO GUARDIOLA



                         
                           La palma de los insultos dedicados a un edificio, puede que la ganase en 1930 el arquitecto valenciano Juan Francisco Guardiola Martínez al mostrarse terminada la casa que construía en Barcelona.

                          Nunca, ni en los tiempos en que La Pedrera de Antonio Gaudí cosechaba chistes y guasas, se han leído textos como el siguiente dedicado a esa construcción por el escritor Manuel Brunet en el semanario Mirador: «Hacía años que no se había producido en Barcelona un escándalo de tanta magnitud como el que ha surgido en la calle Muntaner, esquina con Consejo de Ciento –añadiendo-: Una farsa...un aborto...decididamente ridícula...un propietario con mal gusto...un récord en el museo de los horrores…un estilo mucho más absurdo que el modernismo de hace 25 años. A éstos adjetivos añado como información otros que he leído en diversos textos:  Engendro, Fallero, Kitsch, Pastel...


 La Casa China recién restaurada. En Barcelona, calle Muntaner nº 54 chaflán
con Consejo de Ciento, 236. Detalle de los últimos pisos.
                 
Vista completa de La Casa China 

Detalle del portal y el primer piso

Las columnas jónicas de Juan Francisco Guardiola en La Casa China


UN ARQUITECTO MUY QUERIDO